El Comercio
img
Pista falsa.
img
Jose Manuel Balbuena | 27-09-2007 | 09:10| 0

El caso se ha resuelto a las pocas horas: la niña de la foto era de origen marroquí. Ahí la pueden ver, en compañía de su familia. Fue un periodista quien dio con ella, lo cual, francamente, dice bien poco en favor de la policía. Pero lo que a mí más me sorprendió fue la actitud de las personas que tomaron la foto, a la postre, una pareja de turistas españoles. La chica, según cuentan, acudió a la comisaría más cercana con la misma y, no contenta con el trato recibido, se fue directamente con su abogado a la embajada británica. Ayer mismo, en la emisora de radio a la que cedió la foto, se afanaba en repetir una y otra vez que se trataba de Madeleine sin ninguna duda (además añadió que quería trabajar de periodista, ya saben…). Si siguieron la entrevista convendrán conmigo que su actitud no correspondía en absoluto con el buen samaritano que quiere simplemente ayudar, sino que parecía más bien la de un cazarecompensas. En fin, todo el caso ha tomado una dimensión tan mediática que aparecerán niñas como “Maddie” por cualquier lugar del mundo. Clara Torres, que así se llama la autora de la fotografía, parecía que, aparte de ayudar, quería también su cuota de gloria (y de dinero, quizá) añadida por todo este asunto. No le hubiéramos puesto ni el más mínimo reparo si la pista hubiera sido buena, pero…

Ver Post >
Hola, ¿qué tal?
img
Jose Manuel Balbuena | 26-09-2007 | 08:57| 0

Dice nuestro presidente del Gobierno que sus relaciones con Bush han adquirido el rango de patología nacional. Bueno, no tanto. Tienen, a mi entender, el mismo carácter que, no sé, las del Barça con Ronaldinho, o Alonso con Hamilton, o Areces con Villa. O sea, morbo. Cada vez que se juntan ambos sus gestos son analizados hasta la saciedad. Como un insecto ante el microscopio. El último encuentro, ya saben, se zanjó con un seco “Hola, ¿qué tal?” sin mayores miramientos. A mí, cuando veo a nuestro Presidente en semejantes avatares, me parece que no está cómodo. Se encuentra fuera de sitio, como si la situación le dominase y no al revés. En su paso por Naciones Unidas se le vio descolocado, como cuando uno llega a casa de alguien que no conoce. Mientras el presidente americano se dedicó a dar manos y abrazos como si fuese el tío Sam, a ZP se le veía apocado en un rincón esperando acontecimientos. No sé, pero quizá uno de los fallos del Gobierno estuvo en su falta de política internacional. Apenas la cultivó. Mientras otros mandatarios realizan viajes para mantener su presencia en el exterior, nuestro Presidente casi ni los practicó. A Bruselas y poco más. En fin…

Ver Post >
El parón inmobiliario.
img
Jose Manuel Balbuena | 25-09-2007 | 09:11| 0

Leo la historia de la inmobiliaria Llanera, una empresa valenciana. Por lo visto, eso del frenazo les ha sentado fatal. Tanto, que han reducido su plantilla desde 800 hasta 600 trabajadores y les es imposible renegociar sus créditos. Ya nadie confía en ellos. La inmobiliaria está al borde de la suspensión de pagos, entre otras cosas, por sus desmanes urbanísticos. Parece ser que llegaron a comprar hasta 4 millones de suelo rústico con el afán de recalificarlos a la mayor brevedad. Pero les salió mal. Ningún ayuntamiento se atrevió con semejante pelotazo y ahí lo tienen ahora, para pasto. De sus grandezas dan cuenta cosas como: proponer sueldos de hasta 6.000 euros al mes para ejecutivos de medio pelo, abrir oficinas por toda Europa, o patrocinar equipos punteros de cualquier deporte. En definitiva, un gigante con pies de barro. Dicen sus directivos que van a cambiar de estrategia: se dedicarán a la vivienda habitual y no a la segunda residencia como hasta ahora. No sé, quizá, lleguen demasiado tarde. Los días de vino y rosas en el sector parecen haber pasado. El sufrido parón inmobiliario pondrá en dificultades, no sólo a más de una inmobiliaria mal gestionada, sino también al simple comprador que se ha visto atrapado en un cambio de casa.

Ver Post >
Los enviados de Dios.
img
Jose Manuel Balbuena | 24-09-2007 | 09:18| 0

El que está en la foto ha sido el personaje del fin de semana. Se trata de Paco, “El Pocero”, que ha dado una fiesta salvaje para celebrar la entrega de 2.000 pisos en su nueva urbanización. Recuerden que, “El Pocero”, saltó a la fama, cuando, después de una revelación divina, se propuso construir 13.500 en un secarral de Seseña (Toledo). La historia, como ya la sabrán, no se la repito. Sólo les digo que, como Leonardo DiCaprio en la proa del Titanic, fue cuando supimos que este hombre se sentía “El rey del mundo”. Bien, a mí lo que me molesta de estos personajes no es ni que tengan dinero ni su escasa educación (dicen que no sabe escribir), sino que se consideren la luz que ilumina al hombre del siglo XXI. Ahora, por lo visto, pretende construir un millón de viviendas en Madrid, tantas, por cierto, como habitantes tiene nuestro paraíso natural. Cuenta que es su deber dar vivienda a la juventud y por eso lo hace (no para engordar la cartera, claro está). Cualquier día el bueno de Francisco Hernando comprará un club de fútbol aunque no le interese lo más mínimo el deporte, fundará un partido político a su imagen y semejanza para trasladar su filosofía empresarial hacia lo social y, quizá, alcanzará una alcaldía en cualquier pueblo que sembrará de corrupción por doquier, ¿les suena?

Ver Post >
Los pobres y el reino de los cielos.
img
Jose Manuel Balbuena | 21-09-2007 | 09:15| 0

La foto es de sobra conocida: se trata del ciudadano rumano que se quemó a lo bonzo en Castellón. Su historia, como muchas otras, se repite a diario hasta la saciedad. Vivía en su país, donde, bajo la promesa de un futuro mejor, se embarcó en una aventura que prometía prosperidad sinfín para los suyos. Sin embargo, presa de la desolación al ver que ni siquiera podía alimentar a su familia, tomó tan drástica decisión. Con más del 70 por ciento de su cuerpo quemado, quedó internado en un hospital con escasas posibilidades de recuperación. Su familia, ahora sí, fue atendida por las autoridades que les proporcionaron una vivienda de acogida y algún que otro dinero para sobrevivir. En estas estábamos, cuando, hace pocos días, nos enteramos que falleció. Al preguntar por los familiares estos habían regresado a Rumania con el dinero recaudado. Lo cual, ciertamente, resulta sorprendente. Parece ser que, para repatriar su cuerpo, se necesitan 4.000 euros. Puede que, según últimas noticias, el dinero aparezca pero, desgraciadamente, el hombre murió solo. Sin mayor compañía que una mesilla de hospital. Los pobres, según dicen los Evangelios, entrarán en el reino de los cielos antes que los ricos, sí, pero, ¡qué canutas las pasan antes!

Ver Post >
Reformador de reformadores.
img
Jose Manuel Balbuena | 19-09-2007 | 09:08| 0

Nicolas Sarkozy se ha propuesto poner patas arriba la república francesa. Muchos le apoyaron porque consideraban que la situación, con una lasitud evidente por parte del Estado, estaba fuera de control. Así, las continuas pérdidas de horas de trabajo (uno de los países con más huelgas por metro cuadrado), los graves disturbios producidos en los barrios (recuerden las revueltas diarias con quema de coches) o, simplemente, la indisciplina escolar (con profesores incluso negándose a acudir a su puesto de trabajo); se achacaban directamente a esa falta de autoridad. Llevó en su programa medidas tan simples como, fíjense, obligar a los alumnos a levantarse cuando entra el profesor en clase. Ahora, en una sociedad acostumbrada a ciertos privilegios (trabajar 35 horas, por ejemplo), se atreve a proponer un nuevo “contrato social”. Entre sus medidas destacan revisar los contratos laborales, penalizar fiscalmente las jubilaciones anticipadas y sancionar a los parados que no acepten puestos de trabajo. Dice que actual modelo social no es sostenible en términos financieros, desincentiva el trabajo e impide la igualdad de oportunidades. Desde luego, toda una bomba en el arraigado sistema social francés. Pregunto, ¿conseguirá llevarla a cabo? ¿Aceptará esto una sociedad donde ser funcionario es carrera universitaria?

Ver Post >
Miedo.
img
Jose Manuel Balbuena | 18-09-2007 | 10:18| 0

Verán, soy de los que está en la línea ideológica de la Tercera Vía británica: la economía debe estar por encima de todo. Un individuo si no tiene trabajo, o le va mal en sus negocios, o pierde todo lo invertido por una crisis cualquiera; difícilmente podrá pensar en otras cosas. Sin una buena base económica que permita el progreso de los ciudadanos y su bienestar, a duras penas un gobierno podrá hacer cualquier otro tipo de política. Le será prácticamente imposible. Digo todo esto porque, en la jornada de ayer, la bolsa estuvo al borde de una caída severa hasta que al final de la jornada recuperó. La noticia de que tres bancos españoles habían acudido al BCE para pedir auxilio, sentó como una bomba. Si me permiten la comparación, fue algo así como cuando uno va por el bosque y encima de noche: hasta el más mínimo ruido asusta. Vivimos tiempos económicos revueltos y, cualquier perturbación, produce tantas ondas como una piedra en un estanque. Si yo fuera el Gobierno comenzaría a hacer algo que no he hecho hasta ahora: preocuparme por la economía.

Ver Post >
Gobernantes al rescate.
img
Jose Manuel Balbuena | 17-09-2007 | 10:59| 0

El fin de semana, políticamente hablando, pareció conformarse dentro del binomio acción-reacción. Me explico. La acción se produjo el sábado cuando un afamado diario madrileño exhibía el siguiente titular, “El Gobierno estudia la posibilidad de facilitar ayudas a quienes no puedan pagar su hipoteca”. Siendo, por otra parte, la consecuente reacción al día siguiente, o sea, el domingo, cuando el ministro Solbes aseguró que de eso nada de nada. Bien, supongamos que el globo sonda mandado desde el Gobierno se hiciese realidad, es decir, que, como aseguraba la información, se aplicase un sistema de auxilio para quienes estuvieran en el amargo trance de no poder pagar. La pregunta que deberíamos hacernos, creo, es si esto sería justo o no. Piensen en una entidad bancaria cualquiera que, por decirlo de una manera suave, no ha informado bien a sus clientes. Esto es, ni les ha explicado lo que es el euribor, ni sus posibles efectos a la hora de calcular la letra del piso. Sólo que tienen que pagar tanto al mes sin ser conscientes que, en un futuro, puede cambiar. ¿Estaría bien que el Estado socorriese a la entidad en su falta de previsión ayudando a cubrir préstamos mal formalizados? Pongamos otro caso. Dos familias cualesquiera: una dilapida los ingresos mensuales no reparando en nada y la otra, en cambio, se priva de cosas con el objeto de poder pagar. ¿Sería justo que se ayudase a la primera y se obviase a la segunda?

Ver Post >
El dedo acusador.
img
Jose Manuel Balbuena | 14-09-2007 | 09:25| 0

A veces, desde la opinión pública, se retuercen los argumentos hasta llevarlos a donde algunos quieren. En el caso de los McCann y la desaparición de su hija, parece como si ese dedo acusador invisible que ya les apunta como culpables quisiera mostrarse cada vez más severo, implacable en sus juicios. Lo último que conocemos son algunos de los pasajes del diario de la madre, la cual, de manera íntima, muestra dudas en torno a su convivencia. Vean si no. Dice que los niños son muy revoltosos y le generan mucho estrés. Pregunto, ¿qué padres no han tenido alguna vez ese mismo pensamiento? Asegura que su marido le ayuda poco en las labores del hogar y se lamenta por ello. Pregunto, ¿en qué relación de pareja no se produce esta recriminación por cualquiera de las partes? Califica a la pequeña Madeleine de hiperactiva y denuncia su exceso de vitalidad. Pregunto, ¿qué madre no se ha quejado alguna vez por esto de sus hijos? Sin embargo, ya ven, ese dedo siniestro que se cierne sobre ellos ve en esto una prueba más de su culpabilidad y, como una nube negra que apunta lluvia, plantea un horizonte más que sombrío para ambos. En fin, por el bien de todos, ojalá no sea así.

Ver Post >
¿Cuál es el límite?
img
Jose Manuel Balbuena | 13-09-2007 | 09:38| 0

El señor Solbes con lo del dinero es un tipo muy serio. En eso, se parece un poco a mi madre. Cuando gané el primer sueldo me dijo, «cómprate un piso y no tires el dinero en un coche». Lógicamente, no le hice caso. A nivel de Gobierno, el vicepresidente económico, siempre está vigilante de que los números cuadren, de que nada se salga de su sitio. Supongo que, cuando ve a algunos de sus compañeros anunciado prebendas populares, se le pondrán los pelos de punta. Casi se mostrará espantado. La última, ya saben, es que desde el Gobierno se anunció la asistencia dental gratuita a los niños de entre 7 y 15 años. Cosa que, como no, le dejó perplejo puesto que, según sus propias palabras, la propuesta salió sin tener encaje presupuestario. O sea, que no se sabía muy bien cómo se iba a pagar. El caso es que, cuando vienen unas elecciones, es fácil tirar de la vena social para contentar a todos. Recordemos aquí la lista de lo hasta ahora ofrecido: 2.500 euros por hijo, aumento de las pensiones mínimas, ayudas a la compra o alquiler de vivienda, puesta en marcha de la Ley de Dependencia… Les pido que se pregunten conmigo si es posible, en una economía que muestra síntomas de fatiga, mantener todas estas prestaciones en el tiempo. Si, aunque las arcas muestren un superávit billonario (sí, con “b”), éste no será comido poco a poco como un ratón hace con el queso. En fin, pregunto, ¿cuál es límite?

Ver Post >

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 03-10-2017 | 14:34 en:
Desbordados.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor