El Comercio
img
Las vías de la perseverancia
img
Ángel M. González | 17-10-2017 | 11:22

“Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios», dice la referencia bíblica a la hora de determinar el justo reparto de tributos, que también sirve para establecer los reconocimientos que en un momento determinado puede llegar a tener cada uno de los actores que intervienen en el escenario. Vale, por lo tanto, para fijar los honores del nuevo plan de vías ahora pendiente de conveniar por escrito como es debido después del anuncio que nos brindó el concejal y buen escudero don Fernando Couto en un pleno en el que el mayor interés no estaba, precisamente, en el asunto ferroviario sino en la imposibilidad del gobierno local de mejorar las fuentes para obtener más dinero. Pero bueno, de vez en cuando se producen noticias que hacen girar el rumbo y en este caso el compromiso del Ministerio de Fomento para soterrar las vías de Renfe y Feve hasta el apeadero de La Calzada es, desde luego, para estar de enhorabuena.
Ya lo dijimos en otra ocasión, pero volvemos a saludar el consenso alcanzado entre las tres administraciones de color distinto en torno al nuevo proyecto ferroviario que cruza la ciudad de oeste a este, todas participan como es lógico de los méritos, pero digno también es reconocer el empeño de la alcaldesa y su equipo y del propio movimiento vecinal para sacar del atolladero un plan que lleva más de una década a la deriva.
El 29 de enero de 2015, un jueves por la tarde, la regidora mantenía un encuentro con vecinos de la zona oeste en el Ateneo Obrero de La Calzada en el que ponía de manifiesto las tres condiciones irrenunciables para recuperar el plan de integración ferroviaria de Gijón. La primera, la necesidad de financiación del gobierno central porque con la venta de las parcelas por sí sola era imposible llevar adelante el proyecto; la segunda, acercar la estación intermodal más al Humedal para recuperar la centralidad perdida, y la tercera, la prolongación del soterramiento hasta el apeadero para cerrar la herida que dividía la ciudad en dos. Carmen Moriyón logró concitar la unidad política y social suficiente para relanzar el plan de vías con aquellas tres premisas y, además, el compromiso de Fomento de recuperar la extensión del metrotrén hasta Cabueñes. Es cierto que tuvo la suerte de encontrar un talante radicalmente distinto con los cambios de responsables en el Ministerio y en la Consejería de Infraestructuras, pero el mayor triunfo ha venido de la mano de la perseverancia. Dos años y medio después puede presumir de ello.
Ahora bien, además de plasmar todos los compromisos por escrito, resta lo más difícil, la consignación presupuestaria y la definición de los plazos. El borrador que ya manejan las tres partes prevé siete años mínimo para acometer la nueva estación y empezar a usar el metrotrén. Es decir, no vamos a ver trenes circulando por las nuevas infraestructuras al menos hasta 2026 en el caso de que se inicien las obras en el próximo periodo electoral, que es lo que pretenden los protagonistas, y ello si no se producen contratiempos en los dineros o en el desarrollo de los proyectos.
Porque puede ocurrir que, en virtud de los planes que parece defender Fomento, estrenemos estación central pero sigamos con el tunelón desde el Humedal hasta Viesques cerrado por inhabilitación. Ya no digo la ampliación hasta Cabueñes, que de momento queda fuera de cronograma, pero sobre el metrotrén me quedo con los planteamientos que concejal del PSOE explicaba en la entrevista publicada por este periódico el pasado domingo. Decía José María Pérez que era necesario realizar a la vez la construcción de la terminal intermodal y las obras vinculadas al túnel que están pendientes, su equipación y las estaciones urbanas, para que entre en funcionamiento todo al mismo tiempo. Desde luego, es lo lógico. Llegados hasta este punto, lo más correcto. El Ayuntamiento ha pedido al ministerio que inicie el vaciado del agua del túnel a finales del próximo año. Es la primera tarea para atender la consideración del portavoz socialista.

Posdata: con agua o sin ella lo que hay que evitar es que el tunelón sea un parque de aventura clandestino. La entrada de jóvenes en el interior del tubo como el que va de romería supone una temeridad por los riesgos que entraña para los chavales que lo hacen. Tal irresponsabilidad hay que cortarla de raíz de forma inmediata. Ya no es un problema de falta de mantenimiento sino de dejación y descontrol. Resulta urgente blindar todos los accesos cuanto antes no vaya a ser que por una imprudencia algún día tengamos que lamentar lo que nadie desea.