Skizo´s Blues Films (Vol. III)


Carta de apoyo a don José Luis Magro

He querido esperar a que pasara el congreso regional del PP de Asturias para replicar a doña Laura Jiménez Arce y a doña María Josefa Martínez Bedriñana, y sus escritos «A vueltas con los compromisarios de Villaviciosa» y «Respuesta al señor Magro desde Villaviciosa», respectivamente, amén de mostrar mi apoyo al artículo del señor Magro «Sobre el desarrollo del congreso del PP de Asturias».

Esperar para no entrar al trapo de la estrategia seguida por el aparato durante todo el proceso, con el fin logrado de mantener a los mismos donde siempre, sin permitir siquiera expresarse a las bases del partido que no estuvieran de acuerdo con la deriva seguida hasta ahora.

Replicar a las citadas para manifestar que la información de la que disponía el señor Magro es verídica y total, en contra de lo acusado de desinformación total (sic) y que la lista electa para compromisarios sí estaba adscrita a un candidato que no era otro que el reelegido presidente del PP asturiano, el señor Ovidio Sánchez. Entendemos que era necesario para los intereses del aparato presentarse como independientes, pero no se entiende que engañaran a la militancia presentándose de tal guisa. ¿Miedo al veredicto de la militancia de base?

Manifiestan que dudaban de la idoneidad del señor Morales para dirigir el partido cuando la impresión causada es de que, en realidad, lo temían, ya que hicieron lo posible y lo no posible, desde un punto de vista ético, para que no llegara a dirigirlo. ¿Miedo de nuevo?

Hablan de limpieza democrática y el respeto a las normas. Causaría gracia, pero produce pena y sonrojo que argumenten utilizando términos que han contradicho continuamente. La limpieza no ha existido y el respeto a las normas se queda en legalismos que pisan la lealtad al partido y el compañerismo en bien de la democracia para crear un esperpento como el que crearon en Villaviciosa: se presentaban en contra del aparato del partido local; sólo el afán de mantener la farsa hasta el final y el miedo una vez más al veredicto de la urna logran justificar tan cínicas afirmaciones, falsas por otra parte.

De acuerdo en todos los puntos con lo manifestado por el señor Magro de que había una lista adscrita al señor Morales y otra, pese a lo manifestado en las misivas, en la que sus miembros pertenecían y, por tanto, recibían instrucciones emanadas de la sede regional a la lista adscrita al señor Ovidio, reiterando que manifestar lo contrario sólo era parte del engaño que se estuvo llevando a cabo desde el comienzo del proceso a toda la base militante del PP de Villaviciosa ocultando la lealtad a Ovidio con la máscara del independentismo.

Si el señor Magro por presentarse en una lista alternativa a la oficial es tildado de abanderado de la renovación y utilizar esto para denigrarlo públicamente, en ese caso señoras, casi todo el PP de Asturias ha de ser acusado: militantes, afiliados, simpatizantes y hasta compromisarios electos que tuvieron el valor de apoyar la alternativa a Ovidio y todo lo que representa de sistema fallido, caduco y, sobre todo, obsoleto para presentar un proyecto que cure la herida provocada por los desaguisados de sus acólitos para triunfar en la reelección.

Quiero mostrar mi apoyo al señor Magro porque en democracia hacen falta plumas como la suya que informen con total veracidad, como ha hecho pese a ser acusado de lo contrario, a la ciudadanía de la realidad democrática en los partidos políticos, el PP asturiano en este caso. Llama a las cosas por su nombre con el señorío de firmar lo dicho sin utilizar plumas mercenarias que se encomiendan a Santa Lucía para negar la realidad tergiversando, mintiendo y ocultando los hechos.

Aplaudir su acierto al comparar la situación con «El retablo de las maravillas». Cualquier militante, afiliado y simpatizante del PP en Villaviciosa reconoce al Chanfalla, los chirinos, el Rabelín, al gobernador, al Benito Repollo, al Juan Castrado, al Pedro Capacho, la Juana Castrada y la Teresa Repollo de turno que han llevado a la división, al desencuentro y hasta a la retirada del saludo en la calle entre vecinos al PP de Villaviciosa.

Las elecciones a compromisarios, tal como sucede en «El retablo de las maravillas», fueron dirigidas por los personajes reales para representarse en lugar y hora concertada, a puerta cerrada para los militantes con derecho a voto y a la lista alternativa adscrita al señor Morales, ya que si no nadie o muy pocos iría a ver la representación en las votaciones en la sede del PP de Villaviciosa, a votar la lista adscrita al señor Ovidio y para nada independiente como presumían y se daban a conocer.

El tema de lo ocurrido concuerda, una vez más, con «El retablo de las maravillas»: la importancia de la fama en el mundo, en este caso, de la política, ya sea por lo fantástico de la candidatura en sí o por las causas que conlleva, división del partido en este caso, así sean buenas o malas. Nefastas en este caso.

Si Cervantes con la obra condena la posición de que a la representación sólo podrían asistir cristianos viejos y de legítimo matrimonio, el señor Magro condena y con razón, que a las elecciones de compromisarios sólo pudieran presentarse aquellos aprobados por el aparato oficialista sin importar el daño que se causaba a la democracia interna y se ve a leguas el paralelismo entre la discriminación social que denuncia Cervantes y la actuación del aparato del partido con el PP de Villaviciosa y la lista alternativa, presentada, pero no admitida.

La pluma autora de las misivas sólo acierta en dos cosas: el reconocimiento a la actuación del secretario de la junta local de Villaviciosa, José Antonio Rivero Fernández: honesta y profesional, y aplaudir la elección de buen gusto del señor Magro al elegir la obra de Cervantes.

Aunque esto último, acostumbrada la pluma a aplaudir lo que le indican, tal vez les haya hecho estar ciegos, como lo estuvieron para fraccionar el partido, al mensaje de «El retablo de las maravillas».

Gracias, señor Magro, por decir públicamente lo que se dice en la oscuridad de estos tiempos para el PP de Villaviciosa.

Esperemos que los próximos comicios para la junta local de Villaviciosa puedan celebrarse con limpieza y transparencia democrática y que el aparato del PP triunfante en el congreso tenga las miras de buscar democracia para el PP dejando que sus bases hablen. Lo contrario será más de lo mismo hasta ahora y futuros desastres electorales en las citas con las urnas.

Skizo´s Blues Films (Vol.II)

Skizo´s Blues Films


Skizo´s Blues recomienda: “Duro Camino”

Ya que hoy, 23 de Abril de 2008, se celebra el “Día del Libro”, hago una excepción y os recomiendo la lectura de un libro: “Duro camino”.

La autora es Caridad Santamarta, escritora y amiga que ya va por su tercer libro publicado.

Podeis ver el vídeo de la presentación en “El Corte Inglés” de Giji el pasado día 21:

http://es.youtube.com/watch?v=lYC5TcKWhuk

Un saludo para ella del viejo Skizo´s Blues

TRIBUS URBANAS, un relato de Skizo´s Blues

Este relato fué publicado en diciembre de 2006 y le tengo un especial cariño.
Se lo dedico a mi amiga Xíriga que estoy seguro que se pasará un rato entretenida y se le escapará la risa. Y hacer sonreir a una damisela es un bálsamo para el alma.
Espero que os guste.


“Jóvenes, regocijaros en vuestra juventud”











TRIBUS URBANAS La corbata se enrocó alrededor de su cuello como una serpiente guiada por los precisos movimientos de sus manos. Hizo un perfecto nudo y se puso la chaqueta a juego con los pantalones. Sacó el frasco de fragancia del estante y se roció la cara con devoción. Cuando el baño comenzó a saturarse del aromático aire, se miró al espejo con mal disimulado orgullo.

Comprobó el dinero en la cartera y tras cerrar con vuelta la cerradura, se dirigió al coche. Se acomodó en el asiento mientras repasaba con la gamuza los residuos de polvo de varios días. Tuvo que volver a la casa para buscar el bote de limpia muebles y reforzar la eficiencia de la gamuza.

Quince minutos después había concluido sus operaciones y se miró satisfecho por el espejo del retrovisor.

-¡Estás hecho todo un chaval!-se dijo con soberbia mientras comenzaba a toser e inundar de babas el cristal.

Mientras se tapaba la boca con una mano, la otra dirigió sus dedos rápidamente a la guantera palpando a los pocos segundos el familiar contorno del “ventolinos”. Se disparó tres ráfagas rápidas e intermitentes del medicinal spray y sus pulmones se calmaron poco a poco.


Se estaba retrasando. Había quedado de recoger a la gente a la hora en punto y ya pasaban diez minutos. Arrancó y salió en dirección a la general satisfecho de su diesel y de su carné de conducir recién renovado. Pensó que no pasaba el psicotécnico pero le recomendaron una clínica, un poco más cara sí, pero donde le hicieron una nonada y, tras abonar el dinero, un certificado de buena vista.

-¡Y eso que paso de los setenta largos!

Ella le esperaba en el portal. Lucia un hortera traje de flores con zapatos negros de charol y un bolso a juego con cadena dorada. Gafas cuadradas y varios centímetros de caro maquillaje. Pelo teñido y uñas pintadas.Una atmósfera de recargado perfume envolvía su menudo y rechoncho cuerpo. El interior de sus ropas comenzaba la progresiva sudoración cuando vio llegar a Genaro con su coche y el inconfundible ruido del motor a gasoil.

Cuando se detuvo en el borde de la acera, se introdujo en su interior y dio un beso a su compañero sentimental…

-Buenas tardes cariño. ¿Cómo estas?

-Bien, muy bien. ¿Y los otros?

-Aún no han llegado Genaro. Vendrán enseguida.

Se entrelazaron las manos mientras esperaban. Genaro estaba orgulloso de Estrella. La había conocido en Navidad por mediación de Antonio y Esther pero la cosa se presentaba con buenas perspectivas para pasar el próximo otoño en Benidorm en su compañía. Encima era viuda con buena paga y recursos propios, lo que unido a su pensión de jubilado metalúrgico, garantizaba una buena estancia en apartamento de alquiler en temporada baja a gastos compartidos sin pasar por la malísima comida del hotel del Inserso como pudo comprobar el año pasado con Tere, su anterior “novia”.

-¿Me quieres Genaro?-preguntó Estrella con decrépita coquetería.

-Sí, Estrellita, mucho, ¡como la trucha al trucho!-le contestó con una sonrisa que sacó a refrescar su postiza dentadura.

Mientras esperaban, Estrellita miró en la guantera para comprobar que lo llevaban todo. No era cuestión de arriesgarse a salir por unas horas y dejar en casa lo necesario en caso de emergencia, accidente o similar.

-¡Pero bueno, que ya me está revolviendo en el coche…!

-No estoy revolviendo, Genarín, sólo miro que no te olvidas nada.

-Ya lo se cielo, ya lo se.

Pero con sagacidad femenina, meticulosidad de enamorada y lentitud propia de la artrosis, comprobó que todo estaba en su sitio bien ordenado y dispuesto: los “ventolinos”, un par de cajas del Orfidal, una caja de Tranxilium 50, caramelos mentolados, la graciosa poesía “picante” que tanta gracia hace a los que no la conocen, la cartilla del seguro y, lo más importante, el milagroso brebaje de origen asiático y cincuenta euros el frasco de milagrosos efectos para levantar el espíritu…

-¡Mira cielo, ahí llegan!-dijo Genaro señalando al semáforo de la acera de enfrente.


Eran una pareja irregular. Antonio era tirando a bajo, pero huesudo, lo que le proporcionaba esbeltez. La lástima era que los más de ochenta años daban la sensación de que sus alámbricas piernas enfundadas en pantalones de tergal azul que mal sujetaban un tórax al borde del colapso en su chirriante camisa de estampados selváticos de manga corta para casi inarticulados brazos y artríticas manos, no acompañaban tal sensación. Completaba el retablo una arrugada cara de eterna sonrisa que era mueca, culminada en sombrero de paja, muy moderno, que ocultaba del sol lo más vital de su organismo, recomendación de su peluquero.Sus pies se arrastraban a ritmo de salsa enfundados en alpargatas de lona recién estrenadas.

Esther le llevaba del brazo. Más joven que Antonio, al menos cinco lustros, era alta y desgarbada. Inconjuntada en una blusa blanca y chaqueta roja con falda larga violeta y zapatos marrones de tacón. Las medias, rotas por el talón, a todos les parecían inapropiadas salvo a ella y Antonio, algo fetichista este último. El maquillaje no ocultaba las bingueras ojeras de la semana y sus gafas de carey y barato precio resaltaban su rostro otoñal. Era la musa erótica de Antonio y catalizador de sus dineros y progresiva degeneración física.

Parecían un enamorado matrimonio


Se acomodaron en los asientos traseros del coche y Genaro arrancó en dirección al baile. Tan sólo estaba a veinte kilómetros de la ciudad. Había otros en la misma, pero con el riesgo de encontrarse con la ex - de Genaro, los ex - de Esther y algún sobrino sin herencia de Antonio. Aparte que era costumbre de ir a éste en fin de semana. Durante la misma, salvo lunes y martes, la “ruta” discurría por los múltiples Hogares de los distintos barrios de la ciudad. Además, a medida que los empresarios descubrían la capacidad y posibilidades de invertir en ocio para la tercera edad, los lugares e infraestructuras de ocio aumentaban. Igual que los jubilados…


Iban ya por autopista cuando Esther ojeó con sagacidad el prospecto del producto milagrero.

-¿Y esto funciona Estrellita?- preguntó con malicia y pícara mirada a los ojos del conductor a través del espejo retrovisor.

-¡No se!, a nosotros no nos hace falta…- mintió con descaro ignorante de la sabiduría de la pregunta pero conocedora de la penuria de su “compañero”.

-¡Ya!, como mi Antonio.-replicó “la joven” apuntalando con su mano la rodilla del citado.



El baile era un merendero, su garaje, reconvertido en sala con una barra para servir bebidas, sillas a lo largo de las paredes y un tipo que tocaba el acordeón conectado a un amplificador. La entrada costaba tres euros y cuando el propietario descubrió que la parroquia no consumía zumos, sino “cacharros” y chupitos, cambió el luminoso letrero de “Merendero El Fogón” por el de “Baile El Desguace”. Algo metafísico pero muy propio según su hijo que era abogado e invirtió en el mobiliario del local. Cuando se convenció de la sagacidad para los negocios de su progenitor, abandonó las oposiciones para notarías por el acordeón.

El ambiente estaba animado con una versión de los éxitos del Fary y parejas bailando pasodoble. Siempre se bailaba pasodoble sonase lo que sonase. En la barra los vasos se llenaban una y otra vez con animadas conversaciones y miradas de barbudos jóvenes de cartera vacía y soltería empedernida buscando su oportunidad. En las sillas, señoras y no tanto, algunas ya bisabuelas, se reían con la última ocurrencia picante del gracioso de turno, el último chisme sobre líos de alcoba y el comentario y crónica social del último entierro de conocidos comunes. Una hora más tarde, el ambiente estaba en su apogeo con “El gato montés” escupido por los amplificadores, la pista a rebosar de parejas, las sillas a rebosar de posaderas, los vasos a rebosar de alcohol y el humo, estornudos, gritos, sudor y carcajadas rebosando el ambiente…

Brillaban las estrellas y los ojos de los concurrentes cuando Genaro tuvo que salir al coche a por una pastilla para el dolor de cabeza. Decidió tomar tres…Por si acaso.


De regreso a la ciudad, ya de madrugada, decidieron pasear por las calles. Esa noche dormirían los cuatro en casa del dueño del coche y decidieron acompañarle al garaje y volver andando con él.Las calles estaban desiertas, levemente iluminadas por la luz de las farolas. Miraron unos cuantos escaparates. De vez en cuando aparecía algún grupo de jóvenes de regreso o tal vez de marcha.

-¡Que vergüenza!- dijo Antonio mirando los tucos del joven a lo rasta que pasó a su lado.

-¡Mejor trabajaban en lugar de drogarse!- replicó Estrella, algo pedo por los chupitos de güisqui mezclados con sidra.

Antonio iba demasiado ocupado en tocar el trasero de Esther y mantenerse de pie cuando pasaron por el portal donde una joven pareja de “heavies” se besaba con ardor.El chaval dejó de besar a su compañera cuando se percató del grupo. Dio una calada al cigarro y lo arrojó a su espalda mientras miraba tiernamente a su enamorada.

La colilla describió una parábola en el aire antes de ir a caer por pura casualidad en la nuca de Antonio e introducirse por el cuello de su camisa.Al sentir el calor de la llama aún encendida, mezclada la sensación con el alcohol, un Orfidal, la edad y la excitación de palpar a Esther, le provocó un susto de muerte…

-¡Dios que me…!- vociferó a la vez que resbalaba la alpargata izquierda con el bordillo de la acera.

Pudo amortiguar el golpe con la mano, pero no evitar encontrar su cráneo con el pavimento quedando ligeramente conmocionado.

-¡Cielo Santo!, ¿qué te ocurre?- preguntó Genaro mientras Esther se encaminaba al portal y Estrella se tapaba la boca.

-¡Estos cabrones, que le tiraron una piedra para robar…!- aclaró Esther cogiendo la melena del besucón chaval que la miraba con mezcla de sorpresa y temor.

Todo ocurrió muy rápido. Las mujeres se fueron por el chico y empezaron a pisarle con sus tacones con rabia mientras Genaro le arreaba a la chica una serie de puñetazos al vientre y la cara de la chica. Un vecino llamó a la policía mientras varios curiosos aparecieron entre las sombras de cemento.


Una semana más tarde estaban los cuatro con varias pareja de amigos y conocidos comiendo oricios y centollos celebrando la capacidad de respuesta para la agresión de los miembros de la pandilla.Brindis y pseudo discursos cantaban las glorias de los guerreros, mujeres en este caso, que tan bien supieron defender su integridad. Tenía su mérito. La policía había descubierto alcohol en la sangre del chico y papel de liar en el bolso de la chica. Uno estaba encoma en el hospital por los taconazos en la cabeza y la otra jamás tendría hijos gracias a los puñetazos que le provocaron el aborto destrozando sus entrañas. Antonio ya estaba recuperado, con un vendaje en la muñeca y un pequeño chichón provocado por la “pedrada”.

El anfitrión, portavoz del grupo y dueño de los oricios, levantó su copa de coñac mientras se ponía de pie.

-¡Amigos!, brindemos por estos héroes que han demostrado que mientras la sangre esté caliente, el cuerpo aguante y la mente razone… ¡Seguimos siendo jóvenes!

Las copas se alzaron con vítores de aprobación a a voz del improvisado maestro de ceremonias.Una vez las copas rellenadas de nuevo, pidieron que hablase Antonio.

-Gracias amigos y amigas, pero yo poco pude hacer debido a mi lastimoso estado…

-¡Bueno, bueno, que luego sí hiciste!- replicó Esther entre el cachondeo general.

-Sí, es cierto-respondió Antonio con fingida seriedad y más cachondeo general-; pero el héroe fuimos todos con nuestras ganas de vivir y nuestro compañerismo y camaradería ante la adversidad.

Un nutrido aplauso cerró sus palabras.



En una fría habitación de la planta de maternidad, Isabel de apenas veinte años, se preguntaba qué había hecho para quedarse sin hijo, sin marido, con el menosprecio de sus conocidos y familiares y, sobre todo, sin futuro.


FIN




“REVERSO” un relato de Skizo´s Blues

Escribí este relato para un coleguilla que es pintor y quería un texto para colgar al lado del cuadro o inspirándose en él…
detrás de lo que puede parecer patetismo suicida se esconde un suceso paranormal…Al menos eso me dijo un joven lector.
Espero que os guste y no dejeis de mirar el artículo anterior para mandar vuestras preguntas o comentarios a skizosbluesproject@hotmail.com


Evaristo Camino Aguado se contempló como cada noche antes de acostarse en el espejo de la cómoda. La cama tenía otro espejo de cabecera y la imagen se reflejaba en uno y otro hasta el infinito, aunque Evaristo sólo alcanzaba a ver cuatro o seis a lo sumo. El ángulo de refracción de las imágenes reflejadas sin fin le impedía ver más allá.
Se concentró como cada noche antes de acostarse en su imagen. Una cara anodina de ojos inexpresivos. Una adiposidad galopante que le hacía tener tetillas y un ombligo que parecía las fauces de un monstruo de grasa que era su barriga. La imagen terminaba a la altura del calzoncillo pasando a reflejar la superficie de la cómoda.
Como cada noche miró la foto a través del espejo, sin mirar directamente al marco. Como si ese acto indirecto de visión conjurara los recuerdos dolorosos del futuro interrumpido hacía ya demasiado tiempo. Contempló la sonrisa de una joven que pasaba su brazo alrededor de un chico que Evaristo ya no recordaba como existido. Pensó en cuando se hicieron esa foto y en las promesas que guardaba aquel instante detenido en el papel.
Las promesas fueron intentadas unas y nunca realizadas otras. No le agobiaba ese pensamiento. Conocía personas con vidas tan anodinas y desencantadas como la suya. la diferencia que un@s tenían dinero y pagaban el entumecimiento mental de alcohol, drogas o vicios sexuales. Evaristo había aprendido a vivir en soledad. A envolverse en ella como si fuera una manta en una noche invernal donde el frío se cuela por invisibles rendijas y se busca abrigo. Le dolía lo vivido. Ya no sabía si amaba a la mujer o al recuerdo.
Se miró de nuevo el rostro, el reflejo. Se vio los dientes de su abierta boca y al instante reparó en que no la había abierto… En ese momento de duda cerró los ojos, y aunque había visto su reflejo con la boca abierta, el reflejo le reflejaba tal cual…
Tuvo que hacer muecas para convencerse de que los ángulos, reflejos y luz le habían jugado una mala pasada de ilusionista que no recuerda el orden de la baraja y debe cambiar de truco.
Convencido de que todo había sido una ilusión, desvió de nuevo su mirada frente al espejo para observar indirectamente un trocito de su existencia en papel. En ese momento reparó en el cuchillo de la cómoda… Solo que estaba en la imagen reflejada, no en el original…Se vio de nuevo para percatarse de que era fielmente reflejado. Era él, no había duda. Todo el resto de mobiliario era reflejado perfectamente, como cada noche que se miraba al espejo.
Pasado el asombro de ver un cuchillo que no estaba y que a la inversa de un vampiro era reflejado, pasado el susto inicial y percatarse casi continuamente de que su imagen sólo repetía sus movimientos, decidió hacer una prueba: movió la mano hacia el afilado elemento reflejado. Agachó un poco la cabeza y los reflejos infinitos no contenían el cuchillo aunque su imagen se repetía una y otra vez fielmente. El cuchillo sólo estaba en el primer reflejo. Tocó imaginariamente el cuchillo pero en su imagen los dedos se deslizaban por el contorno del mango lentamente hasta agarrarlo… Sus dedos hicieron los mismos movimientos como si él fuera el reverso y no a la inversa.
Estaba asustado. Su imagen ladeó la cabeza, le miró en un mohín de disculpa y Evaristo vio como su imagen levantaba lentamente el cuchillo. Pensó que su imagen iba a clavárselo a si mismo y sintió alivio. Ahora estaba expectante a ver el desenlace. Sin comprender el cómo, supo que iba a ver algo extraordinario. La ensoñación de una intervención divina para cerrar un capítulo de su vida, el único de su vulgar existencia, representado en el espectáculo al otro lado del espejo le tenía excitado.
“Clávatelo cabrón”, pensó para sus adentros. La imagen derramó una lágrima y asintió con la cabeza lentamente. Una paz espiritual embargó a Evaristo y sus pupilas se dilataron de la emoción para no perderse detalle del suicidio del reflejo….

Agencias.
E.C.A., vecino de Felizciudad y con antecedentes psiquiátricos, fue hallado muerto en su casa. El cadáver en avanzado estado de descomposición mostraba signos de suicidio.
Conocido entre sus convecinos por su extravagante comportamiento, aunque sin causar molestias, le describen como una persona educada y al que no se le conocían relaciones más allá de las familiares.
Aficionado a la cultura japonesa, hacía maquetas de argumento oriental. Fuentes de la investigación han declarado que E.C.A se suicidó siguiendo el ritual japonés del Hara-Kiri, consistente en clavarse un cuchillo en el vientre.
Mañana, por hoy para el lector, le será hecha la autopsia que con toda probabilidad arrojará el veredicto del suicidio.
Una fuente de la familia ha declarado que mejor que se haya matado él a matar a alguien.

FIN

Con afecto para David, gracias,

Skizo´s Blues -17-abril-2007

Skizo´s Blues solicita colaboración

¿ERES O TIENES UN SER QUERIDO QUE SUFRA DE ESQUIZOFRENIA PARANOIDE?

 

¿TE GUSTARÍA PODER PREGUNTAR SOBRE LA ENFERMEDAD Y QUE TE RESPONDIERA UN ENFERMO DESDE LA VERACIDAD Y LA HONESTIDAD?

 

 

Envía tus preguntas indicando si eres enferm@, familiar, profesional de la medicina en el ámbito de la salud mental o simple ciudadan@ ajen@ a la enfermedad.

 

 

Serán contestadas en un libro de próxima publicación.

Puede que tus preguntas saquen del pozo del delirio a un@  enferm@ y colabores en su recuperación.

 

Envía tus preguntas a esta dirección:

skizosbluesproject@hotmail.com 

Animaros     

MOSTRANDO LAS PUERTAS DEL INFIERNO

 Esto forma parte de una intervención inacabada en una polémica acerca de un asesinato cometido por un skizo paranoide en mi ciudad.

Un maestro de instituto publicó un ensayo de dos páginas en la prensa regional alegando que era un psicópata(primer error) y que el argumento dado por el enfermo de que fue un mandato de Dios es una patraña…

 

Tertulia fin de temporada celebrada en La Residencia de Estudiantes en …. : resumen de lo tertuliado

[/i]“Siguiendo a la inversa el orden del día, en un momento dado de la tertulia, sale a colación el tema debatido en el foro sobre el mal denominado psicópata del parque.
Hace dos años un esquizofrénico paranoide degolló a una inocente criatura de seis años a sangre fría. El decano periódico local “El Comercio” tuvo a bién publicar un artículo de un socio habitual en las tertulias (he de decir que en esta me tocó la rodilla más de dos veces…) que tuvo la gentileza de leer a l@s tertulian@s presentes.
Compartiendo y comprendiendo su punto de vista, me mostré en desacuerdo con su definición de psicópata (en el mismo periódico venía claramente catalogado de esquizofrénico paranoide y así se le catalogó desde un primer momento). Hubo un breve pero intenso debate. mencionaba en su artículo que el asesino dijo haber recibido una orden divina pero defendía el argumento de que Diós no le había dicho nada….”

(intervención tardía y que intervengo aquí)

Lo más desolador de un asesinato cometido por un esquizofrénico y que hace temblar a sus semejantes es que la víctima es completamente aleatoria para el observador. Pero en pleno brote psicótico no hay nada aleatorio. Las casualidades, todas esas cosas que nuestro cerebro procesa y elimina por superfluas, la esquizofrenia las aprovecha para construir una realidad que sólo existe para el enferm@. Ya dije en el foro que la locura es soledad. No hay genialidad ni talento ni inspiración. El enferm@ se encuentra solo porque en un primer estadio su mente aún duda, pone en entredicho lo que su procesamiento de estímulos interpreta… Pero ya es tarde. La esquizofrenia, cual parásito, ya está actuando. El poner en duda ya no existe como efectivo mecanismo de defensa. Por cada duda la esquizofrenia hace ver, interpreta, que es real.
Un enferm@ puede estar haciendo vida normal sin que su entorno e incluso una visita rutinaria al médico dentro de un calendario periódico puedan detectar.
La mente aún presenta resistencia, pero el cada vez menos tiempo de descanso, con la mente trabajando a ritmo de centrifugadora, y planteamientos erróneos que quedan disipados por más erróneas interpretaciones, terminan por “convencer” al enferm@ que está en posesión de un secreto desvelado por fuerzas ajenas y elevadas…

Os preguntareis cómo son esas cosas desveladas…Esos secretos que te pueden llevar a asesinar con sangre fría… Es aterradoramente simple. La esquizofrenia aprovecha los miedos. Estos pueden estar enterrados en la psique: una educación severa y “maleducada” en la infancia (generalmente la religión), un suceso traumático… Imaginaros vuestro mayor temor. Ese temor cuando pensais en vuestra existencia y en el que suspirais aliviad@s por llevar una vida “segura”, con metas, con esperanzas… Ese temor la esquizofrenia lo hace real, te lo presenta no como una certeza, un convencimiento… Es jodidamente real. Por eso no me gusta una mente maravillosa, no refleja el delirio. Lo dulcifica (para intelectuales seres de aguijon avispoide: el delirio de Nash en la película sería más propio de padecer un tumor cerebral tal y como lo presentan).
Tu marido, tu esposa, tu hij@… Tu amistad, puedes estar delante, mantener una conversación y razonar sin daros cuenta de lo que está sufriendo. Ese doble razonamiento(en una conversación un enferm@ con brote puede mantener la misma y a la vez interpretando “señales”, “códigos”…) la mente no puede mantenerlo mucho tiempo. No se comenta con nadie, lo barruntas cuando se supone que deberías dormir, lo certificas comenzando a ver “claro”. El enferm@ comienza a sentirse “elegid@”. El enferm@ comienza a tener miedo…Comienza la jodida soledad.
El entorno puede a partir de ese “punto de no retorno”, cuando la esquizofrenia (hablo de ella porque reitero que el degollador no es psicópata, sino esquizofrénico paranoide; pero es aplicable a fases finales de crisis en otras patologías como el TOC o combinación de rasgos esquizotípicos con depresión, agresividad…etc) toma el control de las acciones, control posible gracias a interpretar erróneamente el continente del contenido; puede notar un comportamiento extravagante. Si va acompañado de paranoia (la esquizofrenia necesita de la paranoia para terminar con las defensas de la mente) comenzará un comportamiento sutilmente suspicaz. Pueden pasar semanas hasta encenderse la luz de alarma…
No hay un enemigo físico. Pero la mente pasa a situación de emergencia. La adrenalina brota por el organismo. Comienzan las alucinaciones, pueden ser auditivas, visuales… No hay agentes secretos detrás de una verja ni persecuciones en coche… Hay soledad. Caminar aparentando normalidad y tus sentidos alerta… Cazas hilachos de ajenas conversaciones y la esquizofrenia forma un discurso con claves para descifrar… Eres un ciudadan@ normal para el mundo, y el mundo se reduce a ti pòrque nadie está al tanto del peligro… El enferm@ toma delirante conciencia de que su vida corre peligro. No lleva un cuchillo, un destornillador, una idea de agresión para causar daño, es para evitar que le hagan daño. En este punto el entorno comienza a preocuparse, pero no hay problema, la esquizofrenia te da agilidad mental, errónea, para salir airoso…¿Médicos?…Puedes desorientar al de cabecera o al amigo de la amiga que conoce a un matasanos…Terapia primaria: medicamentos estandar para dormir…El salir airos@ de estos trabajos refuerza el delirio: eres especial, no se dan cuenta, estás sol@, no confiar, esperar las señales, los mensajes… Ello te ha elegido, ello te lo ha mostrado…Y sabes que corres peligro. Lo sabes como que tras la vida hay muerte…

Sufres por tus seres queridos, porque sabes que están en peligro y no se dan cuenta, pero a la vez no estás segur@ del todo… Dudas y dudar de lo que amas te hace sufrir aún más…Mortificarte…

Como si el cerebro y la mente se encontraran ante un invisible depredador, real y tangible sólo para el “mundo” creado por la enfermedad, se prepara para la ancestral lucha por sobrevivir. Aquí entra en juego el miedo de cada un@ que aprovecha la enfermedad mental para sabe diós qué y que se manifiesta en un brutal acto de violencia gratuita para sus semejantes…

Juguemos a hacer un relato de los momentos previos al degollamiento…
[i]“Ciudadano X, ha recibido la relevelación del Espíritu Santo de que el Maligno está entre nosotros… Mira el aparador de la cocina. Necesita defenderse y si tiene fuerzas, cumplir el designio divino: no puedes saber el secreto y esconderte, pero no puedes desvelarlo… Tras recibir sensaciones que le dicen que el cuchillo tal por cual y tal es el indicado sale a la calle. No va en dirección concreta pero los signos sólo visibles para él le llevan a donde hay aves. El Espíritu Santo se manifiesta a ojos de los mortales en forma de paloma… Ha llegado al parque. Los niños juegan alegres y las cautivas aves de vivos colores y distinto pelaje se alimentan, asean, pasean y se dejan ver por los visitantes… Está feliz porque una vez más sin quererlo, sin saberlo, Ello le ha llevado en la dirección correcta. Ello le dice que uno de los niños es la encarnación de Satán y que no puede llegar a ser adulto… Este esquizofrénico pensamiento le alivia… Es fácil matar a un infante, no habrá fuerza que interponer ni tener especial cuidado… Ahora “comprende” que ese determinado cuchillo tan grande y afilado estaba destinado a un tierno e indefenso cuello infantil… ¡Gracias Señor por mostrarme el camino!, se dice maravillado por como Ello le ha conducido pese a su ignorancia en las señales al lugar justo… ¿Un vuelo, una pose en especial…? ¿Cúal es el signo que le indicará al Maligno…?
Eso sólo lo sabrá él. No es nada personal. Coge al niño y lo degüella…”


Pudo haber sido así. Pudo haber sido de otra manera. Sólo lo sabe el enfermo.
La familia y la gente en general no logra comprender lo absurdo del crimen. Hay que encerrar a l@s loc@s…
L@s loc@s se dividen en tres categorias:
1º l@s cuerd@s: normales y que pueden tener locura con la misma probabilidad de que les toque el Gordo de Navidad
2ª l@s cuerd@s que ya se han vuelto lo@s y aprenden, intentan o tratan de vivir con ello
3ª l@s loc@s que se resisten a aceptar que pueden hacer locuras y siguen viviendo en un delirio, tal vez larvado y sutil, negándose a reconocer que tienen una enfermedad.

No hay explicación. Hace años, tras otro asesinato cometido por esquizofrénic@, sacaron en un reportaje de un noticiero a un tipo. Vivía en un edificio y los vecinos estaban hartos de sus “locas” estravaganzas. Barba descuidada, ropas desastradas…Mirada huidiza… La reportera le pregunta que qué espera de la vida. El tipo mira al infinito y mirando no a la periodista, sino a la cámara, contesta con voz serena que sólo espera la muerte…

 

Un saludo

EL INSTANTE

 Este relato fué publicado en septiembre de 2005.

Cuando lo escribí y lo di a leer a mi “entorno lector habitual” antes de mandarlo a la revista, a casi todos les pareció “demasiado fuerte”. Yo respondía que es que estaba harto de oir sólo una de las voces en conflicto y que me tacharan de “verdugo” y “opresor” por el simple hecho de ser español.

Es un relato cortito pero denso. En realidad sólo tuve que recordar cuando era un niño…

Espero que os guste,

Skizo´s Blues

 

 

 

                                                    — EL  INSTANTE —

 

Llueve…

Gorka es un niño. Mira y observa con ojos de niño, tiene siete años, como cae la lluvia fina y constante que parece que no llueve y acaba empapando las calles y las almas. Está sentado mientras espera a su padre en el bordillo de la acera, al lado del portón del garaje.

 

Está contento. Hoy va al partido y debajo del anorak lleva la camiseta rojiblanca, soñando con llegar a ser un “cachorro” en San Mamés y, tal vez, jugar en la selección española… Como pensamos los niños cuando somos niños. También recuerda a su mamá que está en el hospital porque va a traer un hermanito a casa…

-         Mamá, ¿dónde está papá?

-         Evitando que la gente se mate como animales unos a otros y puedan vivir, Gorka.                                 

-         ¡ Ah ¡.

Se mira los pies, sentado en la acera mientras llueve y su padre mira el coche…

     ” ¿ Por qué papá hace eso que no hacen los papás de mis amigos? “

Ve a su padre coger el extraño palo con ruedas y espejo, acordándose de Pablo y Luis que querían que les dejase la boina azul que trajo su papá después de estar fuera, en un lugar de extraño nombre y que sale mucho en la tele…

-         Oye Gorka, ¿puedo ver la medalla?-pregunta Luis agarrando con respeto y mágica admiración la azul boina de escudo blanco.

-         No. Está guardada.

Entonces, mientras cae la lluvia que todo lo empapa sin darse uno cuenta, ve el coche a su lado sin sentirlo llegar, como la lluvia, y la cabeza que se asoma al cristal de la ventanilla y le dice:

     -¡ Hola Gorka ! .¿ Qué tal tu mamá?. ¿Le darías un recado?

Duda…

No le gusta esa cara ni lo que ve en su mirada. Es un niño y siente presintiendo lo que sentimos y presentimos los niños cuando somos niños.

-         Sí.

      “Cómo puedes saber que mi mamá no está aquí si tú no la conoces…”

      -Mira, dile que se vaya…Que soplan malos vientos… ¿Se lo dirás?

 

El coche se aleja.                                                                                                                                  Gorka frunce el ceño y tuerce sus pies sobre la acera deseando estar ya en el estadio.

Oye a su padre, que guarda ese raro artilugio con espejo y se le queda mirando sonriendo. Es entonces cuando, según salía su padre del garaje a su encuentro, aparece detrás del mismo el hombre de la ventanilla.

      -¿Comandante Aguirre?

Su padre le mira y al momento vuelve la vista a Gorka. En ese instante sus ojos le dicen todo a Gorka. Sus pupilas reflejan una mujer, un hijo…Una vida. Los cierra…

     -Señor perdóname. Dios te salve María…

     -¡¡Gora Euskadi Ta Euskatasuna, cabrón hijo de puta!!

Y le dispara en la nuca.

Y le dispara en la parte superior del cráneo.

 

Las sirenas aúllan  y hay un montón de gente al lado del cuerpo sin vida cubierto con una brillante manta. Gorka, sentado en la camilla de la ambulancia, piensa en lo negra que es la sangre del charco cuando él siempre pensó que la sangre era roja…

Sus ojos, que son de niño pero ya ven como hombre, siguen mirando el cuerpo de su padre caer como un saco en el suelo con la cabeza reventada. Sus labios, catatonicamente inocentes, se mueven y repiten, bajo muy bajo, casi sin que se oiga al igual que la lluvia al llegar al suelo…

-         ¿Aita?, ¿Aita?,¿…

 

 

 

                                                         -FIN-

 

El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.