img
La autodestrucción de Severino
img
Ángel M. González | 11-06-2013 | 09:27| 3

Severino García Vigón ha entrado en un proceso de autodestrucción. La crisis abierta en la Federación Asturiana de Empresarios como consecuencia del enroque del líder de la patronal no tiene más solución que la convocatoria cuanto antes de elecciones para que los asociados puedan decidir sobre la persona que lleve las riendas de Fade en este periodo tan complejo que estamos viviendo.

Vigón está aplicando una receta peligrosa en la agrupación, el régimen presidencialista en su máxima expresión, el ordeno y mando, haciendo rodar cabezas, destituyendo al que se mueva en la foto. Mal final para una persona que, con mucho mérito por su parte, logró hacerse con la dirección de la patronal asturiana hace nada más y nada menos que dieciocho años en un momento de división importante, aunque quizás menos relevante que el de ahora.

Severino tuvo como virtud en todo este tiempo su capacidad para aglutinar, para unir a las empresas asturianas y organizaciones sectoriales de toda índole en torno a un proyecto que fortaleció la patronal para convertirla en contrapeso poderoso de los poderosos sindicatos. Pero el proyecto que construyó, él mismo lo está ahora desbaratando.

Claro que puede haber quién piense que a Severino García Vigón fueron los propios empresarios que ahora le dan la espalda los que permitieron que acumulara el poder que tiene y que  ejerce con vigor, pero con ello no se justifica lo que parece injustificable. El jefe de la patronal ha repartido trigo a unos y otros al tiempo que iba sumando apoyos y nadie osó frenarle los pies por comunión de intereses. La misma comunión que le llevó a hacerse con la presidencia de la Cámara de Oviedo a través de un plan que tenía como objetivo dominar todo el sector empresarial asturiano.  Cámara, por cierto, a la que no tardará en llegar la convulsión originada en Fade. Severino es un producto de todo ello.

 

Ver Post >
La rebaja fiscal
img
Ángel M. González | 27-05-2013 | 20:34| 0

José María Aznar ha originado un enorme terremoto en el seno del PP con sus críticas a la actuación del Gobierno de Rajoy. El expresidente defiende la bajada de impuestos para contribuir al despegue de la economía y denuncia la asfixia que esta sufriendo la clase media por la presion fiscal. Mariano Rajoy ya ha respondido que no tiene previsto cambiar de política.

Aznar habla desde la experiencia como jefe de Gobierno entre los años 1996 y 2004. Entre las medidas que aplicó para dinamizar la economía figuraba la reducción impositiva y le dio muy buen resultado, pero también es cierto que disponía de un colchón para aminorar los efectos de la rebaja, que fueron los recursos obtenidos por las privatizaciones del sector público empresarial. La situación hoy es bien distinta. Entonces no se producían las presiones que ejercen Alemania y Bruselas para aplicar las recetas de austeridad con el fin de reducir el déficit público; las decisiones, digamos, eran más soberanas. Ni tampoco corríamos el riesgo de que la banca necesitara un segundo rescate, como ya se empieza a apuntar, que puede traer consigo nuevos recortes en nuestro estado de bienestar.

Es decir, Rajoy tiene un papelón que no tenía, ni por asomo, Aznar en su momento. La nostalgia no puede ocultar la realidad. Y la realidad es que son muchos los lobos que se pueden arrojar sobre la presa. De todas formas, la rebaja fiscal tiene que ser una medida sobre la que debe de trabajar el Gobierno para aplicarla en cuanto se produzca la mínima oportunidad. Y la mínima oportunidad, si las previsiones se cumplen, puede estar a la vuelta de la esquina. El próximo año, por ejemplo. En cuanto se produzca el más mínimo atisbo de recuperación, el Ejecutivo tendría que asumir la bajada de impuestos como incentivo para favorecer el consumo, la inversión y la generación de empleo. Si los ciudadanos y las empresas tienen más dinero en el bolsillo, más capacidad habrá de dar la vuelta a la tortilla y acelerar el proceso de crecimiento sin perder recaudación.

Después de casi año y medio de mandato y una treintena de medidas para elevar la carga tributaria,  el Gobierno tendría que suavizar los gravámenes sobre el trabajo, el ahorro y la inversión. Para ello, la rebaja fiscal debería afectar al IRPF, al sistema de tributación por módulos y al impuesto de sociedades, especialmente. Y sería adecuado, además, que la reforma lograra acabar con las enormes diferencias que existen entre comunidades autónomas. No se puede permitir que Asturias aplique un tipo marginal de IRPF muy por encima de la media nacional y similar al que está vigente en Suecia, o que Madrid tenga suprimido el impuesto de patrimonio. Por lo  tanto, lo que ahora se ve como contraproducente, dentro de un año puede ser decisivo.

 

Ver Post >
La santa paciencia
img
Ángel M. González | 29-04-2013 | 15:07| 0

El presidente del Gobierno ha pedido paciencia porque está convencido de que las decepcionantes previsiones macroeconómicas que ha fabricado siguiendo las indicaciones de la troika serán mejoradas con la realidad. Es decir, solicita ahora a la ciudadanía que no nos creamos el negativo escenario que presentó de déficit, crecimiento y paro, que es un dibujo para entretener a los acosadores de Bruselas y a la dama de la fusta, porque con las medidas del ahorcado saldremos adelante y daremos la vuelta a la tortilla.

Como Rajoy ha demostrado con el tiempo que es un hombre de palabra, que todo lo que ha ido prometiendo se fue cumpliendo, como no ha engañado a nadie ni antes ni después de que accediera a la Moncloa, habrá que volver a darle un margen de confianza con la aquiescencia de Merkel. No existen razones para la movilización. El presidente recomienda sufrir y esperar.

Pues yo creo que realmente las nuevas previsiones del Gobierno se han quedado cortas en cuanto al drama del paro, son excesivamente benévolas pese a los desesperados pronósticos que maneja en cuanto a la evolución del desempleo y que no se logrará mantener la tasa que hemos alcanzado en abril, rompiendo todas las estadísticas conocidas hasta ahora, de aquí a finales de año, que es lo que recoge el cuadro macroeconómico. Es decir, que en 2013 superaremos el 27,1% de paro que nos ha dejado como regalo el primer trimestre más negro desde que sufrimos la gran depresión.

Con una demanda interna por los suelos, subida de impuestos, asfixiando a las familias y a las empresas, incidiendo en la diabólica obsesión por la devaluación interna o sosteniendo un sector público de cuando eramos mas ricos a base de empobrecer al privado, no hay manera posible de que el mercado laboral se pueda reactivar en condiciones. Confiarlo todo a la receta de la austeridad y al tirón de las exportaciones es temerario. Mariano Rajoy ha insistido en que el empleo es prioritario, pero lo dice de boquilla, porque todas las medidas que ha tomado han tenido como resultado mayor desempleo y recesión.

Con este panorama es difícil creerse los pronósticos del Ejecutivo. Es más, sólo con el proceso de reestructuraciones pendientes en la banca, en el sector público empresarial, en la minería, en el transporte aéreo, etcétera, los parados superarán con creces este mismo año los seis millones y medio. Los que sean respetuosos con el presidente, santa paciencia y a esperar. Pero habrá quien seguro, de manera comprensiva, no lo sea.

Ver Post >
¿Qué vas a hacer?
img
Ángel M. González | 17-04-2013 | 15:25| 0

Tuve el gusto de coincidir en las Jornadas sobre Orientación Laboral organizadas por EL COMERCIO con Jorge Palacio Verdín, presidente en Asturias de la Asociación Española de Coaching Ejecutivo, Organizativo y Mentoring (AECOP), que impartía una ponencia sobre el coaching en la educación y en el aprendizaje. Hasta entonces era conocedor de las prácticas del coaching en el mundo de la empresa para mejorar los resultados de empleados y directivos desde la motivación, o del coaching en el deporte, que contribuye a que el deportista logre un mayor rendimiento en la competición. Pero apenas había oído hablar de la intervención de un coach en el campo de la educación y, realmente, ¿qué mejor lugar que en los centros escolares o universitarios para aplicar técnicas de motivación, autoconfianza y desarrollo del talento, con la participación de profesores, alumnos y padres en un entorno satisfactorio, para que nuestros jóvenes sean capaces de moverse por la vida, tomar decisiones con seguridad en sí mismos y conseguir, finalmente, una sociedad excelente? Las autoridades educativas deberían de tomar nota de esta herramienta tan valiosa para incorporarla en los programas de los colegios. A buen seguro que contribuiría a mejorar los rendimientos de los chavales y a combatir las elevadas tasas de fracaso que tenemos en la educación. Ojalá me lea Wert.

Pero bueno, con una de las cuestiones que me he quedado de la intervención de Jorge Palacio es la serie de preguntas que lanzó al final para que cada uno de los que estábamos presentes, dirigidas sobre todo a los estudiantes de bachillerato que están a las puertas de definir lo que quieren hacer de su vida, las respondiéramos al menos mentalmente. Y yo me he permitido el lujo de usurpar estas cuestiones del coach para trasladarlas aquí, en este espacio, porque creo que son planteamientos que sirven también para ayudarnos en estos momentos tan desesperados, con una buena parte de la sociedad sufriendo por los recortes, donde la incertidumbre se vive en el presente, ya no sólo en el futuro, y con más de la mitad de nuestros jóvenes sin rumbo por falta de oportunidades. Estas son los interrogantes que he anotado:

¿Qué es lo que realmente deseamos ser? ¿Quién puede ayudarnos para conseguirlo? ¿Podemos recordar alguna situación satisfactoria que hayamos vivido con anterioridad? ¿Qué hicimos en aquella situación? ¿Cuando consigas lo que quieres realmente, cómo te vas a sentir? Descríbelo con una emoción. Pon una fecha para conseguirlo. ¿Y qué estas dispuesto a hacer para ello? Y ahora, ¿qué vas a hacer?

 

 

Ver Post >
Jubilado y pobre
img
Ángel M. González | 21-03-2013 | 22:40| 1

Sostenibilidad, la maldita palabra que está llevando a destrozar los derechos de los ciudadanos y el estado de bienestar del que tanto llegamos a presumir en Europa y que tanto nos ha costado conquistar. La sanidad tiene que ser sostenible, la educación tiene que ser sostenible, los servicios sociales tienen que ser sostenibles y en las pensiones hay que introducir también el factor de sostenibilidad. ¿Y cómo se llega a ello? Aplicando recortes y más recortes, empobreciendo a la gente, con un mayor deterioro social, agrandando las diferencias, generando exclusión, acabando con la clase media, destruyendo el estado de garantías y derechos…

España está iniciando el camino seguido por otros países europeos para acabar con el sistema de pensiones tal como lo conocemos hoy. Alemania ha sido punta de lanza con la reforma que comenzó a aplicar hace casi diez años y que no ha servido más que para mermar las prestaciones que venían disfrutando hasta entonces los jubilados de aquel país, y esa estela es la que empezamos a recorrer aquí bajo la justificación de que el modelo se irá al garete porque no habrá dinero para atender el enorme gasto de las pensiones. De momento, el Gobierno ha tomado medidas preliminares. Después de cargarse la revalorización automática de las pensiones por imposición de Bruselas, que lleva a los beneficiarios a la pérdida del poder adquisitivo y al empobrecimiento, decide endurecer el acceso a la jubilación anticipada y a la jubilación parcial, de tal manera que desde el próximo mes de abril aquellos que se quieran retirar antes de la vida laboral tendrán que tener más edad y más años cotizados para cobrar, además, menos pensión.

Pero esto es solo el comienzo de una gran reforma que cambiará todo el sistema. En el decreto aprobado por el Consejo de Ministros se incluye la creación de una comisión de expertos para elaborar un informe sobre el factor de sostenibilidad. ¿Y qué quiere decir esto? Pues que teniendo en cuenta que la población está cada vez más envejecida, que el número de cotizantes disminuye, que la natalidad está por los suelos y que la esperanza de vida aumenta, se tiene que actuar sobre tres variables: la edad de retiro, el periodo de cálculo de la prestación y la cuantía de la pensión. Y el resultado de todo ello es que cada vez nos jubilaremos más tarde, necesitaremos más años de cotización para obtener una prestación y, así todo, la pensión apenas alcanzará para vivir.

Y eso es lo que está ocurriendo con una buena parte de las pensiones en Alemania, donde los jubilados tienen que complementar la prestación del Estado con la mensualidad que recibe por el fondo que fue constituyendo con sus aportaciones antes del retiro, aquellos que lo han podido hacer, o con los famosos ‘minijobs’. Es decir, trabajar por cuatrocientos euros para sumar a la paga y llegar a fin de mes. Eso los que no tienen artrosis, porque los jubilados que no están en condiciones físicas, cuyo cuerpo ya no aguanta un tirón, tienen que vivir en la miseria, y los que pueden sostenidos por la familia, no por el sistema. Lo que nos espera. ¡Cuánta injusticia!

Ver Post >
La descapitalización humana
img
Ángel M. González | 25-02-2013 | 16:31| 19

El fenómeno de la emigración se ha dado en todas las crisis y en ello Asturias tiene una larga experiencia. La región ha sido por tradición exportadora de recursos humanos, aunque el proceso que ahora estamos viviendo presenta factores diferenciales con respecto a anteriores éxodos. Uno de ellos, la intensidad del flujo, mucho mayor que en otras ocasiones, y el hecho de que esté afectando, sobre todo, a la generación mejor formada de la historia, aquella de la que alardeábamos antes de que estallara la crisis y que ahora vemos como, de manera irremediable, se nos marcha igual que cuando se escapa de las manos un globo de helio.

Empresas de recursos humanos de fuera de nuestro país acuden a las facultades y escuelas universitarias de la región en busca de ingenieros, médicos, químicos, biólogos… para darles una oportunidad laboral en el extranjero. Directivos, mandos intermedios y profesionales altamente cualificados se buscan la vida al otro lado de las fronteras antes de acabar desfallecidos en las colas del paro. Todo aquel que tiene una vocación emprendedora va al encuentro del negocio fuera de Asturias porque aquí las posibilidades de triunfo se encuentran cercenadas. De esta manera, según el Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero (CERA), más de 28.600 asturianos han optado por marchar desde que se empezaron a notar las consecuencias del declive. Sólo en 2012, 5.300 personas dejaron la región para buscar trabajo fuera. La cifra es, incluso, superior teniendo en cuenta que la estadística del INE solo incluye los asturianos que se van a otro país y quieren ejercer el derecho a voto y tampoco están los que deciden instalarse en otras comunidades autónomas, como es el caso de Madrid, que dentro de España también hace de efecto llamada.

¿Y quienes son los que se quedan aquí? Pues miles de parados sin cualificación, prejubilados, pensionistas, estudiantes, mano de obra con bajos salarios, escasa capacidad de consumo… El desequilibrio poblacional que sufre Asturias se agudiza con la huida masiva de quienes tendrían que ser aportadores de ideas y recursos para una sociedad mejor. Estamos viviendo un proceso de descapitalización humana, que no conduce más que al empobrecimiento general, y que nuestros representantes políticos no han sido capaces, hasta ahora, de frenar.  Es cierto que durante los cinco años de crisis, las administraciones apenas pusieron en marcha medidas para paliar el deterioro del mercado laboral. Los planes de empleo brillaron por su ausencia y lo que hubo fue mera destrucción. Ahora, el Gobierno central anunció un paquete de programas para incentivar la contratación de jóvenes, que se añade al que está dispuesto a aplicar el Principado tras el acuerdo de concertación, y los planes que vayan diseñando los ayuntamientos, que todos juntos pueden contener la fuga. Pero, al final, se trata también de que existan oportunidades para que todas estas personas que componen la ‘leyenda urbana’ tengan opciones para quedarse o, en su caso, regresar. Y para ello hace falta otro tipo de incentivos, además de las ayudas a la contratación, como la constitución de fondos que respalden la creación de ‘startups’ al calor de los centros universitarios, que favorezcan la iniciativa empresarial, la emprendeduría, el desarrollo de la investigación, de la tecnología, de los programas innovadores… Se trata de mimar el talento de estos jóvenes, de aprovechar su capacidad para adaptarse a los nuevos tiempos, de crecer con ellos. Poco futuro podemos tener como sociedad si seguimos dejando que el éxodo vaya a más. El bienestar de la región depende de que este activo encuentre aquí su lugar.

 

 

Ver Post >
Ideas para una política mejor
img
Ángel M. González | 22-01-2013 | 16:22| 0

Los escándalos sobre la corrupción que salpican España están generando una crisis política sin precedentes en la historia de nuestra democracia. Cuando más estabilidad necesita el país para salir del enorme agujero económico en el que estamos metidos, los desmanes cometidos por nuestros representantes públicos en sus partidos y en las propias instituciones están provocando el mayor nivel de desconfianza de los ciudadanos en la clase política, hasta el punto de que, según todas las encuestas que se han venido publicando en los últimos meses, se ha convertido ya en uno de los grandes problemas de la sociedad.

La desafección va en aumento y quienes regentan los destinos de este país tienen la responsabilidad, y la obligación, de dar un giro, emprender reformas valientes y profundas del sistema electoral y del propio funcionamiento de los partidos para evitar el resquebrajamiento y recuperar la confianza. Aquí van unas cuantas ideas, a modo de decálogo, para intentar conseguir la normalidad en la vida política española, un factor fundamental para que España tenga credibilidad, se consiga el sosiego y favorezca que nuestra economía recobre el vigor que ha perdido.

1º.-  Mayor transparencia en las cuentas de los partidos, con la publicación periódica de sus ingresos y gastos y con la identificación de todas las vías de obtención de recursos, sean empresas o fundaciones, que tienen que ser mas limitadas que las que fija ahora la ley.

2º.-  Total y absoluta incompatibilidad con la empresa privada o con el ejercicio de una actividad profesional para diputados, senadores, concejales, altos cargos de las administraciones, funcionarios y empleados públicos.

3º.-  Publicación de todos los contratos realizados por las administraciones, concursos públicos y adjudicaciones, con la especificación de las ofertas recibidas, las puntuaciones y los criterios adoptados en la selección.

4º.-  Elección de todos los órganos de la Fiscalía y de la judicatura entre los propios profesionales, sin intervención alguna de los políticos, para garantizar la independencia absoluta del Poder Judicial, a todos los niveles, del resto de poderes. Lo mismo para el Tribunal de Cuentas, que tendrá que ser más ágil y eficaz.

5º.- Mayor control de todo tipo de subvenciones públicas, tanto a la hora de otorgarlas como de realizar un seguimiento del cumplimiento estricto de las condiciones para su disfrute.

6º.- Endurecimiento para las penas por corrupción y fraude a la Hacienda Publica, con apartamiento inmediato de la administración o de la estructura del partido político y pérdida de la condición de aforado en el momento en que se produzca la imputación.

7º.- Reforma del sistema electoral, con la instauración del proceso de listas abiertas en todos los comicios. Los partidos políticos deberán también de modificar el modelo de elección de sus dirigentes, de tal manera que cualquier militante pueda ser realmente aspirante a la dirección de la formación.

8.- Limitación a ocho años del tiempo de mandato o representación en cualquier institución política sea electa o no, de tal manera que afecte también a ministros, consejeros de gobiernos autónomicos, personal de confianza, responsables de empresas públicas, fundaciones, etcétera.

9.- Prohibición para establecer cualquier tipo de relación empresarial o profesional directa con la Administración durante, al menos dos años, desde que se dejó la vinculación con la institución pública.

10.- Limitación de las remuneraciones a todos los cargos públicos, con la publicación de las retribuciones y de todas las percepciones por dietas, gastos de representación, desplazamientos, comidas, etcétera.

 

 

 

 

 

 

Ver Post >
La agonía inmobiliaria
img
Ángel M. González | 08-01-2013 | 18:43| 0

Todo indica que este año será tremendamente complicado para el mercado de la vivienda, quizás agónico por las circunstancias en las que se tendrá que desenvolver. La confluencia de una serie de factores adversos para la actividad amenaza con provocar un nuevo hundimiento del sector inmobiliario y una mayor reducción de los precios, que algunos expertos aventuran que rondará el 30 por ciento de aquí a finales de 2013. Con todo ello, el túnel en el que se ha metido la construcción no parece que verá la luz en el último semestre, como pronostica el Gobierno para la economía en general, sino que dada la situación a la que está llegando puede que tenga que transcurrir muchísimo mas tiempo, quizás años, para que el negocio recupere un mínimo dinamismo. Estas son algunas de las trabas:
Un enorme parque de viviendas. No existe en estos momentos suficiente demanda para cubrir la ingente oferta de inmuebles acumulada después del estallido de la burbuja. El stock de viviendas a la venta en manos de los constructores ronda las 800.000 (cerca de 12.000 en Asturias) y en las circunstancias actuales se necesitaría un lustro para que el mercado absorbiera tal cantidad de pisos. Pero además hay que sumarles las casas que se han tragado los bancos y la Sareb, unas 300.000; las que han puesto directamente a la venta sus propietarios, otras 800.000; las promociones que están aún en construcción, más de 250.000, y las procedentes de desahucios y ejecuciones hipotecarias, 150.000. Es decir, que en España están disponibles mas de dos millones de viviendas, una bolsa gigante que, en condiciones normales, tardaría en ser colocada quince años.
Sin ningún incentivo fiscal. Craso error del Gobierno. La eliminación de los beneficios fiscales que afectaban a la compra-venta de inmuebles es una dosis mortal para el sector. Las medidas tributarias que entraron en vigor el 1 de enero obstaculizan el acceso a la vivienda volviéndolas mas caras desde el punto de vista fiscal: aumenta el IVA del 4 al 10% que grava la adquisición del piso y se elimina la deducción por vivienda habitual en la declaración de la Renta, que suponía un ahorro de hasta 1.356 euros al año. Pero además tampoco se podrá descontar del IRPF las obras destinadas a las reformas de la residencia, el Impuesto sobre el Valor Añadido por aquel concepto también se eleva y se suprime la exención de la mitad de las plusvalías obtenidas en las ventas. 
Restricción de créditos y hipotecas más caras. Es otro de los factores que dificulta la reactivación del mercado. Si en el último mes de diciembre, antes de que entrara en vigor el ‘castigo fiscal’ a la vivienda que decidió aplicar Hacienda, no se vendieron más pisos fue porque algunos de los compradores que querían aprovechar la última oportunidad se dieron de bruces con los bancos, que mantienen cerrado a cal y canto el grifo del crédito. La restricción perdurará a lo largo de este año, coincidiendo con la reestructuración bancaria y continuará con toda seguridad durante 2014, hasta tanto se vaya asentando el sector en su nueva configuración. Pero es que, como añadido, el crédito hipotecario cada vez es más caro. Los bancos han comenzado a aplicar diferenciales de dos puntos sobre el euríbor, de tal manera que aunque el índice está situado en estos momentos en el nivel más bajo de su historia, el 0,55%, el coste de las hipotecas nuevas está como el que regía cuando el euríbor superaba el 2%.
Y la entrada en escena del ‘banco malo’. Será otro elemento distorsionador. La Sareb, como se denomina oficialmente el ‘banco malo’, integrará y gestionará los activos tóxicos procedentes de las entidades financieras, viviendas y suelo, por un valor superior a los 100.000 euros. El traspaso de esos bienes a la sociedad gestora se realiza con descuentos del 60 por ciento o mas, pero se desconoce aún como se pondrán en el mercado. Sea como sea, los inmuebles del ‘banco malo’ entrarán en competencia con los de los promotores y particulares, tanto en venta como en alquiler y provocará una nueva revisión de precios a la baja. Con todo ello, el sector está inmerso en la tormenta perfecta, en una crisis profunda duradera. Muy duradera.

 

 

 

Ver Post >
Apuntes de fin de año
img
Ángel M. González | 28-12-2012 | 22:22| 0

 

El desplazamiento de Suzuki. Mientras continúa el tira y afloja entre los trabajadores de Suzuki y la dirección de la empresa sobre las indemnizaciones que cobrará la plantilla por el cierre de la fábrica de Porceyo, con encierro navideño incluido, llega a mi mesa un informe de auditoría encargado por la multinacional que justifica la procedencia de aplicar un expediente de regulación de empleo en la planta gijonesa en las condiciones que establece el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, es decir, veinte días por año como consecuencia del descenso de las ventas de la compañía desde el año 2008 y las pérdidas continuadas de la actividad. Pero esto, al fin y al cabo,  no es lo más interesante del informe, si no otro apartado que dice textualmente que “las cuentas anuales no recogen la imagen fiel de la sociedad, ya que no contienen con el debido detalle la información de las operaciones vinculadas realizadas con la sociedad dominante Suzuki Motor Corporation ni con Suzuki Finance Europa BV. La sospecha es que pudo haber un “desplazamiento patrimonial” de la filial española del grupo hacia la matriz o, al menos, no están suficientemente documentadas las operaciones entre ambas sociedades, en tanto que se han contabilizado gastos de partidas con valores  superiores a los que se observan en condiciones normales en el mercado. Es decir, el grupo factura por lo alto y provoca pérdidas y descapitalización en la filial, que después de veintiocho años de actividad ya no es competitiva, ni rentable, ni nada.

La reactivación del automóvil.  Situación bien distinta es la que se registra en el sector de la automoción, donde los fabricantes han sido capaces de pactar con los sindicatos unos planes laborales que convierten a las plantas españolas en las más competitivas de Europa, con costes incluso mejores que los que se pueden conseguir en los países del Este. Una cultura, por ambas partes, diferente a la de Suzuki, que en Francia las marcas quieren ahora imitar. El modelo de ajuste permitirá que, de aquí a 2015, las fábricas de coches generen más de 5.000 empleos para sacar adelante nuevos vehículos, la mayor parte destinados a la exportación, después de una etapa de sequía productiva. Los planes para la reactivación de la producción de coches es una de las mejores noticias para la economía española, y también para Asturias. Arcelor ya se está preparando para ello, la decena de empresas que en la región suministran a todos estos fabricantes lo ven con esperanza y El Musel verá incrementados sus tráficos. Falta otro empujón para el redondeo, el que tiene que dar el Gobierno con la puesta en marcha de un nuevo plan PIVE, que favorezca la compra de vehículos y dinamice la demanda interna.

La labor del SASEC. Desde luego no es el caso de la irónica viñeta de Ramón, pero ha sido uno de los grandes aciertos de los agentes sociales cuando pactaron su constitución en 2003. El Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (SASEC), con sus carencias y aciertos, ha venido desempeñando desde su creación hace nueve años un papel fundamental en el arreglo de los conflictos cuando las partes en litigio se muestran incapaces de avanzar en el diálogo. La intervención del SASEC, en ese sentido, ha permitido mejorar las relaciones laborales y evitar una mayor conflictividad social en una región, que lleva el sambenito de dinamitera, pero que ya no lo es tanto como otras zonas del país, gracias entre otras cosas a instrumentos como éste. El último éxito del SASEC, la huelga en la hostelería, que fue desconvocada después de que los mediadores favorecieran un acuerdo entre la patronal y los sindicatos. Pues bien, el servicio, bajo la dirección de María Jesús González Suárez, hizo balance de lo que fue un año complicado, con la reforma laboral como herramienta en un escenario de recesión, regulaciones de empleo, concursos de acreedores y cierres: Se lograron desconvocar veintitrés huelgas, el 40% de los conflictos planteados en Asturias, por la consecución de unos acuerdos, una buena parte de ellos sectoriales, que beneficiaron a 2.790 empresas de la región y 29.982 trabajadores. El SASEC, con su mediación, logra incluso cambiar el adagio: “Más vale un buen acuerdo, que un mal pleito”.

 ¿Y de la unidad de mercado?  Pues una salvedad. El Gobierno tiene previsto aprobar el 11 de enero una ley que tendrá como objetivo acabar con la inabordable maraña de normas autonómicas y locales que han convertido el mercado en una selva, obstaculizando las maneras de hacer negocio y la inversión empresarial. La nueva legislación, que pretende facilitar la libre circulación de bienes y servicios, según la oficialidad, permitirá a las empresas que con una licencia autonómica puedan operar en toda España. La iniciativa es muy buena, desde luego, pero ello no quiere decir que la unidad de mercado se consiga solo y exclusivamente con esta reforma. Hay otros factores que homogeneizar para que España deje de ser territorio dispar para el mercadeo. Por ejemplo, la otra maraña, la fiscal, con tasas a las grandes superficies en un lado, impuesto de sociedades más gravoso en otro, cánones medioambientales depende de dónde se esté, gravámenes sobre el patrimonio distintos, actividades económicas con tributación diferente, céntimos sanitarios… En fin.

 

Ver Post >
La línea preventiva
img
Ángel M. González | 12-12-2012 | 15:18| 0

¿España requiere el rescate? Pues a tenor de la imperiosa necesidad que tiene la economía española de conseguir estabilidad para poder recuperar la senda de la recuperación, está claro que, llegados al punto al que hemos llegado, no parece que haya más alternativa que su petición. El Banco Central Europeo está preparado para ello, solo basta que el Gobierno de Rajoy lo solicite para que se ponga en marcha el mecanismo de actuación que ahuyente la especulación sobre la deuda soberana española.

Esta mañana, Jaime Guardiola, consejero delegado del Sabadell, me convenció sobre el beneficio de la llamada ‘línea preventiva’. En una certera intervención en el Forum EL COMERCIO, ante un nutrido grupo de empresarios, Guardiola desgranó su visión acerca la reestructuración del sector financiero y las perspectivas que maneja sobre la evolución de la economía. Con datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del propio Sabadell, el banquero pronostica un crecimiento de la economía estadounidense para 2013 del 1,9%; de los países emergentes, del 5,5%; de Japón, del 0,7% y de la zona euro, del 0,1%. Alemania alcanzará el 1,3% de aumento del PIB, el Reino Unido llegará al 1,1%, y España seguirá en recesión, pero comenzará a estabilizarse en el segundo semestre del año.

He aquí cuatro apuntes de su radiografía: la deuda del sector privado se está corrigiendo y si no lo hace más es porque el PIB no crece; el coste laboral unitario se está ajustando más que en nuestro entorno europeo, lo que permite que seamos más competitivos; el sector exportador es el principal revulsivo para la dinamización, y es necesario continuar con las reformas estructurales en políticas activas de empleo, en mayor competencia en los servicios y en el sistema educativo.

Y a partir de aquí llegamos a la teoría de la línea preventiva. El rescate de España, para Guardiola, tiene que ser una línea permanentemente abierta por parte del BCE que permita, por un lado, continuar con las emisiones de deuda (el próximo año, cerca de 230.000 millones de euros), y por otro actuar en el mercado secundario de bonos para impedir la apuesta de los especuladores contra España. “Tenemos que acomodar la prima de riesgo a la realidad de nuestra economía y no a lo que dicten los mercados”, sostiene.

Hasta ahí, de acuerdo con Jaime Guardiola. Ahora bien, lo que no señaló el gestor del Sabadell, porque a buen seguro no lo sabe y porque únicamente lo puede llegar a conocer el Gobierno, o al menos el ministro De Guindos, es si esa ‘línea preventiva’ lleva consigo condicionantes. El Ejecutivo de Rajoy prometió hace unos días que el próximo año no habrá más recortes. El rescate que tiene preparado el BCE, aunque sea suave o de segundo nivel, ¿obligará a ajustes más drásticos? A partir de enero, lo sabremos, pero sea lo que sea, que salga el sol por Antequera.

 

 

 

 

 

 

Ver Post >