El Comercio
img
Autor: balbuena2222
Tres en raya.
img
Jose Manuel Balbuena | 29-07-2017 | 7:13| 0

26369507-kxpc-624x416el-comercio

Recordemos la historia. Gijón perdió en septiembre de 2014 su autopista del mar con Nantes. Dijimos adiós al último barco pese a que la línea se había inaugurado con toda la fanfarria –ministros de Fomento españoles y franceses incluidos- apenas cuatro años antes. La naviera concesionaria (Ldlines) adujo que la explotación no era rentable y se fue por las buenas. Eso sí, previamente había cobrado las cuantiosas subvenciones europeas (30 millones de euros) puestas a su disposición. A partir de ahí, la nada. Asegurar que se iba a volver a poner en marcha a los pocos meses, cuando en realidad no había ni siquiera un proyecto fiable encima de la mesa. Así fuimos dando tumbos hasta que… Puertos del Estado se puso las pilas. Esto es, se tomó en serio lo de buscar una compañía para reanudar el servicio y empezó a moverse. En mayo de este año contrató a una consultora especializada –«Shipping Business Consultants», se llama- para vender las bondades de nuestra autopista al mundo. Y claro, cuando se cree y se trabaja llegan los resultados: parece ser que la naviera mediterránea Balearia está muy interesada en reanudar la conexión con Saint Nazaire por ferry. Es más, incluso hay un compromiso por parte de las tres administraciones –estatal, autonómica y local- para incentivar su reapertura. Es decir, mientras la subvención europea serviría para reformar el barco y realizar algunas infraestructuras, las pérdidas de explotación iniciales estarían sufragadas por Puertos del Estado, Gobierno asturiano y Ayuntamiento al alimón. Desconocemos, bien es cierto, en qué cuantía y durante cuánto tiempo. Sin embargo, este trabajo conjunto es algo que no habíamos visto hasta ahora. Esta sintonía, esta forma de apoyar a nuestra conexión marítima sin fisuras, da buena prueba de que, al menos, en el Principado, se respira un ambiente muy diferente con respecto a Gijón. El consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, ha traído consigo otro talante y se nota. Dicho esto, que tenemos tres en raya, es necesario no cometer los mismos errores que la primera vez. O sea, que la naviera se comprometa de verdad y no sólo por el dinero público. Ignoro qué tipo de garantías se exigirán, ni cómo se va subsidiar a la compañía; ahora bien, sería frustrante volver a vivir la experiencia anterior. Muchas empresas quedaron literalmente tiradas –las pizarras de León, por ejemplo- por la suspensión del servicio. La imagen de El Musel –y por ende de la ciudad- quedó por los suelos. Por eso, porque el gato escaldado del agua caliente huye, entiendo que lo más importante es la solidez del proyecto y no las ayudas. Al fin y al cabo, el dinero siempre se acaba.

 

Ver Post >
Rajoy y el espectáculo.
img
Jose Manuel Balbuena | 27-07-2017 | 6:49| 0

624x385_rajoy-k6xd-624x385rc

La comparecencia de Mariano Rajoy ante la Audiencia Nacional levantó mucha expectación. Digo más, toda la del mundo. El número de medios de comunicación por metro cuadrado fue infinito. Cámaras, reporteros, fotógrafos y seguridad por doquier. Al fin y al cabo, no todos los días acude a los tribunales un presidente de Gobierno, aunque sea en calidad de testigo. Pues bien, en tan alta instancia se juzga lo que podríamos denominar el origen del «caso Gürtel»: la campaña electoral de 2003 en dos municipios madrileños, Majadahonda y Pozuelo. Ahí, presuntamente, fue donde nació la conocida trama de corrupción que ha traído por la calle de la amargura al Partido Popular. Rajoy era en aquel momento secretario general y, por tanto, orgánicamente, no dependía de él la financiación del partido. Así lo habían manifestado también sus antecesores en el cargo: Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas o Ángel Acebes. De ese hilo, pues, poco se podía tirar, pese a que fue interrogado hasta en siete ocasiones sobre el tema. Su labor, repitió hasta la saciedad, era política y no económica. Sin embargo, lo interesante estaba en las preguntas que le iban a hacer desde las acusaciones particulares. A la postre, sobre lo que ha traído consigo el lodazal de la Gürtel. Esto es, la presunta caja B del partido, los sobresueldos en negro, las relaciones con su líder, Francisco Correa, etcétera. El Presidente estuvo sereno. Respondió a las preguntas con soltura gracias al guion que llevaba preparado de antemano, pero se le notaba incómodo. En absoluto dio sensación de nerviosismo, a pesar de que en algunos momentos se mostró tenso. Eso sí, contestó con cierta chanza -a la gallega dijo él- a alguna pregunta chorra por parte de los letrados y, en general, fue el presidente del tribunal quien atajó las cuestiones incómodas. Recuerden: «sensu stricto» ayer no se juzgaba a la trama en su conjunto. Resumiendo, el gran espectáculo que se montó no ha servido para nada. En la Gürtel -diez años después- casi todo el pescado está vendido. Poco más, se puede aportar -y menos cuando hay que atenerse a una disciplina procesal- que no hayamos escuchado ya. Una última cuestión es cómo va influir electoralmente en el PP este juicio. Es decir, si le costará votos. Para mí, los grandes pecados en materia de corrupción fueron expiados por los populares en los comicios previos. De hecho, han ido perdiendo la mayoría absoluta hasta llegar a la situación actual: a merced de un Parlamento en gran parte hostil. ¿Puede recibir aún mayor castigo? Es posible, aunque creo que bastante improbable. Sus rivales, véase el PSOE, también pasan por su propio calvario.

 

Ver Post >
Por un desarrollo rápido.
img
Jose Manuel Balbuena | 25-07-2017 | 6:34| 0

download

El debate sobre el uso de los antiguos terrenos de Naval Gijón –hoy sede de la Semana Negra- no da para más. Me refiero a que resulta ya casi eterno. En principio, el nuevo Plan General de Ordenación (PGO) los consagra a mantener una industria limpia, a modo y manera del Parque Científico y Tecnológico. La semana pasada, tanto IU como Xixón Sí Puede, volvieron a sacar a la luz el tema. Para ellos, debería destinarse un mínimo del 80% a ese tipo de suelo que llaman productivo. Es decir, se excluiría el uso residencial conservando, eso sí, el hotelero. Sin embargo, la asociación de vecinos de Poniente tiene una visión distinta. Se decantan por la construcción de edificios y proponen incluso que la ciudadanía (término de moda) elija. La cuestión estaría entre un parque empresarial como el de Cabueñes, o un uso mixto que incluiría espacios verdes, viviendas, hoteles y empresas. Pues bien, lo cierto es que esa zona del Natahoyo representa toda una cicatriz dentro de la trama urbana de la ciudad. Ahí conviven los restos del conocido astillero, junto con casas de planta baja (algunas abandonadas) e industria pesada como la de “El Tallerón”. En principio, digamos que su distribución y aspecto no es el mejor. Más bien, necesita una remodelación urgente que lo incluya en la fachada marítima y le dé aspecto de barrio formal con todos sus equipamientos. Cosa que, a mi modo de ver, sin duda, se conseguiría antes permitiendo la edificación de viviendas. Recordemos que lo de la industria limpia vino a consecuencia del cierre de Naval de Gijón. En cierta manera, se pretendía evitar la especulación para que la lucha obrera que allí tuvo lugar mantuviese su sentido. Además, claro, de que había una cierta esperanza de retorno de la activad. Ahora bien, el tiempo ha pasado (ocho años) y nuestra bahía conserva la fabricación naval de forma privada. Apostar por este tipo de desarrollo en la zona, desde luego, representa retrasar su urbanización. No olvidemos que las bolsas de suelo –sean del tipo que sean- tienen también sus limitaciones en función de la demanda (vean si no la ZALIA). El Ayuntamiento se encuentra en la tesitura de adquirir a la Seguridad Social la finca “La Formigosa” en Somió. Todo ello, para ampliar el Parque Científico en unos 90.000 metros cuadrados. Esto es, las empresas tecnológicas se van a concentrar por sinergias en dicho espacio, y sería absurdo pensar que se puede crear un nuevo polo en Poniente. Llevaría décadas y probablemente no se acabase consolidando. Lo suyo, vuelvo a repetir, es no castigar más al barrio permitiéndole una rehabilitación normal en el menor tiempo posible.

 

Ver Post >
Valores equivocados.
img
Jose Manuel Balbuena | 22-07-2017 | 7:27| 0

unknown

Desde luego, no está siendo un verano tranquilo. Me refiero a los episodios de violencia y agresiones sexuales que están teniendo lugar en nuestra ciudad. El más conocido quizá sea el de Germán: el joven apaleado brutalmente en Fomento y que todavía está luchando por su vida. Sin embargo, hay más. Durante la noche de San Juan una chica fue increpada por un grupo de hombres. Tras marcharse la asaltaron en su barrio, donde supuestamente la siguieron, produciéndose una violación grupal. Hay tres detenidos. En Castiello una niña estaba en la verbena de San Pedro y un desalmado la sometió a tocamientos. En la Semana Negra otra adolescente sufrió una agresión similar: el sátiro también se encuentra detenido. A esto hay que sumar otros casos –porque el virus de la violencia no es exclusivo de Gijón- en el resto de Asturias: en Oviedo una pareja fue brutalmente golpeada en las fiestas de La Corredoria y en Tapia hubo un apuñalamiento. Me pregunto, ¿qué pasa? ¿Es que acaso una minoría no sabe divertirse sin liarla? ¿Es que quizá hemos perdido ciertos valores? La Federación de Concejos urge a utilizar cámaras en la calle. A montar, digámoslo así, una especie de «Gran Hermano». Consideran que la videovigilancia tiene un efecto disuasorio y garantiza más la seguridad. En principio, podría ser una medida, claro, pero tenemos que ir a la raíz del problema. Estamos construyendo una sociedad donde todo son derechos y ninguna obligación. El «yo hago lo que me da la gana» junto con el alcohol o drogas tiene muy malas consecuencias. Hace un tiempo recriminé a un mozalbete el estar orinando delante de la puerta de mi oficina. Me contestó de malos modos y en seguida acudieron sus amigos al rescate. Lo que ahora se denomina «la manada». Me vi, pues, en la siguiente tesitura: o le dejaba mear a gusto, o acababa en el hospital. Fíjense en las edades de los presuntos implicados en esta ola de violencia gratuita que estamos sufriendo. Los dos últimos detenidos por la salvajada de Poniente tienen 20 y 22 años, mientras que los que están en la cárcel son chavales de 19 y 20. Nos encontramos, por tanto, ante gente muy joven cuyos valores son esos: salir a buscar bronca bajo los efectos de todo tipo de sustancias. ¿De verdad es esta la sociedad que queremos construir? ¿De verdad es eso pasárselo bien? Yo pienso que no. Que la inmensa mayoría de la juventud entiende la diversión de otra manera. Ahora bien, debemos insistir en que la libertad no es lo mismo que el libertinaje. La fiesta no significa desmadre y no todo vale cuando se sale de movida. Y si alguno lo entiende así, obviamente, habrá que recordárselo con contundencia.

 

Ver Post >
Telonero electoral.
img
Jose Manuel Balbuena | 20-07-2017 | 7:51| 0

thumb

El pasado lunes se reunieron Pablo Iglesias y Pedro Sánchez. Previamente, estrecharon relaciones en junio rompiendo una dinámica de falta de sintonía. Más que nada, porque Sánchez había dejado de ser Secretario General por las bravas. Pues bien, estaba cantado que se iba a producir un nuevo encuentro de manera inmediata. La apuesta clara de este PSOE está en acercarse lo máximo posible a Podemos. Tratar, como en más de una ocasión dijo el bello Pedro, de seducir a sus votantes para que vuelvan a recalar en las filas socialistas. Tampoco es que la reunión diese para mucho. Se hicieron una foto conjunta –los dos con camisa azul y dándose palmaditas en la espalda- y poca cosa más. Coinciden, claro, en su rechazo al Gobierno de Mariano Rajoy. Vamos, su objetivo prioritario es echarlo de Moncloa a toda cosa, aunque difieran de forma sustancial en los tiempos a emplear. Mientras que los de la formación morada apuestan por otra moción de censura con premura, en el partido socialista son más cautos. De hecho, llegaron al acuerdo de formar una «mesa de colaboración parlamentaria» que apenas ha durado 12 horas. Me explico. Con dicho instrumento de coordinación ambas formaciones formarían un frente común en el Congreso. Es decir, presentarían mociones conjuntas y se informarían respectivamente para intentar desgastar al PP. Sin embargo, digo, apenas pasadas unas horas los de Podemos ya han presentado una iniciativa propia sin avisar. Una proposición de ley sobre el trabajo de los becarios que ha sentado mal en el PSOE. No sé, supongo que Pedro Sánchez tendrá bien calculado a dónde piensa llegar con esta táctica. Esto es, si este giro a lo profundo de la izquierda que pretende dar a su partido merece la pena o no. Seguramente, como él bien dice, consiga arañar algún voto que se ha escapado por ese lado. Ahora bien, pienso que va a perder mucho más por el centro. Querámoslo o no es el votante de ese espacio político –un caladero, por cierto, mucho más amplio- quien lleva al gobierno. Lo ha hecho con el PP y PSOE cada vez que han ocupado el poder. La estrategia de Sánchez, a mi entender, sirve para ser segundo. El mejor segundo, sin duda. Asegura que no habrá «sorpasso» por parte de Pablo Iglesias, pero de eso a gobernar hay un trecho. Tan largo que en Unidos Podemos no lo han conseguido superar, a pesar de fagocitar a IU con esa intención. Si es lo que quiere este PSOE, estupendo, va a ser eternamente el primer partido de la oposición. Eso sí, a costa de que su votante pierda la ilusión porque cree que debe aspirar a algo mejor. El partido que más ha gobernado España no puede ser simplemente un telonero electoral.

 

Ver Post >

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 03-10-2017 | 14:34 en:
Desbordados.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor