El Comercio
img
Fecha: diciembre, 2012
Apuntes de fin de año
Ángel M. González 28-12-2012 | 10:22 | 0

 

El desplazamiento de Suzuki. Mientras continúa el tira y afloja entre los trabajadores de Suzuki y la dirección de la empresa sobre las indemnizaciones que cobrará la plantilla por el cierre de la fábrica de Porceyo, con encierro navideño incluido, llega a mi mesa un informe de auditoría encargado por la multinacional que justifica la procedencia de aplicar un expediente de regulación de empleo en la planta gijonesa en las condiciones que establece el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, es decir, veinte días por año como consecuencia del descenso de las ventas de la compañía desde el año 2008 y las pérdidas continuadas de la actividad. Pero esto, al fin y al cabo,  no es lo más interesante del informe, si no otro apartado que dice textualmente que “las cuentas anuales no recogen la imagen fiel de la sociedad, ya que no contienen con el debido detalle la información de las operaciones vinculadas realizadas con la sociedad dominante Suzuki Motor Corporation ni con Suzuki Finance Europa BV. La sospecha es que pudo haber un “desplazamiento patrimonial” de la filial española del grupo hacia la matriz o, al menos, no están suficientemente documentadas las operaciones entre ambas sociedades, en tanto que se han contabilizado gastos de partidas con valores  superiores a los que se observan en condiciones normales en el mercado. Es decir, el grupo factura por lo alto y provoca pérdidas y descapitalización en la filial, que después de veintiocho años de actividad ya no es competitiva, ni rentable, ni nada.

La reactivación del automóvil.  Situación bien distinta es la que se registra en el sector de la automoción, donde los fabricantes han sido capaces de pactar con los sindicatos unos planes laborales que convierten a las plantas españolas en las más competitivas de Europa, con costes incluso mejores que los que se pueden conseguir en los países del Este. Una cultura, por ambas partes, diferente a la de Suzuki, que en Francia las marcas quieren ahora imitar. El modelo de ajuste permitirá que, de aquí a 2015, las fábricas de coches generen más de 5.000 empleos para sacar adelante nuevos vehículos, la mayor parte destinados a la exportación, después de una etapa de sequía productiva. Los planes para la reactivación de la producción de coches es una de las mejores noticias para la economía española, y también para Asturias. Arcelor ya se está preparando para ello, la decena de empresas que en la región suministran a todos estos fabricantes lo ven con esperanza y El Musel verá incrementados sus tráficos. Falta otro empujón para el redondeo, el que tiene que dar el Gobierno con la puesta en marcha de un nuevo plan PIVE, que favorezca la compra de vehículos y dinamice la demanda interna.

La labor del SASEC. Desde luego no es el caso de la irónica viñeta de Ramón, pero ha sido uno de los grandes aciertos de los agentes sociales cuando pactaron su constitución en 2003. El Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (SASEC), con sus carencias y aciertos, ha venido desempeñando desde su creación hace nueve años un papel fundamental en el arreglo de los conflictos cuando las partes en litigio se muestran incapaces de avanzar en el diálogo. La intervención del SASEC, en ese sentido, ha permitido mejorar las relaciones laborales y evitar una mayor conflictividad social en una región, que lleva el sambenito de dinamitera, pero que ya no lo es tanto como otras zonas del país, gracias entre otras cosas a instrumentos como éste. El último éxito del SASEC, la huelga en la hostelería, que fue desconvocada después de que los mediadores favorecieran un acuerdo entre la patronal y los sindicatos. Pues bien, el servicio, bajo la dirección de María Jesús González Suárez, hizo balance de lo que fue un año complicado, con la reforma laboral como herramienta en un escenario de recesión, regulaciones de empleo, concursos de acreedores y cierres: Se lograron desconvocar veintitrés huelgas, el 40% de los conflictos planteados en Asturias, por la consecución de unos acuerdos, una buena parte de ellos sectoriales, que beneficiaron a 2.790 empresas de la región y 29.982 trabajadores. El SASEC, con su mediación, logra incluso cambiar el adagio: “Más vale un buen acuerdo, que un mal pleito”.

 ¿Y de la unidad de mercado?  Pues una salvedad. El Gobierno tiene previsto aprobar el 11 de enero una ley que tendrá como objetivo acabar con la inabordable maraña de normas autonómicas y locales que han convertido el mercado en una selva, obstaculizando las maneras de hacer negocio y la inversión empresarial. La nueva legislación, que pretende facilitar la libre circulación de bienes y servicios, según la oficialidad, permitirá a las empresas que con una licencia autonómica puedan operar en toda España. La iniciativa es muy buena, desde luego, pero ello no quiere decir que la unidad de mercado se consiga solo y exclusivamente con esta reforma. Hay otros factores que homogeneizar para que España deje de ser territorio dispar para el mercadeo. Por ejemplo, la otra maraña, la fiscal, con tasas a las grandes superficies en un lado, impuesto de sociedades más gravoso en otro, cánones medioambientales depende de dónde se esté, gravámenes sobre el patrimonio distintos, actividades económicas con tributación diferente, céntimos sanitarios… En fin.

 

Ver Post >
La línea preventiva
Ángel M. González 12-12-2012 | 3:18 | 0

¿España requiere el rescate? Pues a tenor de la imperiosa necesidad que tiene la economía española de conseguir estabilidad para poder recuperar la senda de la recuperación, está claro que, llegados al punto al que hemos llegado, no parece que haya más alternativa que su petición. El Banco Central Europeo está preparado para ello, solo basta que el Gobierno de Rajoy lo solicite para que se ponga en marcha el mecanismo de actuación que ahuyente la especulación sobre la deuda soberana española.

Esta mañana, Jaime Guardiola, consejero delegado del Sabadell, me convenció sobre el beneficio de la llamada ‘línea preventiva’. En una certera intervención en el Forum EL COMERCIO, ante un nutrido grupo de empresarios, Guardiola desgranó su visión acerca la reestructuración del sector financiero y las perspectivas que maneja sobre la evolución de la economía. Con datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del propio Sabadell, el banquero pronostica un crecimiento de la economía estadounidense para 2013 del 1,9%; de los países emergentes, del 5,5%; de Japón, del 0,7% y de la zona euro, del 0,1%. Alemania alcanzará el 1,3% de aumento del PIB, el Reino Unido llegará al 1,1%, y España seguirá en recesión, pero comenzará a estabilizarse en el segundo semestre del año.

He aquí cuatro apuntes de su radiografía: la deuda del sector privado se está corrigiendo y si no lo hace más es porque el PIB no crece; el coste laboral unitario se está ajustando más que en nuestro entorno europeo, lo que permite que seamos más competitivos; el sector exportador es el principal revulsivo para la dinamización, y es necesario continuar con las reformas estructurales en políticas activas de empleo, en mayor competencia en los servicios y en el sistema educativo.

Y a partir de aquí llegamos a la teoría de la línea preventiva. El rescate de España, para Guardiola, tiene que ser una línea permanentemente abierta por parte del BCE que permita, por un lado, continuar con las emisiones de deuda (el próximo año, cerca de 230.000 millones de euros), y por otro actuar en el mercado secundario de bonos para impedir la apuesta de los especuladores contra España. “Tenemos que acomodar la prima de riesgo a la realidad de nuestra economía y no a lo que dicten los mercados”, sostiene.

Hasta ahí, de acuerdo con Jaime Guardiola. Ahora bien, lo que no señaló el gestor del Sabadell, porque a buen seguro no lo sabe y porque únicamente lo puede llegar a conocer el Gobierno, o al menos el ministro De Guindos, es si esa ‘línea preventiva’ lleva consigo condicionantes. El Ejecutivo de Rajoy prometió hace unos días que el próximo año no habrá más recortes. El rescate que tiene preparado el BCE, aunque sea suave o de segundo nivel, ¿obligará a ajustes más drásticos? A partir de enero, lo sabremos, pero sea lo que sea, que salga el sol por Antequera.

 

 

 

 

 

 

Ver Post >