El Comercio
img
Las medidas de Aído.
img
Jose Manuel Balbuena | 11-06-2008 | 08:26| 0

Parece claro que la propuesta de la Ministra de Igualdad es de dudosa efectividad. Sí, eso de crear un «teléfono para hombres» con el objeto de ayudarlos «a canalizar su agresividad en vez de recurrir a la violencia» en el caso de maltrato. No lo veo, la verdad, no lo veo. Yo me imagino la situación límite donde un individuo -un homínido con los ojos inyectados en sangre- está a punto de cometer un acto de violencia de genero y no creo que le diga a su víctima: «Espera un momento, voy a llamar al teléfono de la Igualdad para ver si calmo». Convendrán conmigo, pienso, que esto es difícil que se dé. Es casi como si habilitásemos un teléfono para asesinos en serie con el objeto de disuadirlos en su próxima acción. Misión imposible, diría yo. Es más, creo que desde el Ministerio demuestran ciertos conceptos equivocados cuando hablan de «contribuir a otro modelo de masculinidad, para establecer las relaciones de pareja sobre una nueva referencia», dando, por supuesto, que la excepción (el maltrato) es la norma en el rol del hombre dentro de nuestra sociedad. Eso de criminalizar a todo un sexo no está bien. Va en contra de lo que se defiende, a la postre, la igualdad entre los mismos.

Por otra parte, de auténtica patada al lenguaje se puede calificar lo de usar la palabra «miembras» en su intervención. Desde ciertas instancias parece que se quiere extirpar el género neutro como forma de comunicación. Lo ven mal. Se considera sexista. No sé, pero, ¿la gente hablamos así? ¿Decimos «miembros y miembras»? ¿Será cuestión de acostumbrarse o sólo una moda más de las que vienen y van?

Ver Post >
La papeleta del transporte.
img
Jose Manuel Balbuena | 09-06-2008 | 08:00| 0

Nunca hay huelgas cómodas para un gobierno. Todas, en general, suelen producir bastantes quebraderos de cabeza. Ahora bien, cuando hablamos del transporte yo creo que los problemas se hacen aún mayores. La que hoy comienza gira en torno a la importante subida del combustible que, según se manifiesta desde el sector, les hace perder dinero en cada porte. Tal y como cuentan, firman contratos de un año con sus clientes y no tienen ninguna cláusula de revisión al alza por el coste del combustible. Piden, por tanto, un precio mínimo sobre el cual gire la contratación además de una serie de medidas de carácter social y económico (planes de jubilación especiales o líneas de crédito). Sin embargo, hay que reconocer que no es una negociación fácil para el Ministerio de Fomento. Primero, porque tendrían que intermediar en la relación transportista-cliente actualmente existente y segundo, porque del resultado de la misma irán colgados otros sectores (agricultura o pesca) que se ven afectados de la misma manera por el problema. Así, pues, mucho tendrán que negociar para buscarle una solución a un conflicto en el que están involucrados, no sólo los camioneros españoles, sino los de toda Europa.

Buena prueba de ello -de lo difícil de encontrar una solución satisfactoria- es la reivindicación de eliminar el céntimo sanitario. Como saben, algunas comunidades (entre ellas la nuestra) recargan un céntimo de euro por litro la gasolina con el fin de pagar la sanidad. Si se les impide dicha tributación, sin duda, sus finanzas se resentirán. Los presupuestos actualmente aprobados quedarán en papel mojado, puesto que, a todas luces, contemplan esta fuente como forma de equilibrio. Por ello, si se complace desde la administración central a los transportistas el agujero que pueden crear en las arcas autonómicas es de órdago. Tanto que tendrían que cederles otro impuesto para compensar. Como ven, nada fácil.

Ver Post >
Historia de un pequeño experimento.
img
Jose Manuel Balbuena | 06-06-2008 | 08:11| 0

Comencemos por reconocer que de la materia no soy ni mucho menos un experto, pero algo sé. Por tanto, seguro que algún amigo de Retorcida Realidad nos puede ayudar y aclarar algo más. Verán, por mi profesión veo bastantes recibos de la luz. Con ellos, normalmente, lo que tengo que hacer es cambiarlos de nombre o pagador e, incluso, a veces, darlos de baja o alta. Todo ello, pues, me ha dado una cierta experiencia a la hora de saber cómo y qué contratar. El otro día -a tenor de la subida en la tarifa eléctrica- comentábamos aquí algo sobre la nueva «tarifa social» que el Gobierno quería implantar. Por lo visto, ésta se va a basar en el consumo (pagará menos quien menos gaste), lo cual, por cierto, tiene bastante lógica y es el camino por el que hay que tirar. Sin embargo, lo que vamos a discutir hoy es si ese límite que imponen para entrar en ella (potencia máxima contratada inferior a 3 Kilovatios) es real o no, es decir, si esto es una medida más bien de cara a la galería o, efectivamente, va a tener alguna repercusión en el consumidor.

Pues bien, mi experimento consistió en mirar no menos de 20 recibos de la luz elegidos al azar. De ellos, sólo uno poseía una potencia contratada inferior a 3 KW y, por tanto, entraría en la misma. Los demás, o sea, la inmensa mayoría, iban desde los 3,5 hasta los 4,5 KW. Me pregunto, pues, ¿a quién va beneficiar la susodicha tarifa? Si el único recibo que pude constatar que poseía una potencia inferior correspondía a una instalación vieja y obsoleta, ¿puede un hogar normal vivir por debajo de los 3 KW? Si tenemos en casa unos electrodomésticos mínimos (nevera, lavadora, televisión, vitrocerámica…), ¿podemos entrar en dichos niveles de consumo? ¿Es verdad que se van a beneficiar unos 4,5 millones de hogares con dicha medida? ¿Por qué se eliminó la tarifa nocturna si representaba un importante ahorro para muchos consumidores?

Ver Post >
La teoría del trastero (o las candidaturas alternativas).
img
Jose Manuel Balbuena | 04-06-2008 | 08:05| 0

Últimamente observarán -a tenor del futuro congreso del PP, claro está – como la gente amaga, pero no da cara. Esto es, como parece que sí, pero es que no. Como quiero ser oposición a una lista oficial, pero me evaporo si insinúan mi presencia en otra. Y se preguntarán ustedes, ¿qué tiene que perder un político si hace eso, es decir, si decide dar el paso y presentar otra candidatura distinta a la oficial? ¿Supone algo, en definitiva, para su carrera política? ¿Hay un antes y un después? Bien, créanme cuando les digo que a lo que tienen miedo es a la «teoría del trastero». Es decir, a que los metan en un cuarto oscuro y los dejen allí olvidados ad infinitum. Quien se presenta a un congreso y luego resulta que no gana, empezará a ver cómo todo su mundo se tambalea. De repente, desaparecerá de las reuniones, el móvil no sonará y, posiblemente, cuando tenga que renovar su cargo, tendrá problemas. Los que antes le hablaban con normalidad, ahora dejarán de hacerlo. Saben que se ha apartado de la línea presidencial y, por tanto, tiene una cruz invisible que lo señala como si fuese un apestado. Puede que, con el tiempo, su situación mejore. O sea, que cuando la actual dirección vaya desgastándose aumente su posibilidad de volver a la actividad. Pero, así y todo, estamos hablando de un proceso que durará años. Y eso, lógicamente, nadie lo quiere.

Ejemplos hay muchos. ¿Quién se acuerda ahora de un tal Juan Morales que quiso ser oposición a Ovidio Sánchez? ¿No fue acaso el inicio de los problemas en el PSOE de Rosa Díez cuando perdió un congreso ante Zapatero? ¿Creen que si Juan Costa da el paso y se presenta todo seguirá exactamente igual? Lo que hay que pedirle a los políticos es cierta valentía, esto es, que su visión del partido no se límite únicamente a conservar su cargo y punto. Sí, ya sé que esto es fácil de decir aunque difícil de ver. Pero, quien quiere de verdad cambiar un partido, tiene a la fuerza que mojarse. Si no, al final, las cosas seguirán siempre igual.


Nota: quizá por todo esto que les estoy contando, no sé por qué finalmente Alicia Castro no presenta su candidatura en el PP asturiano. Pregunto: ¿tiene acaso algo que perder?

Ver Post >
La tarifa social.
img
Jose Manuel Balbuena | 02-06-2008 | 08:09| 0

El Presidente Zapatero descartó ayer una subida de un 11 por ciento en el precio del recibo de la luz. Desoye, pues, las recomendaciones de la Comisión Nacional de la Energía que así lo aconseja. Según dicho organismo, el coste del servicio, es superior a lo que pagamos realmente y, por tanto, debemos de ir actualizándolo hasta que se equilibre. Recuerden que, en un principio, la CNE habló hasta de subidas en torno al 20 por ciento pero el Ministro de Industria habló claramente de «incrementos poco razonables». Pues bien, lo más sorprendente no es que el mismo se sitúe al final sobre el 5 por ciento, sino el concepto de una nueva «tarifa social» que insinuó el Presidente. Según sus palabras, para éste y futuros incrementos, pretende crear un recibo rebajado que cubra a las rentas más bajas. Eso sí, ni definió qué se entendían como tales, ni cuál sería el mismo. En resumen, que es su intención plantear una suerte de progresividad en torno al consumo de la electricidad, lo cual, ciertamente, sería discutible en cuanto a la forma de aplicarlo.

Y es que, cuando hablamos de bienes energéticos, siempre debemos tener en cuenta qué concepto de progresividad debemos aplicar. Podemos, por ejemplo, subsidiar a una familia que tenga menos ingresos económicos y, sin embargo, su consumo de energía sea muy superior a la de los demás. Pregunto entonces, ¿sería acaso justo? Es decir, sería razonable no beneficiar a quienes más se esfuerzan por consumir menos independientemente de su renta. Imagínense aplicar el mismo criterio para el caso del petróleo. Que pusiésemos una gasolina más barata para ciertos niveles de renta y éstos se dedicasen a derrocharla, ¿sería acaso razonable?

Ver Post >
Ministros y crucifijos.
img
Jose Manuel Balbuena | 31-05-2008 | 11:36| 0

La verdad es que ni siquiera había reparado en ello. Sí, en lo de que en la toma de posesión de los ministros estuviera encima de la mesa una Biblia y un crucifijo. Siempre lo vi, la verdad, todo tan formal y educado que sería, no sé, como fijarme en qué traje llevaba el Rey ese día o si la Princesa Letizia iba de Dior. Algo, en definitiva, que para mí carece de valor. Sin embargo, el próximo martes parece ser que eso va a ser objeto de debate en el Congreso. A propuesta del diputado de ICV se someterá a votación el que esté presente o no en las ceremonias protocolarias ambos símbolos. Sostiene Joan Herrera que «se debe eliminar toda simbología religiosa como corresponde a un Estado aconfensional». Dice además «que esto sigue siendo la asignatura pendiente de España como Estado laico» y propone una pregunta inquietante (según él, claro está), «¿No tendría derecho un futuro ministro musulmán a exigir el Corán?».

Bien, vayamos por partes. Nunca escuché a ningún protagonista de la ceremonia, o sea, a los que van a ser nombrados ministros, protestar por el tema. De los actuales, todos, absolutamente todos, prometieron el cargo y, sin embargo, nadie dijo nada por tener un crucifijo o una Biblia delante. Es más, yo creo que si el protocolo oficial que viene desde un Real Decreto del año 79 sólo tuviese la jura como método, lo harían igual. Estarían encantados. Por tanto, ¿a quién molesta que existan tales símbolos si existen dos fórmulas para la toma de posesión? En cuanto a lo segundo, esto es, a lo de un ministro musulmán. Bueno, pues, si eso se diera le pondríamos el Corán y no pasaría absolutamente nada. Y si fuese judío y quisiese la Torá, también. En definitiva, que ya estamos muy maduros como para superar ciertas cosas sin mayores problemas…

Ver Post >
Preguntas flotantes.
img
Jose Manuel Balbuena | 29-05-2008 | 08:03| 0

Las preguntas que plantea el Lendakari Ibarretxe como base para su referéndum soberanista son una pura entelequia. Absolutamente alejadas de la realidad a la que dicen servir. Miren, sin ir más lejos, el texto de la primera. ‘¿Está usted de acuerdo en apoyar un proceso de final dialogado de la violencia si previamente ETA manifiesta de forma inequívoca su voluntad de poner fin a la misma de una vez y para siempre?’, no deja de ser un ejercicio de ingenuidad política. Casi un cuento para niños. Pensar, a estas alturas, que se puede dialogar con ETA es basarse en una hipótesis de dudosa veracidad. Creer que cualquier manifestación de ETA vaya ser cumplida por ella misma, es, cuando menos, difícil de aceptar. Basarse en que, si se dice sí a esta pregunta, ETA va a aceptar el resultado y poner fin a la violencia, no tiene muchos visos de realidad a tenor de cómo respeta las treguas o cualquier otro pacto que se ha intentado con ella durante los últimos 30 años.

Pero lo peor, a mí juicio, es volver a meter a la banda en política. Un fenómeno que debería estar fuera de dicho ámbito y tratarse únicamente como un acto terrorista más. Imagínense si el Presidente del Gobierno plantease un referéndum para que le apoyen en una hipotética liquidación final del GRAPO, ¿tendría acaso algún sentido? ¿No es lo que tiene que hacer en todo caso? ¿Qué diferencia existe entre la actual ETA y la banda terrorista del «camarada Arenas»? Ser el eje de la sociedad vasca sancionado a través de una consulta popular, es lo que siempre pretendió ETA. Dárselo no es acabar con un problema, sino empezar con otro más gordo.

Ver Post >
La medida Sarkozy
img
Jose Manuel Balbuena | 28-05-2008 | 12:06| 0

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, propone bajar el iva del petróleo en la Unión Europea para así rebajar el precio del litro de combustible. Lo hace, justamente, el día en que los agricultores y transportistas de su país han realizado manifestaciones como medida de presión. Bien, hay que decir que, de aplicarse dicha medida, estaríamos hablando de una rebaja aproximada de 20 céntimos de euro en cada litro, con lo cual, su precio final, rondaría el euro. No obstante, lo que debe uno preguntarse es si dicha propuesta es viable y, sobre todo, si tendría el efecto deseado a medio plazo. Sobre lo primero, es decir, si sería posible para los Estados renunciar a una fiscalidad que le depara múltiples ingresos, habría que verlo. El iva es el motor de la financiación dentro de la UE y, su recaudación, sirve tanto para construir carreteras como para financiar a las comunidades autónomas. Por tanto, no creo que nadie quiera quedarse sin los mismos máxime cuando estamos inmersos en una crisis económica.

En relación a lo segundo, esto es, al efecto que podría tener la renuncia a dicha fiscalidad en el mercado, se hace necesario analizar varios factores. Así, las causas por las cuales ha subido el crudo se pueden resumir en dos. Primera, una fuerte demanda de los países en crecimiento (China e India, por ejemplo) y segunda, un dólar débil que contribuye a hacer más barato la compra del barril para éstos. Estamos, pues, ante un escenario donde la fiscalidad tiene poco que ver. Si se baja el iva, ¿cuándo tardarían los países productores en aumentar el precio para cubrir dicho hueco? Si el precio se sitúa en 200 dólares el barril, ¿no se debe más bien a que en el cártel económico del petróleo se están aprovechando de ello limitando su producción?

Resumiendo, lo que deberíamos preguntarnos es por qué nuestros gobernantes, después de 30 años de la primera crisis del petróleo, no han buscado fuentes alternativas de energía. Por qué, en definitiva, Europa sigue siendo tan dependiente del petróleo como entonces.

Ver Post >
La tragedia de ser clase media.
img
Jose Manuel Balbuena | 26-05-2008 | 08:06| 0

Hace poco -viendo el reportaje de una televisión francesa- me dio por pensar lo siguiente. La temática mostraba cómo vivían varias familias y, junto a escenas de la vida cotidiana, también se intercalaban reflexiones personales acerca de su situación. En primer lugar una familia, digámoslo así, de extracción baja, daba su opinión. Decía que tenían salarios inferiores a la media, ya que, su nivel de cualificación laboral, no les permitía acceder a puestos mejor remunerados. Aseguraban que, gracias al Gobierno, poseían una vivienda de protección oficial, no pagan impuestos y, además, podían conseguir alguna que otra ayuda (educativa para sus hijos, por ejemplo) debido a su baja renta. En el polo opuesto, sin embargo, se encontraba otra familia a la que, gracias a su alto poder adquisitivo, le era indiferente lo que diera o no el Gobierno puesto que no lo necesitaba. Sus hijos iban a buenos colegios, podían utilizar la medicina privada a capricho y, cómo no, el tema de la crisis económica se la traía absolutamente al pairo.

Pues bien, lo que más me impactó fue el discurso de la clase media. Es decir, el de aquéllos (seguramente como usted o yo) que no se encontraban en ninguna de las dos categorías antes reseñadas. O sea, ni su nivel de ingresos era tan bajo como para poder entrar en los parámetros de ayuda, ni tan alto como para esquivar los baches de la economía. Bien, la familia de clase media francesa se quejaba amargamente en el reportaje de ser los más afectados por la crisis que estamos viviendo. Decían que, para ellos, los salarios estaban congelados, los impuestos seguían siendo los mismos y, además, no podían acceder a ningún tipo de ayuda, ya que, ingresos en mano, no les pertenecía. Piensen un poco si ese discurso no es efectivamente así, es decir, si quienes más sufrimos las crisis económicas somos los que formamos parte de esa inmensa mayoría llamada clase media y, sin embargo, los gobiernos, parecen no darse cuenta.

Ver Post >
Sobre todo circo.
img
Jose Manuel Balbuena | 24-05-2008 | 09:21| 0

Las imágenes que ayer se pudieron ver en la calle Génova (sede central del PP) fueron realmente bochornosas. Parecía más bien una manifestación de ultras ofendidos porque su equipo acababa de descender a segunda división, que militantes de un partido político. Músculos tensos, paraguas amenazantes, voces, gritos, insultos a políticos a los que apenas hace un par de meses habían votado… resulta todo un cóctel difícil de digerir para uno de los principales partidos de nuestro sistema. Y más cuando desde todos los lados se había utilizado, de forma falsaria parece, la máxima de «debate de ideas» como centro del Congreso que tendrá lugar. Habrá que cambiarla, visto lo visto, por la de «fuerza bruta», ya que, a todas luces, el cónclave popular tiene visos de llegar a ser una carrera de resistencia. Algo parecido, insisto, a cuando los malos resultados acompañan a un equipo de fútbol y los más radicales revientan el vestuario del equipo e insultan al Presidente con el objeto de que cambien las cosas.

Mal camino está tomando la crisis en el PP. Quizá, pienso, ahora se esté pagando el excesivo peso que determinados medios de comunicación tuvieron en su discurso. Quizá, quienes antes alababan y aplaudían a su líder hasta la extenuación, se le han vuelto en contra porque éste no ha seguido el guión que tenían establecido. Claramente, digo, a veces cierto tipo de alianzas tácitas resultan demoledoras.

Ver Post >

Últimos Comentarios

albertoperez 30-12-2017 | 18:44 en:
La gloria del empeño.
albertoperez 10-12-2017 | 10:17 en:
Vértigo me da.

Otros Blogs de Autor