El Comercio
img
Etiqueta: PSOE
Perder el tiempo.
img
Jose Manuel Balbuena | 20-01-2018 | 06:02 |0

ayuntamiento-gijon-u402351122tag-624x385el-comercio-elcomercioSeamos claros: Gijón no iba a tener este año presupuesto de ninguna de las maneras. La oposición no daba su permiso. Nos encontramos, a la vista está, en campaña electoral aunque en realidad sea en 2019. Es verdad, bien es cierto, que algunos grupos -como el PP, IU o Ciudadanos- hicieron más por la labor. Estuvieron dispuestos a negociar el borrador presentado en noviembre, pero en ningún caso tenían mayoría suficiente para sacarlo adelante. Es decir, por muchas reuniones y propuestas suyas que fuesen reflejadas, al final, siempre iba a suceder lo inevitable: su aprobación dependía del voto de Xixón Sí Puede (XSP) o el PSOE. A XSP se le metió entre ceja y ceja que el presupuesto (230,7 millones de euros) había que supeditarlo a las reivindicaciones laborales de un colectivo. En concreto, al de las trabajadoras de ayuda a domicilio. Su municipalización, en la práctica pasar a formar parte de la plantilla, estaba desaconsejada por hasta cinco informes provenientes de Intervención. La cosa, como ven, no iba resultar nada fácil para el equipo de gobierno. De haberlo aceptado, hubiese incurrido en prevaricación. Además, lógicamente, de sentar un grave

Ver Post
La (no) negociación.
img
Jose Manuel Balbuena | 23-12-2017 | 07:01 |0

ayuntamiento-u40940275289o4f-624x385el-comercio-elcomercioSeamos claros: nunca hubo por parte de la oposición la más mínima intención de negociar unos presupuestos para Gijón. Prácticamente, la decisión de una prórroga –entre los partidos que podían impedirla, a la postre, Xixón Sí Puede (XSP) o PSOE- estaba tomada casi de antemano. Si me apuran, desde el minuto uno y sin dar ninguna concesión al rival político. Recordemos: XSP exigió por activa y pasiva la remunicipalización del servicio de ayuda a domicilio. Esto es, hizo suyas las reivindicaciones de un colectivo laboral –las 200 trabajadoras que realizan este servicio- y las puso como condición «sine qua non» para que esta ciudad no entrase en prórroga. Todo ello, pese que había hasta cinco informes en contra –ojo, desde Intervención- diciendo que era imposible por razones económicas y legales. De haberlo hecho, aparte de los 3 millones de euros más que costaría con respecto a la situación actual, o sea, prestado de forma externa desde una empresa privada, se hubiera incluido a dicho colectivo en la función pública por la puerta de atrás. Para ello, llegó incluso a proponer la creación de una nueva empresa municipal «ad hoc» con ese mismo

Ver Post
Muéstrame un líder.
img
Jose Manuel Balbuena | 28-11-2017 | 05:33 |0

29710913-624x415

El socialismo local ya tiene secretario general: Iván Fernández Ardura. Se ha impuesto en una votación muy ajustada al otro candidato, José Ramón García, «Monchu». Tanto es así que apenas hubo 27 votos de diferencia entre ambos. 399 consiguió el primero, frente a 372 el segundo. Todo ello con una participación alta (59%) de los militantes en la XIII Asamblea Municipal. Algo que demuestra, sin duda, que había mucho interés dentro de las bases por aclarar las cosas. La actual fórmula de gestión de la agrupación –una gestora regía sus destinos desde la dimisión de Santiago Martínez Argüelles- estaba agotada. Ya no daba más de sí. La militancia quería expresarse y lo hizo el pasado el pasado domingo con la convicción de cambiar el partido. De volver, como dijo Fernández Ardura en su discurso, a ser de nuevo «el partido de Gijón». Sin embargo, las cosas han cambiado totalmente desde aquellos tiempos de oro. Lo primero, claro está, el liderazgo. El PSOE local ya no tiene líderes. Es decir, no existe un Vicente Álvarez-Areces ni una Paz Felgueroso que arrastraban votos y con ello lograban victorias electorales. El esquema para estos tiempos se basa

Ver Post
Vía muerta.
img
Jose Manuel Balbuena | 21-11-2017 | 05:43 |0

unknown

El portavoz de la juta de gobierno, Fernando Couto, considera determinante la postura que tome el PSOE para que esta ciudad tenga presupuestos. Lo hace después de constatar que su aliado del año pasado, Xixón Sí Puede (XSP), esta vez no lo va a ser. La formación morada no está dispuesta –a tenor de los hechos y mensajes emitidos- a aprobarle unas cuentas a Foro. Razones externas (la dura exigencia de municipalizar el servicio de ayuda a domicilio) e internas (el descontento de las bases con el apoyo que se dio) hacen que resulte prácticamente imposible. Por eso, Couto señala al socialismo local como quien debería de dar la cara en este momento. Esto es, sentarse a negociar para que Gijón, más que probablemente, no acabe con sólo unos presupuestos aprobados de cuatro posibles. Pues bien, José María Pérez, el portavoz del grupo municipal, aceptó el reto. Eso sí, haciendo tantas recriminaciones por anticipado que ya nos da una idea de cuál va a ser el resultado final. Una, que Carmen Moriyón no es en absoluto de fiar. Según Pérez, «sistemáticamente incumple sus acuerdos de Pleno, pese a votar a favor de muchos». Y la otra, que se sienten segundo plato

Ver Post
Estancados.
img
Jose Manuel Balbuena | 14-11-2017 | 05:27 |0

29227436-624x513

Salvo milagro de la virgen de Covadonga, esta ciudad volverá a entrar en prórroga presupuestaria el año que viene. Todo parece indicar que va a ser inevitable. La primera ronda de contactos que ha tenido el equipo de gobierno con los diferentes grupos municipales, no ha sido muy fructífera que digamos. Al PP, por ejemplo, le espanta el proyecto presentado. Es más, hasta sus representantes se mostraron «desolados» tras el encuentro. Ciudadanos, aunque salió «razonablemente satisfecho», también señaló el «escaso margen de negociación» que había. El PSOE considera «imprescindible introducir cambios» e IU, por su parte, sí parece dispuesta a discutir partidas concretas. Sin embargo, la clave de todo este proceso se encuentra en la postura que tome Xixón Sí Puede (XSP). Muy condicionada por dos nudos gordianos difíciles de desatar. El primero, supedita su abstención o voto favorable a la remunicipalización del servicio de ayuda a domicilio. Algo que la Alcaldesa, en el Pleno del pasado jueves, dejó absolutamente claro: no la va a municipalizar porque hay cinco informes jurídicos y económicos en contra. A cambio, ofrece una mejora de las condiciones de

Ver Post
¿Cuándo es el momento?
img
Jose Manuel Balbuena | 09-11-2017 | 05:29 |0

29133066-624x416

El debate sobre la oficialidad del asturiano tiene algo de cíclico. Se produce casi cada legislatura. Unas veces salta a la palestra por una cosa y otras por otra. Esta vez, ha sido el giro copernicano del PSOE en su XXXII congreso quien lo impulsó. De hecho, la aprobación de un dictamen favorable a la cooficialidad causó gran revuelo en las filas socialistas. Era una auténtica novedad, puesto que, si bien entre las bases la llingua está bien vista, nunca ha sucedido lo mismo con la cúpula gobernante. Sin embargo, los nuevos aires que corren en la FSA le han dado la vuelta a la tortilla. Ahora mantienen una postura favorable hacia cooficialidad y eso ha sido cogido al vuelo por otros. Me refiero a Podemos e IU que hacen de ello ya su bandera. Una comisión parlamentaria creada al efecto –y presidida por IU- propone a la Junta General declararlo oficial. A eso hemos de sumar el presumible pronunciamiento favorable del Ayuntamiento de Gijón, propugnado también por ambos grupos. Junto con Oviedo que, por su parte, también aboga por una reforma del estatuto. Ahora bien, quien lo tiene en su mano, me refiero al grupo parlamentario socialista, está callado. Como

Ver Post
Militancia en llamas.
img
Jose Manuel Balbuena | 23-09-2017 | 05:57 |0

27774801-624x365A Adrián Barbón se le va a pedir que dé caña. Esto es, que remueva piedra por piedra lo que hasta ahora conocíamos de la FSA. No hay más que ver cómo se están desarrollando las asambleas de las agrupaciones locales. Tensas y entre conflictos. Empezó Oviedo reprobando la gestión de la dirección regional encabezada por Javier Fernández. A ello se sumó también, y en no poca medida, Mieres, Langreo y San Martín del Rey Aurelio. En cambio, en Laviana, el feudo de Barbón, sucedió lo contario: fue aprobada por una clara mayoría. Sin duda, un mensaje de calma y tranquilidad que decidió enviar el nuevo secretario general. Sin embargo, el caso más llamativo se encuentra en Gijón. Ciudad emblema para el socialismo asturiano. Aquí se concentra, no sólo el mayor número de militantes, sino también un currículum de 32 años de gobierno municipal. Como digo, todo un símbolo. Pues bien, la asamblea del PSOE gijonés transcurrió en medio de un ambiente que en cierta manera se cortaba a cuchillo. Con intervenciones de calado como las de Francisco y Faustino Blanco. Ambos ex consejeros de Javier Fernández y que no se anduvieron por las ramas. El primero para reclamar

Ver Post
Esa purga suave.
img
Jose Manuel Balbuena | 10-08-2017 | 04:34 |0

1502193801858

Antonio Trevín lo explicó de forma lacónica: «El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó». Se refería a su sustitución como portavoz de la Comisión de Interior en el Congreso. Un puesto de relevancia –donde un parlamentario puede brillar como el sol- y que le fue arrebatado en cuanto Pedro Sánchez tomó mando en plaza. Es más, sus continuos choques con la ahora todopoderosa portavoz del Grupo Socialista, Margarita Robles, ya venían de atrás. Siendo Robles diputada había pedido explicaciones a Trevín de forma airada, ante el voto en contra de la Ley de Precursores de Explosivos. El ex presidente del Principado se lo tomó mal. Dijo que era la primera vez que había sufrido una desautorización pública por parte de un compañero. Así, como es lógico, resultaba muy difícil que pudiera continuar. Luego vino lo del «gallinero». Esto es, mandarlo a las últimas filas del Hemiciclo donde iba a estar acompañado por otros «susanistas» represaliados. En una red social comentaba la jugada con fina ironía: «Está justito al lado de la puerta de salida a la entreplanta, tapado convenientemente con columnas y altillos». Finalmente, fue lo que sucedió:

Ver Post
Cambio de cromos.
img
Jose Manuel Balbuena | 04-07-2017 | 04:20 |0

images

Hace poco el presidente del Principado, Javier Fernández, envió una carta a los dirigentes de Podemos e IU. En la misma, reiteraba su oferta para sentarse a negociar «una alternativa progresista, social y de futuro». Hasta ahí, digamos, normal. Fernández pretende allanar el camino que le queda. Llevar lo mejor posible este calvario, con desavenencias y choques continuos en el Parlamento, para así tener un final feliz (o casi). No es la primera vez que esto sucede –en los presupuestos pasa un tanto de lo mismo- siempre con idéntico resultado: los pactos entre la izquierda a día de hoy parecen imposibles. Las diferencias, salvo con IU, insalvables. Pues bien, lo sorprendente viene en la segunda parte de esta misiva. Esto es, cuando pone a Gijón como materia de intercambio en esa supuesta negociación. Ofrece «recuperar un gobierno progresista» para esta ciudad, aunque no sabemos muy bien cómo. Es decir, de qué manera salvaría los obstáculos que hasta el momento ha sido imposible superar. Si recuerdan, lo de un gobierno municipal de izquierda para Gijón es algo ya casi cansino. Un mantra pertinaz como una lluvia fina. La suma de IU, Xixón Sí Puede (XSP) y

Ver Post
Déjà vu.
img
Jose Manuel Balbuena | 29-06-2017 | 05:39 |0

unknown

Tal parece que esta situación política ya la hubiésemos vivido antes. Me refiero a las sucesivas reuniones entre grupos políticos que, con la llega de Pedro Sánchez a la secretaria general del PSOE, se están produciendo. Es como volver al periodo previo entre elecciones: si recuerdan, entre diciembre del 2015 y junio de 2016 los partidos no hacían otra cosa. Era una auténtica fiebre por intentar llegar a pactos, formar gobiernos y coaliciones. Pues bien, el fuego ahora lo ha abierto el secretario general socialista y Pablo Iglesias. Un encuentro que no se producía desde el 30 de marzo del año pasado. Todo ello, bajo el nuevo rumbo que Sánchez quiere imprimirle al PSOE. O sea, acercarse al espacio político de Podemos lo más posible. Tal es así que, horas después de la entrevista, declaró sentirse muy cercano al votante morado. Es más, ambos pactaron una llamada «agenda común» sobre diferentes asuntos, con cinco grupos de trabajo: rescate a los jóvenes, relaciones laborales, políticas de igualdad, pensiones y desbloqueo de iniciativas parlamentarias. Temas fáciles, sin mayores complicaciones, con los que crear ese forraje ideológico del que se alimenta

Ver Post

Últimos Comentarios

albertoperez 30-12-2017 | 18:44 en:
La gloria del empeño.
albertoperez 10-12-2017 | 10:17 en:
Vértigo me da.

Otros Blogs de Autor