El Comercio
img
Fecha: septiembre, 2017
El papeleo de las obras
Ángel M. González 26-09-2017 | 1:27 | 0

Tiene razón la alcaldesa. «Solo faltaría que tuviéramos consenso con los partidos políticos y no lo tuviéramos con los vecinos», señalaba Carmen Moriyón en una comparecencia ante los periodistas para hacer balance de las obras e intentar apaciguar las protestas de la federación vecinal. La afirmación de la regidora da que pensar. Uno se pregunta si hubo alguna vez que los grupos que se sientan en el plenario, tan plural y representativo, pactaran los presupuestos, que es a lo que se refiere la primera edil, sin tener en cuenta los intereses generales de los ciudadanos. La misión de los partidos, precisamente, es canalizar las necesidades de los vecinos, los que les eligieron y los que no: escucharles, conocer sus preocupaciones, atender sus peticiones de la mejor manera posible, ir estableciendo prioridades y ejecutarlas. Hay el que tiene la responsabilidad de administrar y cumplir lo acordado, el que gobierna, y otro de velar para que todo ello se cumpla, la oposición. Por lo tanto, faltaría más que las cuentas se acordaran en contra de la opinión vecinal. En términos futbolísticos, sería meterse un gol en propia puerta. En términos de actuación política, la deslegitimación.
Todo ello viene a colación de las obras, que suscitan amores y odios, trastornos y satisfacciones. Hace ya algún tiempo que la alcaldesa tomó las riendas del asunto cuando arreciaron las críticas por los fallos y retrasos que llevaron a poner en cuestión la capacidad de la concejalía correspondiente, pero claro esto de las reformas y las zanjas son material sensible, siempre genera algún que otro descontento y siempre habrá alguien que muestre su disconformidad. Después de lo de la calle Aguado, tenemos el dichoso ‘Kilometrín’ y la chapuza de Marqués de San Esteban, muy guapo en el plano pero de nefasta ejecución, dos actuaciones que ensombrecen de manera injusta el trabajo municipal en este campo.
De la comparecencia de Moriyón extraigo algunos datos. El Ayuntamiento presupuestó en dos años la realización de 215 obras: sesenta y cuatro están terminadas, ochenta y dos en ejecución, treinta y nueve en proceso de licitación y contratación, veinticuatro en proyecto y seis fueron finalmente desestimadas o el contrato rescindido. El balance, por lo tanto, no parece ser tan pobre a tenor de la información. Gijón, de hecho, es la ciudad asturiana de largo con mayor inversión municipal para estos cometidos. Pero lo que causa cierta perplejidad es la procelosa tramitación de los expedientes, que hace que desde que se decide acometer una obra hasta que realmente se inicia pasa el tiempo desesperadamente. El camino que debe recorrer el proyecto, una vez esbozado, en lugar de acortarse se ha burocratizado mucho más. Antes de llegar a contratación tiene que pasar por unos cuantos despachos, empezando por intervención, y llevar el sello de cada uno de los departamentos que vigilan el cumplimiento de las cláusulas sociales, la calidad del empleo, la ausencia de discriminación laboral por la razón que sea o el respeto al medio ambiente. Esta fiscalización, indudablemente positiva, provoca sin embargo la dilación del papeleo. Difícilmente se pueden acometer las obras en el ejercicio presupuestario comprometido con semejantes vueltas a los dossieres. Provengan de la participación vecinal o no.
El Ayuntamiento ha establecido un sistema de control semanal por una comisión mixta de técnicos para resolver los posibles atascos, una solución que puede impedir vueltas innecesarias, pero el proceso desde que se tiene la idea hasta que se ponen las máquinas en marcha necesita un toque más de agilidad. Moriyón ha prometido a los vecinos abrir un espacio en la web municipal con el fin de dar a conocer, a tiempo real, el punto donde se encuentra cada expediente. Quizás el chequeo digital pueda servir para empujar.

Ver Post >
El mestizaje y los tiempos
Ángel M. González 18-09-2017 | 12:11 | 0

 


El nuevo plan urbanístico “representa el mestizaje y el pluralismo municipal”, según la descripción de la izquierda ortodoxa en el Ayuntamiento de Gijón. Xixón Sí Puede e IU salieron al unísono, como si de una misma fuerza se tratara, para airear su bendición al proyecto de PGO. Lógica reacción. El documento que se someterá a votación en el pleno del próximo miércoles lleva la redaccion del equipo que dirige Fernando Couto, como concejal de Urbanismo que es, pero prácticamente todas las novedades introducidas en el nuevo texto han sido inspiradas por las formaciones que se sientan justo enfrente a la bancada conservadora. Aparentemente, por lo tanto, no existían razones para que la respuesta inmediata fuera el rechazo, incluida también la postura de los socialistas. No en vano, el plan recoge las objeciones y advertencias que el PSOE había puesto de manifiesto durante toda su tramitación, me consta a petición de los propios portavoces de Xixón e IU en favor del consenso. Si hubiera que mencionar a los padres del proyecto sin duda alguna no se podría dejar fuera de la lista de notables a David Alonso y Aurelio Martín. Ambos concejales, junto al edil forista responsable de la materia, pergeñaron los cambios que llevaron a aquella mezcla de sensibilidades.

De todas formas, con cruce o no, salgan criollos, zambos, mulatos o castizos, lo cierto es que para el PSOE no habrá tregua. El PGO puede ser lo plural que se quiera, pero el enemigo está marcado. Es curioso que justo veinticuatro horas después de que Fernando Couto explicara a José María Pérez el contenido de las modificaciones que ellos mismos habían planteado, saliera el portavoz socialista, rodeado de quienes le acompañan en el grupo, para pedir la reprobación del concejal de Urbanismo por su actuación en la EMA. Ni perdón ni minuto de gloria.

Vamos, que la mezcolanza en el Ayuntamiento sigue siendo asunto de tres formaciones, las mismas que pactaron la puesta en marcha de la renta social y que respaldan que bancos, telefónicas y eléctricas contribuyan mas a las arcas municipales.

Según la teoría genética, la mezcla puede dar como resultado un individuo más fuerte. En el caso de Gijón, el gobierno local tuvo claro desde el primer momento que, ante su debilidad, la única manera de gestionar la ciudad con un bastón de mando con respaldo minoritario era suscribiendo pactos con el resto de los grupos, independientemente del color que tuvieran. Se puede llamar funambulismo o podemización, pero el plan urbanístico, por ejemplo, sería impensable sacarlo adelante sin la amalgama.

Ahora bien, el mayor riesgo al que se enfrenta el proyecto de PGO es el largo recorrido que aún le queda por hacer. Una vez aprobado por el pleno tiene que ir al boletín oficial, volver a ser expuesto durante dos meses a información pública, analizar todas las alegaciones que reciba, hacer el informe correspondiente, pasar otra vez por comisión de urbanismo con el resultado del nuevo documento enriquecido con las aportaciones que se acepten, remitirlo a la CUOTA, cuatro meses más de plazo para que la comisión de ordenación del territorio emita su dictamen, recoger en su caso las prescripciones que realice y preparar el texto y toda la reglamentación correspondiente para la aprobación definitiva en sesión plenaria. Todo ello en un año como mucho si se quiere evitar que la decisión final entre en periodo electoral donde el pluralismo y el mestizaje que ahora se enarbola con orgullo salte por los aires.

 

Ver Post >
Industria y patronal
Ángel M. González 18-09-2017 | 12:10 | 0

El empresariado gijonés está comenzando a prepararse para el proceso electoral que se abrirá durante los meses venideros en las organizaciones que tienen la responsabilidad de representarles a nivel local y regional. La Federación de Empresarios del Metal y Afines (Femetal), la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) y la Cámara de Comercio celebrarán por este orden los comicios para elegir a sus presidentes y a los integrantes de los órganos de gobierno que les acompañarán en sus correspondientes mandatos. La carrera empezará por la federación metalúrgica, la agrupación referente en Gijón y Avilés, que además, en una decisión acertada, inteligente diría yo, se ha colocado en cabeza del pelotón para el relevo en la gran patronal con Belarmino Feito como candidato.
En la Cámara, Félix Baragaño está pendiente de la convocatoria de las elecciones para confirmar de manera oficial su candidatura. La pacificación de la entidad es su mayor aval. Accedió a la presidencia en plena convulsión por el ajuste de plantilla y la fuerte contestación a la gestión realizada por su antecesor, Luis Arias de Velasco, que abandonó el puesto rompiendo el pacto de caballeros al que habían llegado ambos para la sucesión ordenada a mitad de mandato. Baragaño fue proclamado presidente por solo cuatro votos de diferencia tras una reñidísima elección interna contra un buen rival, Laureano Lourido, ahora máximo responsable del puerto y entonces directivo de una empresa consignataria y vocal de la Cámara. Lo más probable es que a Baragaño le salga algún otro contrincante de aquí a que se coloquen las urnas, pero tiene razones suficientes para revalidar la confianza con algo más de holgura con el fin de continuar el trabajo emprendido en su periplo presidencial. Además de la viabilidad financiera de la institución o los proyectos para el recinto ferial, hay un reto por delante que tiene ya que dejar de ser una entelequia: la unión de las tres cámaras asturianas. La creación de un ente supracameral con tres grandes delegaciones puede ser el camino. Algo así como aquella idea del superpuerto con dos bocas, que también quedó en nada.
La unidad, precisamente, supone el mensaje central del discurso que Belarmino Feito ha empezado a entonar en su carrera por suceder a Pedro Luis Fernández al frente de la Fade. El respaldo de Femetal a Feito como aspirante ha servido de pistoletazo de salida, muy adecuado en este caso para generar movimientos ante el hecho electoral. Independientemente de la valía y los méritos de quienes están dispuestos a situarse también en la parrilla, el presidente de Asturfeito tiene un buen perfil para situarse al frente de la federación: contrastada trayectoria empresarial, dialogante, de consenso, conocedor de la realidad económica y social, de las asociaciones y de las instituciones, preocupado por el desarrollo de la innovación y de la tecnología en la empresa, por el aprovechamiento del talento, por el empleo, con gran experiencia en el mercado exterior y con ideas.
Belarmino Feito, además, es un hombre de la industria. Su dedicación al sector está fuera de toda duda y la consideración de Asturias como región fabril está permanentemente en su relato. Por ello hace bien la federación del metal, que es la patronal realmente industrial de la comunidad autónoma salvando aquellas que representan la actividad agroalimentaria, en apostar por un empresario así para dirigir a su pariente mayor.
En toda la historia de Fade, cuarenta años transcurridos, solo hubo una persona vinculada al sector tractor de la economía regional representando a todos los empresarios. Arturo Corte Mier presidió la organización entre 1978 y 1983 después de haber participado en su fundación y en la creación también de la propia Femetal. El resto de los presidentes, siete en total, procedían de la construcción o de empresas de servicios. Ello no quiere decir que no tuvieran sensibilidad con las fábricas, que claro que la tuvieron, pero en los tiempos que corren, cuando es más necesario que nunca recomponer el tejido productivo asturiano a la par que el resto de las actividades van cobrando cada vez mayor peso en el PIB, que la persona que tome las riendas de una federación más fuerte y unida proceda directamente de este sector sería un acicate. Puede que alguien considere que el apunte es anecdótico. Quiero pensar más en que supone una oportunidad para que la industria tenga el protagonismo que realmente se merece.

Ver Post >