El Comercio
img
Nuestro querido jabalí.
img
Jose Manuel Balbuena | 04-04-2017 | 04:41| 0

Domingo por la mañana en un parque de Nuevo Roces. Todo el mundo disfruta de un día soleado. Mucha gente pasea, hace deporte y los propietarios de perros juegan tirándoles la pelota. De repente, y como si fuese parte de una película de terror, un jabalí aparece de entre unos matorrales. Es un macho grande y la toma con una perra a la que manda al veterinario. Su dueño, estupefacto, acierta a hacer únicamente lo que el instinto le manda: para defenderla, la emprendió a patadas contra el suido que acabó huyendo. Ahora bien, la historia hubiera cambiado y mucho si, en vez de una mascota, el agredido hubiese sido una persona, no vamos a decir ya un niño. Madrugada del 20 marzo. Otro jabalí pasea tranquilamente por las calles de nuestra ciudad. La policía empieza a recibir llamadas avisando de que «un cerdo negro» anda por el barrio de Nuevo Gijón. Viandantes asustados refugiándose en los portales, sorpresa general y desconcierto. Afortunadamente, dada la hora y el día laborable, la cosa no llega a mayores. Después de perseguirlo durante más de media hora, lo acorralan y abaten a tiros en un parque de la avenida de Schultz. A todo eso hay que añadir los numerosos incidentes, casi semanales, que se producen en las carreteras del concejo. No hace falta, ni mucho menos, adentrase en pistas forestales remotas para verlos: simplemente, con ir al Infanzón, la Providencia o Castiello de Bernueces uno ya se los cruza. Pues bien, dado que el número de suidos va en aumento y se adentran cada vez más en la ciudad, bueno sería recordar las palabras del director general de Recursos Naturales del Principado: «Debemos aprender a convivir con el jabalí». Es decir, ponga uno en su vida. Por lo visto, tenemos que acostumbrarnos a que, como si fuesen gatos callejeros, estén a pocos metros hurgando en la basura, paseen tranquilamente por nuestras calles o los atropellemos de vez en cuando. Esa es toda la política que desde el Gobierno asturiano consideran necesaria. El mundo rural, siempre tan sabio, ya había advertido hace años de lo que iba a pasar. Existía una superpoblación de estos animales que arrasaba con todo a su paso, mientras que el control necesario se había eliminado por dejadez. Desgraciadamente, no les hicimos caso. Consideramos que eso eran historias de los que viven en el pueblo, mientras que los urbanitas nos creíamos a salvo de dicha plaga. Sin embargo, con el problema encima, nos damos cuenta de que la profecía se ha cumplido: ya están aquí. En apenas quince días dos casos de lo más relevante. Pregunto, ¿a qué tenemos que esperar? ¿A qué haya una desgraciada quizá?

Ver Post >
Comprar humo.
img
Jose Manuel Balbuena | 01-04-2017 | 08:30| 0

Ya se ha puesto en marcha la operación «salvar a la Semana Negra». Consiste en justificar todo lo injustificable y camuflar lo que es evidente. Pelillos a la mar para una organización que fue acumulando deuda desde 2011 – como si fuese una bola de nieve: cada vez más grande- y que ahora pretende que se la paguemos entre todos. Es más, poco le importa a sus acérrimos defensores que el evento no esté al corriente con Hacienda, como hacen religiosamente miles de empresas en esta ciudad, o deje pufos por doquier a sus proveedores: lo fundamental es que le liberen los cien mil  euros de subvención del año pasado para salir del paso. Esto es, cobrar para evitar el embargo del fisco y el resto que se apañe mediante un aumento del 75% en la ayuda de los próximos ejercicios. Para ello, digo, tampoco vacilan en hacer comparaciones odias: Semana Negra versus Sporting. Según las plañideras negras, la repercusión para Gijón entre club y certamen poco menos que están a la par. Es decir, que a esta ciudad se la conoce más, no porque su equipo milite en una de las mejores ligas del mundo, sino por un festival de norias y puestos de fritangas. Me parto. Suena casi a chiste. No contentos con esto, los incansables apóstoles de la Semana Negra, van aún más lejos: quieren que compremos la marca. O sea, que paguemos quizá los dos millones de euros en que fue peritada tiempo atrás. Cifra, por otra parte, delirante y que no sabemos muy bien de dónde sale. Porque, vamos a ver, ¿qué sería lo que se adquiere en este caso? ¿Un nombre con repercusión internacional, una seña de identidad, una especie de faro cultural que deslumbra cuando se enciende? ¿O quizá un equipo gestor perfecto que funciona como un reloj suizo? Nada de eso. Tan estupenda y rentable es la gestión que hasta ocultó una deuda de cerca de trescientos mil euros. Por favor, que no nos tomen el pelo. Comprar la marca de la Semana Negra (o azul, o verde) es comprar puro humo. El PSOE lo propuso con un único fin: como excusa para salvar a su criatura del abismo. En fin, menudo papelón el que está realizando la izquierda municipal con su parque temático. No dudan en hacer lo que sea con tal de que la nave no se vaya al fondo. ¿Ustedes creen que actuarían igual si cualquier otro evento gijonés estuviese en esta tesitura? ¿Ustedes creen que propondrían «lecturas flexibles» del convenio firmado para cobrar rápido una subvención? El filósofo Fernando Savater se refiere a esto, cuando existe una clara y vergonzosa doble vara medir, como «la moral del pedo»: los míos no huelen.

Ver Post >
Queremos ser independientes.
img
Jose Manuel Balbuena | 30-03-2017 | 04:42| 0

Pues, oigan, Asturias debería pedir la independencia del Estado . Visto lo visto, sería la solución óptima a nuestros eternos problemas de comunicación. No lo duden: se acabaría de un plumazo la variante de Pajares y todas las obras que nos quedan. Ni rescisión de contratos por parte de las constructoras, ni vías de agua en los túneles, ni ancho ibérico en vez de internacional. Alta Velocidad hasta Gijón y Avilés con trazado de paquete. También esos «pequeños inconvenientes» de la red de cercanías: trenes de baja velocidad que espantan a los viajeros y ni siquiera aparecen por la estación. Tendríamos acabada la autovía hacia el Suroccidente en un pispás y, por qué no, hasta un AVE del Cantábrico de punta a punta. Todo eso y quizá mucho más, nos lo daría Madrid sin despeinarnos. Sí, hay que propugnar un referéndum de autodeterminación, unas leyes de desconexión y buscarnos un grupo antisistema que entre en el Parlamento haciendo escraches por doquier. Que nuestros políticos sean juzgados ante el Tribunal Supremo por pasarse la legalidad por el forro, mientras una cohorte de turiferarios les acompaña hasta la puerta voz en grito. ¿Qué eso sería como Cataluña? Claro, es el modelo que debemos seguir sin mayor dilación, ¿o no ven qué rentable sale? ¿Acaso no ha ido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a presentar un plan de infraestructuras de 4.200 millones de euros en cuatro años? ¿Acaso el ministro de Economía, Luis de Guindos, no dudó en desviar su avión para ir a pagar los pufos pendientes? Sin embargo, en nuestro paraíso natural lo hacemos de otra forma: le mandamos una carta a Rajoy –ni burofax, no vaya a ser que se asuste- y punto. Juntamos a un grupo de organizaciones de lo más variopinto (sociedad civil, lo llaman), algunos grupos políticos (que no todos, ni mucho menos), le damos el pomposo barniz de documento sobre las infraestructuras pendientes y…  ya está. A esperar otra década para que nos hagan caso. ¿Qué creen que va a hacer el presidente del Gobierno cuando lea la misiva? Pasársela por donde acaba la espalda. ¡Qué no, Javier Fernández, que la solución pasa por la escisión! Haz un discurso llorón y pertinaz como el «orbayu»: España nos roba. Di que nos iría mucho mejor si fuésemos europeos en vez de españoles. Monta embajadas, da conferencias por el mundo sobre la base de lo atrasado que es este país, asusta a las empresas para que se vayan corriendo y lo conseguirás. No te desgastes con ese discurso tuyo de solidaridad y unidad, haz todo lo contrario y verás qué bien te va. Roma sí paga a traidores.

Ver Post >
Nos la cuelan.
img
Jose Manuel Balbuena | 28-03-2017 | 08:54| 1

Fíjense de lo que nos enteramos: la Semana Negra hace contabilidad creativa. Ese tipo cuentas en las cuales, aunque los gastos sean superiores a los ingresos, siempre se obtienen beneficios. Al menos, eso se desprende del análisis del ejercicio 2016, donde según sus creadores existen 18.672 euros de superávit, mientras que para la Intervención municipal las pérdidas son de 9.002 euros. Asimismo, acumula un déficit de años anteriores por importe de 206.754 euros, el cual, por cierto, no aparece reflejado correctamente. Debido a eso, sufre varios embargos de Hacienda y deudas con proveedores (más de 200.000 euros), ya que el evento no puede cumplir con sus obligaciones. Para mí, el hecho grave es que esto ya se sabía. En 2015 nuestro Ayuntamiento ingresó 40.707 euros directamente al fisco por las cantidades pendientes. Estamos, pues, ante un caso claro de intentar colarnos la deuda por la puerta de atrás. Los tres grupos de la izquierda (PSOE, IU y Xixón Sí Puede) lo urdieron a través de enmiendas al presupuesto y, al no poder hacerlo, obtuvieron la promesa de Foro de realizarlo vía modificación presupuestaria. Esto es, la subvención pasaría de 100.000 a 175.000 euros, ojo, un 75 por ciento más, y tan felices. Todo ello, para salvar a nuestro particular «Parque temático para niños trotskistas» (Paco Ignacio Taibo II dixit). Lo indignante, vuelvo a repetir, es que se quiere mutualizar el pufo a oscuras. Un apaño entre los organizadores y sus grupos municipales afines que ahora, al hacerse público, claman nuestra ayuda. ¿Ustedes creen que a cualquier otro certamen le concederían semejantes prebendas? Es decir, darle y aumentarle las subvenciones cuando se sabe que tiene deudas impagadas con entidades públicas. ¿Ustedes creen que a cualquier festival le subirían de esa manera la cuantía para enjuagar su déficit? No. Lo primero sería ver ese plan de vialidad que de repente (¡oh milagro!) aparece y recortar gastos (una semana entera llegaron a estar los escritores con gastos pagados). ¿Ustedes creen que la única opción que se presenta es cuadrar este desaguisado vía erario público? Sí, porque algunos piensan que la Semana Negra es una concejalía más. Una entidad municipal que cobra de forma privada. O sea, el suelo –a coste cero- lo trocea e ingresa por su arrendamiento, mientras que los gastos se los sufragamos con cargo a nuestros bolsillos. Sólo queda la segunda parte: justificarlo. Decir que la cultura hay que apoyarla, que esta ciudad se hunde sin el certamen, que lo comparemos con el coste de la publicidad en la camiseta del Sporting… Chorradas. Lo único cierto es que quieren que paguemos la mala gestión y el despilfarro.

Ver Post >
¡Vaya semanita!
img
Jose Manuel Balbuena | 25-03-2017 | 07:07| 1

Pues nada, ya pasó: la selección de Israel jugó ayer su partido en El Molinón. Previamente, y he aquí lo malo, muchos medios nacionales (e internacionales) se dedicaron a hablar de nosotros. Ahora bien, no fueron precisamente noticias estupendas, sino más bien todo lo contrario. Estuvieron machacando con lo de la famosa declaración de espacio libre de apartheid israelí que salió del Ayuntamiento el año pasado. Era ver un telediario cualquiera y, ¡zas!, las imágenes de ese Pleno aprobando el ignominioso acuerdo. La destartalada fachada de la Casa Sindical -donde se hizo un gran mural en apoyo al pueblo palestino- lo más emitido en televisión. ¿Acaso mostraron los informativos la playa de San Lorenzo, el puerto deportivo o alguna de nuestras calles? ¡Qué va! Policía, Guardia Civil y hasta el Mossad (servicio secreto israelí) eran la noticia. Las medidas de seguridad extremas lo coparon todo. Hasta alguno –manda huevos- se cuestionó por qué se eligió a Gijón como sede del encuentro, mientras no paraba de repetir qué desafortunado había sido traer a la selección aquí. Todo ello, ojo, mostrando siempre los carteles de la manifestación que tuvo lugar antes del encuentro. El partido, por lo visto, ya no era de alto riesgo sólo por el rival, sino también por la ciudad. Lo dicho: manda huevos. Pues bien, esto es lo que pasa cuando el Consistorio se dedica a hacer de ONU ideológica. Es decir, una especie de parlamento universal donde se denuncian las injusticias, eso sí, siempre en función de lo que a una determinada ideología le interese. De nada ha servido, desgraciadamente, que se haya revocado dicha declaración el pasado nueve de marzo. Por cierto, también con polémica: tanto Xixón Sí Puede como IU van a recurrir la moción de urgencia por su tramitación y tienen muchas posibilidades de que les den la razón. Desdecirse a última hora del enorme error cometido no ha tenido ningún efecto. El comunicado del equipo de gobierno –recordando que el boicot a Israel ya no está en vigor- tampoco. Pregunto, ¿es esa la imagen que queremos dar ante un evento de relevancia como éste? ¿Tenemos acaso algo en contra del Estado de Israel, o somos antisemitas de la noche a la mañana porque así lo quieren algunos? ¿Por qué no prevaleció el interés general (el nombre de Gijón) al particular (que ciertos grupos políticos hagan bandera de su ideología)? ¿Por qué la inmensa mayoría de los ciudadanos tenemos que sufrir sus consecuencias? Tarjeta roja, sí, pero para quienes no han sabido mostrar lo que de verdad somos ante el mundo.

Ver Post >
Batalla sin cesar.
img
Jose Manuel Balbuena | 23-03-2017 | 12:00| 0

En el PSOE se prepara una buena. Si creían que ya lo habían visto todo después del convulso comité federal de octubre del año pasado, igual todavía queda algo. El ambiente está sobrecalentado y eso que ni siquiera se han convocado las primarias: lo hará otro comité federal el próximo ocho de abril. Pese a ello, los partidarios de las tres candidaturas –especialmente de Pedro Sánchez y Susana Díaz– se lanzan mensajes continuamente. Crueles, despiadados y con mala leche. Vamos, que tiran con cañón de artillería a través de cualquier medio. Sin ir más lejos, vean lo siguiente. Hace poco hubo una reunión entre los representantes de las candidaturas para poner puntos en común de cara al proceso. La cosa acabo mal. O mejor dicho: no todo lo bien que debería. Los partidarios de Sánchez lo primero que pidieron fue que el número dos de la gestora, Mario Jiménez, se apartara de la organización de las primarias. Más que nada, porque es el portavoz parlamentario de Díaz en Andalucía y persona muy afín. Lo hizo la siempre vehemente Margarita Robles: una (no) militante que ejerce como tal hasta las últimas consecuencias. También se puso en tela de juicio la financiación. Tanto Susana Díaz como Patxi López aceptaron la fórmula propuesta por la gestora, esto es, que se abra una cuenta en común con Ferraz donde conste el nombre y DNI de los donantes. Sin embargo, Sánchez lo rechaza de pleno (¡faltaría!)y se rebela. Está inmerso en una campaña de «crowdfunding» (micro-mecenazgo) que le va muy bien. Ha conseguido recaudar sobre 86.000 euros procedentes de más de 2.000 afiliados y simpatizantes. Así, por ejemplo, consigue mantener una sede en el centro de Madrid que cuesta, ojo, 2.000 euros al mes de alquiler. Además, sabe que quien le da dinero también le entrega en cierta manera su voto. Por tanto, cortarle el sistema –dando también a conocer a sus donantes, claro- le perjudica y mucho. Por otra parte, como en cualquier proceso de primarias se está dando vueltas al censo. Algo que, como se ha visto en los recientes congresos regionales del PP, deja mucho que desear en todos los partidos. El equipo de Sánchez ha conseguido permiso para poder revisarlo y ver los casos dudosos. Es decir, aquellos militantes privados del voto por cualquier motivo. Sin duda, esto, como suele ser tónica habitual, repito, acabará en conflicto. La correosa candidatura de Sánchez seguro que va a interponer más de una reclamación. Como dice, Andrés Perelló, el asesor jurídico de su campaña: «Pedro es el tercer resucitado tras Cristo y Lázaro». Pues eso, es tiempo de adviento para algunos. ¡Aleluya!

Ver Post >
El «urbanismo ideológico».
img
Jose Manuel Balbuena | 21-03-2017 | 11:03| 1

Como la tontería viaja muy rápido –casi a la velocidad de la luz- voy a dar un aviso. Más que nada, porque lo que les cuento se produce apenas a treinta kilómetros y no vaya a ser que llegue aquí también. En Oviedo acaban de aprobar la revisión de su Plan General de Ordenación (PGO). El concejal del ramo, Ignacio Fernández del Páramo, lo justifica con lo de siempre. Esto es, la necesidad de «cambiar el modelo» y toda la demagogia que se suele utilizar para estos casos: que si una ciudad más integradora, sostenible, de consenso… En una palabra: blablablá. Pues bien, no contento con eso el edil pone énfasis en un concepto nuevo y sorprendente: el «urbanismo de género». Pretende que el futuro PGO combata lo que a su juicio (delirio diría) representa el machismo imperante en el modelo actual.  «La ciudad es un ser vivo  que se ha venido desarrollando desde hace años, con una parte del patriarcado diseñando un modelo determinado que queremos revertir», asegura. No sé, ¿han entendido algo? ¿Alguno de ustedes ha visto en el Oviedo de toda la vida semejante cosa? ¿Se han parado a pensar que igual no hay el mismo número de estatuas femeninas que masculinas en los parques y plazas? ¿O que los nombres de las calles seguro que no son paritarios? ¿O que el peatón del semáforo siempre es un hombre? En fin, como les dé por hacer «urbanismo ideológico» a los del tripartito la suma de disparates puede ser tremenda. Una apoteosis de la tontería al más alto nivel. Pero, por si esto fuera poco, Fernández del Páramo, sigue introduciendo utopías en su idea de cómo debe ser la capital. Por ejemplo, el «derecho al sol». Se refiere, entiendo, a que los edificios deberían de estar siempre orientados hacia el astro y no obstaculizar nunca su influencia. En Gijón, sin ir más lejos, la norma se traduciría en que la primera línea de playa jamás se hubiese construido. Tampoco, por supuesto, inmuebles que tuviesen orientación norte o en calles estrechas. A lo mejor, digo yo, también se le ocurre que, al igual que los girasoles, los pisos vayan dando vuelta desde el orto al ocaso. Todo ello, supongo, porque es muy ecológico y mola un montón. En definitiva, que en Oviedo se lo van a pasar de cine confeccionando su nuevo PGO. Si ya es una cuestión difícil y compleja de por sí –bien lo sabemos en este trozo de paraíso natural- el gobierno municipal va a aportar una buena dosis de ideología para que no le falte de nada. De hecho, la empresa que quiera llevarse el contrato de la revisión tendrá a la fuerza que «aportar otra visión del espacio público pensada desde el punto de vista del género». ¡Toma!

Ver Post >
El «Matrix feliz».
img
Jose Manuel Balbuena | 18-03-2017 | 09:22| 0

El diagnóstico del Plan de Movilidad presentado hace poco lo dice bien claro: en nuestra ciudad se usa mayoritariamente el coche para trabajar. Es decir, un 36,5 por ciento que lo utiliza para sus desplazamientos lo hace por este motivo. Luego está el ocio, estudios o compras; pero, a la vista está, la población activa –la poca que todavía queda- necesita de este medio de transporte a la fuerza. No es un capricho, o cuestión de falta de respeto al medioambiente: llevar el pan a casa implica tener que cogerlo. Pues bien, digo esto porque a veces nuestros gobernantes se olvidan de ello. Es decir, acaban criminalizándolo con medidas completamente extemporáneas. Me refiero a cosas como peatonalizaciones incomprensibles que lo expulsan, restricciones de todo tipo (las últimas por contaminación), o remodelaciones de calles donde se eliminan de un plumazo decenas de aparcamientos. Sostengo que nuestros gobernantes, en muchas ocasiones, piensan que la vida diaria de la gente es una especie de «Matrix feliz». Esto es, montan en su bicicleta (o van andando) por la mañana bien temprano, llevan a sus hijos de esa manera y luego se marchan a trabajar la mar de relajados. Nada que ver. La gente que curra tiene prisa. Está agobiada y con estrés. Sale con el tiempo justo de casa y agradecería que la ciudad fuese también amable con su vehículo, y no sólo estuviese concebida para los muchos gijoneses despreocupados que pasean por El Muro. Únicamente el 0,6 por ciento de los desplazamientos en jornadas laborales – según el estudio- se realizan en bicicleta. La cosa cambia, naturalmente, en festivos o fines de semana. Ahí sí se puede ver a bastantes más disfrutando de las dos ruedas sin problemas. En cambio, de lunes a viernes el vehículo particular predomina porque es imprescindible. Tiene que transportar a clientes, mover herramientas y desplazarse en el mínimo tiempo posible, ya que el día se queda pequeño. Entiendo, como es lógico, que ese «Matrix feliz» del que hablaba antes quede muy bien. Que lo políticamente correcto es decir que el coche es malo, genera polución y lo bueno para el ciudadano es dejarlo en el garaje. Sin embargo, el debate que también debería suscitar el Plan de Movilidad es qué tipo de Gijón queremos. Uno que trabaja y facilita la vida a aquellos que todavía siguen en activo, o bien al contrario, el que considera que todo el mundo está jubilado y utiliza el vehículo de forma esporádica para darse un paseo. No lo olvidemos: nuestra intensa caída demográfica sólo se mitiga si somos capaces de captar población dispuesta a trabajar. ¿Con coche? Sí, claro.

Ver Post >
El del medio.
img
Jose Manuel Balbuena | 16-03-2017 | 09:40| 0

Patxi López quiere situarse justo en el medio. Es decir, ni entre el oficialismo de Susana Díaz, ni en la ruptura total que representa Pedro Sánchez. Es una suerte de tercera vía imprecisa y en cierta manera difusa. Lo digo porque, a tenor de sus ideas, el PSOE se manejaría como un barco. Tantos grados a babor, tantos a estribor. Cuando a López le preguntan por su propuesta ideológica responde de esta forma: «Ni que se escore demasiado al centro, ni tampoco hacia la izquierda que representa Podemos». Esto es, el rumbo de la nave socialista se debería trazar casi en grados. Tal y como si se pudiese utilizar una brújula para situarla en un punto exacto en cada momento. En fin, en política –a mí modo de entender-  no es ya cómo te quieras posicionar tú, sino cómo te sitúan los demás, o sea, el electorado. Afinar con tal nivel de exactitud no es tan fácil. Asimismo, con respecto a la estrategia que se debería llevar a cabo estamos en las mismas: «Ni pactar todas las semanas con el PP (alusión a la candidata Díaz y la gestora), ni buscar alianzas ciegas con Pablo Iglesias (dardo para Sánchez)». De nuevo, esa indefinición mata a la candidatura de Patxi López. Un político, por otra parte, bastante sensato y cabal pero que se encuentra atrapado por estos tiempos tan convulsos que vivimos. La militancia del PSOE está demostrando que la batalla se dará en los extremos. Van a elegir entre el socialismo de toda la vida, el que representa Susana Díaz, Felipe González o Zapatero; por cierto, este último ya ha envidado un mensaje claro de apoyo a la andaluza. O bien, la propuesta de Sánchez, que es todo lo contrario: una especie de nuevo partido más escorado que nunca hacia la izquierda. Por tanto, ubicar al candidato López no resulta sencillo. El votante de cualquier tipo ahora mismo huye de las medianías. Donald Trump, Le Pen, o los movimientos extremistas en Holanda son una buena prueba de ello. Díaz captará a la militancia que considera que el centro es el lugar del PSOE, Sánchez a los que tienen una visión más radical del partido, pero, ¿y López? ¿Dónde está? Su propuesta no levanta ni filias ni fobias en grado sumo y eso debería preocuparle. En el acto que el otro día organizó en Gijón (150 personas) se podía ver a mucho militante histórico de toda la vida. Afines, sin duda, al socialismo clásico de Javier Fernández y por ende a Susana Díaz. Allí estaban todos sentados en primera fila escuchándolo con suma atención. Yo, si fuera Patxi, me preguntaría, ¿de verdad me van a votar? Pienso exactamente lo mismo que usted.

Ver Post >
Auténtica agonía.
img
Jose Manuel Balbuena | 14-03-2017 | 10:56| 0

Realizar un Plan General de Ordenación (PGO) para Gijón se ha vuelto misión imposible. Blindarlo ante los ataques que va a recibir, obliga a sus redactores a realizar una suerte de ingeniería de alto nivel. Encajar piezas –tanto jurídicas como urbanísticas- de un puzle tan complejo que resulta un auténtico sudoku. Digo más, en el PGO que se está tramitando saltaron todas las alarmas cuando se detectaron errores. La gravedad de los mismos llevaron a pensar en volver a rehacerlo desde cero, sin embargo, según parece, con una segunda exposición pública podría salvarse la cuestión. Ahora bien, nadie garantiza que una simple demanda individual ante una alegación denegada lo ponga en un brete. No sería, por cierto, la primera vez. Pues bien, a los enemigos externos –los que defienden sus intereses privados, también llamado «qué hay de lo mío»- habría que añadir para más inri los internos. El ex jefe del servicio técnico de Urbanismo durante once años, Javier Domingo, parece llevar bastante mal su destitución. Preguntado sobre la actual revisión contesta con una cita de Séneca: «Al marino que no conoce su rumbo ningún viento le será favorable». Dando a entender, obviamente, que esta nave urbanística acabará contra las rocas una vez más. Domingo no para de hacer acusaciones tan graves como las siguientes.«Durante mi baja se pidió, casi exigió, a los arquitectos del servicio técnico de Urbanismo que informaran favorablemente el documento de aprobación inicial», añadiendo además «naturalmente se negaron a prevaricar y se les amenazó con trasladarles a otras áreas o bajarles de categoría». Siguiendo con «pero alguien terminó haciéndolo y pidió mejor recompensa: una dirección general». Queda claro, pues, que dentro del departamento de Urbanismo del Ayuntamiento los demonios andan sueltos prendiendo fuegos por doquier. En fin, yo pediría –quizá de forma ingenua- que más que nunca se mire por el interés general. Este plan no nato ya ha sufrido las intrigas palaciegas que se desataron dentro del equipo redactor, y ahora  también los problemas internos del departamento de Urbanismo. Lo realmente importante es que esta ciudad tenga, por fin, un PGO y que acabemos con esta auténtica agonía. Llevamos ya sin planeamiento la friolera de casi cuatro años y hace falta como el comer. Por tanto, a aquellos que desean que fracase la actual revisión por motivos personales cualesquiera, les menciono estos versos de Leonardo Castellani que en otra ocasión aquí mismo cité: «El jorobado se queja de su joroba/ y yo no sé si quieren que se la quiten/ o jorobarnos a todos».

Ver Post >

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 31-03-2017 | 21:30 en:
Nos la cuelan.
kika47_1390494074313 26-03-2017 | 09:43 en:
¡Vaya semanita!

Etiquetas

Otros Blogs de Autor