El Comercio
img
Autor: balbuena2222
Los pobres y el reino de los cielos.
img
Jose Manuel Balbuena | 21-09-2007 | 9:15| 0

La foto es de sobra conocida: se trata del ciudadano rumano que se quemó a lo bonzo en Castellón. Su historia, como muchas otras, se repite a diario hasta la saciedad. Vivía en su país, donde, bajo la promesa de un futuro mejor, se embarcó en una aventura que prometía prosperidad sinfín para los suyos. Sin embargo, presa de la desolación al ver que ni siquiera podía alimentar a su familia, tomó tan drástica decisión. Con más del 70 por ciento de su cuerpo quemado, quedó internado en un hospital con escasas posibilidades de recuperación. Su familia, ahora sí, fue atendida por las autoridades que les proporcionaron una vivienda de acogida y algún que otro dinero para sobrevivir. En estas estábamos, cuando, hace pocos días, nos enteramos que falleció. Al preguntar por los familiares estos habían regresado a Rumania con el dinero recaudado. Lo cual, ciertamente, resulta sorprendente. Parece ser que, para repatriar su cuerpo, se necesitan 4.000 euros. Puede que, según últimas noticias, el dinero aparezca pero, desgraciadamente, el hombre murió solo. Sin mayor compañía que una mesilla de hospital. Los pobres, según dicen los Evangelios, entrarán en el reino de los cielos antes que los ricos, sí, pero, ¡qué canutas las pasan antes!

Ver Post >
Reformador de reformadores.
img
Jose Manuel Balbuena | 19-09-2007 | 9:08| 0

Nicolas Sarkozy se ha propuesto poner patas arriba la república francesa. Muchos le apoyaron porque consideraban que la situación, con una lasitud evidente por parte del Estado, estaba fuera de control. Así, las continuas pérdidas de horas de trabajo (uno de los países con más huelgas por metro cuadrado), los graves disturbios producidos en los barrios (recuerden las revueltas diarias con quema de coches) o, simplemente, la indisciplina escolar (con profesores incluso negándose a acudir a su puesto de trabajo); se achacaban directamente a esa falta de autoridad. Llevó en su programa medidas tan simples como, fíjense, obligar a los alumnos a levantarse cuando entra el profesor en clase. Ahora, en una sociedad acostumbrada a ciertos privilegios (trabajar 35 horas, por ejemplo), se atreve a proponer un nuevo “contrato social”. Entre sus medidas destacan revisar los contratos laborales, penalizar fiscalmente las jubilaciones anticipadas y sancionar a los parados que no acepten puestos de trabajo. Dice que actual modelo social no es sostenible en términos financieros, desincentiva el trabajo e impide la igualdad de oportunidades. Desde luego, toda una bomba en el arraigado sistema social francés. Pregunto, ¿conseguirá llevarla a cabo? ¿Aceptará esto una sociedad donde ser funcionario es carrera universitaria?

Ver Post >
Miedo.
img
Jose Manuel Balbuena | 18-09-2007 | 10:18| 0

Verán, soy de los que está en la línea ideológica de la Tercera Vía británica: la economía debe estar por encima de todo. Un individuo si no tiene trabajo, o le va mal en sus negocios, o pierde todo lo invertido por una crisis cualquiera; difícilmente podrá pensar en otras cosas. Sin una buena base económica que permita el progreso de los ciudadanos y su bienestar, a duras penas un gobierno podrá hacer cualquier otro tipo de política. Le será prácticamente imposible. Digo todo esto porque, en la jornada de ayer, la bolsa estuvo al borde de una caída severa hasta que al final de la jornada recuperó. La noticia de que tres bancos españoles habían acudido al BCE para pedir auxilio, sentó como una bomba. Si me permiten la comparación, fue algo así como cuando uno va por el bosque y encima de noche: hasta el más mínimo ruido asusta. Vivimos tiempos económicos revueltos y, cualquier perturbación, produce tantas ondas como una piedra en un estanque. Si yo fuera el Gobierno comenzaría a hacer algo que no he hecho hasta ahora: preocuparme por la economía.

Ver Post >
Gobernantes al rescate.
img
Jose Manuel Balbuena | 17-09-2007 | 10:59| 0

El fin de semana, políticamente hablando, pareció conformarse dentro del binomio acción-reacción. Me explico. La acción se produjo el sábado cuando un afamado diario madrileño exhibía el siguiente titular, “El Gobierno estudia la posibilidad de facilitar ayudas a quienes no puedan pagar su hipoteca”. Siendo, por otra parte, la consecuente reacción al día siguiente, o sea, el domingo, cuando el ministro Solbes aseguró que de eso nada de nada. Bien, supongamos que el globo sonda mandado desde el Gobierno se hiciese realidad, es decir, que, como aseguraba la información, se aplicase un sistema de auxilio para quienes estuvieran en el amargo trance de no poder pagar. La pregunta que deberíamos hacernos, creo, es si esto sería justo o no. Piensen en una entidad bancaria cualquiera que, por decirlo de una manera suave, no ha informado bien a sus clientes. Esto es, ni les ha explicado lo que es el euribor, ni sus posibles efectos a la hora de calcular la letra del piso. Sólo que tienen que pagar tanto al mes sin ser conscientes que, en un futuro, puede cambiar. ¿Estaría bien que el Estado socorriese a la entidad en su falta de previsión ayudando a cubrir préstamos mal formalizados? Pongamos otro caso. Dos familias cualesquiera: una dilapida los ingresos mensuales no reparando en nada y la otra, en cambio, se priva de cosas con el objeto de poder pagar. ¿Sería justo que se ayudase a la primera y se obviase a la segunda?

Ver Post >
El dedo acusador.
img
Jose Manuel Balbuena | 14-09-2007 | 9:25| 0

A veces, desde la opinión pública, se retuercen los argumentos hasta llevarlos a donde algunos quieren. En el caso de los McCann y la desaparición de su hija, parece como si ese dedo acusador invisible que ya les apunta como culpables quisiera mostrarse cada vez más severo, implacable en sus juicios. Lo último que conocemos son algunos de los pasajes del diario de la madre, la cual, de manera íntima, muestra dudas en torno a su convivencia. Vean si no. Dice que los niños son muy revoltosos y le generan mucho estrés. Pregunto, ¿qué padres no han tenido alguna vez ese mismo pensamiento? Asegura que su marido le ayuda poco en las labores del hogar y se lamenta por ello. Pregunto, ¿en qué relación de pareja no se produce esta recriminación por cualquiera de las partes? Califica a la pequeña Madeleine de hiperactiva y denuncia su exceso de vitalidad. Pregunto, ¿qué madre no se ha quejado alguna vez por esto de sus hijos? Sin embargo, ya ven, ese dedo siniestro que se cierne sobre ellos ve en esto una prueba más de su culpabilidad y, como una nube negra que apunta lluvia, plantea un horizonte más que sombrío para ambos. En fin, por el bien de todos, ojalá no sea así.

Ver Post >

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 03-10-2017 | 14:34 en:
Desbordados.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor