El Comercio
img
Un cúmulo de ausencias.
img
Jose Manuel Balbuena | 04-12-2007 | 11:33| 0

La manifestación que se producirá hoy en Madrid con el lema «Por la libertad, para la derrota de ETA», traerá cola. Sí, porque tal parece que nadie significativo quiera comprometerse con ella. El Presidente del Gobierno no acudirá porque, según su propio partido, nunca ha asistido a ninguna desde que lo es. Ahora bien, por un motivo más que justificado como éste, tampoco estaría de más que rompiese la norma. Más bien -y siendo mal pensado- es como si temiese a los silbidos y abucheos de algunos asistentes. Mariano Rajoy, pues, a esta hora, se lo está pensado. Sí parece que se ha desmarcado de la postura de la Asociación de Víctimas del Terrorismo y eso ya es significativo. A ésta, a la AVT, sinceramente, no la entiendo en absoluto. Hace unos días salía en manifestación para reclamar precisamente la ilegalización de ANV y PCTV, junto con la revocación por el Parlamento del permiso para la negociación con la banda terrorista. Ahora, quizá más cargados de razón que nunca, dicen que no acudirán porque, entre otras cosas, ponen como condición que se pongan en práctica sus exigencias. En definitiva, parecen seguir cada vez más por la vía política como guía en sus reivindicaciones. A todo este caos ha contribuido definitivamente las bochornosas imágenes que ayer se produjeron en algunos consistorios. Más que cinco minutos de silencio, la verdad, aquello parecía cinco minutos de improperios. Y, claro, con semejante paisaje delante de las narices, nadie se atreve a dar la cara por dos jóvenes, recuerden, que perdieron su vida uno y el otro está en coma por el atentado.

Ver Post >
Triste domingo de invierno.
img
Jose Manuel Balbuena | 02-12-2007 | 19:23| 0

Sobre el atentado que costó la vida a un muchacho de 24 años y a otro lo tiene en coma, poco se puede decir. Solamente, pienso, condenarlo y repudiar a sus autores. Ahora bien, de cómo se produjo y las reacciones posteriores que se han sucedido, sí cabe comentar algo. Miren si no.

Uno. A veces el destino es cruel con las personas. ¿Quién le iba a decir a los dos guardias civiles que parar a tomar un café les iba a costar la vida? Fíjense que Interior señala que el hecho fue casual, o sea, que se encontraron de frente con sus verdugos y estos, en vez de huir, se dedicaron a asesinarlos. La verdad, penosa coincidencia, aberrante reacción.

Dos. Es de esperar que el Estado francés actúe con contundencia. Un país vecino y socio no puede permitir que unos terroristas, no ya sólo campen por su territorio, sino que lo utilicen para perpetrar atentados. Hasta ahora, la respuesta de Francia ha sido impecable, lógicamente, con este asesinato, aún lo será más. Les recuerdo que uno de sus objetivos es precisamente ocupar esos territorios, el otro, como saben, Navarra.

Tres. La respuesta unánime y sin fisuras de todas las fuerzas políticas ha sido lo más positivo del fin de semana. No es el momento de discutir, ni de dividirse. El objetivo común, derrotar a ETA, es compartido por toda la sociedad. Ya habrá tiempo de ver qué se ha hecho mal y qué bien. Por el momento, bien nuestra clase política.

Y cuatro. Hace unos días, a tenor de la construcción el AVE vasco, se pudo saber que la banda terrorista y sus compinches practicaban amenazas continuas contra las empresas y sus trabajadores. Uno de las contratas, asustada por el cariz del asunto, decidió retirarse por considerar la situación insostenible. El hecho -absolutamente habitual en la sociedad vasca- ha llevado a que, cuando algo no les gustaba (ora un trazado, ora una infraestructura cualquiera), acababan por amenazar y amedrentar a quienes se les ponían por delante (la central de Lemóniz o alguna que otra la autovía son algunos ejemplos). Como pueden ver el cambio que pretenden estos iluminados, no sólo es político, sino que también afecta hasta una simple línea de tren. La última banda terrorista de Europa es así: sádica en sus formas, perversa en sus intenciones hacia la sociedad que dice proteger.

Ver Post >
Ni contigo, ni sin ti.
img
Jose Manuel Balbuena | 29-11-2007 | 19:58| 0

La vuelta de José Bono a la política podría resumirse en eso: ni contigo, ni sin ti. Recuerden que, el ex ministro de Defensa, dejó su puesto para dedicarse más a su familia, sin embargo, apenas unos meses después, vuelve. El caso es que, su abandono, se interpretó como una falta de sintonía con la política que el Presidente Zapatero estaba ejerciendo por aquel entonces. Pues bien, el tiempo lo debe de curar todo porque si no… Ahora, acepta ser candidato por Toledo, terreno, por otra parte, que conoce de sobra. Parece ser que aspira (o tiene prometido) ser Presidente del Congreso de los Diputados en la nueva legislatura, ahora bien, tampoco es tan fácil. Lo primero es ganar las elecciones y luego ver cómo se configura la cámara. Me explico. Salvo que se forme una mayoría absoluta (cosa, con la actual configuración, bastante difícil para cualquier partido), lo demás son especulaciones. Puede que se gane pero, la política de pactos para poder gobernar, haga que el presidente sea de otro partido (véase el caso catalán donde es de Esquerra Republicana). Puede que se pierda y, por el mismo motivo anterior, haya que ceder dicho puesto. En todo caso, si no logra José Bono el cargo, ¿aceptará ser un diputado más durante toda la legislatura? ¿Dejará entonces de verdad la política activa? Si vuelve el Partido Socialista a gobernar, ¿se sustraerá acaso a ser otra vez ministro pero de mayor enjundia? No sé, pero en política todo puede suceder. He aquí la prueba.

Ver Post >
Cierto hartazgo climático.
img
Jose Manuel Balbuena | 28-11-2007 | 11:24| 0

Veo -no puedo decir que sorprendido- como la ola sobre el cambio climático crece y crece, y hasta vuelve a crecer. Ayer, el Presidente Zapatero, se mostró orgulloso ante las cámaras con los paneles solares del complejo de Moncloa, los cuales, por cierto, según dicen las malas lenguas, fueron instalados por el anterior inquilino en el año 2000. Bien, lo primero que hay que decir es que, meter la lucha contra el cambio climático en la guerra política, no favorece en nada a la causa. Piensen que, el Presidente, tuvo 4 años para darse cuenta o instalar un nuevo sistema energético, pero, ay, ¡qué casualidad!, va a ser ahora, o sea, a pocos meses de elecciones, cuando nos lo muestra en público. Lo segundo es que, los mensajes alarmistas, tampoco ayudan mucho. Ayer, nuevamente, el inquilino del palacio, dijo “El cambio climático es el principal problema de la humanidad”, cosa que, como comprenderán, resulta cuando menos discutible. Parece como si ahora las guerras no importasen, o el hambre y la pobreza fuesen objetivos secundarios, o los extremismos en forma de terrorismo tampoco resultasen relevantes. Y es que, para reafirmar su teoría, señaló “Hay que firmar un nuevo contrato con la tierra”, como si, eso, la verdad, hubiese existido alguna vez. Desde que el primer homínido pisó la tierra el hombre ha intentado dominarla, sin embargo, y pese a los avances técnicos, nunca lo ha conseguido. La tierra, tal y como la conocemos, borró civilizaciones del mapa, creó continentes e hizo desiertos donde antes había agua. Así, pues, ya me contarán, qué tipo de contrato se puede firmar con ella (hace con nosotros lo que le da la gana, en definitiva). En fin, yo sólo reclamo desde esta tribuna virtual que no se intente utilizar al cambio climático como una cortina para tapar todo. Nada más.

Ver Post >
Matrimoniadas.
img
Jose Manuel Balbuena | 27-11-2007 | 09:49| 0

“La soledad del juzgador”, el libro de la mujer del juez Gómez Bermúdez, fue presentado ayer con notables ausencias. A su puesta de largo no acudieron ni los magistrados compañeros de su marido en el tribunal del 11-M, ni destacados representantes del aparato judicial, ni una parte de las víctimas. Recuerden que, el susodicho libro, generó toda una polémica, puesto que, entre otras cosas, contaba detalles sobre las interioridades del juicio, no ponía muy bien a ciertos compañeros de su marido y, además, revelaba conversaciones de las víctimas. O sea, todo un estupendo cóctel para llegar a la fama de forma rápida y contundente. Confieso que ni lo he leído ni tengo la más mínima intención de hacerlo. Es, a mí juicio, todo un ejercicio de oportunismo que la autora podría haberse ahorrado. Primero, por el bien de su propio marido a quien afeó su labor dentro del juicio del 11-M y segundo, por la justicia en sí -recordemos que Elisa Beni es jefa de prensa del Tribunal Superior de Justicia de Madrid- cuyas bambalinas no tienen porqué verse en semejantes trances. Ayer, la autora, se dedicó a pedir perdón a quienes haya podido ofender con su publicación. Demasiado tarde. El daño ya está hecho y la campaña de marketing amortizada. Ahora, sólo queda cobrar los derechos de autor.

Ver Post >
Y a la séptima, ¿irá la vencida?
img
Jose Manuel Balbuena | 25-11-2007 | 18:38| 0

La última manifestación de la Asociación de las Víctimas del Terrorismo generó opiniones tan encontradas como sus propias cifras de participación (550.000 asistentes para la Comunidad de Madrid, apenas 76.000 para la Delegación del Gobierno). La polémica había comenzado ya cuando, desde el propio Partido Popular, se dio un apoyo contenido a la misma. Ninguno de sus líderes (el ex presidente Aznar o Mariano Rajoy) asistieron por cuestiones de agenda. Ahora bien, lo bueno sería preguntarse si, la manifestación en sí, era oportuna o no. Porque, la razón principal, no lo olviden, no sólo estaba en el apoyo a la víctimas, sino también en enfrentarse y desgastar al Gobierno. En este sentido, convendrán conmigo que la manifestación carecía de argumentos, puesto que, ahora, la política antiterrorista gubernamental ha variado profundamente. Desde el tormentoso proceso de paz y su ruptura, el Gobierno, se ha dedicado a perseguir a los terroristas con medios policiales, cosa que, como muchos ya sabíamos, está dando mejores resultados que cualquier tipo de negociación. Por tanto, con la presión policial y la cooperación con Francia en sus máximos niveles, parece cuando menos sorprende que se salga a la calle a protestar por hacer lo que siempre se pidió. Es más, al Ejecutivo se le puede recriminar los muchos errores del pasado y el tiempo perdido, pero no la política presente (que se puede mejorar, claro está). Con esta perspectiva, es decir, expectantes ante el nuevo escenario de cerco a la banda terrorista, salir de nuevo a manifestarse (y van siete) lo único que hace es restar credibilidad a la protesta. Cuando se abusa de un recurso, al final, la opinión pública y los propios participantes, se van desgastando poco a poco.

Ver Post >
Llegan las dudas.
img
Jose Manuel Balbuena | 23-11-2007 | 07:30| 0

Soy de los que piensa que, lo que más factura va a pasar al Gobierno, no será ni el Estatut, ni el proceso de paz, ni si quiera la gestión más que dudosa de carteras como fomento o exteriores. Estoy convencido de que, el ciudadano, a la hora de decidir su voto, mirará mucho la situación económica y en su caso las perspectivas que sobre ella tenga. Ayer, con la encuesta CIS, tuvimos una prueba de todo esto. Después de mucho tiempo el paro pasó a ser la primera preocupación. Siempre, en estos últimos años, dicho puesto le correspondió a temas como el terrorismo o la vivienda. Sin embargo, ahora, y quizá con la crisis del mercado inmobiliario, los ciudadanos sienten que la situación va a ir a peor (así lo manifiesta casi un 33 por ciento) y que la situación actual es mala (un 32 por ciento). Y eso, desde luego, no es bueno. La falta de confianza es uno de los peores males que puede tener una economía y, ello, lógicamente, se manifiesta aplazando decisiones de inversión o compra. Desde el ministerio de Economía se habla de aterrizaje suave, ya que, de momento, sólo se han perdido 2 décimas de crecimiento. Pero, en el futuro, ¿será también así?

Ver Post >
No todo vale.
img
Jose Manuel Balbuena | 22-11-2007 | 07:34| 0

Vaya por delante que no estoy de acuerdo con la Ley de la Memoria Histórica. Me parece que, a la postre, reabre más heridas que cicatriza. Ahora bien, hay argumentos a la hora de criticarla que no se sostienen. Hay quien, por ejemplo, para oponerse al cambio de los nombres en las calles, invocan a la historia. Esto es, que una calle o plaza se llame Francisco Franco no debería alterarse, puesto que, a la sazón, son hechos históricos y los mismos deben ser recordados. Pues bien, yo pregunto, ¿cuántas calles existen en el mundo con el nombre de Adolf Hitler? ¿Cuántas plazas en Italia (o fuera de ella) llevan como nombre el de Benito Mussolini? ¿No se dedicó acaso la nueva Rusia a borrar todo lo que significó Stalin? ¿Queda quizá alguna huella de Chauchescu en Rumanía? ¿Les apetecería a los camboyanos tener una calle que se llamase Pol Pot? Creo que no debemos confundir la historia con la memoria y, sobre todo, con lo que conllevó ese periodo dentro de una sociedad. No toda la historia puede ser recordada de la misma manera y, el hecho en sí de darle nombre a una calle, significa también un reconocimiento hacia la misma que a veces no merece. Así que, ojo a navegantes, la historia no lo justifica todo.

Ver Post >
Los extremos se tocan.
img
Jose Manuel Balbuena | 21-11-2007 | 07:39| 0

La muerte de Carlos Javier Palomino, el joven apuñalado en el metro por un fascista, ha dado lugar a una serie de manifestaciones por parte de grupos antifascistas. Las mismas, lejos de reivindicar los valores contrarios al fascismo, o sea, la tolerancia, el respeto y, en definitiva, la convivencia pacífica; han ido adquiriendo un corte violento que ayer en Granada tuvieron una secuela más. Antes, en Barcelona, todos pudimos ver como un grupo de estos individuos se dedicaba a destrozar la ciudad y cargar contra la policía con las vallas arrancadas de una obra cercana. En la universidad Complutense protagonizaron varios incidentes, a la sazón, realizando pintadas y rompiendo cristales, sin ir a mayores. En el centro de Madrid, el domingo, el amplio efectivo policial (todos los antidisturbios de la capital movilizados), impidió que se produjesen altercados que se presumían graves. En fin, uno se pregunta si, para luchar contra la sinrazón fascista, hace falta utilizar todos estos métodos, por otra parte, dignos de lo que denuncian. Si, en definitiva, quienes dicen defendernos y estar vigilantes de que el neofascismo vuelva a implantarse en la sociedad, no son, cuando menos, tan inquietantes para la misma como sus adversarios.

Ver Post >
La Ministra pimpampum.
img
Jose Manuel Balbuena | 20-11-2007 | 10:39| 0

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, ha sido elegida por la oposición y clase política en general como diana de las críticas hacia el Gobierno. Ayer, sin ir más lejos, en la inauguración de un tramo del AVE en Málaga, aseguró que el trayecto costaría 30 euros si se compraba por internet. Renfe, a las pocas horas, lo desmintió, ya que, según ellos, el precio estaba pendiente de confirmación. Antes, para inaugurar el tramo del AVE Madrid-Valladolid, había subido a los periodistas en un tren Talgo que circulaba a velocidades normales y con una catenaria que todavía no estaba preparada para la alta velocidad. Por si fuera poco, en uno de los túneles del Guadarrama el tren (supuesto AVE) se llenó de polvo procedente de la obra. Antes, recuerden, el Parlamento catalán había pedido su dimisión por el tinglado de los cercanías, sin que, sus compañeros socialistas, la defendiesen especialmente. A todo ello, el domingo, en un mitin con el Presidente, respondió con una frase digna de La Pasionaria (“Antes partía que doblá”), y apelando al orgullo de la mujer andaluza. Bien, la verdad, es que las críticas hacia su gestión no tienen mucho que ver con todo eso: ni importa que sea o no mujer, ni más o menos tozuda, ni andaluza. En este país, sinceramente, el que se no se consuela es porque no quiere.

Ver Post >

Últimos Comentarios

albertoperez 10-12-2017 | 10:17 en:
Vértigo me da.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor