El Comercio
img
Miedo.
img
Jose Manuel Balbuena | 18-09-2007 | 10:18| 0

Verán, soy de los que está en la línea ideológica de la Tercera Vía británica: la economía debe estar por encima de todo. Un individuo si no tiene trabajo, o le va mal en sus negocios, o pierde todo lo invertido por una crisis cualquiera; difícilmente podrá pensar en otras cosas. Sin una buena base económica que permita el progreso de los ciudadanos y su bienestar, a duras penas un gobierno podrá hacer cualquier otro tipo de política. Le será prácticamente imposible. Digo todo esto porque, en la jornada de ayer, la bolsa estuvo al borde de una caída severa hasta que al final de la jornada recuperó. La noticia de que tres bancos españoles habían acudido al BCE para pedir auxilio, sentó como una bomba. Si me permiten la comparación, fue algo así como cuando uno va por el bosque y encima de noche: hasta el más mínimo ruido asusta. Vivimos tiempos económicos revueltos y, cualquier perturbación, produce tantas ondas como una piedra en un estanque. Si yo fuera el Gobierno comenzaría a hacer algo que no he hecho hasta ahora: preocuparme por la economía.

Ver Post >
Gobernantes al rescate.
img
Jose Manuel Balbuena | 17-09-2007 | 10:59| 0

El fin de semana, políticamente hablando, pareció conformarse dentro del binomio acción-reacción. Me explico. La acción se produjo el sábado cuando un afamado diario madrileño exhibía el siguiente titular, “El Gobierno estudia la posibilidad de facilitar ayudas a quienes no puedan pagar su hipoteca”. Siendo, por otra parte, la consecuente reacción al día siguiente, o sea, el domingo, cuando el ministro Solbes aseguró que de eso nada de nada. Bien, supongamos que el globo sonda mandado desde el Gobierno se hiciese realidad, es decir, que, como aseguraba la información, se aplicase un sistema de auxilio para quienes estuvieran en el amargo trance de no poder pagar. La pregunta que deberíamos hacernos, creo, es si esto sería justo o no. Piensen en una entidad bancaria cualquiera que, por decirlo de una manera suave, no ha informado bien a sus clientes. Esto es, ni les ha explicado lo que es el euribor, ni sus posibles efectos a la hora de calcular la letra del piso. Sólo que tienen que pagar tanto al mes sin ser conscientes que, en un futuro, puede cambiar. ¿Estaría bien que el Estado socorriese a la entidad en su falta de previsión ayudando a cubrir préstamos mal formalizados? Pongamos otro caso. Dos familias cualesquiera: una dilapida los ingresos mensuales no reparando en nada y la otra, en cambio, se priva de cosas con el objeto de poder pagar. ¿Sería justo que se ayudase a la primera y se obviase a la segunda?

Ver Post >
El dedo acusador.
img
Jose Manuel Balbuena | 14-09-2007 | 09:25| 0

A veces, desde la opinión pública, se retuercen los argumentos hasta llevarlos a donde algunos quieren. En el caso de los McCann y la desaparición de su hija, parece como si ese dedo acusador invisible que ya les apunta como culpables quisiera mostrarse cada vez más severo, implacable en sus juicios. Lo último que conocemos son algunos de los pasajes del diario de la madre, la cual, de manera íntima, muestra dudas en torno a su convivencia. Vean si no. Dice que los niños son muy revoltosos y le generan mucho estrés. Pregunto, ¿qué padres no han tenido alguna vez ese mismo pensamiento? Asegura que su marido le ayuda poco en las labores del hogar y se lamenta por ello. Pregunto, ¿en qué relación de pareja no se produce esta recriminación por cualquiera de las partes? Califica a la pequeña Madeleine de hiperactiva y denuncia su exceso de vitalidad. Pregunto, ¿qué madre no se ha quejado alguna vez por esto de sus hijos? Sin embargo, ya ven, ese dedo siniestro que se cierne sobre ellos ve en esto una prueba más de su culpabilidad y, como una nube negra que apunta lluvia, plantea un horizonte más que sombrío para ambos. En fin, por el bien de todos, ojalá no sea así.

Ver Post >
¿Cuál es el límite?
img
Jose Manuel Balbuena | 13-09-2007 | 09:38| 0

El señor Solbes con lo del dinero es un tipo muy serio. En eso, se parece un poco a mi madre. Cuando gané el primer sueldo me dijo, «cómprate un piso y no tires el dinero en un coche». Lógicamente, no le hice caso. A nivel de Gobierno, el vicepresidente económico, siempre está vigilante de que los números cuadren, de que nada se salga de su sitio. Supongo que, cuando ve a algunos de sus compañeros anunciado prebendas populares, se le pondrán los pelos de punta. Casi se mostrará espantado. La última, ya saben, es que desde el Gobierno se anunció la asistencia dental gratuita a los niños de entre 7 y 15 años. Cosa que, como no, le dejó perplejo puesto que, según sus propias palabras, la propuesta salió sin tener encaje presupuestario. O sea, que no se sabía muy bien cómo se iba a pagar. El caso es que, cuando vienen unas elecciones, es fácil tirar de la vena social para contentar a todos. Recordemos aquí la lista de lo hasta ahora ofrecido: 2.500 euros por hijo, aumento de las pensiones mínimas, ayudas a la compra o alquiler de vivienda, puesta en marcha de la Ley de Dependencia… Les pido que se pregunten conmigo si es posible, en una economía que muestra síntomas de fatiga, mantener todas estas prestaciones en el tiempo. Si, aunque las arcas muestren un superávit billonario (sí, con “b”), éste no será comido poco a poco como un ratón hace con el queso. En fin, pregunto, ¿cuál es límite?

Ver Post >
Allanando caminos.
img
Jose Manuel Balbuena | 12-09-2007 | 09:26| 0

El anuncio efectuado por la titular del ministerio de Educación me ha dejado un poco tieso, la verdad. Recuerden que, con objeto de evitar el abandono dentro del Bachillerato, ha decidido dejar pasar de curso a los alumnos que tengan hasta 4 asignaturas pendientes (actualmente estaba en 2). Bien, siempre pensé que el Bachillerato era un medio y no un fin. Esto es, que preparaba al individuo para posteriormente, si estaba capacitado para ello, recibir una educación superior. El método que ahora nos propone la Ministra tiene un objetivo bien claro: mejorar las estadísticas pero no el sistema. Podría haberse pensado, digo yo, en impartir una educación especial para quienes no son capaces de superarlo, o quizá cursos de reciclaje, o una atención particular por parte del profesorado. Todo, en definitiva, menos rebajar nivel para que el alumno capte el mensaje de que su exigencia (y por tanto, su esfuerzo) puede ser menor. Porque, si lo piensan un poco, podríamos aplicar el mismo criterio para otras disciplinas de la vida. Que mucha gente no saca el carné de conducir al segundo intento, pues le damos 3 más. Que cierta carrera se atraganta, no te preocupes: puedes estar 20 años haciéndola y presentarte ad infinitum hasta que te aprueben por aburrimiento. En fin, les mantengo mi teoría: todo lo que sea reducir el nivel de esfuerzo en esa etapa de la educación, significará tener generaciones menos preparadas para el futuro.

Ver Post >
Ay, Mariano.
img
Jose Manuel Balbuena | 11-09-2007 | 09:39| 0

La foto se repetirá un montón de veces a partir de ahora. La verán hasta la saciedad. Más cuando ya se están proclamando candidatos. Llega la precampaña electoral y, como no, nuestros políticos se afanarán en buscar el voto allá donde se encuentre. En este sentido, y teniendo en cuenta el verano que pasó el aquí retratado, no me extraña que busque a los niños porque lo que es a sus compañeros de partido… Primero fue el alcalde de Madrid quien, siempre postulándose como candidato, ya le dio el disgusto estival de turno y, luego, vino lo de Rodrigo Rato: ese hombre al cual todos añoran pero que no quiere volver. En fin, el caso es que las aguas internas del PP bajan revueltas. La razón puede ser más o menos esta: entre bambalinas creen que –aunque se diera el hipotético caso de ganar- no conseguirán gobernar. Le faltan amigos. Eso que en el 96 funcionó tan bien, esto es, coaligarse con otros partidos para poder crear un gobierno, ahora no es posible. Todos los puentes están quemados. Utilizando un símil ciclista diríamos que a los populares, no sólo les hace falta cruzar en primer lugar la meta, sino también sacarle una mayoría absoluta al segundo. Cosa, obviamente, muy difícil en la actual tesitura parlamentaria. Entre tanto, ya ven, Marino hace aquello que dijo Jesús de Nazaret: «Dejad que los niños se acerquen a mí». Ay, Mariano

Ver Post >
¿Fueron ellos?
img
Jose Manuel Balbuena | 10-09-2007 | 09:44| 0

El alma humana tiene recovecos tan oscuros como la propia noche. Tantos que a veces es casi imposible de creer. Cada vez que se produce un crimen sin explicación oímos cosas del asesino mostrándolo como el ser más normal del mundo, adorable en su relación con los demás, pulcro en todas sus formas hacia el exterior. Sin embargo, existe una vida oculta donde cada uno muestra lo peor de sí mismo. Algo así como el Doctor Jekyll y Mister Hyde que nos describió Robert Louis Stevenson. Los padres de Madeleine se fueron a cenar una noche cualquiera a un restaurante cercano. Cerraron la puerta de su apartamento, cruzaron una piscina y, justo enfrente de la vivienda, se dispusieron a compartir velada con unos amigos. Bebieron, disfrutaron, contaron chistes pero, cuando volvieron, su hija ya no estaba. Y aquí empieza el misterio. Si siguen los foros que se han montado en el Reino Unido sobre el asunto, leerán de todo. Hay quien sostiene que es imposible cenar, asesinar la niña y esconder perfectamente el cadáver en una noche. En cambio, algunos postulan que los padres dieron a la niña un somnífero demasiado fuerte y le fue la vida en ello. No sé, pero después de 12 horas de interrogatorio un ser normal se habría declarado culpable hasta de la muerte de Manolete. ¿Estamos, pues, ante unos fríos homicidas que se niegan a confesar su culpa o ante unos padres atormentados a los cuales la policía pone en el disparadero? No sé, ¿qué opinan?

Ver Post >

Últimos Comentarios

albertoperez 10-12-2017 | 10:17 en:
Vértigo me da.

Etiquetas

Otros Blogs de Autor