img
Fecha: marzo, 2014
El regreso del crédito
Ángel M. González 28-03-2014 | 6:39 | 1

Las entidades financieras de este país están protagonizando en los últimos días campañas con el fin de dar a conocer su absoluta disponibilidad para la concesión del crédito a las pequeñas y medianas empresas y trasladar, de una manera u otra, que aquello de que el grifo está cerrado se acabó. No es que se vaya a producir una tromba de dinero para terminar de golpe con la sequía que agobiaba a las pymes, no parece que los tiros vayan por ahí, pero al menos sí que se detecta un cambio notable en las entidades de empezar a colaborar con el tejido empresarial para ir remontando la situación después de cinco años en que por la manguera crediticia no salía una gota de agua. Los bancos llevan unos meses preparando esta carrera, que ahora puede ser definitiva, con el fin de volver a recuperar la confianza en las posibilidades de despegue de la economía tras una crisis que, en buena parte, ellos mismos provocaron. Tienen buena parte de responsabilidad en ello y parece que, por fin, asumen el papel que les corresponde como actores para contribuir a paliar las necesidades de financiación que tienen las pymes. A partir de ahí, si las empresas empiezan a funcionar como es debido, el resto puede rodar con más fluidez.

La Caixa suscribió con el Principado un convenio por el que pone a disposición 400 millones de euros para créditos destinados a facilitar el circulante de las empresas, proyectos de ampliación y expansión en los mercados internacionales, microcréditos para emprendedores y autónomos y préstamos al sector agrario. El Santander anunció esta misma semana también una ofensiva comercial para aumentar los préstamos a las pequeñas y medianas empresas con la inyección de más de 30.000 millones de euros en España. El plan va acompañado de un programa que tiene como objetivo impulsar el talento, la formación, la internacionalización, el empleo y la conectividad en las empresas. Y el Sabadell suscribió con Femetal, la patronal del sector del metal en Asturias, un acuerdo para favorecer el crédito en el proceso de expansión empresarial en el mercado exterior y el desarrollo de plataformas de pago y comercio electrónico. Otras entidades, como el Popular, llevan desplegando también acciones estratégicas en esta misma línea, como el convenio firmado recientemente con el Banco Europeo de Inversiones para complementar la financiación del BEI a las empresas españolas a bajo interés y largo plazo.

¿Cuáles son las razones de este cambio de tendencia? Pues la evolución que ha experimentado el sistema financiero español después de las inyecciones recibidas para sacarles del atolladero, por un lado, y el saneamiento que han conseguido en sus balances por el desendeudamiento y la enajenación de sus activos en general. Es cierto que las entidades rescatadas aún padecen dificultades para revitalizar su negocio, pero el sector en general ha ganado en solvencia y eficiencia. Hasta tal punto, el crédito comenzará a tocar a nuestras puertas, que el Banco de España confía en que el próximo año los préstamos nuevos al sector privado superen en cuantía a las devoluciones del crédito pendiente.  Ojalá sea así.

 

 

 

Ver Post >
Reforma trampa
Ángel M. González 20-03-2014 | 10:41 | 0

El Gobierno lleva dando la cantinela con que la reforma fiscal que tiene previsto aplicar aliviará las cargas tributarias de las familias y ayudará a mejorar la situación de la economía porque, al final, se van a pagar menos impuestos en España. Y que quiere que les diga, si nos atenemos al planteamiento propuesto por el comité de expertos liderado por Manuel Lagares, la dichosa reforma en ciernes es una trampa. Se trata de un intento de recaudar más, objetivo legítimo por otro lado para cualquier administración, pero por arte de birlibirloque, con trucos de te doy por un lado, pero te quito por otro, con un juego de eliminación de deducciones y exenciones, reducción de tramos y cotizaciones e incremento de tipos en impuestos indirectos para que el saldo último sea seguir pagando igual o mas los que menos tienen que pagar.

Los técnicos de Hacienda, por ejemplo, ya advirtieron que si el Gobierno acepta la idea de progresividad que plantea el equipo neoliberal de Lagares, cual es la simplificación de los siete tramos actuales de IRPF, los más beneficiados serán los contribuyentes de rentas altas, que ya salen muy bien parados con otro paquete de medidas incluidas en el documento, como la eliminación de patrimonio.

Hay en la reforma muchos puntos cuestionables, desde luego, y en general no se trata de establecer en España un nuevo modelo fiscal, más moderno y adaptado a los tiempos, sino de retocar lo que hay simulando una bajada de impuestos. Y entre todos ellos existe uno preocupante, que es el maltrato que sufre la vivienda. El ‘Plan Lagares’ pretende acabar definitivamente con la deducción por compra de primera vivienda y además su tributación por IRPF, dos acciones sobre las que el Ejecutivo, de momento, parece tener dudas, pero que de llevarlas adelante supondría un durísimo golpe para más del 80% de las familias españolas.

No existe bien en este país sobre el que recaiga tantos tributos como el de la vivienda. Ni existe país en la UE que castigue de esta manera la propiedad de un piso o una casa para vivir con dignidad. Por la vivienda se paga el IBI, el impuesto de patrimonio, las plusvalías municipales, el IVA, el impuesto sobre transacciones y sucesiones y, en el caso de que se tenga más de una, el impuesto de la renta. Pues bien, para más inri, los expertos incluyen otra ocurrencia, la revisión al alza de los valores catastrales, que no puede ser mayor contradicción con lo que tendría que suponer una adaptación de la fiscalidad a las condiciones reales del mercado. Cuando los precios de la vivienda cayeron más de un 30% durante la crisis, vienen los sabios y defienden que el valor a efectos tributarios se eleve. ¡Qué incongruencia!

 

Ver Post >