Blogs

Ángel M. González

Viento de Nordeste

Contenedor de sorpresas

La hemeroteca es un fabuloso contenedor de tesoros. El recorrido por los periódicos publicados por un diario con ciento cuarenta años de historia es una auténtica gozada para el intelecto. Ayuda a entender y a interpretar mejor la realidad en la que vivimos con ese repaso a las circunstancias del pasado. Pablo Entrialgo es un sabueso de la colección. No hay pieza documental que se le escape entre tanta reliquia de papel. En una de sus exploraciones, descubrió una información sobre los accesos a El Musel fechada el 22 de marzo de 1958 que no tenía desperdicio. El texto exponía los problemas que se generaban en Gijón por el tráfico de camiones que se dirigían al puerto. Los vehículos pesados entraban por la carretera carbonera o por la de Oviedo y se veían obligados a circular por una buena parte de la trama urbana hasta llegar a la dársena con los consiguientes trastornos para la ciudad. Ya saben, ruido, colapsos, contaminación, destrozos del pavimento, etcétera.

Para evitarlo, la idea era construir una ronda lo más alejada posible de la urbe que conectara aquellas dos vías con el fin de canalizar todo el tránsito por la que procedía de la capital y aprovechar la nueva carretera de Avilés para construir una bifurcación con dos ramales. Uno de ellos penetraría directamente en El Musel y otro enlazaría con la carretera de Oviedo. El artículo, ilustrado con un esquema hecho a mano en el periódico porque los medios gráficos entonces eran limitados, finalizaba de la siguiente forma: “Nos hallamos ante una oportunidad que de ningún modo puede ser desaprovechada. Olvidar la gravedad de las decisiones que ahora pueden ser tomadas podría representar un retraso de medio siglo en el desarrollo de Gijón”.

Han transcurrido sesenta años y los accesos al puerto para librar el crecimiento urbano de la ciudad continúan siendo materia informativa. Estos días hemos conocido que las obras del primer tramo de autovía entre Lloreda y Veriña para conectar con el ‘superpuerto’ han quedado frenadas ante la presencia de canalizaciones no previstas. Lo mismo ocurrió hace tiempo con la ZALIA. La constructora tiene que realizar un modificado del proyecto porque el estudio de la ingeniería sobre el que se inspiró cuando ganó el concurso no había incluido determinadas tuberías que, ¡oh, sorpresa!, ahora aparecen en el terreno. Así que se ve en la tesitura de tener que cambiar el planteamiento transcurrida una década desde que se empezara a diseñar el enlace. Al final se producirán retrasos y sobrecostes en una actuación que estaba previsto acometer por menos del 40 por ciento del precio de licitación en tres años y medio, a razón de un kilómetro por año, es decir, de forma lenta pero segura. Son las cosas que tiene el paso del tiempo, pero también la chapucería en la obra pública y sus derivadas, que ha sido y sigue siendo deporte nacional.

Postdata: Lo que no ha sido una sorpresa fueron los apoyos foristas a Carmen Moriyón para encabezar la candidatura regional. Todo el mundo lo sabía menos ella, que dice sentirse abrumada por tanto respaldo compañeril y tanta responsabilidad, y Cristina Coto, la actual presidenta del partido, ahora aturdida por semejante golpe. No hace falta buscar muchas razones para explicar este arrebato de moriyanismo en un partido necesitado: Mujer, profesional acreditada, popular, transversal y con bagaje de gobierno. No abundan perfiles así en el actual espectro político asturiano a un año de las elecciones, revuelto e incierto.

 

Temas

Accesos a El Musel, carretera, Lloreda, Veriña, ZALIA
junio 2018
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930