El Comercio
img
Homínido al descubierto.
img
Jose Manuel Balbuena | 25-10-2007 | 09:03| 0

Sólo con ver por televisión las reacciones del sujeto que perpetró una agresión racista contra una joven ecuatoriana, uno se da cuenta de su culpabilidad. Ante las insistentes preguntas de los periodistas sobre si se consideraba racista, la primera vez se mostró tranquilo. Repitió que no, que él no era racista ni nada de eso, que no tenía nada que ver. La segunda, en cambio, subió el tono de voz. Desafió a la cámara y volvió erre que erre con su argumentación de chico bueno. Y a la tercera… estalló. El homínido que lleva dentro salió de forma impetuosa. Las venas de su cuello se hincharon, los puños apretados, la voz irritada por la ira. Gritó una y otra vez ante los micrófonos que no era racista, que eso era cosa de los periodistas. Para él, todo se justifica porque estaba borracho y ni siquiera recuerda lo que había hecho. Cuando, ya saben, como dice el aforismo, los niños y los borrachos siempre dicen la verdad. Hacen, en definitiva, lo que llevan grabado en su interior. En fin, no merece mucho más comentario que el repudio total y absoluto hacia semejante individuo. Por otra parte, mal. Muy mal la fiscalía de Barcelona por no darse cuenta a tiempo de la gravedad de los hechos. “Justicia tardía, justicia baldía”, que dice el refrán.

Ver Post >
Ser juez.
img
Jose Manuel Balbuena | 24-10-2007 | 09:21| 0

A mí, con ciertas matizaciones, no me parece mal la propuesta que realizó el ministro de Justicia sobre la reforma del sistema de acceso a la judicatura. Es un hecho, sólo hace falta darse una vuelta por los juzgados, que el número de jueces es insuficiente. Cada día, no sólo se tienen más pleitos, sino que además se crean juzgados específicos (para temas de alquiler, por ejemplo). Que una persona lleve cinco años y medio de su vida preparando oposiciones, hombre, la verdad, desanima. Que esto es una causa por la cual han bajado a casi la mitad el número de opositores, también. Ahora bien, “pescar”, como dice el Ministro Bermejo,”en los mismos caladeros que los despachos de abogados”; es más discutible. No entiendo muy bien porqué, según pretende con su reforma, sólo opten a la carrera judicial los mejores expedientes académicos. Estos, a la postre, demuestran que tienen una gran capacidad de estudio y, si quieren, son los más aptos a la hora de practicar la docencia. pero, claro, nada tiene que ver eso con la vida laboral. Seguramente, entre expedientes medios, también se encuentren estupendos jueces que, quizá no tengan notas muy altas, pero sí la habilidad de comprender e impartir justicia. Puede, digo yo, que la clave esté en acortar el proceso de oposición para que, entiendo, todo el que quiera, pueda presentarse. Por lo demás, cosas comentadas por el Ministro como “Me gustaría que pasasen un tiempo en los servicios de urgencia de los hospitales para que se den cuenta del valor de la vida”, en fin, forma parte de sus “mundos de Yupi”.

Ver Post >
Monseñor Setién.
img
Jose Manuel Balbuena | 23-10-2007 | 08:55| 0

El polémico obispo, según sabemos desde hace poco, acaba de sacar un libro sobre sus vivencias dentro del conflicto que vive Euskadi. De la entrevista previa, publicada este fin de semana por un diario madrileño, pueden sacarse cosas interesantes que dan idea de cómo, todavía, a fecha de hoy, algunos ven la situación. Cuando le preguntan sobre ETA y sus motivaciones dice textualmente, “En el fondo, los miembros de ETA son revolucionarios”. Palabras que, desmenuzando la información, utiliza para responder a una pregunta sobre dónde hunde sus raíces el terrorismo. La idea, por otra parte, no es nueva. Casi todos sabemos que, después de la independencia, el siguiente paso por parte de los terroristas será imponer un sistema totalitario donde se tendrá que pensar, hablar y vivir como ellos digan. No dudarán en usar las cárceles -cuando no el asesinato- para lograrlo. Y eso, por lo menos a mí, me parece bastante claro. Ahora bien, me sorprende que José María Setién no diga nada sobre cuál es el significado de una revolución. Normalmente, las mismas se solían producir por dos motivos: uno, las desigualdades sociales y dos, la falta de libertad. Cuando, en pleno siglo XXI, alguien plantea que en el País Vasco se presentan cualquiera de las dos razones antes aludidas, pues, la verdad, se queda bastante falto de argumentos. Pensar que, hoy en día, en cualquier país de Europa, unos visionarios tengan un modelo de sociedad mejor que el actual, da pavor. Pero, para que vean por dónde van a ir los tiros del nuevo libro del ex obispo de San Sebastián, aquí les dejo otro comentario. Dijo: “Yo no quiero para Euskadi la unicidad de la nación española”. Juzguen ustedes.

Ver Post >
Burócratas hasta la médula.
img
Jose Manuel Balbuena | 22-10-2007 | 09:15| 0

La idea de Europa está profundamente desvirtuada. Ahora mismo, parece la quintaesencia de la burocracia. Lo que en principio comenzó como el desarrollo de un espacio de libertad y crecimiento económico, está resultando ser un conglomerado que se mantiene completamente alejado del ciudadano. Ni lo mira de reojo. Lo último: el tratado que se aprobó en la madrugada del viernes. Recuerden que, por haber fracasado la Constitución Europea, la Unión se encontraba en una especie de “impasse” que duraba ya casi dos años. Esto se solucionó mediante un tratado que, según palabras textuales de sus redactores, “resulta incomprensible para el ciudadano y sólo apto para expertos”. Bien, con estas premisas, ¿cómo quieren que nos enteremos de algo? ¿Para qué nos hacen votar un texto que luego -me refiero a la bobalicona constitución- dejan arrumbado en una esquina? Hay cosas dentro de Europa que siguen sin funcionar. Véase, por ejemplo, la política exterior. Cada vez que existe un conflicto (mírese el caso de la guerra de los Balcanes, o la pugna hispano-marroquí por la isla de Perejil), acaba solucionándolo Estados Unidos. Sólo veo en el actual Parlamento Europeo a un grupo de señores que cobran mucho (en el caso español más de 12 millones de las antiguas pesetas), tienen privilegios (dietas a tutiplén, por ejemplo) y, al final, no hacen nada (se pasan la mitad de la semana en sus respectivos países). O se reforman las instituciones de verdad, o la idea de Europa tal y como una vez fue acabará devorada por el funcionamiento de la maquinaria burocrática.

Ver Post >
Cifras caprichosas.
img
Jose Manuel Balbuena | 19-10-2007 | 09:13| 0

Dejé de creer en las estadísticas el día que entró el euro. De repente, un periódico pasó a costar 166 de las antiguas pesetas y, a un simple café, le pasó lo mismo. Sin embargo, el Instituto Nacional de Estadística mostró durante aquel año un IPC similar al del anterior. Con las encuestas electorales sucedió algo parecido. Un buen día comenzaron a fallar y, hasta ahora, no han parado. Es más, para no equivocarse las empresas del ramo muestran horquillas tan amplias que es imposible equivocarse. Dicen, por ejemplo, que tal partido obtendrá entre 100 y 120 diputados, con lo cual, ante semejante holgura, el pronóstico no te sirve de nada. Pero el caso que me ocupa es el del Ministerio de Vivienda. Allí tienen una especie de observatorio que a veces muestra cosas chuscas. Por ejemplo, hace unos meses señaló que el precio medio del alquiler en Asturias estaba en 273 euros. Cosa que, obviamente, si hablamos de un teito de Somiedo, puede ser, pero si se trata de una vivienda no: es de casi el doble (sobre 450 euros). Ayer se nos mostraba que el precio interanual de la vivienda en nuestra comunidad había subido un 8,5 por ciento. Cosa que, viendo las dificultades que tienen los vendedores, las entidades de crédito y, en general, el sector ante un parón generalizado; resulta cuando menos dudoso. Que la vivienda sigue estando muy cara, sí, pero que no está subiendo a ese ritmo también. Miren como será la cosa que hasta una iglesia madrileña, la de la foto, no encuentra comprador…

Ver Post >
Todos los nombres.
img
Jose Manuel Balbuena | 18-10-2007 | 09:34| 0

A mí que el señor Carod Rovira quiera que le llamen Josep Lluis me parece bien. Está en su derecho. Tiene toda la razón en que es así y punto. No podemos objetarle nada. Ahora bien, supongamos que el programa donde denunció los supuestos prejuicios hacia su nombre se hubiese realizado en Inglaterra. Que una ciudadana de aquellos lares -entre otras cosas porque tendería a pronunciarlo en el idioma que conoce- le hubiese dicho, “Señor Joseph”. Me pregunto, ¿le hubiese parecido tan mal acaso al vicepresidente? ¿Hubiera montado en cólera y sacado a colación que los españoles (en este caso los ingleses) no entienden a Cataluña? A mí me parece que, la inocente traducción que hizo un ciudadano con su nombre, sólo fue la excusa perfecta para sacar a la palestra ese discurso que lleva dentro: el odio hacia todo lo español. El mismo, casi una obsesión, no podía dejar pasar la ocasión de mostrarse en horario de máxima audiencia ante quien, según él, les agravia, oprime y no deja desarrollarse a Cataluña como país independiente. En fin, allá cada uno con sus delirios. Seguro que los suyos le han vitoreado hasta la saciedad. Yo, puestos a poner nombres, hubiese hecho la pregunta pertinente comenzando por, “Señor pelanas”.

Ver Post >
Crónica de un desencuentro.
img
Jose Manuel Balbuena | 17-10-2007 | 09:23| 0

La reunión de ayer entre Zapatero e Ibarretxe dio para poco. Presidente de Gobierno y Lendakari se dijeron a la cara, suponemos, lo que ya se habían transmitido por los medios de comunicación. Quizá, a la hora de comentar, se aprecian dos cosas interesantes que bueno sería resaltar. La primera fue esa manía que han adquirido algunos (Lendakari a la cabeza) de comparar el proceso de Irlanda del Norte con el País Vasco. Resulta sorprendente que una provincia a la que se le suspendía la autonomía política al mínimo traspiés, estaba invadida por el ejercito inglés y, encima, tenía tras de sí un conflicto religioso; pueda ser homologable a la mayor autonomía de Europa. Recordemos que, hoy por hoy, ninguna región europea, ni siquiera los “Länder” alemanes, gozan de tanta capacidad de autogestión. Por tanto, cuando el Lendakari nos habla de un pacto a lo “Downing Street” resulta cuando menos absurdo, puesto que, allí, se sentaron las bases para una normalización política que en Euskadi ya se da de sobra. Pues bien, la segunda parte vino por el argumento utilizado para justificar el diálogo sobre su referéndum. Dijo, “Si el Gobierno se ha sentado con ETA, ¿por qué no lo iba a hacer con nosotros?”. Y quizá, ahí, esté uno de los mayores errores del Ejecutivo: dar la imagen de que con la banda terrorista se podían negociar cuestiones políticas. Ese ambiente que se creo sobre lo de las dos mesas, una política y otra para cuestiones terroristas, dañó tan profundamente al Gobierno que, ahora, fracasado el plan, se lo echan en cara. En fin, seguimos igual.

Ver Post >
Serias dudas.
img
Jose Manuel Balbuena | 16-10-2007 | 09:45| 0

La concesión del Premio Nobel de la Paz al ex vicepresidente Al Gore me genera cierta inquietud. Supongo que la Academia Sueca habrá querido también premiar a todos los que denuncian y luchan contra el cambio climático en general. A, en definitiva, miles de científicos y ciudadanos anónimos que, desde tribunas más o menos conocidas, vienen mostrando al mundo los efectos del calentamiento global sobre el planeta. Porque, en el caso concreto del señor Gore, la historia que tiene tras de sí como dirigente político no le avala en absoluto. Mientras ostentaba uno de los cargos más influyentes del mundo para luchar contra el mismo, a la sazón, vicepresidente del país que más contamina, fue incapaz si quiera de firmar el protocolo de Kioto. Es más, cuando vio las orejas al lobo, o sea, que su cargo era puesto en cuestión por ser la materia casi de defensa nacional, dio marcha atrás. Tuvo que perder las elecciones contra Bush por apenas 500 votos para que le viniera esta, llamémosla así, conciencia ecologista sobrevenida. Si, por una casualidad electoral, ahora fuese Presidente de Estados Unidos, ¿pondría en práctica la reducción de gases contaminantes que tanto predica en su país? ¿Se enfrentaría contra las todopoderosas multinacionales ratificando dicho protocolo? Tuvo que ser tras rodar un documental sobradamente conocido cuando tomó dicho camino. Ahora, con todos los premios en el bolsillo, parece que su imagen se relanza como futuro candidato demócrata a la Casa Blanca. Pregunto, ¿cuánto hay de verdad en todo esto y cuánto de un político que quiere volver al candelero? Leo, además, que cobra 150.000 euros por conferencia y, por si fuera poco, nuestro Gobierno quiere comprar 30.000 copias del referido documental para distribuirlo entre los escolares. Vuelvo a preguntar, ¿está haciendo también negocio?

Ver Post >
Pobre Venezuela.
img
Jose Manuel Balbuena | 15-10-2007 | 09:20| 0

A mí me da pena la situación en la que se encuentra. Muchas de sus grandes personalidades, tanto a nivel artístico como laboral, han tenido que emigrar. La razón: su falta de libertad. El Presidente Chávez se ha encargado de ahogar cualquier atisbo de oposición de la manera más tajante: reprimiéndola sin contemplaciones. Un día cualquiera cierra un canal de televisión, prohíbe conciertos, o compra armamento bélico para fomentar un militarismo rampante que pretende trasladar a toda Sudamérica. El giro copernicano que ha dado la política en ese país ha sido espectacular. Ahora, el modelo a seguir, es Cuba. Todo lo relacionado con la isla causa fascinación. Es más, se quiere imponer un régimen revolucionario de la misma hechura cueste lo que cueste. Vean si no como un día sí y otro también se reúnen sus dirigentes. Ahí los tienen, maestro y aventajado alumno, juntos y revueltos hasta la muerte. Pobre Venezuela, digo, un día se despertará y verá que su sueño bolivariano se ha convertido en amarga pesadilla. Las cárceles se llenarán de disidentes, la comida estará racionada y, ese tirano disfrazado de Presidente, buscará la manera de perpetuarse en el poder por los siglos de los siglos. Pobre Venezuela…Nota: lo que tienen en la mano no es lo que parece (aunque de estos personajes, la verdad, podría ser), se trata de la daga de Simón Bolivar.

Ver Post >
Matar por matar.
img
Jose Manuel Balbuena | 10-10-2007 | 09:17| 0

Convendrán conmigo que la demencia terrorista sólo buscaba una cosa en el atentado de ayer en Bilbao: sangre. Si se ponen a pensarlo un poco, el poner una bomba lapa a un escolta de una empresa privada, o sea, a un trabajador, es como, no sé, intentar asesinar a un cartero, o a un conductor de autobús, o a un barredero cualquiera. Tampoco cabría la posibilidad de que la razón hubiese sido por su condición de militante del PP, puesto que, ahora sabemos, que estaba afiliado en Zaragoza y, por tanto, difícilmente podrían conocer este dato los criminales que la colocaron. Más aún, el artefacto no fue instalado en el asiento que ocupaba, sino en el que correspondía al concejal del cual hacía funciones de guardaespaldas. Pues bien, entonces, podría estar claro que el objetivo sería éste último, es decir, el concejal del PSE que vigilaba habitualmente. Pero, hete aquí, que estaba de vacaciones y, obviamente, ya me dirán qué clase de atentado se puede perpetrar cuando la víctima ni siquiera está. Cabría entonces -retorciendo aún más la malvada mente criminal de sus agresores- pensar que, la bomba adosada al asiento trasero del coche, esperaría pacientemente a que volviera el objetivo para así cumplir su misión. Pero, según la policía, ETA conoce perfectamente que dichas bombas estallan con el movimiento. Esto es, cualquiera que hubiese utilizado ese coche sufría a la fuerza el atentado. Sólo cabe, pues, una razón para esta nueva barbarie: necesitaban matar y les daba igual a quién.

Ver Post >

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 03-10-2017 | 14:34 en:
Desbordados.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor