El Comercio
img
Autor: balbuena2222
Será por dinero.
img
Jose Manuel Balbuena | 07-10-2017 | 7:05| 0

imagesLa concejala de IU, Ana Castaño, lo dejaba claro: nuestro Ayuntamiento va a tener un problema de financiación en poco tiempo. Mientras los ingresos han bajado un 7,11% (la vaca ya no da más leche), los gastos han aumentado en un 3,11% (subvencionarlo todo es lo que tiene). Sostiene que a este ritmo resulta imposible poder mantener los servicios existentes ni, por supuesto, crear más. Entiende, pues, que se debe pensar en buscar nuevas fuentes de financiación. Tanto IU como Xixón Sí Puede (XSP) propusieron para ello subir hasta el infinito y más allá el llamado IBI diferenciado: gravar con saña a los inmuebles cuyo valor catastral superase el millón de euros. Los más afectados resultaban ser centros comerciales y el propio Consistorio por las cocheras de EMTUSA. Resultado: si se hubiese puesto en marcha, al pequeño comercio que alberga estos grandes supermercados, le subirían los arrendamientos en la misma proporción: más del doble. Como ven, una medida ideal para favorecer el empleo y la economía local. Menos mal que el PSOE, en ataque de cordura a última hora, dio marcha atrás. Nuestra alcaldesa, Carmen Moriyón, promete «seguir bajando gasto corriente y deuda». Pregunto, ¿cómo? Si lo que se ha hecho año tras año es justo lo contrario, es decir, aumentar las partidas estructurales, ¿de qué manera piensa seguir bajando ese gasto corriente? ¿Consumiendo menos material de oficina quizá? Porque, ya me dirán, si la medida estrella de esta legislatura, la famosa renta social municipal, se ha implantado con todas las de la ley, ¿acaso alguien cree que su cuantía se va a estabilizar o dejar de crecer? ¿Acaso se va a dejar tiradas a las 3.867 personas que de momento la han solicitado? Además, lo de rebajar la deuda a la vez parece casi la cuadratura del círculo. Primero, porque eso produce urticaria en la izquierda que siempre ha considerado que era regalar dinero a los bancos. Y segundo, no va haber recursos. Se los va tragar todos el famoso «rescate ciudadano» puesto en marcha de facto por IU y XSP. En este Gijón subvencionado, donde nuestro Ayuntamiento es el gran motor de la economía con sus ayudas, ¿en quién se piensa a la hora de rebajar el gasto? ¿En las rehabilitaciones de edificios para que se hundan las constructoras? ¿En los que disfrutan de las ayudas energéticas para que pasen frío cuando llega el invierno? ¿En los que se les paga una parte de la renta para que se queden sin techo? Dice Moriyón que sus ediles van a tener que «rendir al 120%». Cierto, tendrán que hacer auténtica magia para lograr que la oposición apruebe las ordenanzas fiscales. La de Harry Potter como poco.

 

Ver Post >
Y vinieron a por mí.
img
Jose Manuel Balbuena | 05-10-2017 | 6:33| 0

15070588339208Uno tiene la impresión de que el Estado está siendo expulsado de Cataluña. De manera feroz y sin ninguna contemplación. A las bravas y de muy malas maneras. Con formas y actuaciones que recuerdan épocas oscuras de la historia. En la madrugada del pasado lunes, policía y Guardia Civil sufrieron un acoso insoportable. Incluso vestidos de paisano eran rodeados por la turbamulta independentista que los insultaba e intimidaba sin parar. A eso se unió como, ante la presión de los ayuntamientos, tenían que desalojar algunos hoteles que estaban ocupando. El miedo de los dueños y las amenazas de las autoridades dieron como resultado imágenes impactantes: fuerzas de seguridad con las maletas en la mano, mientras esto era celebrado como una victoria. El problema de esta, no sé, “Noche de los cristales rotos”, es que hoy les pasa a ellos, pero, ¿y mañana a quién?  ¿No acosará también este independentismo fanático a los jueces que declararon el 1-O ilegal? ¿No les pasará eso mismo a notarios, registradores, funcionarios y toda la administración del Estado? ¿No serán miles de ciudadanos los represaliados? ¿No será purgado todo aquello que huela simplemente a español? Porque, tal parece, que la famosa república catalana estuviese funcionando y con una revolución en marcha. Una toma del palacio de invierno en toda regla. Vean si no. Se monta una huelga general dirigida desde el Govern casi sin servicios mínimos. Si no puedes moverte porque el transporte público está parado y las autopistas cortadas con la complacencia de los Mossos, ¿cómo no vas a secundarla a la fuerza? Se paga igual a los funcionarios de la Generalitat vayan o no a trabajar. Pregunto, ¿qué valiente va a acercarse a la oficina para que lo vapuleen si cobra igual? Si la propia policía exhorta a los comercios a no abrir, en vez de proteger sus derechos, ¿quién se va atrever a hacer lo contrario? A esto se suma el escrache permanente que sufren los grupos políticos de la oposición, periodistas, familias… Las sedes del PP y Ciudadanos, por ejemplo, salen a uno diario. Como digo, si este es el país que pueden ofrecer sus gobernantes a los catalanes, aviados van. No les arriendo la ganancia. Se van a encontrar de frente con un muro: el que van a levantar separando Cataluña en dos mitades. Una, la mía, buena y que tiene todos los derechos. Y la otra, la que quieren que desaparezca y se vaya. «Cuando buscaron comunistas, guardé silencio porque yo no era comunista. Cuando encarcelaron sindicalistas, no protesté. Cuando llegaron a por los judíos, no dije nada. Cuando finalmente vinieron a por mí, no había ya nadie más», poema del pastor luterano alemán Martin Niemöller.

 

Ver Post >
Desbordados.
img
Jose Manuel Balbuena | 03-10-2017 | 6:24| 0

imagen-rsm-u40235112292b-u40910810899qcg-624x385el-comercio-elcomercioEstamos viendo como, poco a poco, la renta social municipal se está convirtiendo en un auténtico tsunami para nuestro Ayuntamiento. Fundamentalmente debido a que el número de beneficiarios –y las prestaciones que se les quiere ofrecer- van a subir hasta el infinito. Es más, en la segunda convocatoria se prevén fricciones entre quienes la impulsaron, a la postre, Xixón Sí Puede (XSP) e IU, y el gobierno de Foro que la puso en marcha. Algo que estaba cantado porque esta renta básica fue concebida como si fuese el maná. Cualquiera, por el hecho de vivir en Gijón, ya tiene derecho a ella sin mayores complicaciones. Fíjense si no. Se han presentado 3.867 solicitudes en esta primera convocatoria. De las mismas, apenas se llevan valoradas un tercio y está comprometido la mitad del presupuesto. Esto quiere decir que mucha gente, al final del proceso, tendrá una prestación aprobada pero sin dinero. Con lo cual, van a tener que esperar a la segunda. Donde, ya lo verán, sucederá un tanto de lo mismo. Una avalancha de peticiones y unos fondos -7,8 millones de euros en total- que acabarán siendo escasos de todas todas. No contentos con eso, desde XSP, quieren aún más. Es decir, que se amplíe también a personas que no tienen ningún tipo de ingreso. Algo que en la actualidad no está contemplado por una sencilla razón: es lo que cubre el salario social que ofrece el Principado. Además, también pretenden que haya una revisión del catálogo de productos a los que se puede acceder. Incluyendo cosas tan curiosas como ordenadores o conexiones a internet. Algo, sin duda, que no es absolutamente necesario para vivir. O en su caso, es posible conseguirlo gratis de alguna manera. Sin embargo, como la concepción de la renta social municipal es así –te voy a subvencionar desde la cuna hasta la sepultura- seguramente se acabe implementando. Y la próxima, porque la medida social estrella del Ayuntamiento ha llegado para crecer y multiplicarse, quizá también algún viaje. Al fin y al cabo, ¿por qué no van a tener derecho sus beneficiarios a unas vacaciones pagadas? Ya se lo advertimos desde esta columna sin lectores: la renta social municipal desbordará la capacidad de las arcas municipales. Quiere emular al salario social del Principado –de hecho, tuvieron que hacer filigranas jurídicas para su encaje legal- y resulta completamente inabarcable. El amplio abanico de ayudas que se ofertaba era suficientemente extenso sin necesidad de meterse en berenjenales. Ahora bien, por cuestiones ideológicas y prácticas –quienes mandan en el Consistorio así lo exigieron- se llevó a cabo y he aquí las consecuencias.

 

Ver Post >
El (no) referéndum.
img
Jose Manuel Balbuena | 02-10-2017 | 7:35| 0

15068912412692De la jornada de ayer en Cataluña se puede hablar de cualquier cosa, menos de un referéndum democrático con algún tipo de garantía. Un viso mínimo de credibilidad al que pueda seguir agarrándose el «process». El 1-O empezó mal. Los Mossos d’Escuadra tenían la orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de impedir la votación por ilegal. Efectivamente, los muchachos del mayor Trapero se presentaron en los colegios, hablaron con sus moradores, recibieron alguna que otra rosa y… se fueron a desayunar. No hicieron el más mínimo intento por hacer cumplir la legalidad. Miraron para otro lado y, con ello, lógicamente, obligaron a las fuerzas de seguridad del Estado (Policía y Guardia Civil) a emplearse a fondo. En algunas ocasiones, sobrepasadas por una turbamulta perfectamente organizada. Militancia pura y dura del independentismo dispuesta a todo con tal de poner sus urnas. Ese sacrosanto símbolo de este nuevo nacionalismo por el cual se puede hacer cualquier cosa: ¡hasta saltarse la Constitución a la torera! Daba igual si no había papeletas o sobres, ni sistema informático, ni hora de apertura o cierre, de si había que votar en la calle, de si se decretaba un «censo universal» incumpliendo la propia ley del Govern, de si se podía votar varias veces sin ningún control, de si esas urnas eran como recipientes para la ropa sucia; cualquier trapacería se daba por buena con tal de simular que se efectuaba un ejercicio democrático ante el mundo. Porque, de lo que se trataba era precisamente de eso: de armar ruido, mucho ruido para que resonase lo más lejos posible. Una algarada en toda regla entre los que decían defender la democracia y un Estado opresor. Teniendo como objetivo final, no lo duden, la declaración unilateral de independencia esa misma noche electoral. Sin esperar ni siquiera al lunes. Una votación ganada por una abrumadora mayoría y que demostraría que el pueblo catalán quiere a toda costa la secesión. Sin embargo, nada de eso podemos decir. El día de ayer fue triste en general. Nadie ha ganado con este disparate mayúsculo. España, quizá, sale tocada porque las imágenes de violencia siempre penalizan, pero también Cataluña. Con unos dirigentes así no creo que lleguen demasiado lejos. Más bien, lo único que conseguirán son mayores dosis de frustración. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, lo dijo en un discurso casi institucional «Hicimos lo que teníamos que hacer, actuando con la ley y solo con la ley». Pregunto, ¿quién seguiría confiando en nuestro Estado de derecho si no se hubiese impedido semejante farsa? ¿Acaso las leyes se respetarían igual consintiendo este referéndum ilegal?

 

Ver Post >
El «IBI para ricos».
img
Jose Manuel Balbuena | 30-09-2017 | 7:59| 0

2907x1825_v1_gijonedificiosEstaba claro que iba a pasar y era sólo cuestión de tiempo. Que la izquierda municipal intentase poner en marcha el denominado Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para ricos -formalmente conocido como IBI diferenciado- entraba dentro de lo inevitable. Es más, si nos guiamos por lo que hizo el tripartito que gobierna Oviedo, esta especie de «contribución ideológica», incluso llega tarde. Recordemos lo que pasó en la capital. Allí, efectivamente, quisieron gravar más a los inmuebles cuyo valor catastral supera el millón de euros. Ya saben: es que pagan poco las grandes fortunas, es que deben contribuir más para preservar los servicios públicos, blablablá. Sin embargo, el intento de su aplicación no ha podido ser más chapucero. En primer lugar, por un error formal. Esto es, obviaron la publicación de las ordenanzas fiscales, con lo que legalmente están en el aire. En segundo, porque, al final, quien va a acabar pagando (como siempre) esta subida de órdago es la sufrida clase media. Vean si no el siguiente ejemplo. Los garajes que no tienen división horizontal, es decir, donde múltiples propietarios son titulares de una cuota de participación del total. Inmuebles que en su conjunto superan con creces el famoso millón de euros, aunque sus dueños no tengan yate ni mansión en la Costa Azul. Ahí el incremento por plaza es espectacular. Hasta de un 70 por ciento. Los contribuyentes –gente como usted o yo, insisto- se echan las manos a la cabeza al ver la repercusión. El Ayuntamiento, encogiéndose de hombros, les ha dicho que es lo que hay. La teoría de las lentejas. Además, imagínese, no sé, el caso de una empresa que tenga (o quiera radicar) su actividad aquí. Pregunto, ¿no repercutiría la «contribución ideológica» muy negativamente en la economía y por ende el empleo? Entre una ciudad que cobra un IBI y otra más del doble (ojo, se habla pasar del 0,45% actual al 1,10%), ¿dónde creen que se van a establecer? Si el propietario de un edificio de oficinas o comercios sufre esa brutal subida, ¿cuánto tiempo creen que tardará en trasladarlo a las rentas? ¿Cuántos negocios pagarán un mayor arrendamiento al mes? ¿Cómo se puede decir que no va a afectar al pequeño comercio y hostelería? ¿Acaso esto no tiene unos daños colaterales más que evidentes? El motivo esgrimido para su implantación, según sus promotores (PSOE, Xixón Sí Puede e IU), es lo de siempre: «Necesitamos más ingresos para mantener el nivel de prestación y calidad de servicios». Dicho en otras palabras: para duplicar o triplicar el presupuesto de su prestación estrella, el sol sobre el cual ahora gira todo en el Consistorio: la renta social municipal. Ustedes mismos.

 

Ver Post >

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 03-10-2017 | 14:34 en:
Desbordados.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor