img
Autor: mrosety_2133
Tentar la suerte
img
Manuel Rosety | 30-11-2015 | 9:19| 0

El Sporting mereció puntuar en Vigo, pero una jugada con tres errores y una dosis de infortunio impidió a los rojiblancos lograr algo positivo. El fútbol, a veces, no entiende de justicia.

Las pérdidas de balón encierran unos peligros que a veces pueden ser letales. En Balaídos, la falta de contundencia y de concentración costó el primer gol. El segundo, que era el de la derrota, nació en una imprecisión de Halilovic, con una concesión del control del balón para el contrario, un despiste de Lora en la vigilancia a Nolito, pese a tener ventaja, y un despeje erróneo de Cuéllar. También es cierto que fue un rebote que podía haber salido en otra dirección, pero la realidad es que el camino del esférico fue la desguarnecida portería gijonesa.

Demasiados errores puntuales tienen un coste excesivamente caro para este Sporting, que, pese a sus limitaciones, tiene unas fundadas ilusiones en lograr la permanencia, que llevaría emparejada la solución definitiva a los problemas económicos. De momento, con tantos errores parece que el equipo gijonés está tentando la suerte. Un poco más de concentración y disciplina táctica no estaría de más para alcanzar una clasificación más holgada.

En el partido debutó Ndi en Primera División. El camerunés está en el principio de una carrera a la que se auguran éxitos. Tiene calidad para ser titular en el sporting y ahora sólo hay que lamentar el tiempo perdido por equivocaciones de todas las partes en el tratamiento de un problema que, afortunadamente, es pasado.

Un caso extraño es que Ndi quedó casi excluido de esos abrazos de moda que hay entre los componentes del equipo cuando acaban los tiempos del calentamiento previos a los partidos. La mayoría de jugadores se mostraron su especial cariño entre sí, pero el camerunés sólo recibió el saludo de Nacho Cases. Se sabe que algunos jugadores están en contra de su reinserción. Tal vez sea porque se sabe que va a ser uno de los titulares habituales. Es imprescindible el trabajo en equipo, guste a la mayoría o no les guste a las excepciones. Aquí no valen los sentimentalismos, ni los gustos personales de los ‘artistas’

En esta semana hay dos objetivos. Uno es la Copa, en Sevilla, ante el Betis, una competición que parece un campeonato de reservas, lo que también da la opción a los no habituales a demostrar en el campo que tienen calidad para ser titulares. Otro es el del domingo, ante Las Palmas. Ese hay que afrontarlo con carácter de final, aunque quede mucho campeonato por disputarse.

Ver Post >
Decepción ante otro colista
img
Manuel Rosety | 23-11-2015 | 10:05| 0

Pasó otro colista por El Molinón, pero con aire de aspirante a meterse en la Champions. Primero fue el Granada, al que se le pensaba ganar sin bajar del autocar. Ahora le tocó el turno al Levante, con un plan parecido. Los dos casos acabaron en decepción para los rojiblancos, por exceso de confianza y falta de actitud, algo que no debe permitirse en un equipo profesional.

El Levante, que llegaba con unas estadísticas propias de la senda del descenso, se presentó en Gijón con un ánimo de seriedad, intensidad, entrega y disciplina, todo lo contrario que los gijoneses, que presentaron una actitud impropia de un conjunto de Primera.

La alineación presentada por Abelardo no era la más lógica. La presencia de Hugo Fraile en la banda derecha no dio ningún resultado. Este futbolista desapareció después de una grave lesión y ahora no tiene potencial para jugar en Primera. El centro del campo, sin Sergio, reduce ostensiblemente su potencial, además de tener en cuenta que los laterales están en un momento que sorprende, pero de forma negativa. Lora perdió rapidez y es desbordable, sin que aporte seguridad en su zona. Canella está desconocido. Dio un bajón increíble desde que el club se negó a traspasarlo al Villarreal cuando José Ángel se fue al Roma. En el primer gol saltó encogido y sin oposición a Navarro en el remate. Un defensa no puede ser tan blando y tan débil.

En el encuentro contra los levantinos, hasta los centrales estuvieron por debajo de sus posibilidades. Luis Hernández estuvo en dos goles del rival, con poses para los despejes fallidos, en lugar de ser práctico, como supo hacerlo otras veces.

Que Ndi haya estado en la grada es una situación muy extraña que ni Abelardo sabe explicar coherentemente. El camerunés tiene un sector del vestuario en contra y el míster da imagen de tratar de ser contemporizador, con apariencia de mando, aunque la realidad ofrezca otra panorámica. Es un futbolista que están en un peldaño superior al de media convocatoria frente al Levante. Otro caso extraño es Carmona, quien desapareció de la noche a la mañana de las convocatorias, si bien conviene matizar que no es ninguna estrella.

El Sporting se complicó solo, después de un inicio de competición muy esperanzador. Ahora hay tiempo para arreglarlo, pero sin pararse a contemporizar, ni a utilizar disculpas o tópicos, como buscar atenuantes en que se jugó bien ante el Levante, con la diferencia de que un equipo fue efectivo y otro, no. Hay que empezase a ponerse la pilas y Abelardo es quien tiene la llave para empezar.

Ver Post >
Una derrota dolorosa
img
Manuel Rosety | 09-11-2015 | 10:45| 0

Después de once jornadas, el Sporting mantiene una esperanzadora posición en la clasificación, con tres puntos de ventaja sobre los puestos de descenso, con seis equipos por debajo. En el Vicente Calderón, el equipo de Abelardo dio una buena imagen, con un buen dispositivo defensivo, que se rompió por un error en el epílogo del encuentro, lo que convirtió el resultado final en una derrota dolorosa.

En Madrid, el conjunto gijonés no mereció la derrota, por su eficiencia defensiva, ante un rival que buscó el gol, pero muy alocadamente. El equipo de Simeone no dio imagen de equipo con más sentido que apretar a base de agresividad, con muchos balones al área, pero con poco sentido táctico. Esta circunstancia le vino bien al Sporting, mejor en ese aspecto que su rival, con mejores sensaciones en el estilo de Abelardo que en el del argentino. Sin embargo, el fútbol no siempre es justo.

Defensivamente, el Sporting es un equipo sólido, aunque haya tenido algunos partidos en los que tuvo lagunas evitables, por pérdidas de balón. Es el principal defecto. En el ataque, los rojiblancos están muy cortos, sin que haya mucha capacidad para aguantar el control del balón. Destaca el imprevisible Halilovic, cuyo rendimiento parece mejor en la posición de enganche que en la banda, donde ve reducidas sus opciones. Es un jugador distinto, del que se puede esperar algo en cualquier momento. Por eso es aconsejable que se le sustituya lo menos posible.

Perder en el Calderón no es ningún drama, lo mismo que puede pasar en los campos de otros equipos grandes, pero duele perder en el tiempo de prolongación. Es la segunda vez que ocurre esta temporada, con otros precedentes de campañas anteriores. En cualquier, mejor que lamentar lo que pudo haber sido y debió haber sucedido en el Manzanares es pensar que hay que ganar al Levante después del parón.

Ver Post >
Merecido y meritorio
img
Manuel Rosety | 02-11-2015 | 10:03| 0

Fue un buen domingo para la vertiente sportinguista. Victorias con apuros, pero victorias, que es lo que vale. En el fútbol, el primer espectáculo es ganar. Luego, si se puede hacer encaje de bolillos, mucho mejor.

El Sporting tuvo enfrente al Málaga, un club venido a menos en inversiones millonarias, aquellas de los Cazorla, Van Nistelrooy y Demichelis, entre otros. Ahora es más modesto que antes, pero más fuerte que el Sporting en el aspecto económico. No hay más que ver el límite salarial los fichajes herchos. Cierto es que en este encuentro tenía las bajas de Roque Santa Cruz y Amrabat, dos delanteros que pueden salvar la temporada, pero sus sustitutos son delanteros cotizados, como Charles o el holandés Tighadouini, internacional con Marruecos en categorías inferiores.

El equipo de Abelardo logró un triunfo merecido y meritorio, por su trabajo defensivo, como el de las mejores épocas, con una gran concentración, sentido de la anticipación, agresividad y mucha intensidad. Este es el Sporting que quiere su afición y que demostró que conoce el camino de la permanencia.

Además de los centrales, que llevan una trayectoria excepcional, la presencia de Cuéllar resultó un factor importante, por la seguridad que transmite. El fútbol no es justo con Alberto García, que hizo partidos notables, pero, aunque sea de forma instintiva, el equipo juega más a gusto con el emeritense.

Punto y aparte merece la calificación de Halilovic. Es un jugador diferente, desequilibrante, imprevisible y con capacidad para ganar partidos. Ante el Málaga estuvo inconmensurable en ataque, que es lo que sabe hacer y lo que hace muy bien, cuando se le plantean los partidos como hace falta, sin arrinconarlo en las bandas.

Otra victoria, que debió ser clara y al final se complicó, fue la del filial ante el Peña Sport. El Sporting B no se dibujó con la coherencia que exige Mareo, aunque no pasará apuros, porque la categoría es más débil que en años pasados. De todas formas, la experiencia deben anotarla en la planta noble de cómo no se deben hacer las cosas, por mucho que el grupo de tenores de Mareo se echen las manos a la cabeza para criticar todo lo que se dice o se escribe sin que sea de su agrado. Para estas insensateces, en Mareo hay barra libre, pero el dueño sabrá lo que hace y lo que permite. Eso ni elimina, ni minimiza, las alegrías de las victorias.

Ver Post >
Un mal estreno
img
Manuel Rosety | 27-10-2015 | 2:21| 0

El nuevo campo de San Mamés no era una salida fácil para el Sporting. Principalmente, porque el Athletic es un rival que está en la Europa League, con una trayectoria notable. Es decir, que es de los seis o siete primeros, con una plantilla que tiene una calidad contrastada, impulsado por un ambiente excepcional. Pero esta dificultan no justifica la pobre imagen que los gijoneses dieron en el campo bilbaíno.

La derrota no tiene ninguna disculpa, porque el Sporting fue superado claramente por su rival. Sin embargo, la causa principal fueron los errores propios. Los hubo para todos los gustos. El cambio de sistema no le dio buen resultado a Abelardo. La presencia de Mascarell en medio de los dos pivotes, con una función algo más retrasada, resultó un factor negativo. No fue una tecla adecuada para tocar. Cuando un entrenador empieza a mover muchas fichas es que no tiene las ideas todo lo claras que hacen falta.

Además del error táctico, hubo individualidades que fallaron en momentos puntuales. Los centrocampistas estuvieron perdidos y la defensa no tiene la solidez de la pasada temporada o del inicio de la Liga. Los defectos en los marcajes o las pérdidas de posición en las jugadas de los goles recibidos invita a la meditación. La delantera tiene unas carencias importantes, pero lo más preocupante es el carácter del equipo, con el temor a que se meta en una dinámica negativa. La seriedad defensiva, la intensidad en el juego, la presión y la imagen de agresividad parecen haberse difuminado. Si este Sporting, con las carencias que tiene, pierde el sitio, las derrotas son lógicas.

En San Mamés hubo una decepción enorme, que hay que borrar cuanto antes. Los méritos que tiene Abelardo y su plantilla son dignos de ser recordados de forma permanente, pero la línea reciente del equipo no es la adecuada.

Este Sporting no se parece en nada al que se enfrentó al Real Madrid o el que visitó Anoeta, por citar dos ejemplos agradables. Por eso ahora toca cambiar el ‘chip’ de forma radical y pensar en la visita del Málaga como si se tratara de una final.

Ver Post >
Sobre el autor Manuel Rosety
El universo rojiblanco tal y como lo vive su principal cronista