El Comercio
img
Autor: balbuena2222
Perder el tiempo.
img
Jose Manuel Balbuena | 20-01-2018 | 7:01| 0

ayuntamiento-gijon-u402351122tag-624x385el-comercio-elcomercioSeamos claros: Gijón no iba a tener este año presupuesto de ninguna de las maneras. La oposición no daba su permiso. Nos encontramos, a la vista está, en campaña electoral aunque en realidad sea en 2019. Es verdad, bien es cierto, que algunos grupos -como el PP, IU o Ciudadanos- hicieron más por la labor. Estuvieron dispuestos a negociar el borrador presentado en noviembre, pero en ningún caso tenían mayoría suficiente para sacarlo adelante. Es decir, por muchas reuniones y propuestas suyas que fuesen reflejadas, al final, siempre iba a suceder lo inevitable: su aprobación dependía del voto de Xixón Sí Puede (XSP) o el PSOE. A XSP se le metió entre ceja y ceja que el presupuesto (230,7 millones de euros) había que supeditarlo a las reivindicaciones laborales de un colectivo. En concreto, al de las trabajadoras de ayuda a domicilio. Su municipalización, en la práctica pasar a formar parte de la plantilla, estaba desaconsejada por hasta cinco informes provenientes de Intervención. La cosa, como ven, no iba resultar nada fácil para el equipo de gobierno. De haberlo aceptado, hubiese incurrido en prevaricación. Además, lógicamente, de sentar un grave precedente. Si ahora se municipaliza a estas trabajadoras, otros servicios externalizados del Ayuntamiento también lo pedirían. Díganme, pues, qué clase de negociación se entabló con XSP cuando de lo que se hablaba era de un trágala: o aceptas, o no hay cuentas. El PSOE, por su parte, entró en materia justo cuando este camino se cerró. Esto es, cuando la asamblea de la formación morada había decidido no apoyarlas. Sus peticiones no dejaron de ser en todo momento muy altas, por no decir irreales. Dimisión de cargos de Foro y propuestas económicas valoradas en 50 millones de euros. La vía socialista se agotó casi antes de iniciarla puesto que, con estos condicionantes, resultaba imposible. Es más, invitaron a la alcaldesa a plantear una cuestión de confianza suicida, como solución al problema. No hubo, obviamente, ni el más mínimo deseo de llegar a acuerdos. Sin embargo, la sorpresa llegaba en el Pleno del pasado jueves. PSOE, XSP, PP e IU hicieron posible un acuerdo para que «de manera inmediata» se presente un proyecto. Pregunto, entonces, ¿ha cambiado algo en la voluntad de los distintos grupos municipales para que esto sea posible? ¿Va a dejar ahora XSP a las trabajadoras de ayuda a domicilio de lado? ¿Va a aprobarle este PSOE de nuevo cuño unas cuentas a la derecha, utilizando su terminología? Sinceramente, creo que volver a plantearse lo imposible es perder el tiempo. Mejor centrarse en que las consecuencias de la prórroga sean lo menores posibles. Por cierto, que va a ser dos años consecutivos y no sólo de uno… ya lo verán.

@balbuenajm

Ver Post >
Más de lo mismo.
img
Jose Manuel Balbuena | 18-01-2018 | 6:36| 0

dtvxerow4ae_ppcLa XII legislatura catalana que comenzó ayer tiene una pinta fatal. Digo más, tal parece que vaya a ser una continuación de la anterior –la peor de la historia, sin duda- donde el choque continuo con el Estado siempre estuvo presente. Los independentistas quieren seguir buscando sobrepasar los límites legales, mientras que el gobierno de Mariano Rajoy ya ha advertido que recurrirá ante el Tribunal Constitucional cualquier ilegalidad que se produzca. En resumen, más de lo mismo. Como prueba, sólo hay que ver a quién han elegido como presidente del Parlament: el diputado Roger Torrent de Esquerra Republicana (ERC). Una persona joven (38 años) y limpia de causas judiciales por el «procés». Justo lo que quiere el secesionismo para seguir transitando por el alambre. No parece que Torrent vaya a ser muy distinto a su antecesora, Carme Forcadell. Es más, el nuevo presidente apoyó y votó la ignominiosa Declaración Unilateral de Independencia, estando siempre al lado de las causas más radicales de ERC. Es, por tanto, un «alter ego» de la funesta Forcadell y en el futuro, seguro, vamos a ver más episodios vergonzantes en el que se saltará a la torera el propio reglamento del Parlament. No esperen mucho más. De hecho, el nuevo presidente ya tiene encima de la mesa una patata caliente para demostrarnos su pelaje: la investidura de Carles Puigdemont. Tanto ERC como Junts per Catalunya han llegado a un acuerdo para que así sea, sin embargo, el problema es cómo. Puigdemont quiere seguir con su plan de ser investido telemáticamente, pese a que los servicios jurídicos de la Cámara ya han manifestado un informe en contra. El avatar que flota por Bruselas tiene entre ceja y ceja ser de nuevo president de la Generalitat, eso sí, sin pisar suelo catalán porque sabe que iría directamente a prisión. Cosa que, como hemos visto durante todo este tiempo, trata de evitar a toda costa. Roger Torrent tendrá en sus manos permitir o no esta estrambótica investidura el próximo día 31 de enero. Así como autorizar que una marioneta de Puigdemont si falla la opción virtual –otro diputado en representación- pueda hacerlo para mayor escarnio de la política catalana. En cualquier caso, está claro que nadie dentro del independentismo ha aprendido la lección. Esto es, que quiera gobernar sin retorcer las leyes hasta sus últimas consecuencias. Más bien, la pelea y fricción continua con Madrid será otra vez el motor de las instituciones. Desde luego, va a resultar muy complicado que la sangría económica y social en Cataluña cese. Seguirá la división entre familias, amigos y negocios, porque es un hecho que nada va a cambiar. Panorama nada halagüeño el que tenemos por delante. No doy ni un euro por esta legislatura que recién comenzada, espero que acabe pronto.

@balbuenajm

Ver Post >
Fin de fiesta.
img
Jose Manuel Balbuena | 16-01-2018 | 6:33| 0

30951752-624x416La paralización de las subvenciones municipales a la rehabilitación de fachadas y supresión de barreras arquitectónicas, ha producido un seísmo de importantes consecuencias en el sector de la construcción. Más que nada, porque era el combustible que cebaba la bomba. Es decir, sin ellas resulta muy difícil que una comunidad de vecinos tome la decisión de ejecutar esas obras. Esto es, ya se cuenta con su concurso de antemano y, los propietarios, a todas luces, las dan por hecho descontándolas del precio final a pagar. Sin embargo, como todo sistema que se perpetúa y vuelve costumbre, ha acabado por reventar. Nuestro Ayuntamiento tiene 481 expedientes aún sin resolver, todo ello mientras está pendiente de cumplir con la regla de gasto. O lo que es lo mismo: este asunto le ha acabado desbordando por completo. Hay demasiadas solicitudes –puesto que en la práctica eran como una especie de barra libre- y el dinero no da para tanto. Recordemos que este tipo de ayudas tenían una serie de particularidades. Entre las más destacadas, que no discriminaban a su perceptor como ya advirtió en su día la Sindicatura de Cuentas. O sea, en un edifico podía vivir Bill Gates y una persona que ganase el salario mínimo, que la cantidad recibida era igual para ambos. Asimismo, tampoco había baremos en función de la necesidad. Quiero decir que se subvencionaba igual y por orden de llegada, una fachada que se estuviese cayendo que otra que se quisiese renovar en determinados aspectos. Por tanto, el fin de la fiesta de las rehabilitaciones gijonesas tal y como las conocemos estaba cantada. Sólo era cuestión de tiempo que su concesión indiscriminada se volviese insostenible, como así ha sido. Ahora bien, deja, como a todos aquellos a quienes se les corta el grifo después aplicarles la cultura del subsidio, un montón de afectados. Entre ellos, a múltiples empresas locales que se habían especializado en este tipo de negocio. Sin duda, les va a resultar muy difícil acostumbrar a los propietarios a que puedan obtener ayudas o no. Según las nuevas bases que pretende publicar el Ayuntamiento –el café para todos- se acabó. En el futuro, las comunidades recibirán una puntuación para priorizar hasta agotar el crédito establecido. Quienes consigan menos puntos tendrán que escuchar el consabido… vuelva usted mañana. Algo que para nada sucedía en la actualidad. Todo era subvencionable y sin necesidad de convocatoria previa porque siempre estaba abierta. Como digo, el sueño de subsidiar a determinados sectores económicos, aunque sea con el fin de mantener el empleo, produce monstruos. He aquí un buen ejemplo.

@balbuenajm

Ver Post >
Que sea verdad.
img
Jose Manuel Balbuena | 13-01-2018 | 7:48| 0

reunion-adif2-ksih-u50584306177oy-624x385el-comercioSeamos claros: el plan de vías lo ha desbloqueado el buen rollo surgido entre las administraciones. No hizo falta lo que se conoce como «tres en raya», es decir, gobiernos del mismo signo político. En esta ocasión, estamos hablando de distintos partidos que, por el bien común, se han puesto de acuerdo. ¡Milagro! Es más, en los quince años que llevamos dando vueltas, el «tres en raya»  se había producido varias veces con resultados nefastos. No se avanzó ni un ápice. Sin embargo, esta vez, la buena disposición ha dado como resultado un proyecto de eliminación de la barrera ferroviaria cinco estrellas. Tiene lo que habíamos pedido y una inversión récord de casi 800 millones de euros. No podemos dejar de estar felices por ello. Eso sí, hicieron falta dos cambios sustanciales. El primero, en el Ministerio de Fomento. El nuevo ministro, Iñigo de la Serna, sin duda, es muy diferente a su antecesora. Recordemos que ha impulsado el plan con un vigor hasta ahora desconocido. No reparando en prendas y haciendo anuncios tan sorprendentes como la prolongación del metrotrén hasta Cabueñes. Obra financiada íntegramente por Fomento (313 millones de euros) y que ya nadie esperaba. Justo lo contrario que con Ana Pastor de titular, donde no obtuvimos más que titubeos y largas. Quería dar marcha atrás en lo firmado y recortar las inversiones hasta dejarlas en mínimos. Al final, nos llegó incluso a proponer que ese apeadero de lujo que tenemos en Sanz Crespo fuese la estación intermodal de Gijón. Todo ello supeditando la operación a las plusvalías por la venta de los terrenos. Una auténtica infamia que, por suerte, no se realizó. El segundo cambio importante tuvo lugar en el Principado. Con la anterior consejera de Infraestructuras, Belén Fernández, era imposible arreglarse. Concebía el plan de vías gijonés como una auténtica guerra política contra el Ayuntamiento, precisamente por ser de distinto color. Se oponía a cada paso que se daba y no aportó ni una solución. Menos mal, que el nuevo consejero, Fernando Lastra, es de una pasta completamente diferente. Digamos que tiene otro talante y eso se ha notado desde el primer día. Vino con la intención de desbloquear la situación y todavía no hemos visto ni una sola mala palabra hacia el resto de administraciones intervinientes. Pura positividad. Tenemos, por tanto, un buen proyecto y ahora toca ponerlo en marcha a la mayor brevedad. Sin mayores dilaciones que pongan en riesgo lo conseguido. Me hace gracia cuando en estos días le preguntan a los gijoneses sobre esta integración ferroviaria. Dicen que la ven muy bien, añadiendo una coletilla resultado de la desconfianza acumulada: si es verdad… Pues eso, que sea verdad.

@balbuenajm

Ver Post >
Puigdemont es el problema.
img
Jose Manuel Balbuena | 11-01-2018 | 7:26| 0

puigdemont-kfgf-u50586628514zyh-624x385rcDurante la campaña de las elecciones catalanas, a Carles Puigdemont le preguntaron por el paro juvenil. En concreto, cuál era la tasa en Cataluña. El que se autodenomina «presidente en el exilio» lo desconocía por completo. No tenía ni idea. El dato no estaba, ni mucho menos, en su cabeza. Podríamos decir incluso que hasta ni le importaba. Lo suyo, como ha quedado demostrado, es la independencia y nada más. La economía o el desempleo siempre se encuentran en un segundo plano. Lo suyo, vuelvo a repetir, es la agitación constante mediante la búsqueda de la colisión frontal con el Estado. No hay más horizonte de futuro en su programa de Gobierno. Así y todo, de forma sorprendente, consiguió 940.000 votos arrebatándole a Esquerra Republicana la hegemonía del secesionismo. Dejándola, como el cuento de la bella durmiente, sumida en un profundo sueño a la espera del príncipe Oriol Junqueras salga de la cárcel. Poco a poco, el hombre que hace dos años (2011) llegó a la presidencia gracias a la imposición de los antisistema de la CUP, se ha hecho con el poder absoluto. De tal manera, que ahora tiene planteado un órdago en toda regla: o yo, o elecciones. Tal es así, que esto ha provocado un auténtico terremoto de consecuencias inciertas dentro de su partido. Artur Mas, igual que le sucedió a Víctor Frankenstein, ha acabado devorado por su propia criatura. El ex president se aparta de todos los cargos del PDeCAT. Según dice, para favorecer que el «procés» pueda seguir creciendo, pero en realidad choca con el planteamiento de Puigdemont. La situación se le ha ido de las manos. Él afronta un embargo de sus bienes y causas judiciales, mientras que su monstruo político anda por Bruselas haciendo lo que le da gana. Sin exponerse y pretendiendo, en un delirio aún mayor, ser investido telemáticamente. O sea, que gobernaría Cataluña a través de una pantalla, como si se tratase de un avatar. Desde luego, cuando Mas habló en su comparecencia de «generosidad» se estaba refiriendo directamente a él. Señalándolo casi con el dedo y diciéndole: mójate de una vez. Porque, la verdad, donde pisa el de Girona no crece la hierba. De hecho, si llega a la Generalitat mediante pacto con ERC, tendríamos más de lo mismo. O sea, más intentos de Declaraciones Unilaterales de Independencia, inestabilidad y ruptura social. No es, a la vista está, hombre de fiar. Dijo que volvería durante la campaña electoral y no lo hizo, dijo que iría a tomar posesión de su escaño y parece que tampoco. Puigdemont, sin duda, es el problema. Con él nadie tendrá paz y forzará la máquina, si es necesario, hasta obligar de nuevo a aplicar el artículo 155 de la Constitución. Escenario que cada vez gana más fuerza y parece más que probable, si es investido este vidrioso personaje.

@balbuenajm

Ver Post >

Últimos Comentarios

albertoperez 30-12-2017 | 18:44 en:
La gloria del empeño.
albertoperez 10-12-2017 | 10:17 en:
Vértigo me da.

Otros Blogs de Autor