El Comercio
img
Reconstrucción social
img
Ángel M. González | 26-11-2013 | 10:29| 0

En la relación de previsiones macroeconómicas de los distintos organismos y entidades, que vaticinan la lenta recuperación de la economía española el próximo año, hay una que no tiene que ver con las instituciones oficiales pero que suele estar bastante atinada, además de incluir las perspectivas por comunidades autónomas. El BBVA Research hizo públicos hace unos días los indicadores de coyuntura del servicio de estudios que dirige Rafael Domenech y que vaticinan para nuestro país un aumento del PIB el próximo año del 0,9%, sobre todo por la mejora que irán experimentando las exportaciones de las empresas españolas y el turismo. Según el estudio, el despegue económico irá cobrando fuerza conforme vaya transcurriendo el año y en algunas regiones, como es el caso de Madrid, la tasa de crecimiento podría llegar incluso al 2% al finalizar el ejercicio.

El cuadro que dibuja el informe, por otro lado, pone de manifiesto un país de tres velocidades teniendo en cuenta los indicadores por territorios. Las comunidades cuyo ritmo de crecimiento estará muy por encima de la media nacional, aquellas que se situarán en el entorno de la media y las que irán algo más retrasadas. Asturias, según BBVA, se situará en la mitad de la tabla, con un 1% de incremento del Producto Interior Bruto, que es una previsión esperanzadora, más optimista que otra cosa a tenor de lo que aún nos espera el año que viene. Desde luego, y esto ya no lo recoge el informe de Domenech, el ligero tirón que puede experimentar la región en el año en que vamos a salir de la recesión, vendrá dado del factor tractor que tenga la economía nacional, de la capacidad que tengamos para subirnos al tren, porque las perspectivas de Asturias no resultan nada halagüeñas.

Estamos hablando de una comunidad donde más de la mitad de sus habitantes son inactivos, con 100.000 parados, 10.000 personas que cobran el salario social, con un 16% de las familias en el umbral de la pobreza, un paro juvenil que rebasa el 50%, con el mayor éxodo de jóvenes de la historia, y en la que sus pensionistas y jubilados, más de 350.000 personas, tienen que sostener a varias generaciones con unas pagas recortadas con las que a duras penas llegan a fin de mes. Una región donde las instituciones políticas no son capaces de pactar los presupuestos para 2014, un año en el que habrá menos financiación, seguiremos encorsetados por el límite de déficit, habrá menos inversión pública y los recursos que se obtengan tendrán que ser destinados a mantener lo que hay, el gasto corriente y poco más. Y una región donde la industria seguirá padeciendo graves problemas, con expedientes de despido y cierres pendientes de resolver, y con algún sector, como la minería, sobre la que continúa pendiendo la espada de Damocles.

Desde luego, bienvenidos sean los mensajes alentadores como los que se vienen emitiendo en estos dos últimos meses, algún efecto tendrán en la generación de confianza, pero la realidad sigue siendo crudísima. El crecimiento puede que se acelere, pero la reconstrucción social tardará mucho, será muy lenta, y costosa.

Ver Post >
Monroe tiene futuro
img
Ángel M. González | 17-10-2013 | 15:10| 0

Una vez que ya se conocen las razones por las que Tenneco Automotive ha decidido cerrar la planta de Gijón, la conclusión a la que puede llegar cualquier observador normal es que los argumentos de la empresa no se sostienen. Dicen los responsables de la multinacional encargados del desmantelamiento de la fábrica que las pérdidas de la planta son “insostenibles” y en el expediente de extinción de contratos presentado a los sindicatos justifica el dramático plan de despidos en la inviabilidad industrial de la factoría tomando como base tres argumentos:
Primero.- La tendencia de los fabricantes de automóviles es trasladar sus producciones hacia el Este de Europa por los menores costes de producción.
Segundo.- Los componentes que se han venido desarrollando en Gijón van destinados a vehículos que se encuentran en una fase muy avanzada de su ciclo vida.
Tercero.- Una buena parte de los procesos industriales de la fábrica gijonesa han entrado en un estado de “obsolescencia tecnológica” y, por lo tanto, se requiere de una inversión cercana a los seis millones de euros para la modernización.

Es decir, Tenneco ha dejado morir la planta de Monroe. El cierre que ahora plantea no es más que la puntilla a la fábrica. Se trata de una medida programada hace varios años, digamos desde el inicio de la crisis, que fue precedida por los sucesivos ERES que ha venido aplicando para adelgazar poco a poco la plantilla hasta su liquidación total.

Porque de lo contrario tendría en cuenta los planes de crecimiento que tiene el sector de la automocion en España a partir del próximo año, que convertirán a nuestro país en el polo de fabricación de coches más importante de Europa.

Y porque tampoco dejaría que los proyectos que se acometen en Gijón se fueran agotando, sino que los iría reemplazando como es debido, y porque una inversión tecnológica de seis millones de euros para una multinacional del calibre de Tenneco, si de verdad interesa, no es, en absoluto, inabordable. En definitiva, si esas son las razones, Monroe tiene solución y mucho futuro.

Ver Post >
La tabla de salvación
img
Ángel M. González | 01-10-2013 | 15:20| 0

Cada vez son más las voces que claman por la adopción de medidas activas de dinamizacion del consumo y de la producción que acompañen a la recuperación económica de país. El gobierno esta a tiempo para intentar que la reactivación, que ahora se vislumbra débil, no tenga la fragilidad del cristal, de tal manera que pueda romper por el más mínimo movimiento de los mercados, con acciones encaminadas a reducir la presión fiscal sobre las empresas y los ciudadanos, sobre todo en beneficio de las pymes y de los contribuyentes de la clase media que aún pueden ejercer su capacidad de compra a poco que se vaya recuperando la confianza, y con acciones dirigidas a impulsar la inversión en capital humano, tecnológico y productivo.

Hasta ahora, por lo que conocemos de los Presupuestos del Estado para el próximo año, estos dos factores no están incluidos en la agenda del Ejecutivo de Rajoy, que se ha limitado a prometer que no bajará los impuestos, por un lado, y a aumentar de forma testimonial la partida para investigación, desarrollo e innovación para demostrar que hace algo, pero a todas luces insuficiente, de tomadura de pelo. La reducción fiscal la dejará para 2015, el año de las elecciones, con el fin de beneficiarse del rédito que puede darle en las urnas una bajada de los tributos, sin tener en cuenta el efecto que esta medida tendría en la generación de confianza si la adopta antes, en el año del inicio de la recuperación. Pero tan preocupante como esto es que nuestros administradores no tomen en serio la necesidad de una política industrial activa en España, cuando la propia Comisión Europea lo ha denunciado en los últimos días y en el entorno del Gobierno se esté planteando esta cuestión como una gran carencia.

En ese sentido, es oportuno referirse a lo que el Instituto de Estudios Económicos recoge en su informe ‘Las políticas de oferta nos sacarán de la crisis’. El trabajo dice textualmente lo siguiente: “Si alguna lección ha dado la crisis es que los países más industrializados son los que menos la han padecido. La economía real, la productiva, ha sido la tabla de salvación a la que se han aferrado los más fuertes. España debe recuperar su músculo industrial ahora que ha ganado competitividad. El peso de la industria en España es del 16,9%. En Alemania es del 26%. Europa también es consciente de la necesidad de recuperar el liderazgo industrial, anhelo que parecía haber perdido, y quiere que la industria manufacturera represente el 20% de la economía europea”. No estaría mal que Rajoy tomara en serio esta reflexión del IEE, el laboratorio de ideas del empresariado español, y tuviera en cuenta sus propuestas para aplicar en nuestro país un plan que fortaleciera el tejido industrial a medio y largo plazo.

Ver Post >
¿Deslocalización de libro?
img
Ángel M. González | 05-09-2013 | 11:36| 1

En Asturias tenemos un problema que se ha manifestado, sobremanera, con el cierre de Suzuki: la incapacidad para afrontar las presiones de las multinacionales. Tenneco sigue la estela de la compañía japonesa, que ha abandonado la región sin pena ni gloria, sin que nadie le hiciera frente, después de recibir millones en ayudas y sin que ninguna administración le pidiera cuentas por levantar el campamento o, al menos, se preocupara por intentar sacar a relucir los tejemanejes de la empresa en nuestro país. Como Suzuki se marchó, casi con la alfombra roja puesta, ¿alguién no llegó a pensar que, dadas las facilidades para desubicarse, alguna otra firma no lo intentaría? Ahora tenemos la respuesta.
El Gobierno regional, cuyo presidente llegó a calificar en algún momento de “deslocalización de libro” el cierre de la multinacional japonesa, justificó su marcha, incluso, como una decisión irrevocable y claro, si aceptas de mano esta posición dificilmente puedes hacerle frente salvo intentar suavizar el drama que conlleva la clausura de una fábrica. En el proceso de Suzuki, es justo recordarlo, el Ministerio de Industria también se cruzó de brazos y lo mas que pudimos escuchar de su titular fue que estaba muy preocupado. Tal para cual.
¿Qué sucederá ahora con Tenneco? Me temo que lo mismo. Los trabajadores ya andaban con la mosca detrás de la oreja y el pasado mes de julio, después de una asamblea extraordinaria, cortaron de manera espontánea el tráfico porque los rumores apuntaban a que la empresa iba a trasladar su producción a alguna de las plantas que la multinacional tiene en los países de Europa del Este. La empresa ha venido recortando la plantilla desde el estallido de la maldita crisis hace seis años a través de expedientes de regulación de empleo, de tal manera que en dos sacudidas se llevó 150 operarios por delante y en un tercer intento se encontró con el rechazo de la autoridad laboral al plan de ajuste, entre otras razones porque la planta de Gijón, aún con las dificultades que está atravesando el mercado de la automoción, venía arrojando beneficios, pese a todos los argumentos que la dirección pone ahora sobre la mesa para llevar adelante la drástica medida.
Es decir, Gijón ya no es viable para Tenneco, pero sí lo es Ermua, que fabrica lo mismo, con costes similares e iguales problemas que aquí, salvo uno, que es el País Vasco, con su régimen fiscal y un Gobierno menos blandito que el que tenemos en Asturias para poner los puntos sobre las íes. Con Tenneco, por lo tanto, no se puede consentir la misma reacción que el Principado y el Ministerio tuvo con la fuga japonesa. Sus trabajadores no pueden quedar de la misma forma desamparados. ¿O lo llamamos también deslocalización de libro?

Ver Post >
La eclosión de la sidra
img
Ángel M. González | 01-08-2013 | 15:20| 0
El Principado, a través de la Consejería de Agroganaderia, está impulsando la presentación de la candidatura para que la sidra asturiana sea declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Defiende que nuestra bebida es absolutamente merecedora de tal distinción por tener rasgos singulares, ser la única que se escancia y además formar parte de una tradición milenaria que se ha ido adaptando conforme al discurrir de los tiempos.
Hace unos días, el Ayuntamiento de Nava se adhirió a la iniciativa planteada por el Gobierno regional, que recoge una idea impulsada por un grupo de lagareros y el investigador de la Universidad de Oviedo, Luis Benito García, hace más de seis años. La consejera hizo un llamamiento al resto de los municipios de la región, especialmente a aquellos con mayor cultura sidrera, para que se sumen a la moción de Nava y refuercen la candidatura.
La declaración de la UNESCO no deja de ser una manera mas de que se reconozca la vinculación de la sidra con Asturias y sus gentes, pero la propuesta recogida ahora con más fuerza que nunca por el Ejecutivo regional llega en el momento más oportuno.
La sidra esta viviendo una etapa eclosiva. Hace apenas cinco años, cuando se organizaba Sicer, la muestra internacional de sidras de calidad que se celebraba en Gijon, los elaboradores asturianos seguían dando vueltas a la sidra natural, mientras los productores ingleses, franceses o canadienses desfilaban por delante nuestra con propuestas distintas y muy desarrolladas, dirigidas a un mercado en expansión. Pero hemos abierto los ojos y los lagareros de la región, con el impulso de la Denominación de Origen, del grupo de Manzana Seleccionada, de empresas con tanta solera como El Gaitero y de productores tan activos como Trabanco, Menéndez, El Gobernador, Valverán, Foncueva, Tareco, Cortina, Buznego y Herminio, entre otros muchos, han dado en muy poco tiempo un salto cualitativo enorme a través de la innovación.
En estos momentos, el catálogo de sidras en Asturias es muy amplio, nada que envidiar al de otras regiones europeas de tradición sidrera, y de una calidad indudable. Los llagares han mejorado de manera sustancial la sidra natural y están consiguiendo colocar en el mercado una gran variedad de productos adaptados a todo tipo de consumidores y momentos de consumo. Además de la sidra de escanciar, tenemos sidras de celebración, para cócteles, refrescantes, de postre, para buenos maridajes… Sidras espumosas, de nueva expresión, en envases pequeños, de hielo… La riqueza es tremenda.
Estamos ante uno de los sectores, el tercero de la actividad agroalimentaria en Asturias, con un dinamismo creciente pese a los efectos de la recesión en todos los órdenes de la vida económica. Se abren nuevas vías de comercialización, la labor para lograr nuevos mercados en el exterior es encomiable y el sector va adquiriendo, de día en día, mayor profesionalización, como se pone de manifiesto en el reportaje que publica EL COMERCIO en el suplemento Yantar. Hay todavía mucho camino que recorrer, que duda cabe. Es necesario cerrar más el círculo con una mayor actuación en el campo, para aumentar la extension de pomaradas, acabar con la veceria y ampliar las productividades, y promover el crecimiento industrial del sector auxiliar, de tal manera que tengamos también botellas asturianas y cajas y corchos de aquí. Todo lo que sea apoyar a la actividad merece ser bien recibido. La candidatura a la mención de la UNESCO es una de ellas. Porque la sidra es uno de nuestros activos con más futuro.
Ver Post >
Junio engañoso
img
Ángel M. González | 03-07-2013 | 09:25| 0

El verano ha aliviado aparentemente las cifras del paro. En junio, las oficinas de empleo de nuestro país han dado de baja a más de 127.000 personas, que según la información oficial ha sido el mejor dato de reducción del desempleo en España en un mes de junio desde que existe la estadística de paro registrado. Ante tal buena nueva, el presidente del Gobierno, don Mariano Rajoy, explicó que este descenso demuestra que su política económica están ofreciendo resultados y que el país puede tener esperanza en la recuperación.

El mensaje sigue la línea de lo que nos vienen diciendo los distintos miembros del Gobierno desde hace unas semanas. No se atreven a afirmar abiertamente que se empiezan a ver brotes verdes, así con esta declaración, porque tal aseveración quedó un tanto maldita por Zapatero, pero suman meses y trimestres para concluir que el inicio de la recuperación está ya organizado. Aunque cunda el optimismo, un análisis por encima de las grandes cifras de evolución del desempleo de junio llevan a sospechar que no estamos, ni mucho menos, para tirar cohetes. Hay efectivamente 127.248 parados menos en los registros del antiguo Inem, pero resulta que ello no quiere decir que se hayan generado tantos puestos de trabajo. Al menos, legalmente. El número de altas en la Seguridad Social fueron de 26.853, por lo tanto solo se puede hablar de que se generaron 26.853 empleos de verdad, con su cotización incluida. Es decir, que en el saldo del paro registrado, en ese resultado final de altas y bajas en las listas del desempleo, hay más de 100.000 personas que decidieron abandonarlas porque se marchó al extranjero en busca de oportunidades, por ejemplo,  o porque ven que seguir alistado es absurdo o, simplemente, porque la economía sumergida en este país, en lugar de reducirse, va en aumento.

O sea, la esperanza que apunta Rajoy no parece que, a estas alturas, sea tal. Más bien continúa imperando la incertidumbre, incluso a las puertas del verano. Y esa incertidumbre la siguen alimentando fuera de nuestras fronteras. Y para comprobarlo ahí esta el último informe del Instituto de la Economía Mundial, que pronostica que España llegará el próximo año a un 28% de tasa de paro, es decir, un punto más que lo que nos dice la oficialidad, mientras que la media de la Unión Europea será del 11,4%. Fuera no encontramos todavia un ápice de confianza.

 

Ver Post >
La autodestrucción de Severino
img
Ángel M. González | 11-06-2013 | 09:27| 3

Severino García Vigón ha entrado en un proceso de autodestrucción. La crisis abierta en la Federación Asturiana de Empresarios como consecuencia del enroque del líder de la patronal no tiene más solución que la convocatoria cuanto antes de elecciones para que los asociados puedan decidir sobre la persona que lleve las riendas de Fade en este periodo tan complejo que estamos viviendo.

Vigón está aplicando una receta peligrosa en la agrupación, el régimen presidencialista en su máxima expresión, el ordeno y mando, haciendo rodar cabezas, destituyendo al que se mueva en la foto. Mal final para una persona que, con mucho mérito por su parte, logró hacerse con la dirección de la patronal asturiana hace nada más y nada menos que dieciocho años en un momento de división importante, aunque quizás menos relevante que el de ahora.

Severino tuvo como virtud en todo este tiempo su capacidad para aglutinar, para unir a las empresas asturianas y organizaciones sectoriales de toda índole en torno a un proyecto que fortaleció la patronal para convertirla en contrapeso poderoso de los poderosos sindicatos. Pero el proyecto que construyó, él mismo lo está ahora desbaratando.

Claro que puede haber quién piense que a Severino García Vigón fueron los propios empresarios que ahora le dan la espalda los que permitieron que acumulara el poder que tiene y que  ejerce con vigor, pero con ello no se justifica lo que parece injustificable. El jefe de la patronal ha repartido trigo a unos y otros al tiempo que iba sumando apoyos y nadie osó frenarle los pies por comunión de intereses. La misma comunión que le llevó a hacerse con la presidencia de la Cámara de Oviedo a través de un plan que tenía como objetivo dominar todo el sector empresarial asturiano.  Cámara, por cierto, a la que no tardará en llegar la convulsión originada en Fade. Severino es un producto de todo ello.

 

Ver Post >
La rebaja fiscal
img
Ángel M. González | 27-05-2013 | 20:34| 0

José María Aznar ha originado un enorme terremoto en el seno del PP con sus críticas a la actuación del Gobierno de Rajoy. El expresidente defiende la bajada de impuestos para contribuir al despegue de la economía y denuncia la asfixia que esta sufriendo la clase media por la presion fiscal. Mariano Rajoy ya ha respondido que no tiene previsto cambiar de política.

Aznar habla desde la experiencia como jefe de Gobierno entre los años 1996 y 2004. Entre las medidas que aplicó para dinamizar la economía figuraba la reducción impositiva y le dio muy buen resultado, pero también es cierto que disponía de un colchón para aminorar los efectos de la rebaja, que fueron los recursos obtenidos por las privatizaciones del sector público empresarial. La situación hoy es bien distinta. Entonces no se producían las presiones que ejercen Alemania y Bruselas para aplicar las recetas de austeridad con el fin de reducir el déficit público; las decisiones, digamos, eran más soberanas. Ni tampoco corríamos el riesgo de que la banca necesitara un segundo rescate, como ya se empieza a apuntar, que puede traer consigo nuevos recortes en nuestro estado de bienestar.

Es decir, Rajoy tiene un papelón que no tenía, ni por asomo, Aznar en su momento. La nostalgia no puede ocultar la realidad. Y la realidad es que son muchos los lobos que se pueden arrojar sobre la presa. De todas formas, la rebaja fiscal tiene que ser una medida sobre la que debe de trabajar el Gobierno para aplicarla en cuanto se produzca la mínima oportunidad. Y la mínima oportunidad, si las previsiones se cumplen, puede estar a la vuelta de la esquina. El próximo año, por ejemplo. En cuanto se produzca el más mínimo atisbo de recuperación, el Ejecutivo tendría que asumir la bajada de impuestos como incentivo para favorecer el consumo, la inversión y la generación de empleo. Si los ciudadanos y las empresas tienen más dinero en el bolsillo, más capacidad habrá de dar la vuelta a la tortilla y acelerar el proceso de crecimiento sin perder recaudación.

Después de casi año y medio de mandato y una treintena de medidas para elevar la carga tributaria,  el Gobierno tendría que suavizar los gravámenes sobre el trabajo, el ahorro y la inversión. Para ello, la rebaja fiscal debería afectar al IRPF, al sistema de tributación por módulos y al impuesto de sociedades, especialmente. Y sería adecuado, además, que la reforma lograra acabar con las enormes diferencias que existen entre comunidades autónomas. No se puede permitir que Asturias aplique un tipo marginal de IRPF muy por encima de la media nacional y similar al que está vigente en Suecia, o que Madrid tenga suprimido el impuesto de patrimonio. Por lo  tanto, lo que ahora se ve como contraproducente, dentro de un año puede ser decisivo.

 

Ver Post >
La santa paciencia
img
Ángel M. González | 29-04-2013 | 15:07| 0

El presidente del Gobierno ha pedido paciencia porque está convencido de que las decepcionantes previsiones macroeconómicas que ha fabricado siguiendo las indicaciones de la troika serán mejoradas con la realidad. Es decir, solicita ahora a la ciudadanía que no nos creamos el negativo escenario que presentó de déficit, crecimiento y paro, que es un dibujo para entretener a los acosadores de Bruselas y a la dama de la fusta, porque con las medidas del ahorcado saldremos adelante y daremos la vuelta a la tortilla.

Como Rajoy ha demostrado con el tiempo que es un hombre de palabra, que todo lo que ha ido prometiendo se fue cumpliendo, como no ha engañado a nadie ni antes ni después de que accediera a la Moncloa, habrá que volver a darle un margen de confianza con la aquiescencia de Merkel. No existen razones para la movilización. El presidente recomienda sufrir y esperar.

Pues yo creo que realmente las nuevas previsiones del Gobierno se han quedado cortas en cuanto al drama del paro, son excesivamente benévolas pese a los desesperados pronósticos que maneja en cuanto a la evolución del desempleo y que no se logrará mantener la tasa que hemos alcanzado en abril, rompiendo todas las estadísticas conocidas hasta ahora, de aquí a finales de año, que es lo que recoge el cuadro macroeconómico. Es decir, que en 2013 superaremos el 27,1% de paro que nos ha dejado como regalo el primer trimestre más negro desde que sufrimos la gran depresión.

Con una demanda interna por los suelos, subida de impuestos, asfixiando a las familias y a las empresas, incidiendo en la diabólica obsesión por la devaluación interna o sosteniendo un sector público de cuando eramos mas ricos a base de empobrecer al privado, no hay manera posible de que el mercado laboral se pueda reactivar en condiciones. Confiarlo todo a la receta de la austeridad y al tirón de las exportaciones es temerario. Mariano Rajoy ha insistido en que el empleo es prioritario, pero lo dice de boquilla, porque todas las medidas que ha tomado han tenido como resultado mayor desempleo y recesión.

Con este panorama es difícil creerse los pronósticos del Ejecutivo. Es más, sólo con el proceso de reestructuraciones pendientes en la banca, en el sector público empresarial, en la minería, en el transporte aéreo, etcétera, los parados superarán con creces este mismo año los seis millones y medio. Los que sean respetuosos con el presidente, santa paciencia y a esperar. Pero habrá quien seguro, de manera comprensiva, no lo sea.

Ver Post >
¿Qué vas a hacer?
img
Ángel M. González | 17-04-2013 | 15:25| 0

Tuve el gusto de coincidir en las Jornadas sobre Orientación Laboral organizadas por EL COMERCIO con Jorge Palacio Verdín, presidente en Asturias de la Asociación Española de Coaching Ejecutivo, Organizativo y Mentoring (AECOP), que impartía una ponencia sobre el coaching en la educación y en el aprendizaje. Hasta entonces era conocedor de las prácticas del coaching en el mundo de la empresa para mejorar los resultados de empleados y directivos desde la motivación, o del coaching en el deporte, que contribuye a que el deportista logre un mayor rendimiento en la competición. Pero apenas había oído hablar de la intervención de un coach en el campo de la educación y, realmente, ¿qué mejor lugar que en los centros escolares o universitarios para aplicar técnicas de motivación, autoconfianza y desarrollo del talento, con la participación de profesores, alumnos y padres en un entorno satisfactorio, para que nuestros jóvenes sean capaces de moverse por la vida, tomar decisiones con seguridad en sí mismos y conseguir, finalmente, una sociedad excelente? Las autoridades educativas deberían de tomar nota de esta herramienta tan valiosa para incorporarla en los programas de los colegios. A buen seguro que contribuiría a mejorar los rendimientos de los chavales y a combatir las elevadas tasas de fracaso que tenemos en la educación. Ojalá me lea Wert.

Pero bueno, con una de las cuestiones que me he quedado de la intervención de Jorge Palacio es la serie de preguntas que lanzó al final para que cada uno de los que estábamos presentes, dirigidas sobre todo a los estudiantes de bachillerato que están a las puertas de definir lo que quieren hacer de su vida, las respondiéramos al menos mentalmente. Y yo me he permitido el lujo de usurpar estas cuestiones del coach para trasladarlas aquí, en este espacio, porque creo que son planteamientos que sirven también para ayudarnos en estos momentos tan desesperados, con una buena parte de la sociedad sufriendo por los recortes, donde la incertidumbre se vive en el presente, ya no sólo en el futuro, y con más de la mitad de nuestros jóvenes sin rumbo por falta de oportunidades. Estas son los interrogantes que he anotado:

¿Qué es lo que realmente deseamos ser? ¿Quién puede ayudarnos para conseguirlo? ¿Podemos recordar alguna situación satisfactoria que hayamos vivido con anterioridad? ¿Qué hicimos en aquella situación? ¿Cuando consigas lo que quieres realmente, cómo te vas a sentir? Descríbelo con una emoción. Pon una fecha para conseguirlo. ¿Y qué estas dispuesto a hacer para ello? Y ahora, ¿qué vas a hacer?

 

 

Ver Post >