El Comercio
img
Etiqueta: Puigdemont
Puigdemont es el problema.
img
Jose Manuel Balbuena | 11-01-2018 | 06:27 |0

puigdemont-kfgf-u50586628514zyh-624x385rcDurante la campaña de las elecciones catalanas, a Carles Puigdemont le preguntaron por el paro juvenil. En concreto, cuál era la tasa en Cataluña. El que se autodenomina «presidente en el exilio» lo desconocía por completo. No tenía ni idea. El dato no estaba, ni mucho menos, en su cabeza. Podríamos decir incluso que hasta ni le importaba. Lo suyo, como ha quedado demostrado, es la independencia y nada más. La economía o el desempleo siempre se encuentran en un segundo plano. Lo suyo, vuelvo a repetir, es la agitación constante mediante la búsqueda de la colisión frontal con el Estado. No hay más horizonte de futuro en su programa de Gobierno. Así y todo, de forma sorprendente, consiguió 940.000 votos arrebatándole a Esquerra Republicana la hegemonía del secesionismo. Dejándola, como el cuento de la bella durmiente, sumida en un profundo sueño a la espera del príncipe Oriol Junqueras salga de la cárcel. Poco a poco, el hombre que hace dos años (2011) llegó a la presidencia gracias a la imposición de los antisistema de la CUP, se ha hecho con el poder absoluto. De tal manera, que ahora tiene planteado un órdago en toda regla: o yo, o elecciones. Tal es

Ver Post
Entre lo malo y lo peor.
img
Jose Manuel Balbuena | 28-12-2017 | 05:09 |0

puigdemont-junqueras-cabezas-efeLa situación política en Cataluña tras el 21-D es endemoniada. Muy complicada y tal parece un «Déjà vu» de las elecciones del 2015. Es verdad, no obstante, que Ciudadanos ha ganado en votos y escaños, representado esto un giro copernicano. Ahora bien, el futuro escenario da miedo. El partido naranja ya ha dicho que renuncia a hacer una ronda de contactos de cara a formar Ejecutivo. Sabe de sobra que con el bloque independentista no va a llegar a ningún acuerdo y, por eso, elude desgastarse en una batalla que considera perdida de antemano. Por tanto, la pelota pasa al otro lado. O dicho de otra manera: de entre Junts per Catalunya (JxCat) y Esquerra República debería salir el próximo president. Algo que, visto desde afuera, parece aterrador. Veamos si no las opciones. Carles Puigdemont se ha arrogado ya el puesto de salida. Ser su partido el más votado dentro del independentismo y esa aureola de héroe romántico que cree tener, le lleva a que cualquier otra candidatura le parezca ilegítima. Recordemos que el fugado Puigdemont había prometido volver al Palau de Generalitat en caso de ser elegido. Sin embargo, hay un grave problema: nada más pisar territorio

Ver Post
Una auténtica liberación.
img
Jose Manuel Balbuena | 02-11-2017 | 05:34 |0

15094750885677

Un soplido, eso es lo que le ha bastado al Estado para desmontar a esa todopoderosa república catalana, que el procés decía haber construido. Proclamada el viernes 27 de octubre, en una sesión parlamentaria delirante con voto secreto incluido, ya sospechábamos al día siguiente que algo iba mal. No había ni grandes manifestaciones en la calle, ni disturbios, ni siquiera resistencia civil. Lo opuesto a los pronósticos de quienes se mostraban reacios a la aplicación del artículo 155 de la Constitución. El presidente de esta república fantasma, Carles Puigdemont, se había ido corriendo a Girona. Sí, a las fiestas de su ciudad para dejarse ver en un restaurante. No sé, imagínense que el día de la independencia, un mandatario cualquiera, se va de excursión por la montaña. Alucinante, ¿no? Pues bien, por si fuera poco, ese personaje grotesco en que se ha convertido Puigdemont, el primer lunes de la república soberana se marcha por la frontera. A escondidas y de tapadillo coge un avión en Marsella, llega a Bruselas y monta una surrealista rueda de prensa. En ella, dice que en España no hay garantías para él -«déficit democrático» lo llama- y que

Ver Post
Entre elecciones y el martirio.
img
Jose Manuel Balbuena | 26-10-2017 | 04:38 |0

15089509693165

En estos días se está discutiendo sobre si la convocatoria de unas elecciones anticipadas debe parar el artículo 155. Esto es, la aplicación del precepto constitucional que el Gobierno aprobó el sábado en Consejo de Ministros. Unos dicen que el vidrioso Carles Puigdemont, en un nuevo juego de trile, lo haría para así evitar la intervención de la autonomía. O sea, estaríamos hablando de un último recurso «in extremis» para salvar el autogobierno y su pellejo político. Sin embargo, otras corrientes del independentismo quieren directamente el martirio. Proclamar sin pudor la desobediencia civil y la lucha callejera. Una declaración unilateral de independencia (DUI) en el Pleno que hoy se celebra en el Parlament y a la batalla. De barricada en barricada hasta construir una república socialista, tal y como pretenden los antisistema de la CUP. Pues bien, a mi juicio el 155 se debe aplicar con todas las consecuencias pase lo que pase. Es decir, tanto si Puigdemont convoca elecciones como si, con mucho más motivo, se llega a declarar la famosa DUI. Miren ustedes, el Estado tiene la obligación de permanecer en Cataluña para hacerse fuerte. Un entramado como el

Ver Post
«Help Catalonia».
img
Jose Manuel Balbuena | 22-10-2017 | 10:05 |0

15082661694290A estas alturas lo deberíamos de tener claro: la Generalitat no va a dar un paso atrás. El Govern jamás volverá a la legalidad –tal y como le pide el Gobierno español- porque ya se encuentra sumido en la independencia. Abducido por una (no) declaración de la misma y a la espera de hacerlo de manera formal. Sus acciones y gestos no dejan lugar a dudas. El lunes deberían de haber respondido a una pregunta muy sencilla que les hacía Mariano Rajoy: señor Puigdemont, ¿ha declarado usted o no la independencia para Cataluña? Sin embargo, lo que hizo Carles fue salirse por la tangente. Pedir dos meses para un diálogo que a cualquiera se le antoja imposible, mientras nos aburría con una perorata sobre la libertad y democracia. Vamos a ver, ¿qué se va a dialogar con quien se ha saltado todas las leyes? ¿Con quién siempre está con añagazas y enredos en una burla constante? Porque, no lo duden, la estrategia ahora mismo del independentismo está en la movilización. Sacar a los fieles a la calle para así intentar obtener un reconocimiento internacional que se les muestra esquivo. De hecho, si lo hubieran tenido (o lo tuvieran en un futuro) el President no tardaría un

Ver Post
Por fin.
img
Jose Manuel Balbuena | 12-10-2017 | 04:42 |0

dlz9xcnw0aecxf_

Un cuadro de Dalí. Eso es lo que fue la presunta Declaración Unilateral de Independencia (DUI) que Carles Puigdemont proclamó y suspendió al mismo tiempo. Surrealismo en estado puro. El genio de Cadaqués vuelto a sacar de la tumba por segunda vez. Ocho segundos de gloria para luego caer en la depresión más absoluta. Un Pleno que comenzó una hora más tarde –y todo el mundo esperando- porque los de la CUP (los que mandan) estaban de uñas. Puigdemont les había informado de la farsa a perpetrar y se subían por las paredes. Querían todo lo contrario: salir del Parlament con una república catalana hecha y a quemar las calles. Sin embargo, nada de eso pasó. La (no) DUI fue un chasco total. Una decepción mayúscula para las tropas independentistas que estaban esperándola como agua de mayo. Un ridículo espantoso ante los medios internacionales, a los que se intentaba seducir a toda costa. Incluso hablando en diferentes idiomas (sobre todo inglés) en el templo del catalanismo. El «procés» está muerto. Ya nadie confía en él. El independentismo echa humo ante el Govern y pide que esta «secesión en diferido» se haga rápido. Nada de esperar meses. Que la

Ver Post

Últimos Comentarios

albertoperez 30-12-2017 | 18:44 en:
La gloria del empeño.
albertoperez 10-12-2017 | 10:17 en:
Vértigo me da.

Otros Blogs de Autor