img
El pan del horno alto
img
Ángel M. González | 06-04-2017 | 18:19| 0

Confieso que tenía cierto temor sobre la reacción que se podría generar en la séptima planta de Berkeley Square House ante los elevados costes energéticos y medioambientales para mantener la actividad siderúrgica en Asturias cuando se necesita atender un mercado cada vez más complicado donde el factor precio resulta determinante. No me quiero imaginar lo que llegaría a pensar el astuto señor del acero sentado en su despacho londinense cuando en Gijón se hablaba de acordonar la factoría mediante la ordenación urbanística como si padeciera la peste para limitar su expansión por los malos humos, a la vez que paga por la electricidad lo que no se conoce en ninguna otra parte de Europa. Lakshmi Mittal podría haber decidido batirse en retirada para centrarse en enclaves menos exigentes, poco a poco y con el menor ruido posible. Sin embargo, ha optado justamente por lo contrario, mantener la confianza en las posibilidades que aún ofrece esta cabecera y responder a los retos con nuevas inversiones. Resulta una obviedad, pero Arcelor sigue siendo una suerte para Gijón y Asturias. El mayor deseo que podemos tener es conservarla.
En los últimos días hemos contado en estas páginas tres actuaciones de la multinacional que ponen de manifiesto que el eje siderúrgico Gijón-Avilés sigue siendo fundamental para el negocio del magnate del sector pese a las adversidades. La inversión de cinco millones de euros en la instalación de un filtro electromagnético para captar las partículas de la acería y el inicio de la demolición de las baterías de cok con el fin de reconstruir las instalaciones, alargar la vida otros cincuenta años y reducir las emisiones contaminantes son una demostración de lo que estoy diciendo. Mittal acomete en las baterías el mayor desembolso que ha realizado en Asturias desde que se convirtió en propietario de la siderurgia, cerca de 150 millones de euros, la inversión más cuantiosa que hubo en l a región en la última década junto a la que destinó EdP a sus centrales, también para la mejora medioambiental.
Puede que existan voces que todavía muestren su insatisfacción, que promuevan mantener la presión hasta doblegar a la industria para que no se produzca una pizca de polución, pero justo es reconocer el compromiso que las empresas evidencian con estas acciones. Mientras derriba todo el refractario de las baterías, Arcelor está a la espera de que la autoridad regional apruebe el informe de impacto ambiental para levantar las nuevas instalaciones. Solo cabe esperar que la Administración sea ágil y resuelva de manera positiva el expediente sin dejarse llevar por consideraciones que puedan todavía puedan poner en riesgo el plan. Y el tercer hito al que me refería es la inyección que recibe el centro de investigación de la compañía en Avilés para el desarrollo de nuevos proyectos. Cuarenta millones de euros en ayudas de la Unión Europea para este laboratorio de ideas de Arcelor que se ha ido convirtiendo en una de las perlas que tiene la multinacional por empeño de la propia familia Mittal. El impulso al centro de I+D, del que tenemos que estar tan orgullosos como lo estamos de los hornos altos, tendrá una repercusión inmediata. Mañana mismo se incorporan diecisiete personas para reforzar las tareas investigadoras y, además, contribuirá a dinamizar la actividad de otros polos tecnológicos de la región, como la Milla del Conocimiento, y del campus universitario.
En definitiva, la presencia de Arcelor sale un poco más reforzada, pero las convulsiones que aún puede sufrir siguen siendo una amenaza. Una de ellas derivada de la invasión del mercado por parte del acero chino y en la que se echa en falta una política de protección más contundente y eficaz por parte de la Unión Europea. Otra, la ‘Operación Ilva’, que para Mittal representa una oportunidad, pero que para Asturias puede suponer también un riesgo.
En estos momentos no existe garantía alguna de que el ‘renacimiento’ de la compañía italiana de la mano de Arcelor si prospera su oferta con Marcegaglia no tenga ningún impacto en la estructura de producción de la empresa en Gijón.
Por ello todos los esfuerzos que se realicen para mejorar la fabricación, la productividad, la calidad de las elaboraciones, la seguridad y el medio ambiente han de ser bienvenidos. Mantenerse en esa carrera es el pan de mañana.

Ver Post >
La deriva cultural
img
Ángel M. González | 30-03-2017 | 12:02| 0

La política cultural en esta ciudad está languideciendo. Hay inquietudes, movimientos, entidades que emprenden grandes esfuerzos por mantener sus actividades y llenar vacíos, pero la política con mayúsculas, la que emana de las administraciones para la promoción y el desarrollo cultural, se está apagando. Qué duda cabe que la situación económica en la que se encuentra ahora la Semana Negra viene derivada de los recortes que las instituciones que la respaldaban han venido aplicando en los últimos cinco años. El Ayuntamiento y el Principado han dejado de aportar más de 100.000 euros anuales al encuentro festivo-cultural que mayor proyección ha conseguido de cuantos se han venido organizando en Gijón. Sin embargo, pese a disponer de menos recursos, la asociación encargada de gestionar el tinglado siguió celebrando el evento como en sus mejores momentos incrementando su deuda como una bola de nieve. ¿Osadía o descontrol? Tal vez las dos cosas. Llegados a este punto sabemos las causas de las dificultades que atraviesa la criatura de Paco Ignacio Taibo II. Quedan pendientes de resolver los efectos y el pronóstico es malo, entre otras cosas, porque el mecenazgo político no acompaña como antes. Quizás en otros lares se estén frotando las manos.
No solo el gran festival lúdico y literario atraviesa una compleja tesitura. Estoy convencido de que existe cierto desinterés por parte de determinados gestores de que Gijón mantenga la vitalidad que siempre ha tenido en el campo cultural. Quisiera equivocarme, pero no se puede entender de otra manera la animadversión que algunos prebostes de lo público parecen demostrar cada vez que se refieren, de una u toda forma, a lo que acontece aquí y sobre lo que tienen responsabilidad. Ausente muchas veces, pero responsabilidad al fin y al cabo.
El último ejemplo se dio esta misma semana en el Parlamento con la intervención de don Vicente Domínguez, viceconsejero de Cultura para más señas, a la hora de valorar la situación en la que se encuentra Laboral Centro de Arte y Creación Industrial. Advirtió que el centro necesita un redimensionamiento, sin explicar a qué se refería con tal prescripción cuando en estos momentos se aplica un plan de viabilidad, bonita palabra, que consiste en el cierre de las instalaciones, se supone durante meses de escasa afluencia, reducción de personal y refinanciación de deuda. Es decir, el equipamiento cultural de referencia dependiente del Principado en Gijón, aquel que iba a estar ligado a la Milla del Conocimiento, dedicado a las nuevas tecnologías, a la innovación artística, a los avances de la industria visual, con una mirada siempre al futuro, en lugar de ir creciendo como lo está haciendo el entorno donde surgió, camina hacia atrás y sin rumbo. Más que un redimensionamiento, como apunta el ‘vice’, es necesario un mayor convencimiento por parte de la Administración de las posibilidades de un centro singular, que tendría que estar más entroncado con el talento que le rodea y con una programación más ambiciosa. Si el proyecto deja de ser atractivo, si hasta el padre rehuye del rapaz, será muy difícil convencer al resto de patronos que mantengan su confianza.
Luego están los fenómenos paranormales a los que aludió el señor Domínguez, cuestiones inexplicables de verdad, como la dolorosa factura de la calefacción durante el tiempo que estuvo cerrado, más del doble de cuando estaba abierto. Pero bueno, otros misterios surgieron en estos años de mandato cultural. Véase, por ejemplo, el intento de asfixia del Festival de Cine y la puesta en marcha, al mismo tiempo, de ciclos de películas que se proyectan para las butacas. Son asuntos de otra dimensión. De la misma manera que siga cerrado el Palacio de Revillagigedo, el Centro Internacional de Arte propiedad de la Fundación Bancaria Cajastur, en cuyo patronato Gijón continúa sin tener pito que tocar pese a su condición de institución fundadora por un veto inaudito. O que el pasado martes no se hubieran programado en esta ciudad acto alguno con motivo del Día de la Poesía, mientras en Oviedo o en Avilés andaban recitando por las calles.

Ver Post >
El oro de los jesuitas
img
Ángel M. González | 30-03-2017 | 12:01| 0

Todo indica que este año no se armará la marimorena en el capítulo de distinciones de la villa con las candidaturas que, hasta el momento, se han puesto sobre la mesa para ser agasajadas en la festividad de San Pedro. Aunque está todavía pendiente de que se complete la nómina del medallero no parece que exista intención de recurrir a polémicas estériles, frentismos absurdos y desacreditaciones sin razón como en las ultimas ediciones. En esta ocasión, se pone por delante la lección aprendida, y en lugar de elegir a los elegidos por unanimidad, como tendría que corresponder, cada uno de los grupos que conforman la corporación hace suya su propia propuesta y santas pascuas. Medallas plurales del pluralismo municipal.
Si conseguimos así celebrar el patrón alejándolo del espectáculo, saludemos la decisión, de la misma manera que se reciben con satisfacción y respeto las nominaciones hasta ahora anunciadas: la medalla de oro para la Compañía de Jesús por otorgamiento del Gobierno local y las medallas de plata para la Asociación de Escritores Noveles por parte del PP; al Rotary Club, por Ciudadanos, y a la charanga El Ventolín, promovida por Xixón Sí Puede. Está pendiente de que el resto de la izquierda, PSOE e IU, engrose la lista, por lo que todavía se corre el riesgo de que surja la chispa que encienda el debate, pero con lo que hay cualquier ciudadano puede empezar a juzgar ya el nivel de acierto o error en los homenajeados del 29 de junio.
Por ejemplo, el podium para reconocer la labor de los jesuitas en Gijón durante 125 años resulta atinado. A buen seguro que a alguno le han rechinado los dientes al conocer tal distinción, especialmente entre aquellos que quisieron cargarse la calle de la Merced, pero digno es destacar la tarea realizada por «los geos de la Iglesia», como los denominó hace tres años Pedro Miguel Lamet en este mismo periódico, desde que se asentaron en la ciudad con desigual acogida, todo hay que decirlo.
Los jesuitas cimentaron un sistema de enseñanza innovador y exitoso en el colegio de la Inmaculada, primero, y luego en la Fundación Revillagigedo, sin parangón en la ciudad. Se puede estar de acuerdo o no con el modelo, con los valores que transmiten, con el relato de su estancia, la historia y la contrahistoria, pero el resultado es comprobable simplemente con un repaso a las orlas que cuelgan en las paredes centenarias de los centros.
Los jesuitas moldearon talentos, personalidades y profesionales a tutiplén. Gente que gobernó instituciones, que dirigió grandes corporaciones empresariales o que contribuyó, con su cerebro y con sus manos, al empuje industrial de la región. El franquismo demostró que entre sus dirigentes no había tantos tontos cuando decidieron encargar la formación de la Universidad Laboral a la compañía, con las Clarisas en la intendencia. Fueron veinticinco años de la orden al frente de la tarea educativa del complejo monumental, que terminó con los prolegómenos de la transición.
La impronta de los religiosos de San Ignacio Loyola en Gijón, quizás una de las ciudades de este país donde mayor influencia ejercieron, ya fue reconocida con anterioridad por dos acciones distintas. Una a título individual, la del padre Patac, nombrado hijo adoptivo de la villa, que nos dejó en legado la maravillosa Biblioteca Asturiana. Y otra colectiva, la del Hogar de San José, fundado por el padre Máximo González en El Natahoyo hace 75 años y distinguido por el Ayuntamiento con la medalla de plata en 2003 por su ingente trabajo contra el desamparo infantil y juvenil. Ahora, el oro para la Compañía de Jesús redondea los honores laicos en el día del patrón de una Corporación cada vez más anticlerical.

Ver Post >
En posición de jaque
img
Ángel M. González | 14-03-2017 | 12:50| 0

Aquel sábado, 21 de enero, don Íñigo de la Serna, en la visita relámpago a Gijón de la que iba a Cantabria de fin de semana, prometió en resumen dos cosas: el estudio técnico sobre la viabilidad económico-financiera de la estación intermodal a la altura del Museo del Ferrocarril y una reunión muy pronto con el Principado para dar «buenas noticias» sobre la variante y la llegada de la alta velocidad a Asturias.
Sin embargo, la buena nueva llegó esta semana de su compañero de gabinete, el señor Álvaro Nadal, con el inicio de la tramitación para legalizar de una vez por todas la regasificadora, pero aquella última promesa del ministro de Fomento se ha quedado, de momento, en lo que se ha ido conociendo desde entonces: que el AVE solo irá hasta León porque el resto del trazado a La Robla será convencional con algunos arreglos; la apertura de la variante, estamos hablando de un túnel, amenaza con retrasarse hasta el próximo año y los estudios para los dos tramos de alta velocidad de Lena a Gijón han sido guardados en el cajón. De todas formas, continuamos a la espera de la cumbre con el presidente del Principado anunciada por De la Serna, ahora más ocupado en solucionar el asunto de los estibadores, con la impaciencia del sufrido paciente.
Y en el plan de vías, ¿cuál es el estado de la cuestión? Pues que se mantiene su letargo. No quisiera ser tan agorero como don Aurelio Martín, que ha dado por muerta la idea de construir la estación central para trenes y autobuses junto a la antigua terminal de Renfe, pero algo de razón tiene el concejal de IU cuando advierte de que podemos correr el riesgo de que se produzca, de nuevo, «una legislatura en blanco» si no se logra la conciliación entre las partes implicadas en el proyecto.
Ya avisó Javier Fernández, que sobre el asunto ferroviario gijonés siempre se ha mostrado muy parco. «Apoyamos el plan de vías pero sin imposiciones», dijo hace unos días el líder dual. Suficientes palabras para darse cuenta de que el acuerdo adoptado por la exministra Ana Pastor y la alcaldesa Carmen Moriyón para acercar la intermodalidad al centro, ya dijimos en su día que de manera sensata, tiene ahora escasas posibilidades de prosperar. Parece claro que si de tres que tienen que poner la pasta a una no le gusta el proyecto será difícil llevarlo a cabo. Me consta que para el ministro cántabro, como buen hombre de consenso, supone un inconveniente seguir adelante con una operación con la Administración regional de uñas. Muerta no está, pero sí en posición de jaque.
Las conclusiones del estudio sobre los números del boceto determinarán la viabilidad o no del plan, aunque a priori ya salía más caro que las ideas anteriores, con la ventaja eso sí de que la estación principal ganaba en centralidad. Recordemos el avance que se dio de las cifras cuando fue presentada la propuesta en noviembre de hace dos años: 422 millones de euros de coste total estimado y otros 20 millones mínimo que tendría que destinar el Ayuntamiento para desviar los colectores que atraviesan la zona del soterramiento. La venta de parcelas, fragmentadas o no, apenas cubriría la mitad del gasto. El resto se costearía mediante endeudamiento de las tres administraciones. Desde luego, un plan ambicioso para tiempos todavía difíciles.
Como las agujas del reloj siguen corriendo, una vez echadas bien las cuentas, lo más aconsejable sería que el informe correspondiente incluyera distintas opciones, más allá, más acá, aprovechando el agujero, con estación en plaza Europa, prolongando el metrotrén hasta Cabueñes o lo que se estime conveniente, de tal manera que abriendo el abanico se facilite el consenso, sin más enroques, para desarrollar el proyecto común que todos deseamos.

Ver Post >
El filón del deporte
img
Ángel M. González | 14-03-2017 | 12:49| 0

Julen Lopetegui señalaba esta semana, en la presentación del partido de la selección española del próximo 23 de marzo, que prefería quedarse con la voluntad de las mayorías frente a los colectivos descontentos con la presencia de Israel en Gijón. Por mayoría había aprobado el Ayuntamiento la declaración institucional de boicot al Estado de Israel y a las empresas de este país, pero el concepto al que se refiere el seleccionador es distinto al que tuvo lugar en aquella sesión plenaria de hace un año porque el fútbol sigue siendo ese fenómeno de masas que está por encima del bien y del mal, nada comparable con la política, cada vez más sumida en la desafección. En este caso me quedo con las palabras del técnico nacional, absolutamente convencido de que los aficionados llenarán las gradas del estadio gijonés para llevar en volandas hacia la victoria a las estrellas de ‘La Roja’.

El partido oficial de clasificación para el Mundial coincide con un fin de semana que también estará marcado por otra competición deportiva de gran interés, la final femenina de la Copa de Europa de hockey sobre patines, en la que nuestras particulares guerreras, las campeonas del Hostelcur, competirán por su quinto trofeo continental. Casi nada.

La presencia de la selección de fútbol y el campeonato de hockey son acontecimientos de primer orden en una ciudad que reúne las mejores condiciones para conseguir que el deporte sea una actividad tractora y generadora de riqueza. Hace unos días la Fundación del Sporting realizó su puesta de largo con el objetivo, entre otros, de promocionar e impulsar la marca dentro y fuera de Asturias. Bienvenida sea la entidad con el deseo de que mediante su labor contribuya a realzar las oportunidades del deporte en la villa que le ha visto nacer.

Gijón dispone de todos los ingredientes que pueden convertir la práctica deportiva, en toda su diversidad, en uno de los pilares de atracción para el impulso de la economía local. Tiene magníficas infraestructuras, sociedades polideportivas relevantes, experiencia contrastada en una buena parte de las disciplinas, profesionales con capacidad para aportar su amplio conocimiento y enclave y entorno envidiables. ¿Qué más se puede pedir para aprovechar este filón?

En 2016 fuimos proclamados Ciudad Europea del Deporte y desplegamos una amplísima programación de actividades y citas deportivas, casi trescientas, para mostrar con orgullo tal reconocimiento. Las instituciones, con el Ayuntamiento a la cabeza, aglutinaron esfuerzos y compromisos para llevar adelante con éxito aquella bandera al podium de las distinciones. Pero el espíritu conseguido a lo largo de todo un año no puede quedarse en esos doce meses, tiene que mantenerse y ser reforzado en el tiempo de manera imaginativa y con más ambición.

Existen campos que están aún sin explotar o que ofrecen mayores posibilidades que las que se han desarrollado hasta ahora. Actividades relacionadas con la náutica, el running, las maratones y el atletismo en general o con el ciclismo en todas sus modalidades. El deporte para la tercera edad, el deporte para la discapacidad y la rehabilitación de la salud, el deporte preventivo o el infantil. Y luego la industria del deporte o la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías aplicadas a la actividad. Por ejemplo, ¿cuántas ferias se celebran en el Norte de España exclusivamente dedicadas al sector? ¿Es posible que Gijón albergue algún día un grado universitario sobre la materia? La ciudad está suficientemente entrenada para competir y ganar esta carrera. Mientras tanto, lo más inmediato, vencer esta tarde al Dépor en El Molinón.

Ver Post >
El regocijo del jabalí
img
Ángel M. González | 01-03-2017 | 12:52| 0

El jabalí es un intruso en la ciudad. Sería carnavalesco ver a un suido tomando un café en una terraza de la calle Corrida o tumbado al sol en el Tostaderu. Antes de llegar a esa esperpéntica situación han comenzado a invadir la zona rural del concejo, acercándose poco a poco a la urbe, avanzando de manera estratégica en el territorio como lo haría un batallón, en este caso cerdo y peludo. Los vecinos de las parroquias rurales han dado la voz de alarma por la presencia cada vez mayor de estos bichos en sus fincas, paseando por los caminos y merodeando a la puerta de sus casas. Se han visto jabalíes subiendo y bajando por la carretera Piles-Infanzón como las carreras ilegales de coches por la noche. Hay praos totalmente destrozados por las escarbaduras de los verracos salvajes en La Providencia, en Deva, en Caldones o en Baldornón y meriendan en huertas y frutales de La Mariña, en Quintes y en Quintueles. Por ello no me extraña que los paisanos estén que trinan ante semejante regocijo animal.
Los vecinos han reclamado medidas a la Administración regional para frenar esta expansión, pero las autoridades, de momento, se han quedado de brazos cruzados. El argumento es que las piaras se mueven en las zonas de seguridad donde no se puede pegar un tiro por la presencia cercana de la población. Es decir, estas áreas vetadas para los cazadores, que se ampliaron en los últimos años por decisión gubernamental, se han convertido en el paraíso de la fauna salvaje. El jabalí campa a sus anchas con mayor tranquilidad cuanto más cerca se encuentre del humano. Menuda contradicción. Zonas de seguridad, pero para la protección de las fieras.
La Consejería de Desarrollo Rural, como buena consejera, hizo pública una recomendación: «Hay que aprender a convivir» con los nuevos convecinos. No se sí considerar el consejo de la Consejería como una advertencia sobre lo que aún está por llegar, depredadores incluidos, o si estamos realmente ante el reconocimiento del monumental fracaso de la gestión cinegética en Asturias. El problema no es exclusivo de Gijón. Es general, incumbe a toda la región. En veinte años se multiplicó por diez el número de ejemplares que viven en nuestros montes y esta superpoblación, más de 60.000 según los técnicos, ha provocado la aparición del jabalí urbano, el ‘artiodáctilo’ osado que busca comida por áreas recreativas, parques, por las calles si se da el caso, volcando contenedores. De proseguir la evolución, acabará pidiendo limosna.
Las razones de este crecimiento se conocen de sobra. El abandono del campo, la extensión del matorral donde el animal se encuentra muy a gusto o los inviernos amables figuran entre las causas. Pero especialmente la situación de la caza. Las licencias en todo ese tiempo han caído notablemente, los gastos para la actividad se han disparado, las sociedades han entrado en crisis, los cotos son difíciles de mantener y la administración ha restringido espacios con la ampliación de lugares vedados, incluso para matar a perdigones tan siquiera una arcea. Si no se produce un cambio de modelo con un apoyo firme a la caza, mayor y menor, continuará reinando la paz para las especies, que provocarán cada vez más daños, sustos y accidentes. De momento, ahí están, dueños y señores del cordal de Peón, apostados, esperando la oportunidad.

Ver Post >
El ‘informe Domingo’
img
Ángel M. González | 20-02-2017 | 10:44| 0

La tramitación del plan urbanístico está siendo una caja de sorpresas. La cocina del PGO requiere fuego lento y una vigilancia estrecha para ir removiendo los ingredientes con el fin de favorecer la cocción evitando que cualquier error lleve todo el trabajo al garete. El plan se ha pegado en el fondo de la olla y necesita remango para salvar el proceso que ahora le atenaza.
La destitución del jefe del servicio de Urbanismo ha caído como una bomba. Se produce después de que el funcionario desplazado, un profesional de prestigio y con experiencia contrastada, hiciera llegar a los políticos un borrador inacabado con marca de agua enumerando un cúmulo de deficiencias técnicas y conceptuales en el documento aprobado por el pleno, sometido luego a exposición pública y una vez recibidas las alegaciones. Visto así, de esta manera, el jefe de los arquitectos municipales advierte sobre una chapuza monumental, pero también pone de manifiesto que en el área con competencias en el diseño del plan se ha producido una grave disfunción.
La reacción del técnico tiene lugar tarde, al hilo de una comisión que iba a debatir las aportaciones ciudadanas al proyecto y poniendo en cuestión el trabajo realizado hasta entonces. Sus apuntes amenazan con destrozar un año entero de procedimiento. De momento, el famoso borrador ha puesto en jaque al PGO bajo la amenaza de enviarlo al punto de salida. ¿Hubo hasta entonces dejación de funciones? ¿Existe ahora un repentino exceso de celo profesional? ¿Estamos ante un acto de deslealtad? ¿Se apresuraron los políticos en la aprobación inicial? Son numerosas las preguntas que surgen con el cese de Javier Domingo Ahijado, pero por encima de las razones que llevaron a su apartamiento existen otras cuestiones más preocupantes que urge atender para encarrilar de manera diligente la definición del nuevo plan.
La primera, cubrir el vacío que deja la destitución. El susodicho arquitecto, aunque con dos planes tumbados a sus espaldas, era el muñidor del urbanismo gijonés desde la caída en desgracia de su antecesor Ovidio Blanco hace más de doce años. El hombre, en definitiva, que tenía todo el planeamiento en la cabeza. La idea del gobierno local es crear una oficina técnica que ejerza esas funciones, mejorar el trabajo en grupo y dar un vuelco al área con más comunicación interna y mayor coordinación con el equipo redactor. Si estos son los objetivos parece claro que no era del agrado el personalismo con el que se regentaba el departamento.
Ya hemos comentado en otra ocasión, con motivo de la defenestración en junio del año pasado de la mitad del equipo de redactores que dirige Emilio Ariznavarreta, que la expresión del ego, ya sea técnico o político, es uno de los mayores enemigos para el PGO. Sin embargo, los responsables de velar por el procedimiento han sido incapaces de prevenir tal fuente de contaminación.
Y la segunda cuestión que requiere una solución inmediata es determinar la manera de avanzar en el proceso teniendo en cuenta la cantidad de agujeros detectados por quien tenía que haber realizado todas esas observaciones antes. Es decir, si desde el primer momento se ha dicho que era prioritario dotar el documento del mayor blindaje jurídico posible para evitar una nueva judicializacion, el ‘informe Domingo’ es un disparo al corazón. El proyecto del PGO ha entrado en la unidad de cuidados intensivos y el riesgo que se corre ahora es tener que volver a empezar.

Ver Post >
Tensión en los muelles
img
Ángel M. González | 17-02-2017 | 13:06| 0

La influencia de la estiba en el puerto es innegable. En manos de este grupo laboral, muy sindicalizado y con unas condiciones de trabajo envidiables para otros colectivos vinculados a la actividad, se encuentra la manipulación de todas las mercancías que entran por los muelles. La plantilla de la EBHI descarga el 75 por ciento de los productos del puerto gijonés a través de la mayor terminal granelera de España. Todo el mineral de hierro y de carbón que alimentan la cabecera siderúrgica y las centrales térmicas pasan por los operarios de esta empresa controlada mayoritariamente por la Autoridad Portuaria. La actividad de Arcelor o de EdP en Asturias comienza precisamente en los pórticos de la EBHI. Por ello, cualquier reacción de estos trabajadores que impida el desarrollo normal de las operaciones en El Musel pone contra las cuerdas la producción del corazón industrial de la región. Es la fuerza que tienen. Ocupan un lugar sensible en la cadena. Es el mismo argumento que justifica también que antes de privatizar la empresa hay que pensárselo dos veces. El valor estratégico de la EBHI para la economía regional resulta igualmente fuera de toda duda. Mantener el control público garantiza ese carácter frente a la posición de dominio que tendría un operador privado, pero resulta fundamental que el servicio que ofrezca sea cada vez más competitivo en calidad y costes.
Esta semana la plantilla de la terminal granelera ha protagonizado una huelga que provocó trastornos en la descarga de barcos sin que los paros sirvieran para abrir una vía de acuerdo con la empresa. Los trabajadores decidieron volver a interrumpir la actividad la próxima semana. Los motivos de los sindicatos para la protesta son básicamente tres: falta de operarios, problemas de seguridad por la escasez de personal y modificación de los turnos de trabajo. Los gestores de la EBHI observan, sin embargo, una razón de fondo distinta. Sostienen que la movilización se debe sobre todo a la obligación de los empleados a tener que devolver más de 3.900 euros cada uno por el complemento salarial pactado entre las dos partes que fue anulado por sentencia judicial al ser contrario a las directrices del Gobierno central sobre el ahorro en el sector público. De todas formas, la empresa ofreció más de una decena de incorporaciones para atender el déficit de personal sin conseguir convencer a la representación sindical y los esfuerzos de mediación tampoco han dado resultado. Es curioso que las centrales convocaran la huelga el mismo día que el consejo de administración tenía sobre la mesa una propuesta para ampliar los efectivos. La conclusión es que el conflicto va camino de enquistarse, cuando la radicalización en la EBHI no beneficia a nadie. Al contrario, el deterioro que provocaría una prolongación de la protesta no se quedaría sólo en casa, sino que afectaría sobremanera al punto más neurálgico de la industria asturiana. Sin embargo, estos días he oído pocas voces de las autoridades reclamando mesura y diálogo para evitar los males.
De momento, los nuevos paros coincidirán con la movilización que los trabajadores de la sociedad de gestión de estibadores portuarios (Sagep) tienen previsto protagonizar por la liberalización de la estiba en España. El Musel, por lo tanto, corre el riesgo de sufrir una situación caótica si no se produce antes un acuerdo. La reforma que plantea el Gobierno quiere acabar con el régimen de monopolio de estos trabajadores para introducir una mayor competencia. Un cambio que supone una revolución en los puertos absolutamente necesaria. Lo lamentable es que ello obedezca a la presión ejercida por la Comisión Europea con una sanción con carácter retroactivo que alcanza ya los 21 millones de euros y que va creciendo de día en día a partir de una sentencia que condena a España por quebrar la libertad de establecimiento con el sistema de estiba. Es decir, Bruselas exige hacer unos deberes que hasta ahora ningún gobierno llegó a realizar. El modelo vigente tuvo la bendición de los dos grandes partidos. Cuando ampararon la creación de las sociedades de estiba estaban respaldando una manera gremial de trabajo propia de momentos pasados, cerrando el paso a fórmulas que podrían haber mejorado la competitividad de los puertos. Ahora, a contrarreloj, se plantea romper el blindaje para acabar con unos privilegios que fueron consentidos durante tanto tiempo.

Ver Post >
La autopista del mar
img
Ángel M. González | 17-02-2017 | 13:05| 0

Autopista del mar y regasificadora eran los dos proyectos singulares para la nueva diversificación de tráficos de El Musel después de la ampliación. En los planes de la Autoridad Portuaria figuraban como prioridades para el relanzamiento de la actividad portuaria distinta a la granelera, que de momento, y espero que por largo tiempo, es la que realmente continúa dando sentido al puerto. Las dificultades de la conexión con Nantes-Saint Nazaire y de la planta de Enagás son evidentemente distintas, pero ambas comparten, a mi entender, un mismo responsable que, de una manera u otra, ha llevado a que las dos se encuentren en situación de naufragio, en el caso de la línea, y aletargada en el de la instalación industrial.

La puesta en marcha de la autopista del mar es producto de un acuerdo entre dos estados de la Unión Europea, España y Francia, dentro de una estrategia comunitaria para reducir el impacto ambiental del tráfico de camiones por las carreteras y los colapsos fronterizos mediante un transporte marítimo limpio y eficiente. José Luis Rodriguez Zapatero y Nicolás Sarkozy rubricaron su creación en una cumbre celebrada en París en abril de 2009. Tres años más tarde, en octubre de 2012, Mariano Rajoy y François Hollande ratificaban la alianza en un encuentro de los dos mandatarios para impulsar también la autopista del mar gallega. En aquella reunión, ambos presidentes mostraban su satisfacción por el éxito que había cosechado hasta entonces el servicio de Gijón, que rozaba en cada uno de sus viajes la plena ocupación e iba hasta arriba de pasajeros. La alegría duró apenas dos años más. El cierre de la línea abierta por LD Lines después de devorar las subvenciones y la imposibilidad del empresario Rafael Riva Meana para recuperar la iniciativa no supone más que el fracaso de aquel acuerdo gubernamental. Los gobiernos firmantes, por lo tanto, no pueden mirar hacia otro lado. Alguna consecuencia tendría que tener la desaparición de este enlace más allá de llevar a los tribunales a la promotora gala de la primera conexión por actuar como una “cazasubvenciones”, acusación, por cierto, que no es mía, sino del presidente de Puertos del Estado, José Llorca, que en esto estuvo atinado.

Me consta que en la Administración central jamás se confió en el proyecto de Riva para relanzar la autopista del mar. Por ello dejó que fuera el propio Principado el que propinase la estocada al rechazar el millón de euros que requería el naviero para arrancar la línea. El informe del Idepa para desaconsejar la operación no podía ser más demoledor: Falta de avales, ingresos de jubilado, sociedades en paraísos fiscales y empresas sin actividad. De todas las maneras, hay que agradecer el interés del empresario gijonés en revitalizar la conexión cuando ninguna otra compañía del sector daba un duro por ello. El problema es que sin barco ni soporte financiero difícilmente se puede llevar adelante tal aventura.

¿Hubo inacción por parte de las autoridades en este tema? Sería bueno que el Gobierno central explicara con detalle todas las gestiones realizadas para recuperar la autopista del mar después de la espantada de LD Lines, mientras respaldaba sin tapujos la creación de la de Vigo con Nantes y El Havre montada sobre otra línea ya existente hasta entonces, y en Santander se ponía en marcha una conexión de capital privado con Leixoes y Rotterdam para captar todo el tráfico de Castilla y León. Tampoco estaría mal conocer si en Francia las autoridades bretonas mantienen el mismo interés que hace cinco años cuando entró en funcionamiento el operador galo.

Ahora la esperanza está puesta en un posible socio con el que ha contactado Riva para retomar el proyecto. Un aliado fuerte y solvente que recoja el testigo de todo lo que se ha tramitado, dice el empresario y ratifican los responsables portuarios. Es verdad que la esperanza es lo último que se pierde.

Ver Post >
Encuentro con Marty Baron
img
Ángel M. González | 30-01-2017 | 10:01| 0

Marty Baron (Florida, 1954) es uno de los directores de periódicos más influyentes del mundo en estos momentos. Al frente del Washington Post desde el año 2013, ha sido el periodista que inspiró ‘Spotlight’, el film que ganó el Oscar a la Mejor Película en la última edición de la Academia de Hollywood y que narra la investigación periodística sobre los abusos sexuales de menores por sacerdotes católicos en Boston. Baron inició su carrera profesional como redactor del Miami Herald en 1976. En 1979 se incorporó a Los Ángeles Times, donde dirigió la sección de Negocios y fue nombrado adjunto a la dirección del periódico. En 1996 da el salto al New York Times como editor asociado, para responsabilizarse del área del cierre del diario y en el año 2000 regresa al Miami Herald, aunque en esta ocasión como director ejecutivo. Tan solo estuvo año y medio en el Herald, pero fue el tiempo suficiente para que el periódico en el que había comenzado su carrera veinticinco años antes obtuviera un premio Pulitzer por el caso de Elián González, el niño balsero que protagonizó un incidente político de alcance internacional tras su entrada ilegal en los Estados Unidos y su posterior devolución a Cuba. En el Boston Globe, diario que dirigió durante once años, Baron consiguió otro Pulitzer por el descubrimiento de la trama de peredastia en la Iglesia, y en el Washington Post, que dirige desde enero de 2013, sumó otras cuatro distinciones por los trabajos periodísticos de la redacción.

A los pocos meses de situarse al frente del Post, la propiedad de la histórica cabecera da un vuelco con una operación que generó una gran expectación entre los medios de comunicación de todo el mundo. En agosto de 2013, el fundador de Amazon, Jeff Bezos, compraba el periódico a la familia Graham, que llevaba ochenta años regentando el diario. Un soporte tradicional de la relevancia del Washington Post caía en manos de uno de los todopoderosos magnates de la era digital.

Marty Baron participó en Madrid en la quinta edición de Conversaciones, que organiza todos los años la Universidad de Navarra, con una conferencia sobre el futuro de las marcas periodísticas tradicionales. Previamente mantuvo un encuentro con responsables de medios de comunicación de todo el país en el que tuve la suerte de participar. Baron habló del reto de la transición de la prensa escrita hacia el mundo digital y mostró su preocupación por las amenazas que sufre el periodismo, la difusión de las informaciones falsas a través de las redes sociales y el auge de los populismos que ponen en peligro la libertad de expresión. He aquí algunas de sus reflexiones:

Adaptarse a la realidad

“Los medios tradicionales no van a sobrevivir a largo plazo. Vivimos en un mundo digital. Ahora se leen las noticias andando por la calle, esperando el autobús, en la cola del supermercado. Los jóvenes reciben la información de una manera digital, móvil y social y tenemos que adaptarnos a esa realidad y vivirla. No existe ninguna evidencia que nos diga que el periódico de papel será el futuro y sí hay muchas que nos dicen que no lo tiene. El cambio es profundo y muy rápido”.

 El lenguaje periodístico

“El lenguaje periodístico es distinto en internet que en los medios tradicionales. En el digital el autor tiene que mantener una conversación, de la misma manera que la hace con un amigo o un familiar. Existe una estructura formal en el periódico y quizás más informal en el digital. La narración más suelta en internet funciona mejor. No en todos los artículos, pero sí en una mayoría de ellos, lo que no quiere decir que pierdan calidad o credibilidad”.

Noticias falsas en las redes

“Existe un hecho positivo: Facebook y Google se han comprometido a emprender acciones para combatir las falsedades en sus redes, pero los resultados de ese esfuerzo se verán a largo plazo, no lo veremos de una forma inmediata. El problema es que existe un porcentaje muy elevado de población a la que llega esa información falsa y está dispuesta a aceptarla como verdadera y esa es una amenaza para la sociedad civil y para la democracia”.

 La seña de la identidad

“La manera que tenemos para hacer frente a esas noticias falsas que circulan por internet es reforzando nuestra identidad como medio de comunicación en el periodismo digital, que los lectores nos reconozcan claramente en las redes por nuestro diseño, por la marca que allí aparece, por el estilo de escribir”.

El modo de pago

“Los ingresos por publicidad no eran suficientes para mantener el negocio digital por lo que tuvimos que crear un modo de pago. Teníamos miedo a fracasar, pero afortunadamente hemos visto que ofreciendo calidad existe un mercado para las suscripciones. Todavía es un pequeño porcentaje, pero son personas fieles a nuestro modelo, que pagan por ello cada mes. Ahora ha crecido el número de suscriptores con motivo de las elecciones en los Estados Unidos, porque quieren que alguien cuente la verdad, que investigue los hechos, que ejerza el periodismo con libertad”.

 Periodismo independiente

“En nuestra cabecera hay un lema, somos un periódico independiente. Puede que  alguien considere de que sólo es un enunciado teórico, pero el éxito de nuestro periódico se debe sobre todo a que hemos practicado esa idea. No estamos alineados con ningún partido, con ningún político, con ningún grupo de presión. Y estoy seguro que el periodismo independiente tiene un papel que ejercer, publicar siempre la verdad”.

 La aparición de Trump

“Creo que con los ataques de Donald Trump a la prensa se está poniendo de manifiesto, más que nunca, la importancia de los periódicos para el sistema democrático. Sin la fuerza de la prensa y de la libertad de expresión no hay democracia. Nuestra misión es escrutar, verificar y publicar los hechos. Y esta misión la seguiremos ejerciendo con independencia de la persona que ocupe la presidencia en los Estados Unidos. Si en la Casa Blanca se producen mentiras y falsedades, nosotros contaremos la verdad. Si lo que dijo Trump sobre la audiencia de la toma de posesión es mentira, nosotros lo contamos. Si lo que afirmó sobre votantes ilegales en las lecciones presidenciales es falso, nuestra obligación de decirlo. No importa quien ocupe el puesto. Contar la verdad es lo único que garantiza que el periodismo tenga futuro”

 

Ver Post >