El Comercio
img
Lucro cesante.
img
Jose Manuel Balbuena | 30-03-2008 | 20:21| 0

Me da por pensar lo siguiente. El viernes, el Secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, planteaba un panorama sombrío entorno a nuestras finanzas. Decía que el superávit del Estado ha disminuido en lo que va del presente año un 27% con respecto al mismo periodo del anterior. Y eso, claro está, lo justificaba cuantificándolo en una bajada de los impuestos directamente relacionados con el consumo como el IVA que cayó en un 8,2%, siendo, incluso, para las Pymes de un 16,6%. Bien, enlazo todo este tema con la reciente campaña electoral que hemos pasado. Si se fijaron, las propuestas de nuestros principales partidos, estaban basadas precisamente en eso, en favorecer al ciudadano mediante la bajada de impuestos y aumentar la economía de gasto social respecto al mismo. El PSOE, verbigracia, lo materializaba en la devolución de los famosos 400 euros que recibiremos cada ciudadano en junio, mientras que, para el Partido Popular, no debían tributar aquellos ciudadanos que ganasen menos de 16.000 euros al año. A eso hemos de sumar cosas como, por ejemplo, subir el Salario Mínimo Interprofesional o la diferente batería de ayudas (ora a la natalidad ora al alquiler de un piso), hasta cumplir unas previsiones de incremento de gasto de aproximadamente 22.175 millones de euros como consecuencia de las promesas electorales. Pues bien, la pregunta en este sentido es clara,¿cómo se va a pagar todo eso si en apenas 2 meses se han dejado de ingresar casi 3.000 millones de euros? ¿Cómo se puede afrontar todo este gasto si se prevé una merma recaudatoria cercana al 1% del PIB?

A esto hay que añadir, fíjense, que nuestras autonomías se financian de impuestos cedidos dependientes de la construcción (Impuesto de Actos Jurídicos Documentos y Transmisiones Patrimoniales, por ejemplo) y del IVA. En el primer caso, obviamente, huelga decir que su recaudación ha caído hasta en un 30% por mor de la crisis del sector. Y en el segundo, se habla de unas previsiones de aproximadamente 7.700 millones de recorte. Pues bien, aquí va otra pregunta, ¿cómo se piensan financiar leyes tan importantes como la de Dependencia si las fuentes de sus ingresos están disminuyendo?

En fin, que me lo expliquen…


Nota: no vale recurrir al superávit de años pasados puesto que, todo, al final, se agota.

Ver Post >
Hacer o no hacer: he ahí la cuestión.
img
Jose Manuel Balbuena | 27-03-2008 | 13:10| 0

Cuando un partido obtiene malos resultados en las elecciones, siempre se plantea un dilema. Consiste éste en saber cuál es la mejor fórmula para salir de la crisis. Así, hay quien opina que lo mejor es que las aguas se calmen y poder afrontar el futuro lejos del calentón electoral, mientras que, en cambio, hay quien piensa que los movimientos deben ser rápidos con el fin de evitar el inmovilismo. Bien, tenemos que decir que ambas tácticas pueden salir bien o mal. Que, en definitiva, no existe una solución mágica para afrontar estos difíciles periodos, puesto que, a todas luces, son muchos los intereses en juego. Pero, para verlo más claramente, veamos varios casos.

Caso uno. La continuidad saliendo a la palestra nada más terminar las elecciones con objeto de no dar sensación de vacío, o dicho de forma, no acrecentar la derrota dentro de su propio partido, fue la fórmula elegida por Mariano Rajoy para afrontar el día después y, por lo visto, parece haber funcionado. Como pueden observar, hasta ahora, repito, pese a que el congreso de su partido está bastante cerca (junio o julio, creo), no se han producido luchas intestinas ni puñaladas traperas algo que suele ser habitual en estos casos. Pocos han pedido una renovación de su figura y, más bien, al contrario, se han unido entorno a su persona. De momento, si la renovación se produce, será sin duda tranquila.

Caso dos. El Partido Popular asturiano, en la figura de su Presidente, utilizó esta misma fórmula después de las autonómicas del año pasado y, sin embargo, ha sido una bomba de relojería. Como pueden ver, ahora, todos los días, tenemos una noticia truculenta en cuanto a lo que está pasando en su interior. Y eso, ojo, que quedan más de 6 meses para su congreso. O sea, que al PP asturiano le queda una travesía muy dura y difícil por recorrer, ya que, la mar de fondo se prevé arbolada. Bien, pregunto, ¿podría haberse evitado todo esto con un movimiento rápido desde la dirección cambiando esa imagen del “todo va a seguir igual”? Pienso francamente que sí. La opción continuista de Rajoy no vale para este caso. Aquí, la sensación de inmovilismo frente a la derrota, es mucho mayor. De haberse transmitido la idea de cambio y renovación de verdad, probablemente, ahora, estaríamos hablando de un partido con ilusión, sin embargo, ya ven, sólo predominan los nervios.

Y caso tres. A modo de anécdota -y para que vean que a veces no sirve ni una ni otra teoría- les cuento lo que pasó con el CDS. Cuando este partido obtuvo una derrota electoral sin paliativos, sus sedes quedaron vacías la misma noche electoral. Los afiliados o simpatizantes cerraron la puerta (incluso dejando las llaves en el buzón) y se marcharon para casa. Una vez me contaron que la sensación de vacío fue tan aplastante que aunque llamases por teléfono, nadie lo cogía ni siquiera en la propia sede central de Madrid.

Ver Post >
¿Qué pasa con El Huerna?
img
Jose Manuel Balbuena | 25-03-2008 | 08:18| 0

Me cuenta un amigo que el domingo pasó una pequeña odisea en lo que comúnmente se llama “operación retorno”. Bien, me dice que, cada vez que se encontraba con uno de los puntos de peaje las colas eran eternas, de interminables kilómetros bajo un intenso frío. Pese a que era del todo previsible la avalancha de conductores, parece ser que la empresa concesionaria se vio completamente desbordada. A esto hay que sumar, como, desde mi butaca, pude ver por las televisiones del país a un camionero terriblemente cabreado. Afirmaba -no sin razón, por cierto- que le parecía imposible que una nevada en primavera pudiese colapsar toda una autopista de peaje hasta prohibir la circulación de vehículos pesados. Decía que, si un camionero alemán viese esto, se partiría de risa al ver como cuatro copos de nieve dejan a la principal vía de conexión con la meseta en fuera de juego. En fin, yo no sé qué está pasando con la autopista de El Huerna pero cada vez que paso la veo más deteriorada, descuidada casi en algunos de sus tramos. Entiendo que, toda la épica que se ha montado en torno a la supresión del peaje, no le ha favorecido en absoluto a la hora de su conservación. Piensen que es como si, siendo inquilino, te dice tu casero que no te va a renovar el contrato y que, es más, está viendo la manera de echarte del piso. Entonces, pues, ¿para qué vas a molestarte en pintarlo o hacerle las reparaciones necesarias si al final te vas a ir a la calle? No sé, en definitiva, si será éste o no el motivo por el cual, a todas luces, el mantenimiento de la autopista por parte de la concesionaria es más que deficiente. Pero, ora por la simple falta de sal ora por los baches, las cosas van a peor. 

Ver Post >
Confrontación versus cooperación.
img
Jose Manuel Balbuena | 22-03-2008 | 12:23| 0

Una de las consecuencias de las recientes elecciones será ver el camino que tomarán los nacionalismos a la hora de integrarse en la vida política española. Es decir, en si apoyarán de forma más o menos estable al posible gobierno de Zapatero. Tengamos en cuenta que, sus resultados en estas generales, no han sido ni mucho menos buenos y eso, sin duda, debería ser motivo de reflexión. CIU, por ejemplo, al final, se quedó como estaba, el PNV fue derrotado en toda regla por los socialistas y ERC consumó un desastre. En definitiva, que deberían haber tomado buena nota a la hora de ver si esa estrategia de confrontación continua con el Estado es la preferida por su electorado. En este sentido, quien primero parece haber movido ficha ha sido el PNV, ya que, a través de su Secretario General, acaba de abrir una cierta distancia con respecto al plan soberanista del Lehendakari Ibarretxe y su referéndum de autodeterminación. Lo cual, por cierto, no deja de ser una secuela de la política mantenida con Josu Jon Imaz quien, sin ningún tipo de ambigüedad, manifestó su deseo de abrir una línea de cooperación. Pues bien, cada vez que se pone encima de la mesa la independencia del País Vasco, le cuesta votos al PNV. En las anteriores elecciones al Parlamento Vasco, con una propuesta similar formulada por el propio Lehendakari, los nacionalistas perdieron cuatro diputados y, lejos de seguir un cauce de reflexión, volvieron a plantear un camino hacia posiciones maximalistas dando como resultado un diputado menos en estas generales. En fin, veremos cómo se presenta la legislatura pero ya es hora de que, algunos líderes nacionalistas y los sectores que le apoyan, se vayan dando cuenta de que sus propias bases no quieren seguir ciertos caminos.


Mientras tanto ETA, como han podido ver, sigue a lo suyo. Poco le importa el rechazo abierto que incluso tiene desde sus sectores más afines. El camino emprendido por la banda es un sinsentido absoluto que no parece defender otra cosa que lo que es ya un modo de vida: el de la violencia.

Ver Post >
El misterio del empleo.
img
Jose Manuel Balbuena | 17-03-2008 | 07:46| 0

Como habrán podido observar últimamente, mientras el desempleo a nivel español va creciendo como consecuencia de la desaceleración económica, en Asturias no ocurre lo mismo. Más bien, según los últimos datos que conocimos, el paro bajó en un 2,23%, lo cual, contrasta claramente con las cifras del Estado donde subió el 11,57%. Y, puestos a comentar, hay quien piensa incluso que estamos poco menos que ante todo un milagro económico, o que la famosa concertación social obra este tipo de cosas, o que, simplemente, somos una economía muy sólida y nos pasamos por el forro las cosas de la globalización. Pues bien, nada de eso. Pretendo arrojarles un poco de luz sobre el porqué nuestras cifras son mejores ahora que las de los demás, ya que, en su día, cuando el paro disminuía en toda España, también tardamos más en adaptarnos a una coyuntura favorable como la que se ha dado.

Miren ustedes, nosotros no estamos expuestos a una economía de libre mercado tal y como sucede en otros lugares. Es decir, la simple mecánica del mercado no sirve para explicar las grandes cifras de nuestra economía. Si pensamos que más de un tercio de la población se encuentra subsidiada (hablo de las prejubilaciones), junto a que tenemos una de las poblaciones más envejecidas de España (por tanto, pensionada) y que, ciertos colectivos como por ejemplo el emigrante, tienen mucho menos peso aquí que en otros lugares; tendrán la receta mágica por la cual no estamos todavía en una caída del empleo. Y, ¿por qué me refiero especialmente a la escasez de emigrantes como una de las causas de que nuestro paro no suba? Bueno, pues, porque, desgraciadamente, son los primeros en sentir las crisis económicas en sus propias carnes. Observen sino el caso de Madrid, donde, el 92% nuevos parados, pertenecen precisamente al entorno de trabajadores llegado con la emigración. Por otra parte, se hace necesario mencionar también el arrastre que tiene en nuestro paraíso natural todo lo relacionado con la inversión pública. Esto es, las grandes infraestructuras que está construyendo el Estado (autovía del Cantábrico, El Musel, Hospital Central, AVE, etcétera) hacen en cierta manera de blindaje ante los vaivenes económicos. Si gran parte de nuestro empleo está ocupado en la obra pública, lógicamente, no tiene por qué sentir tan pronto los efectos de la recesión. Si, encima, tenemos una de las poblaciones activas más pequeñas de España, tampoco podemos decir que ante una desaceleración nuestro paro aumentará inmediatamente debido a que somos menos trabajando. En definitiva, si quieren explicar un poco el porqué de este ir a contracorriente piensen que es como si tu vas en tren y los demás en coche: mientras haya gasolina irán más rápido, pero cuando ésta se vaya acabando…

Hay quien sostiene, además, que el peso de la construcción dentro del PIB es menor que en otros lugares y, por tanto, estamos mejor preparados para afrontar la pérdida de puestos de trabajo que por ahí puedan llegar. Bien, siendo esto cierto (a nivel español su contribución casi dobló a la que aporta en Asturias) también debemos señalar que el mismo no fue nada baladí, siendo, junto con los servicios, el gran motor de nuestra economía durante estos años. Si tenemos en cuenta que en otros lugares el paro dentro del sector aumentó nada más ni nada menos que en un 30% debido a la caída en venta de inmuebles, lógicamente, tendremos que pensar que este “tsunami” tarde o temprano acabará afectándonos. Que, en definitiva, no tenemos la vacuna para evitar una crisis de semejante calibre que está arrastrando a casi todas las comunidades, aunque, éstas, claro está, se encuentren metidas de lleno en el monocultivo del ladrillo. Estamos, pues, viviendo un pequeño espejismo que en pocos meses cambiará. Así que…

Ver Post >
La teoría del yogur.
img
Jose Manuel Balbuena | 14-03-2008 | 07:57| 0

En La Lupa, la tertulia de Canal10 en la cual participo, se produjo el otro día un debate interesante. Sostenían mis contertulios y amigos que, Mariano Rajoy, con su decisión de presentarse al congreso de su partido y, por tanto, renovar su liderazgo, hacía bien. Afirmaban que, cualquier movimiento justo después de terminar unas elecciones, produciría una desestabilización interna importante y, además, acentuaría la sensación de derrota dentro el partido. Bien, yo en solitario defendí que era necesaria una renovación. Para mí, pese a que Rajoy no ha sido ni mucho menos un mal candidato, creo que ha tocado techo. Su capacidad de sorprender a un Zapatero más consolidado que nunca, es ya casi nula. Piensen que, previsiblemente, la legislatura que se nos avecina tomará más o menos los mismos derroteros que la pasada. Es decir, temas como el terrorismo, el modelo de Estado o la economía volverán a estar encima de la mesa casi como en un calco de lo que hemos visto hasta ahora, por tanto, ¿qué puede decir Mariano Rajoy que no haya dicho ya? Ellos, en cambio, se aferraban a dos argumentos para rebatirme. Primero, las elecciones no han sido tan malas para el Partido Popular puesto que ha subido tanto en votos como en escaños. Y segundo, González o Aznar tuvieron que presentarse hasta tres veces para poder ser presidentes. Bien, yo considero bastante malo que el Partido Socialista, con todos los avatares de una legislatura tan dura, te siga manteniendo una distancia de 16 (ahora creo que 15) diputados, con lo cual, el resultado, para mí, deja que desear. Además, en el caso de González o Aznar, cuando llegaron al poder, fue por el cataclismo de los entonces partidos en el gobierno (UCD y PSOE) que en el primer caso desapareció y el segundo, obtuvo los peores resultados de su historia. Pregunto, pues, ¿es lógico pensar que en esta legislatura a Zapatero le va a ir tan mal como para hundirse? Si creo que el Partido Popular debe renovar su cartel electoral es porque también significa el dar por amortizada a toda una generación gloriosa para el mismo: la de José María Aznar. Miren si no cómo lo ha entendido Zaplana diciendo adiós antes de que se lo pidieran. Resumo, por tanto, toda mi filosofía en la teoría del yogur: los políticos y sus generaciones, al igual que el lácteo, tienen que tener fecha de caducidad.
————————-
Nota final: la foto pertenece a uno de los expertos del Ministerio de Economía que no pararon de repetir durante la campaña que la inflación estaba controlada y que bajaría en marzo: 4,4% la más alta en trece años.

Ver Post >
Los errores de Gabino.
img
Jose Manuel Balbuena | 11-03-2008 | 17:49| 0

Ya lo habíamos advertido desde esta misma tribuna: la decisión del Partido Popular de incluir alcaldes de relumbrón en sus listas era una mala estrategia. Se trataba, en definitiva, de desvestir un santo para, como se ha visto, no vestir ningún otro. Estas elecciones, más que nunca, fueron las de Rajoy y Zapatero, por tanto, lo demás, es decir, buscar a conocidos candidatos locales que intentasen tener tirón electoral, sobraba. En el caso de De Lorenzo sólo con verle la cara cuando compareció cerca de la media noche del domingo, se intuía que algo iba a pasar. Y pasó tal día como hoy renunciando a su acta diputado. Creo, sinceramente, que Gabino se equivocó en varios frentes a la hora de afrontar estas generales. El primero, considerarlas casi como unas municipales ovetenses, donde, lógicamente, están más acostumbrados a su particular manera de plantear los comicios. El segundo, improvisar día a día la estrategia de campaña hasta acabar, candidato y electores, totalmente enredados en discursos contradictorios que nada aportaban. Por ejemplo. Pidió que el AVE llegase en un tiempo récord desde Madrid, pero, a la vez, y como si fuese un tranvía, que tuviese continuidad hasta el aeropuerto. Incluyó el sorprende tema de la oficialidad del asturiano sin imposiciones (curiosa fórmula, por cierto), cuando, hace bien poco, hemos tenido unas autonómicas para discutir del tema. Y por último, no supo centrarse en lo que de verdad le estaba haciendo daño: la acusación manifiesta de su localismo en perjuicio de otras ciudades asturianas que una y otra vez repetían sus enemigos políticos. Resultado: 28.000 votos menos que los socialistas y una sensación de vacío aplastante dentro del partido. Ahora, el PP, afrontará un congreso más huérfano que nunca, pues, a corto plazo, no se ve un líder que saque al partido de este impasse. La operación Gabino y su consiguiente efecto ha muerto. Fin.

Ver Post >
Los vasos medio llenos.
img
Jose Manuel Balbuena | 11-03-2008 | 07:26| 0

Como en todas las elecciones casi todo el mundo ve el vaso electoral medio lleno. Bueno, todos, menos uno: Gaspar Llamazares presentó una dimisión “exprés” por mor de unos pésimos resultados. Pero, bien, vayamos por partes. En el PSOE tienen motivos para estar contentos. Han mantenido una distancia de 16 escaños con el Partido Popular y además han aumentado 5 respecto a la pasada legislatura. Miel sobre hojuelas, en definitiva. No era nada fácil enfrentarse a unas elecciones después de una legislatura tan dura y, encima, no sufrir desgaste alguno. Todo un éxito personal de su Secretario General el Presidente Zapatero, quien, como dijo a sus fieles desde una tribuna, no les ha fallado ni mucho menos. Para el Partido Popular, en cambio, la alegría era más bien comedida. Han aumentado en número de diputados (5 con respecto a la pasada legislatura) y redujeron distancias con respecto al PSOE en porcentaje de voto (apenas un 3,6%); pero han perdido las elecciones y, eso, lógicamente, es toda una losa. A partir de este momento desde el propio PP tendrán que replantearse estos 4 años de manera bien diferente a como estaba planeado. Tendrán, a la fuerza, que cambiar de estrategias, discursos y, quizá, sólo digo quizá, hasta de personas. Estamos, pues, ante una posible renovación dentro de su cúpula que no sabemos muy bien hasta dónde llegará, pero que, en definitiva, se hace necesaria. Por otra parte, como ya dijimos, el batacazo mayor se lo lleva IU que junto ERC quedan bastante maltrechas. A la primera, obviamente, le tendrán que hacer todo un “lifting” electoral para que se mantenga a flote y, a la segunda, pues bueno, quizá, esté pagando también su gobierno en coalición con el PSC. Además, como no, felicitar a UPyD porque han conseguido nada más y nada menos que 300.000 votos aunque eso sólo signifique un diputado y ver como CIU ha aumentado otro en un entorno de nacionalismo menguante. En fin, que, como ven, las elecciones han repartido alegrías y decepciones aunque, lo bueno de verdad, vendrá a la hora de formar gobierno puesto que va a resultar más bien complicado. Pero eso, como no, ya se lo iremos contando en Retorcida Realidad.

Ver Post >
¿Por qué?
img
Jose Manuel Balbuena | 08-03-2008 | 10:55| 0

No tengo la más mínima duda sobre las razones que llevaron al vil asesinato de Isaías Carrasco: influir en el proceso electoral y posterior legislatura. De una manera u otra la banda terrorista quiere sentirse protagonista. En esta etapa que finalizamos, y por mor de un atentado donde se jugó con su autoría, tuvimos que vivir una de las legislaturas más convulsas en la historia de nuestra democracia con el terrorismo etarra siempre como referente. Ahora -con esta irrupción salvaje que le ha costado la vida a una persona que estaba apartada de la política y sin protección- pretenden que sigamos por el mismo camino. Es decir, que tengamos su siniestra figura como eje central durante estos cuatro años que vamos a comenzar. Desde luego, es terrible pensar que cada vez que afrontemos unos comicios estos vengan condicionados por atentados terroristas. Que, en definitiva, la mecánica de ETA no sea otra que acabar con vidas de inocentes para que así el resultado electoral sea más o menos el que habían previsto. Sería, sin duda, una democracia secuestrada si contribuimos a ello el domingo. Por otra parte, permítanme que haga un comentario sobre la alcaldesa de Mondragón y los siete concejales de ANV. Si yo estuviera en su pellejo aprovecharía esta oportunidad para desmarcarme de esta sinrazón. Es, a mí modo de ver, su gran oportunidad para salirse de ese camino y abandonar definitivamente la justificación del terrorismo. Pero, créanme, tienen miedo, sí, un miedo atroz a contradecir la línea marcada por las pistolas porque si no, probablemente, los siguientes, serán ellos.

Ver Post >
El mito de la participación.
img
Jose Manuel Balbuena | 06-03-2008 | 13:11| 0

Me propongo desmontar una cierta leyenda que existe en torno a la participación electoral. Sí, porque, cada vez que hay unos comicios, unos y otros empiezan a hacer cábalas sobre si un grado de participación mayor o menor les beneficia o no. Es más, siempre se asegura que, una alta participación, favorece a la izquierda porque su electorado se moviliza mucho más; mientras que, al contrario, quien sale ganando es la derecha que obtiene réditos con la abstención. Falso. Miren el cuadro adjunto que les he confeccionado y observarán que, los dos cambios de gobierno que hemos tenido durante los últimos 15 años, han coincidido con las cifras más altas de participación. Además, observen que en el 96 se dio la menor abstención de los últimos años y que benefició precisamente al PP, ya que, gracias a ella, llegó al gobierno. En cambio, como saben, en los comicios anteriores, se dio también una alta participación pero para ventaja, en este caso, del PSOE. La conclusión, por tanto, no puede ser más clara: cuando se da una participación masiva (superior al 75 por ciento) pasan cosas. Es decir, hay cambios de gobierno puesto que el ciudadano tiene ganas de premiar o penalizar a alguna de las dos opciones. En cambio, la baja participación, siempre favorece al partido que se encuentre en ese momento gobernando (año 1993 el PSOE se mantuvo y en el 2000 los populares obtuvieron mayoría absoluta); ya que esto se interpreta como un signo de continuidad. En fin, veremos qué pasa el domingo, pero, recuerden, no existe una correlación directa entre quién sale más beneficiado con la participación por su simple adscripción ideológica.

ELECCIONES PARTICIPACIÓN RESULTADO
1993 66,40% El PSOE revalidó gobierno
1996 77,40% El PP llegó al gobierno
2000 69,98% Mayoría absoluta PP
2004 75,66% El PSOE obtiene el gobierno

Ver Post >

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 03-10-2017 | 14:34 en:
Desbordados.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor