La postura del Gobierno de España en general -y la del PP y Mariano Rajoy en particular- frente a los constantes casos de corrupción en el partido del poder no se entiende.

Rajoy o el capitán pirata | Al otro lado del Atlántico - Blogs elcomercio.es

Blogs

Miguel Ángel Rodríguez Caveda

Al otro lado del Atlántico

Rajoy o el capitán pirata

La postura del Gobierno de España en general -y la del PP y Mariano Rajoy en particular- frente a los constantes casos de corrupción en el partido del poder no se entiende. Tras unos comicios en los que los populares han perdido millones de votos y han sufrido una sangría de concejales y diputados, en lugar de aceptar los problemas que corroen su partido desde dentro se han centrado en destacar que son la fuerza más votada por los españoles en número total de votos. Como si eso sirviera para algo, teniendo en cuenta que son la única fuerza de centro-derecha en España, mientras que la izquierda está mucho más fraccionada. Es, por tanto, lógico que como partido aglomere más cantidad total de sufragios, al no tener rival en su “zona de influencia” política.

Lo peor de todo, sin embargo, no es que el presidente se niegue a entonar el mea culpa. Lo que no se puede comprender de ningún modo es que, viendo la fuga de votantes que han sufrido, los máximos responsables del partido sigan manteniendo y apoyando a los corruptos –ya sean condenados o supuestos- que militan en sus filas. El último escándalo de este tipo puede costarle a Cifuentes la Comunidad de Madrid. Y con razón. No puede ser que un partido en el poder tenga más de cien imputados, hombre. Ya está bien de tomarnos el pelo a todos los españoles.

Aquellos que hemos defendido la gestión económica del Partido Popular o hemos entendido y aceptado la necesidad de aplicar medidas impopulares para evitar la quiebra del país (o en su defecto el rescate) no podemos comulgar con el atropello de proporciones gigantescas que estamos sufriendo los ciudadanos por parte de los secuaces de Rajoy. Que en PP habrá políticos muy buenos, seguro. Pero es que los malos no dejan de salir, como si fuera una plaga de ratas escapando de un barco que se hunde… Y que no tiene pinta de salir a flote.

El barco que comanda Mariano Rajoy hace aguas por todas partes. Y en lugar de capitanearlo hacia la salvación echando a los piratas que lo sabotean desde dentro, el presidente prefiere quedarse impasible, como si nada ocurriera. Como si las olas fueran a llevarle, calmadamente y sin hacer nada, a buen puerto. Algo que, por supuesto, no va a suceder.

Y es aquí donde asalta la mayor duda: ¿por qué el capitán no se desmarca de los piratas? ¿Qué poder tienen sobre él? No hay mayor problema para un político que la falta de credibilidad. Y al capitán Rajoy cada vez le queda menos. Como a un capitán pirata.

@rodriguezcaveda

www.miguelangelrodriguez.net

Sobre el autor

El periodista asturiano Miguel Ángel Rodríguez Caveda analiza la actualidad de España vista desde Estados Unidos


junio 2015
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930