El Comercio
img
La descapitalización humana
img
Ángel M. González | 25-02-2013 | 16:31| 19

El fenómeno de la emigración se ha dado en todas las crisis y en ello Asturias tiene una larga experiencia. La región ha sido por tradición exportadora de recursos humanos, aunque el proceso que ahora estamos viviendo presenta factores diferenciales con respecto a anteriores éxodos. Uno de ellos, la intensidad del flujo, mucho mayor que en otras ocasiones, y el hecho de que esté afectando, sobre todo, a la generación mejor formada de la historia, aquella de la que alardeábamos antes de que estallara la crisis y que ahora vemos como, de manera irremediable, se nos marcha igual que cuando se escapa de las manos un globo de helio.

Empresas de recursos humanos de fuera de nuestro país acuden a las facultades y escuelas universitarias de la región en busca de ingenieros, médicos, químicos, biólogos… para darles una oportunidad laboral en el extranjero. Directivos, mandos intermedios y profesionales altamente cualificados se buscan la vida al otro lado de las fronteras antes de acabar desfallecidos en las colas del paro. Todo aquel que tiene una vocación emprendedora va al encuentro del negocio fuera de Asturias porque aquí las posibilidades de triunfo se encuentran cercenadas. De esta manera, según el Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero (CERA), más de 28.600 asturianos han optado por marchar desde que se empezaron a notar las consecuencias del declive. Sólo en 2012, 5.300 personas dejaron la región para buscar trabajo fuera. La cifra es, incluso, superior teniendo en cuenta que la estadística del INE solo incluye los asturianos que se van a otro país y quieren ejercer el derecho a voto y tampoco están los que deciden instalarse en otras comunidades autónomas, como es el caso de Madrid, que dentro de España también hace de efecto llamada.

¿Y quienes son los que se quedan aquí? Pues miles de parados sin cualificación, prejubilados, pensionistas, estudiantes, mano de obra con bajos salarios, escasa capacidad de consumo… El desequilibrio poblacional que sufre Asturias se agudiza con la huida masiva de quienes tendrían que ser aportadores de ideas y recursos para una sociedad mejor. Estamos viviendo un proceso de descapitalización humana, que no conduce más que al empobrecimiento general, y que nuestros representantes políticos no han sido capaces, hasta ahora, de frenar.  Es cierto que durante los cinco años de crisis, las administraciones apenas pusieron en marcha medidas para paliar el deterioro del mercado laboral. Los planes de empleo brillaron por su ausencia y lo que hubo fue mera destrucción. Ahora, el Gobierno central anunció un paquete de programas para incentivar la contratación de jóvenes, que se añade al que está dispuesto a aplicar el Principado tras el acuerdo de concertación, y los planes que vayan diseñando los ayuntamientos, que todos juntos pueden contener la fuga. Pero, al final, se trata también de que existan oportunidades para que todas estas personas que componen la ‘leyenda urbana’ tengan opciones para quedarse o, en su caso, regresar. Y para ello hace falta otro tipo de incentivos, además de las ayudas a la contratación, como la constitución de fondos que respalden la creación de ‘startups’ al calor de los centros universitarios, que favorezcan la iniciativa empresarial, la emprendeduría, el desarrollo de la investigación, de la tecnología, de los programas innovadores… Se trata de mimar el talento de estos jóvenes, de aprovechar su capacidad para adaptarse a los nuevos tiempos, de crecer con ellos. Poco futuro podemos tener como sociedad si seguimos dejando que el éxodo vaya a más. El bienestar de la región depende de que este activo encuentre aquí su lugar.

 

 

Ver Post >
Ideas para una política mejor
img
Ángel M. González | 22-01-2013 | 16:22| 0

Los escándalos sobre la corrupción que salpican España están generando una crisis política sin precedentes en la historia de nuestra democracia. Cuando más estabilidad necesita el país para salir del enorme agujero económico en el que estamos metidos, los desmanes cometidos por nuestros representantes públicos en sus partidos y en las propias instituciones están provocando el mayor nivel de desconfianza de los ciudadanos en la clase política, hasta el punto de que, según todas las encuestas que se han venido publicando en los últimos meses, se ha convertido ya en uno de los grandes problemas de la sociedad.

La desafección va en aumento y quienes regentan los destinos de este país tienen la responsabilidad, y la obligación, de dar un giro, emprender reformas valientes y profundas del sistema electoral y del propio funcionamiento de los partidos para evitar el resquebrajamiento y recuperar la confianza. Aquí van unas cuantas ideas, a modo de decálogo, para intentar conseguir la normalidad en la vida política española, un factor fundamental para que España tenga credibilidad, se consiga el sosiego y favorezca que nuestra economía recobre el vigor que ha perdido.

1º.-  Mayor transparencia en las cuentas de los partidos, con la publicación periódica de sus ingresos y gastos y con la identificación de todas las vías de obtención de recursos, sean empresas o fundaciones, que tienen que ser mas limitadas que las que fija ahora la ley.

2º.-  Total y absoluta incompatibilidad con la empresa privada o con el ejercicio de una actividad profesional para diputados, senadores, concejales, altos cargos de las administraciones, funcionarios y empleados públicos.

3º.-  Publicación de todos los contratos realizados por las administraciones, concursos públicos y adjudicaciones, con la especificación de las ofertas recibidas, las puntuaciones y los criterios adoptados en la selección.

4º.-  Elección de todos los órganos de la Fiscalía y de la judicatura entre los propios profesionales, sin intervención alguna de los políticos, para garantizar la independencia absoluta del Poder Judicial, a todos los niveles, del resto de poderes. Lo mismo para el Tribunal de Cuentas, que tendrá que ser más ágil y eficaz.

5º.- Mayor control de todo tipo de subvenciones públicas, tanto a la hora de otorgarlas como de realizar un seguimiento del cumplimiento estricto de las condiciones para su disfrute.

6º.- Endurecimiento para las penas por corrupción y fraude a la Hacienda Publica, con apartamiento inmediato de la administración o de la estructura del partido político y pérdida de la condición de aforado en el momento en que se produzca la imputación.

7º.- Reforma del sistema electoral, con la instauración del proceso de listas abiertas en todos los comicios. Los partidos políticos deberán también de modificar el modelo de elección de sus dirigentes, de tal manera que cualquier militante pueda ser realmente aspirante a la dirección de la formación.

8.- Limitación a ocho años del tiempo de mandato o representación en cualquier institución política sea electa o no, de tal manera que afecte también a ministros, consejeros de gobiernos autónomicos, personal de confianza, responsables de empresas públicas, fundaciones, etcétera.

9.- Prohibición para establecer cualquier tipo de relación empresarial o profesional directa con la Administración durante, al menos dos años, desde que se dejó la vinculación con la institución pública.

10.- Limitación de las remuneraciones a todos los cargos públicos, con la publicación de las retribuciones y de todas las percepciones por dietas, gastos de representación, desplazamientos, comidas, etcétera.

 

 

 

 

 

 

Ver Post >
La agonía inmobiliaria
img
Ángel M. González | 08-01-2013 | 18:43| 0

Todo indica que este año será tremendamente complicado para el mercado de la vivienda, quizás agónico por las circunstancias en las que se tendrá que desenvolver. La confluencia de una serie de factores adversos para la actividad amenaza con provocar un nuevo hundimiento del sector inmobiliario y una mayor reducción de los precios, que algunos expertos aventuran que rondará el 30 por ciento de aquí a finales de 2013. Con todo ello, el túnel en el que se ha metido la construcción no parece que verá la luz en el último semestre, como pronostica el Gobierno para la economía en general, sino que dada la situación a la que está llegando puede que tenga que transcurrir muchísimo mas tiempo, quizás años, para que el negocio recupere un mínimo dinamismo. Estas son algunas de las trabas:
Un enorme parque de viviendas. No existe en estos momentos suficiente demanda para cubrir la ingente oferta de inmuebles acumulada después del estallido de la burbuja. El stock de viviendas a la venta en manos de los constructores ronda las 800.000 (cerca de 12.000 en Asturias) y en las circunstancias actuales se necesitaría un lustro para que el mercado absorbiera tal cantidad de pisos. Pero además hay que sumarles las casas que se han tragado los bancos y la Sareb, unas 300.000; las que han puesto directamente a la venta sus propietarios, otras 800.000; las promociones que están aún en construcción, más de 250.000, y las procedentes de desahucios y ejecuciones hipotecarias, 150.000. Es decir, que en España están disponibles mas de dos millones de viviendas, una bolsa gigante que, en condiciones normales, tardaría en ser colocada quince años.
Sin ningún incentivo fiscal. Craso error del Gobierno. La eliminación de los beneficios fiscales que afectaban a la compra-venta de inmuebles es una dosis mortal para el sector. Las medidas tributarias que entraron en vigor el 1 de enero obstaculizan el acceso a la vivienda volviéndolas mas caras desde el punto de vista fiscal: aumenta el IVA del 4 al 10% que grava la adquisición del piso y se elimina la deducción por vivienda habitual en la declaración de la Renta, que suponía un ahorro de hasta 1.356 euros al año. Pero además tampoco se podrá descontar del IRPF las obras destinadas a las reformas de la residencia, el Impuesto sobre el Valor Añadido por aquel concepto también se eleva y se suprime la exención de la mitad de las plusvalías obtenidas en las ventas. 
Restricción de créditos y hipotecas más caras. Es otro de los factores que dificulta la reactivación del mercado. Si en el último mes de diciembre, antes de que entrara en vigor el ‘castigo fiscal’ a la vivienda que decidió aplicar Hacienda, no se vendieron más pisos fue porque algunos de los compradores que querían aprovechar la última oportunidad se dieron de bruces con los bancos, que mantienen cerrado a cal y canto el grifo del crédito. La restricción perdurará a lo largo de este año, coincidiendo con la reestructuración bancaria y continuará con toda seguridad durante 2014, hasta tanto se vaya asentando el sector en su nueva configuración. Pero es que, como añadido, el crédito hipotecario cada vez es más caro. Los bancos han comenzado a aplicar diferenciales de dos puntos sobre el euríbor, de tal manera que aunque el índice está situado en estos momentos en el nivel más bajo de su historia, el 0,55%, el coste de las hipotecas nuevas está como el que regía cuando el euríbor superaba el 2%.
Y la entrada en escena del ‘banco malo’. Será otro elemento distorsionador. La Sareb, como se denomina oficialmente el ‘banco malo’, integrará y gestionará los activos tóxicos procedentes de las entidades financieras, viviendas y suelo, por un valor superior a los 100.000 euros. El traspaso de esos bienes a la sociedad gestora se realiza con descuentos del 60 por ciento o mas, pero se desconoce aún como se pondrán en el mercado. Sea como sea, los inmuebles del ‘banco malo’ entrarán en competencia con los de los promotores y particulares, tanto en venta como en alquiler y provocará una nueva revisión de precios a la baja. Con todo ello, el sector está inmerso en la tormenta perfecta, en una crisis profunda duradera. Muy duradera.

 

 

 

Ver Post >
Apuntes de fin de año
img
Ángel M. González | 28-12-2012 | 22:22| 0

 

El desplazamiento de Suzuki. Mientras continúa el tira y afloja entre los trabajadores de Suzuki y la dirección de la empresa sobre las indemnizaciones que cobrará la plantilla por el cierre de la fábrica de Porceyo, con encierro navideño incluido, llega a mi mesa un informe de auditoría encargado por la multinacional que justifica la procedencia de aplicar un expediente de regulación de empleo en la planta gijonesa en las condiciones que establece el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, es decir, veinte días por año como consecuencia del descenso de las ventas de la compañía desde el año 2008 y las pérdidas continuadas de la actividad. Pero esto, al fin y al cabo,  no es lo más interesante del informe, si no otro apartado que dice textualmente que “las cuentas anuales no recogen la imagen fiel de la sociedad, ya que no contienen con el debido detalle la información de las operaciones vinculadas realizadas con la sociedad dominante Suzuki Motor Corporation ni con Suzuki Finance Europa BV. La sospecha es que pudo haber un “desplazamiento patrimonial” de la filial española del grupo hacia la matriz o, al menos, no están suficientemente documentadas las operaciones entre ambas sociedades, en tanto que se han contabilizado gastos de partidas con valores  superiores a los que se observan en condiciones normales en el mercado. Es decir, el grupo factura por lo alto y provoca pérdidas y descapitalización en la filial, que después de veintiocho años de actividad ya no es competitiva, ni rentable, ni nada.

La reactivación del automóvil.  Situación bien distinta es la que se registra en el sector de la automoción, donde los fabricantes han sido capaces de pactar con los sindicatos unos planes laborales que convierten a las plantas españolas en las más competitivas de Europa, con costes incluso mejores que los que se pueden conseguir en los países del Este. Una cultura, por ambas partes, diferente a la de Suzuki, que en Francia las marcas quieren ahora imitar. El modelo de ajuste permitirá que, de aquí a 2015, las fábricas de coches generen más de 5.000 empleos para sacar adelante nuevos vehículos, la mayor parte destinados a la exportación, después de una etapa de sequía productiva. Los planes para la reactivación de la producción de coches es una de las mejores noticias para la economía española, y también para Asturias. Arcelor ya se está preparando para ello, la decena de empresas que en la región suministran a todos estos fabricantes lo ven con esperanza y El Musel verá incrementados sus tráficos. Falta otro empujón para el redondeo, el que tiene que dar el Gobierno con la puesta en marcha de un nuevo plan PIVE, que favorezca la compra de vehículos y dinamice la demanda interna.

La labor del SASEC. Desde luego no es el caso de la irónica viñeta de Ramón, pero ha sido uno de los grandes aciertos de los agentes sociales cuando pactaron su constitución en 2003. El Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (SASEC), con sus carencias y aciertos, ha venido desempeñando desde su creación hace nueve años un papel fundamental en el arreglo de los conflictos cuando las partes en litigio se muestran incapaces de avanzar en el diálogo. La intervención del SASEC, en ese sentido, ha permitido mejorar las relaciones laborales y evitar una mayor conflictividad social en una región, que lleva el sambenito de dinamitera, pero que ya no lo es tanto como otras zonas del país, gracias entre otras cosas a instrumentos como éste. El último éxito del SASEC, la huelga en la hostelería, que fue desconvocada después de que los mediadores favorecieran un acuerdo entre la patronal y los sindicatos. Pues bien, el servicio, bajo la dirección de María Jesús González Suárez, hizo balance de lo que fue un año complicado, con la reforma laboral como herramienta en un escenario de recesión, regulaciones de empleo, concursos de acreedores y cierres: Se lograron desconvocar veintitrés huelgas, el 40% de los conflictos planteados en Asturias, por la consecución de unos acuerdos, una buena parte de ellos sectoriales, que beneficiaron a 2.790 empresas de la región y 29.982 trabajadores. El SASEC, con su mediación, logra incluso cambiar el adagio: “Más vale un buen acuerdo, que un mal pleito”.

 ¿Y de la unidad de mercado?  Pues una salvedad. El Gobierno tiene previsto aprobar el 11 de enero una ley que tendrá como objetivo acabar con la inabordable maraña de normas autonómicas y locales que han convertido el mercado en una selva, obstaculizando las maneras de hacer negocio y la inversión empresarial. La nueva legislación, que pretende facilitar la libre circulación de bienes y servicios, según la oficialidad, permitirá a las empresas que con una licencia autonómica puedan operar en toda España. La iniciativa es muy buena, desde luego, pero ello no quiere decir que la unidad de mercado se consiga solo y exclusivamente con esta reforma. Hay otros factores que homogeneizar para que España deje de ser territorio dispar para el mercadeo. Por ejemplo, la otra maraña, la fiscal, con tasas a las grandes superficies en un lado, impuesto de sociedades más gravoso en otro, cánones medioambientales depende de dónde se esté, gravámenes sobre el patrimonio distintos, actividades económicas con tributación diferente, céntimos sanitarios… En fin.

 

Ver Post >
La línea preventiva
img
Ángel M. González | 12-12-2012 | 15:18| 0

¿España requiere el rescate? Pues a tenor de la imperiosa necesidad que tiene la economía española de conseguir estabilidad para poder recuperar la senda de la recuperación, está claro que, llegados al punto al que hemos llegado, no parece que haya más alternativa que su petición. El Banco Central Europeo está preparado para ello, solo basta que el Gobierno de Rajoy lo solicite para que se ponga en marcha el mecanismo de actuación que ahuyente la especulación sobre la deuda soberana española.

Esta mañana, Jaime Guardiola, consejero delegado del Sabadell, me convenció sobre el beneficio de la llamada ‘línea preventiva’. En una certera intervención en el Forum EL COMERCIO, ante un nutrido grupo de empresarios, Guardiola desgranó su visión acerca la reestructuración del sector financiero y las perspectivas que maneja sobre la evolución de la economía. Con datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del propio Sabadell, el banquero pronostica un crecimiento de la economía estadounidense para 2013 del 1,9%; de los países emergentes, del 5,5%; de Japón, del 0,7% y de la zona euro, del 0,1%. Alemania alcanzará el 1,3% de aumento del PIB, el Reino Unido llegará al 1,1%, y España seguirá en recesión, pero comenzará a estabilizarse en el segundo semestre del año.

He aquí cuatro apuntes de su radiografía: la deuda del sector privado se está corrigiendo y si no lo hace más es porque el PIB no crece; el coste laboral unitario se está ajustando más que en nuestro entorno europeo, lo que permite que seamos más competitivos; el sector exportador es el principal revulsivo para la dinamización, y es necesario continuar con las reformas estructurales en políticas activas de empleo, en mayor competencia en los servicios y en el sistema educativo.

Y a partir de aquí llegamos a la teoría de la línea preventiva. El rescate de España, para Guardiola, tiene que ser una línea permanentemente abierta por parte del BCE que permita, por un lado, continuar con las emisiones de deuda (el próximo año, cerca de 230.000 millones de euros), y por otro actuar en el mercado secundario de bonos para impedir la apuesta de los especuladores contra España. “Tenemos que acomodar la prima de riesgo a la realidad de nuestra economía y no a lo que dicten los mercados”, sostiene.

Hasta ahí, de acuerdo con Jaime Guardiola. Ahora bien, lo que no señaló el gestor del Sabadell, porque a buen seguro no lo sabe y porque únicamente lo puede llegar a conocer el Gobierno, o al menos el ministro De Guindos, es si esa ‘línea preventiva’ lleva consigo condicionantes. El Ejecutivo de Rajoy prometió hace unos días que el próximo año no habrá más recortes. El rescate que tiene preparado el BCE, aunque sea suave o de segundo nivel, ¿obligará a ajustes más drásticos? A partir de enero, lo sabremos, pero sea lo que sea, que salga el sol por Antequera.

 

 

 

 

 

 

Ver Post >
Petromocho en Ucrania
img
Ángel M. González | 29-11-2012 | 20:05| 0

 

El primer ministro de Ucrania, Mykola Azarov (de pie a la izquierda) mientras el falso representante, Jordi Sardà Bonvehi (sentado a la izquierda), firmaba el acuerdo. | Reuters

¿Se acuerdan ustedes del petromocho, el escándalo de la inversión en una planta petroquímica que destapó EL COMERCIO en 1993? Pues bien, impostores como aquel caballero francés llamado Maurice Jean Lauze que provocó la dimisión del entonces presidente del Principado, Juan Luis Rodríguez-Vigil, y de su consejero de Industria, Víctor Zapico, continúan pululando por el mundo.  Lauze, en aquella ocasión,  se hizo pasar por un representante del Saudi International Bank para acometer un proyecto de más de 360.000 millones de las antiguas pesetas en Asturias y engañó a los gobernantes asturianos con falsos poderes de un supuesto príncipe saudí. En Ucrania, un tal Jordi Sardà Bonvehi se presentó al Gobierno del país como responsable de Gas Natural Fenosa para construir una planta de gas licuado en el Mar Negro y vean lo que pasó. Esta es la información distribuida por la agencia ‘Europa Press’ sobre los hechos:

Un agente comercial que decía actuar en nombre de varias compañías españolas en Ucrania se hizo pasar esta semana por representante de Gas Natural Fenosa y firmó un acuerdo con el Gobierno del país valorado en 1.100 millones de dólares (850 millones de euros) para la construcción de una planta de gas natural licuado (GLN) en el Mar Negro.  El caso no solo ha provocado un desmentido categórico de la compañía española, sino también un escándalo político en Ucrania y todo tipo de suspicacias en Rusia, de cuya dependencia energética pretendía desmarcarse Kiev con el contrato.

La importancia del acuerdo mereció la presencia del primer ministro ucraniano, Mykola Azrov, y de su ministro de Energía en el acto de la firma, rubricada por un supuesto representante  de  Gas Natural Fenosa llamado Jordi Sardà Bonvehi.  El agente comercial, que actuaba al margen de la compañía española, anunció incluso la presencia de una delegación de la empresa que nunca llegó a aterrizar en Ucrania.

Gas Natural Fenosa, que desde el primer momento negó que tuviese previsto firmar ningún acuerdo en Ucrania, ha emitido un comunicado en el que ratifica que no tiene “ningún contrato para invertir en el proyecto de una planta de GNL” en el país “ni lidera ningún consorcio para el desarrollo del citado terminal”.

La compañía podría emprender además acciones legales contra la persona que actuó en su nombre. “Esta persona no representa a la compañía, por lo que Gas Natural Fenosa se reserva todas las acciones legales que puedan ser precisas, una vez se esclarezca completamente la situación”, asegura.

El incidente ha llegado a la prensa económica internacional, que ironiza con el error de las autoridades ucranianas y el ‘negociador español’. “Las cosas fueron terriblemente mal para Ucrania”, que “intentaba demostrar a la rusa Gazprom que Kiev actúa rápido para construir su primera planta de GNL y tiene grandes apoyos, lo que le da además firmeza en sus negociaciones sobre los precios del Gas “, asegura ‘Financial Times’.

Las autoridades ucranianas han indicado que pensaban que Jordi Sardà Bonvehi tenía poderes para firmar, al tiempo que este agente comercial ha reconocido ante los medios locales que ha cometido un error.

El Gobierno ucraniano ha reaccionado al incidente insistiendo además en que construirá su primera terminal de GNL en el Mar Negro y que logrará en poco tiempo abastecerse de gas a un precio inferior al combustible importado desde Rusia.  El coordinador de la agencia ucraniana de inversión nacional, Vitaly Demyaniuk, ha anunciado que el “malentendido” no afectará al proyecto, que ya se ha puesto en marcha y que cuenta con el interés de una empresa estadounidense, Excelerate Energy.

Sobre Sardà Bonvehi, Demyaniuk ha dicho que “no trabaja” para Gas Natural Fenosa y que es “un representante comercial” especializado en empresas españolas en el país.

Mientras, el líder en el Parlamento del principal grupo de la oposición, Serhiy Sobolev, ha lamentado el “fraude” de este contrato “con personas inexistentes” y ha reclamado una “investigación detallada”.

 

Ver Post >
Vitamina para los astilleros
img
Ángel M. González | 21-11-2012 | 09:31| 0

Medio noqueados por tanta adversidad en la industria asturiana, la aprobación por la Comisión Europea del nuevo sistema de bonificaciones fiscales para los astilleros es como un complejo vitamínico, la inyección de adrenalina que esperaba el sector para remontar vuelo. Aunque nunca es tarde si la dicha es buena, las autoridades comunitarias tardaron una eternidad en hacer justicia y decidir sobre la denuncia que había presentado Holanda contra el régimen de incentivos tributarios del que gozaba el naval por considerarlo ayudas de Estado.

La suspensión del ‘tax lease’ se produjo hace más de año y medio y en todo ese tiempo los astilleros perdieron, nada más y nada menos, que cerca de medio centenar de contrataciones, que hubieran generado una facturación de más de 1.000 millones de euros, porque eran incapaces de competir, no solo con constructores de terceros países, sino con sus homólogos europeos. De esta manera, el pleito del tulipán, que recibió el respaldo cómo no de otros socios, sirvió para que astilleros holandeses, alemanes, franceses, daneses, etcétera, se libraran durante ese tiempo de un gran competidor y reforzaran su carga de trabajo.

La Comisión Europea ha aceptado el nuevo régimen fiscal de los astilleros, pero ahora el Gobierno español tiene que ponerse las pilas. El Ministerio de Hacienda debe de agilizar los cambios legislativos del Impuesto de Sociedades para que se permita la deducción del coste de los activos adquiridos mediante arrendamiento financiero desde el inicio de la construcción de los barcos, es decir, la llamada amortización anticipada, que es en lo que consiste realmente el ‘tax lease’. La vía más rápida para ello es la promulgación de un real decreto con las modificaciones para que pueda entrar en vigor cuanto antes. Si es en diciembre, mejor. Los astilleros requieren tener este mecanismo para poder presentar ofertas atractivas a los armadores e intentar aprovechar las oportunidades de negocio que no tenían que haber perdido por la actuación de los lobbys comunitarios y la falta de pericia de la Administración española.

Ver Post >
La desprotección industrial
img
Ángel M. González | 16-11-2012 | 16:28| 0

El permanente goteo de cierres de empresas en nuestro país pone de manifiesto, con más crudeza que nunca, lo que se venía denunciando en los últimos tiempos, la ausencia absoluta de una política industrial eficaz que facilitara el asentamiento del sector y evitara lo que está ocurriendo ahora, el desmantelamiento y la deslocalización. España, y por supuesto Europa, no han dado ningún paso para proteger la industria de los embates de una globalización desequilibrada y maliciosa, que ha beneficiado más a los países de bajo coste, los llamados emergentes, para sumergir en el empobrecimiento a los más desarrollados.

El ministro de Industria, José Manuel Soria, mostró hace unos días su enorme preocupación por la fuga de Suzuki, pero no ha ido más allá de la expresión de la inquietud. El ministro está preocupado, como lo estamos cuarenta millones de ciudadanos, pero sigue aplicando su ‘política de nada’, el ‘laissez faire, laissez passer’, de la que no se puede esperar, lógicamente, ningún resultado porque tan siquiera busca eso, algún resultado. Esta es la visión del Gobierno: la industria española tiene que ser más competitiva y por ello hay que emprender una ‘chinacización’ de los trabajadores reduciendo los costes laborales. Es decir, el hecho de que las empresas españolas paguen el precio de la energía más alto de Europa o que la fiscalidad sea de las más elevadas del continente no cuenta en la adición de costes.

Nuestra industria ha perdido en la última década cerca de veinte puntos en competitividad y todo ello, según la teoría gubernamental, por la nómina del señor trabajador. No hay más ciego que el que no quiere ver. O el que solo ve una parte. Si yo fuera empresario, también me manifestaría para que el Ejecutivo, además de recortar, tomara medidas para aliviar la brutal carga fiscal y energética que tienen las empresas. Seguro que la competitividad aumentaría. Con lo que no mejoramos, desde luego, es con la aplicación de los gravámenes tributarios en el sector energético, tal como han denunciado una veintena de asociaciones empresariales, las más importante del país, que ponen aún más en evidencia la equivocación.

Política en España, pero también en Europa. La inación de la UE en materia industrial es sencillamente escandalosa. Las multinacionales levantan el campamento y las autoridades comunitarias dicen adiós y cruzan los brazos. Como somos más papistas que el papa, defendemos a ultranza el librecomercio y nos oponemos radicalmente a adoptar medidas proteccionistas, mientras nos inundan de productos manufacturados de países donde no se respetan los derechos sociales ni las normativas medioambientales más esenciales. De esta manera, se está destruyendo nuestro tejido industrial y el estado de bienestar por el ‘dumping’ que practican China, Tailandia, India, Corea… Nunca existieron tantas razones para levantar barreras en Europa. Al igual que se hizo en política agraria, la UE tiene instrumentos jurídicos suficientes para proteger la industria si quiere. Uno de ellos, el principio de preferencia comunitaria, por ejemplo. Con aranceles, exenciones y controles en las fronteras se puede conseguir que a productos iguales, sean motos, chapas o estanterías, el precio sea favorable a aquel que tenga origen aquí. La UE no puede perder más tiempo porque han saltado todas las alarmas.

Ver Post >
La fuga del bonsái
img
Ángel M. González | 06-11-2012 | 13:01| 8

El consejero delegado de Suzuki Motor España, Masayoshi Ito, y otros directivos de la compañía, en Oviedo.

Suzuki ha sido el bonsái industrial de Asturias. Una fábrica esencial, sofisticada, de gran valor añadido, cuidada aquí, ejemplar en las técnicas productivas, en la relación con sus proveedores, puntera en innovación y con un enorme potencial, aunque se quedó en eso, en potencialidad. La planta de Porceyo nunca llegó a alcanzar la capacidad para la que había sido diseñada por varios motivos, ninguno de ellos achacable a la cultura laboral ni a la competitividad de la fábrica. Hubo fallos en la planificación de los japoneses, falta de acierto en el desarrollo de modelos, mercados cambiantes, endurecimiento de normativas para los vehículos a dos ruedas… Y llegó sumamente debilitada a la recesión, que ahora le pasa factura al verse incapaz de resistir las fauces de la globalización.

El cierre de Suzuki, que aún esperamos que sea evitable, venía siendo cantado desde que la firma nipona empezó a decantarse por la fabricación en la planta de Tailandia de los mismos modelos que se estaban haciendo en Gijón. Los japoneses actuaron, en ese sentido, con deslealtad con Asturias, la región que les brindó todos los apoyos habidos y por haber para que la multinacional dejara las viejas naves de El Natahoyo, se ubicara en la moderna factoría de Porceyo, formase a sus empleados, introdujera tecnología en los procesos de fabricación, etcétera. Es decir, millones y millones para que la emblemática marca continuase en Gijón, aunque fuera a trancas y barrancas.

Estamos ante la primera gran deslocalización que se produce en Asturias, una decisión con gran calado para España y para Europa, no en vano es la única fábrica que Suzuki tiene en el continente, y por ello, es responsabilidad de las autoridades intentar frenar esta fuga. Con el desmantelamiento se cierra un capítulo relevante de la historia empresarial de la región, el Principado pierde uno de los más significativos activos del portfolio industrial, pero hay que decirles a sus protagonistas que heridas así no se restañan de cualquier manera.

Ver Post >
Los 'indeseables' del paro
img
Ángel M. González | 31-10-2012 | 20:21| 0

Entre los dramáticos datos que ofrece la última Encuesta sobre Población Activa (EPA) figuran unos enormemente preocupantes en tanto que se refieren a una bolsa de parados que tienen muy difícil superar el trance de encontrarse de repente sin empleo en plena recesión económica, que además amenaza con ser muy duradera. Muchas veces se habla de la generación perdida de la crisis para referirse a los jóvenes que tienen que afrontar el declive que estamos atravesando con sus estudios ya finalizados, sin oportunidades para incorporarse al mundo laboral y con años y años por delante sin opciones para desarrollar, ya no solo la profesión que habían elegido, sino cualquier otra tarea. Jóvenes a los que la única alternativa que les queda es la emigración, salir fuera del país en busca de una ocupación, ya que de lo contrario corren el riesgo de terminar engrosando la lista de los excluidos de manera trágica e involuntaria.

Bueno, pues a este drama y a todos esos colectivos que, desde el punto de vista de la empleabilidad, tienen muy complicado el acceso a un empleo que les dignifique la vida (estoy pensando además en los discapacitados en paro o en la gente sin apenas formación), se añade otro numeroso grupo de personas que han perdido su puesto de trabajo en el peor momento de su existencia. Son auténticos expulsados del mercado laboral que tienen muy difícil volver a ocupar un empleo simple y llanamente por razones de edad, pese a que la experiencia tendría que ser uno de los mejores valores a tener en cuenta a la hora de proponer cualquier oferta laboral. Desgraciadamente, hoy las canas puntúan poco y, por ello, cuanto más cerca se esté de la edad oficial del retiro, menos posibilidades existen de que esa persona sea aceptada si quiera como aspirante a un puesto.

Pues bien, según la EPA, en torno al millón de parados tienen 50 años o más, es decir, están ya en esa frontera de los ’indeseables’ laboralmente hablando. La crisis está haciendo estragos en este grupo humano. Hace cuatro años, cuando apenas habíamos visto las orejas al lobo, en España había 410.000 personas que se encontraban en el paro con aquella edad, pero la mayor parte de ellos estaban incluidos en expedientes de prejubilaciones. Ahora no. Son víctimas del despido puro y duro. Casi medio millón de desempleados que ya han cumplido el medio siglo llevan más de dos años buscando trabajo, con una mano adelante y otra atrás. En 2008 eran 85.000.

Si tenemos en cuenta las negras perspectivas que existen sobre la evolución de la economía en España, si al final nos encontramos con que tardaremos una década en recuperar los índices de crecimiento y creación de empleo registrados antes de la crisis, podemos concluir que para una buena parte de este colectivo, muchos de ellos padres de familia con prestaciones de miseria, volver a ocupar un puesto de trabajo es tan inimaginable como la vida en el sol. ¡Qué crueldad!

Ver Post >