Quo Vadis Pedro | A veces pienso; otras cambio de menú - Blogs elcomercio.es

Blogs

Pedro J. Armesto

A veces pienso; otras cambio de menú

Quo Vadis Pedro

“Las traiciones empiezan así, con mentiras ocultas en las sombras del silencio. El traidor no es otra cosa que un déspota en apuros,que no puede hacer su voluntad sino resignándose a cumplir un papel secundario”

Nunca se puede encontrar una solución adecuada sino se estudia bien el origen y causa del problema. El diagnóstico erróneo siempre dará al traste con cualquier esfuerzo, con toda buena voluntad que se le ponga a la resolución. Crucial es la anamnesis, “palabro” griego comunmente conocido en la práctica médica clásica, pero que se amplía en todos los aspectos hoy en día, y base primordial en la práxis de cualquier práctica profesional, que como tal se tenga. Es atender a toda información, directa o indirecta, evidenciar signos, analizar la procedencia de los hechos para conseguir la elaboración de una historia sobre la que ponerse a trabajar, así explicado a grandes rasgos. En el tema sobre la formación de un nuevo gobierno en España, partimos de una premisas tremendamente erróneas, Estamos diagnosticando mal varias circustancias cruciales, a saber:

a) Pedro Sánchez no es la socialdemocracia de un PSOE tal como ha sido conocido desde la transición. Sánchez es la extrema izquierda. Nuestro “largo caballero”, es la resurrección de aquel Largo Caballero de amargo recuerdo en la II República.

b) Pablo Iglesias no es la extrema izquierda; es un peronista de libro. Populista, iluminado, jinete de contradicciones, siempre que estas le permitan medrar.

c) La anamnesis se la están haciendo, a conciencia, a un Pedro Sánchez cegado de poder, todos los que desde la derecha burguesa vasca y catalana, y los antisistema de las CUP, “oteguis” y compañía aspiran a la destrucción del país.

d) Sánchez no quiere en realidad ser el presidente del gobierno de España, e Iglesias lo sabe y en su fuero interno lo apoyará cual cabo mamporrero, ya que Pedro ansía en su megalomanía ciega ser el primer presidente de la III República, Pedro ser el Jefe del Estado, Pablo el Virrey.

En pos de esa empresa, ambos controlando el discurso político de la Historia del pasado, reniegan de cualquier fuente de investigación que pudiera anular su fariseísmo victimista, – en esto el actual PSOE, hincado de rodillas ante el PSC, copia al dedillo esa vieja táctica del nacionalismo catalán-, justificando así, hipócritamente, su superioridad moral para repartir el carnet de demócratas. Tildar de fascistas, franquistas, retrógrados, “trifachitos”, a liberales centro derecha y derecha, cobra la renta entre sus propios adeptos y manipulados por medios afines. El apocamiento y pusilaminidad de alguno de ellos facilita a los “sanchistas” salirse con la suya.

Son estos tiempos preocupantes en el ámbito político, pese a decir justo todo lo contrario a lo que está llevando a cabo, -ahí están las hemerotecas y los audios-, Pedro Sánchez está preparándose para una investidura que preocupa, y mucho, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. Ni siquiera le dio tiempo al gallo a cantar tres veces una vez recontados los votos, cuando Sánchez ya se había echado en brazos de Iglesias para conseguir mantenerse en la Moncloa. Es de suponer que ahora la disculpa si cambia de colchón será que intentará combatir el insomnio. Pedro no quiere salir de Moncloa, Pablo no desea estrecheces para pagar su casa en Galapagar. Ambos torcerán el lenguaje todo lo que sea preciso, y en vez de reconocer que entre los dos han conseguido menos votos, perdido apoyo popular, exclamarán que suman, suman pérdidas pero en fin.

Pablo esgrimirá sus eslóganes trasnochados y pueriles, hará el trabajo sucio, proclamará a los cuatro vientos, y en primera persona del plural, salvo para dirigirse a sí mismo, que empleará la tercera persona, sus alegatos a la igualdad, que puesto en boca de según que tipo de vividores… No queremos igualdad, quienes ya no fuimos sufridores de la Logse, esa que se cepilló el espíritu crítico, el latín, obligó a progresar adecuadamente, abandonó la capacidad de análisis, abonando el progresismo, el sectarismo, convirtiendo la fidelidad política en una especie de fe ciega pseudoreligiosa, que prima la tribu sobre la nación, dando la falsa sensación de que las bases guían al líder, lo cual todo lo justifica. Quienes aprendimos de aquellos que en la facultad daban clases por su experiencia vital, que ampliaba sus conocimientos, preferimos la libertad. Es sencillo; es la libertad la que iguala a los individuos, bajo la estricta observancia del imperio de la ley, ella nos hace iguales. Si cambiamos el orden, obtenemos la igualdad castrista, bolivariana, norcoreana, todos los elementos de la sociedad iguales, pero ninguno libre, excepto el politburó, evidentemente. Apostaría algo bueno, a que si lo estima oportuno, Sánchez forzará por el bien de los españoles unas terceras elecciones, eso dirá, y la cara de Pablo será, por tercera vez, un poema, y no sería descartable conociendo a Pedro.

El antecesor, Zapatero, tergiversaba lo que hiciera falta con tal de pasar al futuro como el presidente que logró acabar con ETA. Tamaña falsedad, infamia y bajeza desacreditada por el sacrifico realizado por nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, a costa de su mucha sangre derramada, ignominia lacerante que humilla a todos los caídos por las balas terroristas, se puede contemplar viendo al brazo político de la organización terrorista cómodo en las instituciones negociando con el PSOE de Sánchez, incluidos pertenecientes al PSOE, partido irreconocible por quienes ahora lo conforman. Sánchez, en tanto presidente en funciones, negocia también con los integrantes de ERC y Junts pel sí. Los primeros tienen el inmenso privilegio de haber dado dos golpes de estado, Companys en el 34, contra su idolatrada II República. El segundo en 2017 contra nuestra democracia, por cuya acción el responsable de dicha formación política está condenado en su calidad de vicepresidente de la comunidad autónoma catalana alentando esa conducta, el presidente, Puigdemont, huído en versión maletero que no alcantarilla, reside en Bélgica. Conociendo su capacidad de vender Sánchez sus principios a cualquier precio, la única duda que tengo es si retornará porque manipule para su perdón “y pelillos a la mar”, o como correspondería en buena lógica, para ser conducido ante el juez.

Sr. Presidente en funciones, no es un error, es una traición en toda regla al espíritu de la transición, su postulación con estos socios a ser elegido. Ud miente, -como todo político-, ordena mentir, se inhibe de cumplir y hacer cumplir el ordenamiento constitucional tal cual ha prometido ante el Rey. Se ha presentado a las urnas con un programa, unas promesas, unos principios que no piensa cumplir y así lo ha hecho saber a las 36 horas de celebrarse las elecciones. Pone en solfa su dignidad con ese comportamiento, pero resulta que me guste o no, es usted mi presidente, le votara yo o no, en juego está la dignidad política del cargo de presidente del gobierno de España, la dignidad de mi país. La institución y el cargo está para lo que está, y eso no es el uso a su antojo, su disfrute a cualquier precio, se equivoca.

Meritxell Batet volvería a ocupar la presidencia del Congreso, de la cámara baja, de la institución legislativa de un país en el que ella no cree, en una formación de la que usted es el líder, PSOE, cuya disciplina de voto no ha respetado ni obedecido, aborrece del concepto de España. Tutelada por Narcís Serra se crió en esos principios, plurinacionales, pero si ellos gobiernan y dominan España, para ellos es así, “el estado”, su colonia. En el Senado nos libramos de carambola de la presidencia de Iceta, porque no quiso el parlamento catalán… A mi la plurinacionalidad me parece perfecta, en Europa.Una aplicación en la política de la sentencia del caso Bosman, aquella que permitió fichar extranjeros europeos en los equipos de fútbol en las ligas nacionales, pero en versión cargos en el gobierno sería lo justo. Disfrutaría con que se encargara del ministerio de asuntos exteriores un diplomático británico, de industria un alemán, de hacienda un noruego, y para los dos extracomunitarios me pido en economía un suizo y en defensa un israelí…, no creo que estén nuestros políticos por dicha labor me parece…

Se reúne Sánchez con quien tacha a los españoles de subhumanos y bestias, desde un púlpito desobediente otorgando carta de naturaleza, de pedigrí, o en su defecto de esas bastardías que se ofrecían a los eslavos vigilantes y maltratadores de los campos de concentración, con esa supremacía rancia, con la que los arios delegaban para no ensuciarse las manos. Se junta Pedro con quienes no han pedido perdón por sus bombas y tiros en la nuca, con quienes en Cataluña han dinamitado la convivencia y ahora residen entre rejas, eso sí con sumos privilegios.

Sánchez no puede dar lecciones de democracia con sus planteamientos para seguir en la Moncloa. En los mítines se desgañitaba , ahondando en agudos, dando clases de moralidad, de dignidad. Sr. Sánchez usted desconoce la dignidad, si acaso la encuentra, daría un paso al lado. Nadie en su sano juicio se lo agradecerá, ya tan lejos ha llevado su deslealtad con el pueblo y el espíritu de la transición, que los más benévolos, tal vez en un suspiro de alivio, logren mascullar “menos mal”, y quedará Ud. en el recuerdo que los romanos obsequiaban a sus malos gobernantes, borrado de la Historia, creo que así ganaríamos todos, incluso usted.

Sánchez desconoce, ignora, desprecia, que es el Rey quien tiene la potestad para proponer al presidente del gobierno, y que además, puede serlo – previa consulta a los representantes de los partidos políticos en el parlamento-, cualquier ciudadano español, mayor de edad y no inhabilitado legalmente. Por su parte Iglesias, ya está zascandileando sin disimulo en su estrategia de derrocar a Felipe VI, lo cual si no fuera que en su intento sacude lo más cainita de los instintos, provocaría hilaridad por su argumentación juvenil. Pablo aludirá, inventará, mentirá, no tendrá escrúpulos en glosar lo decadente de la situación, ignorará no obstante que el apogeo democrático se da en Noruega, Suecia, Dinamarca, Reino Unido, Holanda…, monarquías que por cierto, a gran diferencia de la española, nunca han sometido su existencia a un referendum, ese tipo de consultas que en su formato “a la búlgara” tanto elogian Pedro y Pablo.

Seguirán las negociaciones, dejando de lado los principios. Siempre se cita al gran Groucho con su cambio de principios, sinceramente yo creo que en la actitud de Pedro Sánchez, éste ocupa el papel de la rubia del chiste de Groucho, marxismo en estado puro:

¿Señorita, se acostaría conmigo por un millón de dólares?

– Por un millón de dólares claro

– ¿Por un dólar?

– ¿Por un dólar? ¿Quién se ha creído que soy?

– Lo que es ya lo ha dejado claro,ahora estamos discutiendo el precio

Temas

Blog de Pedro J. Armesto

Sobre el autor

Periodista. Experto en comunicación, otros hablan con su voz, en ocasiones otras voces interpretan sus razonamientos. Desterrado, lleva toda la vida intentando volver a su Gijón del alma,como no puede físicamente,lo hace virtualmente


diciembre 2019
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031