El Comercio
img
La paja en el ojo ajeno y la viga…
img
Jose Manuel Balbuena | 20-01-2008 | 21:11| 0

El Presidente Zapatero se soltó a hablar de economía. Cosa, por cierto, que últimamente prodiga. El hecho tuvo lugar en un foro de expertos que su partido tiene para elaborar el programa electoral. Dijo que la economía norteamericana, más en concreto, su modelo, no le gustaba. Achacó la crisis de las hipotecas «subprime» (de baja garantía, recuerden) al sistema neoconservador que allí se aplica. Denunció, y así lo reiteró, que era un mal sistema y, por supuesto, no el suyo. Bien, dejando de lado las cuestiones ideológicas, digamos, que, los males de nuestra economía, son bastante parecidos a los de la del tío Sam. Del billón (con “b”) de euros que tiene prestado la banca, más del 60 por ciento está en relación con el ladrillo. Por tanto, si la economía norteamericana depende en exceso de éste hasta hacerla entrar en crisis por un excesivo endeudamiento, a nosotros nos sucede lo mismo. Ha sido llegar el parón inmobiliario y darse una pérdida de confianza que ha arrastrado incluso a la bolsa. Por otra parte, otro de los males más allá del Atlántico estuvo en el desaforado consumo debido a una política de tipos de interés bajos. Mirémonos al ombligo, puesto que, nuestra economía, no ha crecido debido a un frenesí exportador, sino más bien consumista y que se ha resentido por la subida de tipos. Estamos, pues, hablando de los mismos problemas aunque con consecuencias (de momento) no tan acentuadas. No obstante, quiero recordarles una cosa: cuando la economía americana estornuda, las del resto del planeta cogen pulmonía. Pues bien, bueno sería saber cuál es el modelo que aplicará el señor Zapatero en el futuro porque, hasta ahora, ha llevado el modelo liberal europeo (el mismo que el Partido Popular) ce por be.

Ver Post >
Di que sí, Paulino.
img
Jose Manuel Balbuena | 19-01-2008 | 08:10| 0

Que lo tuyo tenía enjundia. Mira que eligen tu letra en esa especie de “Operación Triunfo” que montaron los del COI y a los cinco días, los muy carcas, te la retiran de la circulación. Ellos que, con el notable propósito de que un grupo de personas en chándal lo cantasen, montaron toda esta parafernalia patriotera para un himno y, ahora, mira tú, te dejan en la ruina. No hay derecho. Porque lo tuyo, tal y como aseguraste, fue devoción. Te sentaste una tarde cualquiera, cogiste un lápiz y vino la inspiración así, de repente. Entre tu casa y la oficina del Inem en Majadahonda que por desgracia visitabas. Porque a ti, como señalaste reiteradamente en la única rueda de prensa que habías dado en tu vida, lo que te pone es la gente de la calle: el conductor de autobús, el panadero, la señora de la limpieza… Estos pijos del COI no saben lo que se pierden. ¿Qué tuvo críticas? Bueno, que se pongan ellos a componer uno a ver qué les sale. Si Gaspar Llamazares no paró de repetir que huele a Peman, ¿qué quería? ¿Qué hablases acaso del cambio climático y la deforestación del Amazonas? Si los nacionalistas criticaron que no citases la pluralidad territorial y otras zarandajas, ¿qué tenías que hacer? ¿Nombrar a las 17 autonomías una por una? Si alguno no entendía por qué cantabas a los verdes valles, ¿qué pasa? ¿No es lo más parecido a un campo de fútbol? ¿No era el jodido himno para los deportistas? Con dos cojones, sí, Paulino, con dos cojones, que lo tuyo fue amor a la patria y lo demás cuento. Que sólo pedías un trabajo por tu composición y algunos derechos de autor a cuenta del canon digital. Vaya país, Paulino, vaya país. Mira como trata a sus talentos…

Ver Post >
Arde Madrid.
img
Jose Manuel Balbuena | 16-01-2008 | 08:00| 0

La batalla por entrar en las listas al Congreso de Madrid ya tiene una víctima: Alberto Ruiz-Gallardón. Éste aseguró que dejaría la política después de los comicios, ya que, una vez más, sus aspiraciones no se han visto cumplidas. Digamos que en una tensa reunión, Esperanza Aguirre, su gran rival, le tendió una emboscada: dijo que también quería entrar en el Congreso. Bien, si Mariano Rajoy accedía, obviamente, ésta tenía que renunciar a ser presidenta de la Comunidad de Madrid, cosa, por cierto, impensable para el partido. Pero si le decía que no, producía inmediatamente una discriminación en favor del señor Gallardón con todas sus consecuencias. Pues bien, la solución fue salomónica: ni uno ni otro. Y es que, la señora Aguirre, le tiene tomada la medida al Alcalde. Sabe perfectamente cómo medir el tiempo y el tono de su ataque para desmantelar todas sus intenciones con propuestas envenenadas como ésta. Y es que, el señor Gallardón, para su desgracia, pertenece a una clase de político que vive constantemente bajo el síndrome de el “profeta y su tierra”. Es decir, no hace otra cosa que acumular victorias para su partido pero, sin embargo, nunca acaba de ser bien visto. Ahora, parece que su paciencia se ha agotado. Ha dicho que se va, aunque, claro está, todo dependerá de lo que ocurra en marzo. Porque, ante una nueva derrota, ¿no cambiaría de opinión y se postularía otra vez como sucesor del actual Presidente?

Ver Post >
A la rica subvención.
img
Jose Manuel Balbuena | 14-01-2008 | 07:13| 0

Este fin de semana me ha llamado particularmente la atención una noticia. La misma, cómo no, venía desde el inefable ministerio de Vivienda que, parece ser, se ha convertido en una especie de tómbola que reparte dinero público. Ahora, según el último anuncio de la Ministra, va a contribuir con 6.000 euros por para cada piso que los promotores no hayan podido vender. O sea, que una vez pasado un año y si, por la crisis inmobiliaria, el inmueble sigue en venta, le subvencionarán con esa cantidad para que lo pase al régimen de alquiler. A esto, hay que sumar que se podrá transformar la vivienda en VPO para así facilitar su venta y acogerse a todos los beneficios que ésta ofrece. Pues bien, está claro que el Gobierno tiene pavor a que el sector se desplome antes del 9 de marzo. Si eso pasase, esto es, si viésemos un crack en toda regla de más de una gran inmobiliaria tal y como señalan algunos rumores; sería bastante complicado de afrontar por su parte. Además, se hace necesario señalar que, el susodicho organismo, ha cerrado así el círculo y, prácticamente, cualquier ser con presión arterial tiene derecho a una subvención. Hace poco veíamos como, generosamente, éstas llegaban a los jóvenes en forma de ayudas al alquiler de 210 euros mensuales. Pero, por si esto fuera poco, tiene planes para familias que ganan hasta 30.000 euros, con lo cual, francamente, actúa como toda una madre protectora que cuida de sus hijos. Bien, yo pregunto, la desaceleración de los precios, ¿ha sido por obra del Ministerio o por el propio mercado al bajar la venta de inmuebles? Juzguen ustedes.

Ver Post >
En contra de la acumulación de cargos.
img
Jose Manuel Balbuena | 11-01-2008 | 07:02| 0

Como siempre que se producen unas elecciones generales se ven cosas que producen cierto sonrojo. O sea, actitudes que están fuera de tono y que, de una vez por todas, nuestra democracia debería erradicar. Así, lo mismo que para evitar casos de corrupción o incrementos desorbitados de patrimonio se tomaron medidas tales como, no sé, que los cargos públicos declarasen sus bienes antes y después de su entrada en la vida pública; en el caso de las compatibilidades debería de hacerse algo similar. Veo como, sin ningún pudor, se produce un mercadeo infumable de concejales que quieren ser a la vez diputados, diputados autonómicos que serán al mismo tiempo senadores, o alcaldes a los que le queda pequeño su puesto. Tomemos como ejemplo este último caso. El alcalde de Madrid, señor Ruiz Gallardón, quiere que su partido le incluya en la lista al Congreso. Bien, aparte de su legítima ambición política la cual no pretendo valorar aquí, yo pregunto, ¿se puede ser máximo regidor de la vida de más de 4 millones de personas y al mismo tiempo atender a las funciones de diputado? ¿Es que no es suficiente trabajo el de ser alcalde que hay que echar horas extra como diputado? Si yo hubiera votado en las elecciones del año pasado a cualquier cargo (concejal, por ejemplo) y ahora éste quisiese sumar uno más (diputado, sin ir más lejos), ¿no me sentiría acaso defraudado? ¿No pensaría que quizá una u otra responsabilidad la ejercerá a la ligera? ¿Por qué no puede reformarse la ley para que estas cosas no se produzcan y regenerar de paso nuestra política?

Ver Post >
Cuestión de confianza.
img
Jose Manuel Balbuena | 09-01-2008 | 13:55| 0

Uno tiene la impresión -por no decir la certeza- que la economía ya está en campaña. La visión que tienen unos y otros de este recién parido 2008 es antagónica. Para el Gobierno nuestra economía seguirá creciendo por encima de la media europea (alrededor del 3 por ciento) y la inflación se controlará (afirmación más que discutible, entiendo yo). En cambio, para la oposición, se han malgastado estos 4 años y no se han hecho las reformas necesarias para sobrellevar esta crisis que nos espera (tampoco han dicho cuáles serían, por cierto). Pues bien, lejos de todo este rifirrafe tengo claro que la economía, aunque sea una perogrullada, la hacemos los ciudadanos. Sí, cada día, cuando la sentimos en nuestro trabajo, escuchamos los comentarios del carnicero sobre sus ventas de este año, o a nuestro vecino diciendo qué tal le va en su negocio. Somos nosotros, pues, quienes mejor nos hacemos una idea de cómo van las cosas, puesto que, al fin y al cabo, la creamos. En este sentido, perdonen que haga este aparte, me hizo mucha gracia lo que pude ver en una televisión (no diré que fue Cuatro) hace poco. Según su teoría -y lo representaban con un gráfico- si decimos que las cosas van a ir mal, irán peor. Esto es, pese a que las hipotecas suban es mejor decir que no, de la inflación lo mismo y el paro mejor ocultar los datos si son malos. O sea, toda una teoría sobre como hacer un NODO. Pero, bien, volviendo al tema. Tengo la impresión que, al igual que el 2007 fue el año donde se constató el cambio climático, el 2008 será el de un cambio ciclo. Y motivos para sentirlo hay, ya que, la confianza -ese sentimiento invisible que produce movimientos económicos en las personas- está baja. Hay pesimismo y eso, francamente, se nota en la calle.

Ver Post >
Hiperrealismo educativo.
img
Jose Manuel Balbuena | 08-01-2008 | 07:59| 0

Vivimos tiempos donde lo que predomina es la imagen. Sí, cuanto más impactante mejor. Para denunciar la incompatibilidad de carretera y alcohol, por ejemplo, ya no vale sólo que se diga: hay que plasmarlo en un anuncio de un choque brutal con escenas de sangre, vísceras y muertos por doquier. Esto, lógicamente, también se ha trasladado al mundo de la educación. Para inculcar a los jóvenes que tal o cual conducta está mal o no es la adecuada, no sólo sirve ya la palabra paterna o de un docente, sino que también tiene que venir respaldada por un testimonio directo. Y cuanto más cruel, encarnizado o tortuoso; mejor. La consejería de Educación vasca va a poner en marcha un plan por el cual, jóvenes de la ESO, escucharán a víctimas del terrorismo de ETA y los GAL. Pretenden con la medida sensibilizar a los adolescentes sobre el dolor que produce el terrorismo a sus víctimas con testimonios de “gran impacto”. Bien, yo pregunto, ¿es que para demostrar las consecuencias de una violación es necesario que lo cuente una víctima? ¿Es que acaso la moral de un individuo -ese mecanismo por el cual te alejas y repudias ciertas conductas- tiene que activarse de semejante manera? ¿No produciremos una especie de aislante con tanto abusar de este nuevo hiperrealismo adoctrinador? No sé, pero piensen que todo llevado al exceso suele producir el efecto contrario. La primera vez que vimos un anuncio donde se reproducía de forma fiel un accidente de tráfico nos conmovió, pero, ¿y ahora? ¿Es lo mismo?

Ver Post >
¿Fue para tanto?
img
Jose Manuel Balbuena | 03-01-2008 | 08:03| 0

Vaya mal que le ha sentado al Gobierno la concentración que se produjo en Madrid “por la familia cristiana”. Comenzó el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, pidiendo una rectificación a la cúpula de la Iglesia por afirmar que «el ordenamiento jurídico español está dando marcha atrás respecto a la Declaración de Derechos Humanos». Desgranemos estas primeras declaraciones. «Cuando gobernaba el Partido Popular la ley del aborto era la misma que ahora». Cierto. «Sus políticas, no fomentando el uso del preservativo, llevaron a que se incrementara el número de abortos». Tontería supina. «Con esta jerarquía a muchos cristianos, yo mismo lo soy, nos dan ganan de borrarnos». Bueno, en fin, ¿es que hay que afiliarse a la Iglesia Católica para luego darse de baja? ¿Es qué tiene acaso listas de inscripción? «La concentración sólo defendió a la familia tradicional». Bien, es que para la Iglesia -guste más o menos- es la que existe. Esa división entre tradicional y nueva, sólo tiene sentido a los ojos de algunos (no de la Iglesia, claro está). «Si quieren hacer política están en su derecho de hacerla, pero lo que tienen que hacer es presentarse a las elecciones». Bueno, las críticas o desacuerdos no tienen por qué llevar a formar un partido político para presentarse a las urnas. Entonces, digo yo, todos tendríamos que fundar uno. Porque, vamos a ver, si esas mismas críticas viniesen, por ejemplo, de los sindicatos, ¿les invitaría a que se presentasen a las urnas? ¿Les retaría de semejante manera? A esta primer reacción se unió ayer el Presidente Zapatero en Huelva diciendo que, «no se va a dar un paso atrás, sino un paso firme y seguro hacia delante». La dirección de su partido hizo público un comunicado titulado “Las cosas en su sitio”. El presidente de la Junta de Andalucía aseguró que, «las familias españolas no tienen un concepto tan integrista, arcaico y ultraconservador que tienen algunos obispos». Y a todos ellos se unieron en declaraciones varios ministros como el de Exteriores, la de Vivienda y el de Justicia. En fin, yo pregunto, ¿de verdad fue para tanto? ¿Fue de tanta gravedad lo que allí se produjo como para desencadenar semejante reacción?¿Creen ustedes que el ciudadano de a pie se sintió agraviado de semejante manera por el acto? ¿No hubiera pasado incluso hasta desapercibido si no se hubiese contestado de esta manera?

Ver Post >
Todas las ausencias.
img
Jose Manuel Balbuena | 31-12-2007 | 08:23| 0

La Navidad está llena de mensajes contradictorios. Formas de verla, digámoslo así, dispares y a veces chocantes. Hace poco podíamos ver a un obispo vasco (no recuerdo el nombre) señalando la ausencia de seres queridos en Nochebuena. Decía -y aquí comienza la polémica- que muchas familias vizcaínas sentirían la falta en la mesa de un ser querido por encontrarse éste en la cárcel (en clara referencia, claro está, a los presos de la banda ETA). Si bien antes había mencionado el dolor de la víctimas, yo pregunto, ¿es comparable acaso el sufrimiento de quienes saben que su ser querido está lejos con aquéllos que ya conocen que nunca volverá? ¿Puede acaso si quiera asimilarse su dolor? Por otra parte, un portavoz batasuno acusó al Gobierno de asesinar a un familiar de preso etarra que, desgraciadamente, murió en accidente de tráfico al ir a visitarlo. Bien, ¿puede equiparse un fatal accidente con la muerte de dos ciudadanos en el atentado de Barajas? ¿Puede compararse un coche y una carretera con una pistola en la nuca? Todas las ausencias, créame, no tienen el mismo valor.

Ver Post >
El abuso del derecho de huelga.
img
Jose Manuel Balbuena | 28-12-2007 | 08:11| 0

No sé si vieron ustedes las imágenes que ayer se distribuyeron sobre la huelga de limpieza en el metro de Madrid. Después de más de once días, lógicamente, la basura se acumula hasta formar una montaña más alta que el Everest. Ver a los usuarios pasar con la nariz tapada, cara de asco y pegando patadas a los papeles o recipientes amontonados es todo uno. Hasta ahí, la verdad, no nos debería de sorprender. En todas las huelgas de este tipo se producen situaciones similares. Lo hemos visto en hospitales, calles o cualquier tipo de establecimiento. Lo sorprendente -y aquí está la clave del asunto- fue ver a un tipo llegar con una botella de aceite en la mano. El encapuchado, sin ningún pudor, vertió su contenido por toda la entrada del metro, o sea, los tornos que regulan el paso, y, como pueden suponer, el resultado fue desastroso. En el vídeo se podía ver como dos personas de avanzada edad caían al suelo de bruces por el correspondiente resbalón. Otras, en cambio, para evitar el patinaje involuntario, saltaban los controles con riesgo de obtener el mismo destino. En fin, como comprenderán uno entiende el derecho de huelga de los trabajadores. Es más, puede aguantar cortes de tráfico, retrasos en medios de transporte o, como en este caso, suciedad. Ahora bien, jugar con la integridad de las personas ya es otro tema. Imagínense si este tipo de protesta se populariza, ¿quién cogería un avión sabiendo que por la huelga de controladores estos podrían sabotear el vuelo? Pues bien, como estamos en Navidad pensemos que esto sólo fue un exceso que, por cierto, le ha costado la concesión a la empresa contratada. Por lo demás, desearles una feliz Nochevieja y próspero Año Nuevo.

Ver Post >

Últimos Comentarios

albertoperez 10-12-2017 | 10:17 en:
Vértigo me da.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor