img
Fecha: diciembre, 2013
Regalo de navidad
Ángel M. González 19-12-2013 | 3:59 | 0

El ‘tarifazo’ de la luz no tiene más que un responsable. El resultado de la subasta de energía para cubrir la parte libre del recibo, fuera del tramo regulado, estaba cantado que iba a ser pésimo para los usuarios, una vez que el propio Gobierno, por su incapacidad para poner coto al déficit tarifario y compensar a las compañías, decidía dos días antes volver a elevar el peaje eléctrico con una subida del 2%, desdiciéndose, incluso, a lo que había prometido una semana antes.

Fue el propio Ministerio de Industria, quien con su equivocadísima decisión, alentó la mayor alza de la luz en muchísimos años encareciendo la parte del recibo intervenida a sabiendas de que la subasta iba a salir como salió, incluso superando los peores augurios. Del 7% que se aventuraba en las previsiones, hemos pasado en el reparto de esta mañana al 10,5%. En total, estamos hablando de que los veinte millones de consumidores que están acogidos a la tarifa de último recurso, la más utilizada entre los usuarios, afrontarán en enero un aumento salvaje en el recibo, superior al 11%. Menudo regalo de Navidad.

El caso es que este Gobierno, al igual que los anteriores, no es capaz de embridar el enorme desfase entre ingresos y costes de producción del sector, mientras se sangra el bolsillo de los consumidores españoles, que nos hemos convertido en ciudadanos de tercera en Europa por el elevado precio que pagamos por la electricidad con incrementos propios de los países más inflacionistas del mundo. No existe ningún otro bien o servicio en España que haya experimentando tan brutal aumento en el coste que el de la luz. Casi el doble en apenas una década. Y la reforma que se propone aplicar Industria va camino de no poder atajar la enorme burbuja del déficit tarifario.

De esta manera, no contenta a las eléctricas, tiene a las renovables que se tiran al monte, pone a los usuarios en pie de guerra, lastra la competitividad de la industria y, mientras tanto, se genera otro fenómeno enormemente preocupante: aumenta la pobreza energética en nuestra sociedad. Sólo en Asturias más de 25.000 familias no pueden ya pagar la calefacción este invierno por su alto coste. Habrá gente que en sus casas pase frío pese a tener instalado folio radiante. FACUA ha convocado para el 30 de diciembre un apagón en todo el país para protestar por este nuevo desaguisado. Ese día será general, aunque en miles de hogares el apagón ya es permanente.

Ver Post >
El legado del ‘Patriarca’
Ángel M. González 02-12-2013 | 4:34 | 0

José Cosmen Adelaida, el empresario cercano, afable, lleno de sabiduria y austeridad, el hombre que, pese a crear un imperio, nunca quiso marchar de Asturias para continuar cerca de la familia, de los suyos y de las raíces que forjaron su personalidad, deja dos enormes legados: el grupo empresarial y una nueva generación, sus ocho hijos, que han venido tomando el testigo del ‘Patriarca’ sin fisuras, siguiendo el protocolo que les ha venido trazando desde siempre su padre.
Hay quien pueda sostener ahora que con su fallecimiento, tanto el grupo empresarial como el futuro del consejo familiar por el que se venían rigiendo las grandes decisiones de los Cosmen desde el año 2001, cuando sus seis hijos varones Jacobo, Andrés, Felipe, Fernando, Jorge y José, se reunieron en el Tibet para repartirse los papeles y definir la estrategia por unanimidad, entren en una fase de incertidumbre. Razones existen para pensar en ello.

Por un lado, la situación del ‘holding’ no es tan boyante como hace ocho años, cuando ALSA cerraba la operación con la compañía británica NX logrando un ingente liquidez, para afrontar una etapa totalmente distinta. El entramado familiar carga en estos momentos con algunas operaciones delicadas desde el punto de vista financiero, producto de aventuras fallidas, arriesgadas, endebles ante las fauces de la crisis o excesivamente ambiciosas para un clan que, ante todo, tuvo como principal virtud la prudencia.
Por otro, una vez que el ‘Patriarca’ ya no está, sus hijos tienen una tarea bien difícil por delante. José Cosmen Adelaida no era solo su padre, el conductor de todas sus acciones, sino la persona que aglutinaba, que resolvía cuando surgían diferencias, el consejero…
En el consejo familiar de la generación número doce, Pepe Cosmen no tenía voto, pero se le escuchaba, era la voz de la experiencia, de la sabiduría y por su capacidad de persuasión, por la confianza que generaba su palabra, llegaba a inclinar la balanza. Ahora queda su memoria, los diarios que ha venido escribiendo a lo largo de toda su vida, y las cuatro haches que, a modo de lema familiar, inculcó a sus descendientes: humor, humanidad, honestidad y humildad.

Ver Post >