Blogs

Cuervo y Alfageme

TUS DERECHOS CON LUPA

Abogadas al Rescate – Primeros pasos tras el fallecimiento de una persona

diapo-1

En este episodio de Abogadas al Rescate hablamos de los primeros pasos que tenemos que dar cuando fallece una persona de la que podemos ser herederos o legatarios.

Tan solo son dos minutos de información pero merece la pena hacer un pequeño esfuerzo cada semana porque, poco a poco, iremos comprendiendo mejor nuestros derechos y empezaremos a pensar de una forma más práctica lo que, sin apenas darnos cuenta, nos ayudará a evitar problemas legales en nuestro día a día.

Podéis ver el vídeo aquí.

Este vídeo es un primer nivel de información, muy genérico, que es suficiente para tener una idea superficial de la cuestión. Si te encuentras la situación que comentamos o quieres ampliar tu conocimiento en este tema es el momento de dar un paso más y seguir leyendo. Te indicamos algunos consejos prácticos que pueden ayudarte a dar los primeros pasos tras el fallecimiento de una persona con la finalidad de solucionar todas las cuestiones que puede generar su herencia.

diapo-2

El fallecimiento de un ser querido es, ante todo, un golpe emocional del que nos va a llevar un tiempo recuperarnos. Al igual que en muchos otros campos de nuestra profesión, cuando entramos en contacto con un asunto relacionado con una herencia somos plenamente conscientes de que debemos tomar en consideración dos cuestiones que son tan importantes como la solución legal que nuestros clientes están buscando. Por un lado, el dolor por la pérdida de la persona fallecida y, por otro, las relaciones familiares que mantienen los miembros de la familia que pueden verse afectados o implicados en el reparto de la herencia.

Ambos aspectos, especialmente el último, van a condicionar la evolución del caso y la resolución del mismo de una forma amistosa o debiendo acudir al ejercicio de acciones judiciales.

Obviamente lo inmediato es resolver las cuestiones prácticas relativas al funeral, para lo cual es necesario comprobar si el fallecido tenía contratado un seguro de decesos que cubra esta situación. Si es así, hay que comprobar el contenido del contrato de seguro y dirigirse a la compañía que nos dará las instrucciones pertinentes. En caso de que no haya seguro habrá contratar a una empresa funeraria. Son los herederos quienes tienen que hacerse cargo de los gastos de funeral con cargo a la herencia.

Tras el funeral es normal que los herederos comiencen a preocuparse por las gestiones legales relacionadas con la herencia.

¿Tenemos que acudir a un abogado desde el primer momento?

Por supuesto que contamos con esta opción desde el primer momento pero para realizar los primeros trámites a los que dedicamos este capítulo no resulta imprescindible. A lo largo de las páginas siguientes, ofrecemos los consejos necesarios para poder actuar por nuestra cuenta.

Ahora bien, hay personas que se sienten tan agobiadas con la propia desaparición de la persona que han perdido que les resulta especialmente difícil enfrentarse a cualquier trámite que guarde relación con este asunto. En estos casos es cuando resulta interesante contar con la ayuda de un buen profesional desde el principio para que nos ayude y para que no se nos olviden los plazos en aquellos trámites en los que son importantes.

¿Cuál es el primer paso de todos?

El punto de partida para tramitar una herencia es contar lo antes posible con una certificación que acredite legalmente que esa persona ha fallecido.

En nuestro país, esa certificación, al igual que la de nacimiento o la de matrimonio, la expide el Registro Civil y se denomina “certificado de defunción”.

Es un documento imprescindible que vamos a utilizar y tener que presentar en todos los trámites posteriores.

¿Dónde puedo conseguir este documento?

Como hemos indicado, tenemos que conseguirla en el Registro Civil, concretamente en el de la localidad donde se haya producido el fallecimiento.

Podemos hacerlo de varias maneras:

  • Acudiendo personalmente a las oficinas del Registro.

  • Remitiendo una solicitud a través de correo ordinario y el Registro nos remite la certificación a vuelta de correo.

  • Solicitándolo a través de la página Web del Ministerio de Justicia si es uno de los registros que funcionan a través de este sistema. Actualmente la mayor parte de los registros civiles ya se encuentran dentro de la misma. La sede electrónica de este Ministerio es sencilla en cuanto a su manejo y, al igual que en el supuesto anterior, nos remiten el certificado a la dirección que hemos indicado por correo.

Para solicitarlo necesitamos contar con los siguientes datos: lugar de fallecimiento, nombre y apellidos de la persona fallecida y fecha de fallecimiento. Puede solicitarlo cualquier persona interesada, de hecho, suele ser una de las actuaciones que realizamos en el despacho de forma habitual para evitar el trámite a nuestros clientes.

¿Es gratuito o tengo que pagar alguna tasa?

Es totalmente gratuito, tanto si se solicita personalmente como a través de la página Web del Ministerio. Hay que tener especial cuidado con otras páginas que ofrecen el servicio a través de Internet a cambio de un precio. Se trata de empresas privadas que lo que cobran son sus honorarios en la gestión de la tramitación del certificado. De igual forma, si encargamos esta gestión a una asesoría o profesional cobrará por el servicio prestado.

¿Cuántas copias tengo que pedir?

Es importante pedir al menos tres copias porque vamos a necesitar este certificado para todos los pasos posteriores y tendremos que presentarlo en diversos lugares.

¿Puedo solicitarlo inmediatamente tras el fallecimiento o tengo que esperar un plazo?

No es necesario esperar un plazo porque la inscripción en el Registro se produce en cuanto se notifica el fallecimiento de la persona.

diapo-3

Una vez ya contamos con el certificado de defunción, podemos ya pensar en conseguir otros dos documentos que son igualmente imprescindibles y que se pueden tramitar de forma conjunta: el certificado de actos de última voluntad y el certificado de contratos de seguros con cobertura de fallecimiento.

Aunque su nombre resulte muy técnico, conseguirlos no es una tarea complicada. Vamos a explicarla con detalle.

¿Para qué me sirve el certificado de actos de última voluntad?

El certificado de actos de última voluntad nos va a indicar los testamentos que a lo largo de su vida ha hecho la persona que ha fallecido, su fecha y el notario ante el cual se realizaron. El que vamos a considerar para estudiar su sucesión y proceder al reparto de la herencia es el último. Para obtener una copia hemos de dirigirnos a la notaría en la que se haya otorgado. Ahora bien, tan solo se va a entregar a una persona que sea directamente interesada en la sucesión, bien porque sea heredera o legataria de la misma. Es importante que la copia del testamento que solicitemos en la notaría sea una copia autorizada para que nos sirva para aquellos trámites que requieren la presentación de documento público como, por ejemplo, la gestión del impuesto de sucesiones.

Es muy posible, ocurre en numerosas ocasiones, que si el fallecido es una persona cercana, nosotros ya tengamos una copia de ese testamento. Esto no nos evita en ningún caso el deber de obtener el certificado. Además se puede dar el caso de que nos llevemos auténticas sorpresas cuando comprobamos su contenido. Nuestra experiencia en este tipo de supuestos es que, no en pocas ocasiones, la persona ha hecho testamentos posteriores con cambios sustanciales sin dar cuenta de ello a alguno o a todos sus familiares cercanos.

También puede suceder que en el certificado comprobemos que no se otorgó testamento ante notario.

¿Para qué me sirve el certificado de contratos de seguros con cobertura de fallecimiento?

El certificado de contratos de seguros que cuentan con cobertura de fallecimiento es especialmente interesante, pues nos permite conocer si el fallecido tenía contratado algún seguro que cubriera el riesgo de muerte, con qué compañía aseguradora y el número de póliza identificativo de su contrato.

Obviamente si contamos con un seguro de vida contratado específicamente probablemente la familia conozca su existencia, pero no sucede así en todos los casos, pues en muchas ocasiones contratamos este tipo de seguros como anexos a otros contratos sin apenas darnos cuenta y los beneficiarios desconocen la posibilidad de reclamar. Por ejemplo, cuando contratamos un préstamo hipotecario, una cuenta bancaria o cualquier otro producto o seguro que lleve aparejada una cobertura en caso de fallecimiento. Por este motivo es un certificado importante, que hay que analizar con cuidado y solicitar a cada compañía información sobre cada póliza que aparece en el mismo.

¿Figuran en estos certificados todos los testamentos y todos los seguros con cobertura de fallecimiento?

En principio la respuesta ha de ser positiva en cuanto a los seguros se refiere pues las compañías están obligadas a notificar la contratación de todos los seguros de este tipo al registro.

Ahora bien, la respuesta no es la misma para el caso de los testamentos. Aquellos testamentos que se otorguen ante un notario sí aparecerán en el Registro. Sin embargo, existen otras clases testamento que no estarán inscritos, como por ejemplo, el testamento ológrafo, que es el que se hace de puño y letra del testador. Si decidimos hacer un testamento de este tipo, dado que no va a figurar en ningún registro, es importante hacerlo de forma correcta y dejarlo a una persona de nuestra entera confianza con la finalidad de que lo presente llegado el fallecimiento y, en consecuencia, se considere su contenido y veracidad. No obstante, a este y a otros tipos de testamento les dedicaremos un capítulo más adelante.

¿Se puede solicitar inmediatamente tras el fallecimiento o tengo un plazo para hacerlo?

Hay que esperar quince días hábiles desde la fecha de fallecimiento. Entre tanto habremos conseguido el certificado de defunción, que puede ser necesario para esta y otras gestiones como iremos explicando.

diapo-4

Una vez sabemos para qué sirven ambos certificados, qué información obtenemos con cada uno de ellos y que, sí o sí, necesitamos conseguirlos, las siguientes preguntas son dónde y cómo nos hacemos con ellos. Aquí van las respuestas.

¿Dónde podemos conseguir estos certificados?

Podemos conseguir ambos certificados a través de tres sistemas:

  • Acudiendo personalmente a la Gerencia Territorial del Ministerio de Justicia. Podemos encontrar el listado de Gerencias y sus direcciones en la página Web del Ministerio.

  • Solicitándolo a través de correo a la dirección central del propio Ministerio en Madrid. Nos remitirán los certificados a vuelta de correo a la dirección que les hemos indicado.

  • A través de la sede electrónica del Ministerio de Justicia. En este caso, precisamos contar con un certificado electrónico o con un DNI electrónico que permita nuestra identificación “on line”. En la propia página Web se incluyen instrucciones muy claras acerca de la forma de conseguir los certificados a través de este sistema.

¿Son gratuitos o exigen el pago de una tasa?

No son gratuitos. Exigen el pago de una tasa, aunque no es excesivamente alta e incluso nos atreveríamos a decir que es simbólica, ya que en el momento actual no alcanza los cuatro euros. Como es obligatorio su pago, la tramitación ha de efectuarse cubriendo un modelo o formulario específico, el 790.

Hay que cubrir este modelo, que puede conseguirse fácilmente a través de Internet y acudir a una entidad bancaria para realizar el pago de la tasa o hacerlo a través del servicio electrónico de nuestro banco. Casi todas las entidades bancarias son colaboradoras así que no tendremos problema por esta vía. El modelo debidamente cubierto y pagado es el que debe presentarse para la solicitud del certificado a través de cualquiera de los sistemas antes indicados.

¿Quién puede solicitarlo y qué documentos y datos necesitamos para su solicitud?

Puede solicitarlo cualquier persona, no es preciso que esté expresamente interesado en esa herencia. Por este motivo es también uno de los trámites que habitualmente realizamos en nuestro despacho cuando así lo solicita el cliente.

Es imprescindible la aportación del modelo 790 acreditando el pago de la tasa. Y en algunos supuestos es preciso también aportar un certificado de defunción que habremos solicitado al Registro Civil. Si la fecha de fallecimiento es posterior al 2 de abril de 2009 y la defunción no está inscrita en un Juzgado de Paz, no es necesario presentar el certificado de defunción pues ya existe comunicación entre registros. Ahora bien sí es necesario entonces consignar el número de Documento Nacional de Identidad del fallecido.

diapo-5

Una vez tenemos en nuestras manos todos los certificados y el último testamento válido de la persona que ha fallecido, antes de pensar en el reparto de la herencia o en dar ningún otro paso, la actuación siguiente a la que hay que prestar atención es al pago de los impuestos. Además en este caso, sí que hay plazos, por lo que no debemos despistarnos.

Estos sí que son trámites más complejos, especialmente el relativo al Impuesto de Sucesiones, por lo que en este punto, si no contamos con conocimientos suficientes, es el momento en el que debemos acudir a un profesional para que nos ayude con la gestión de estos impuestos.

En nuestro derecho, hablamos fundamentalmente de dos.

El Impuesto de Sucesiones.

Tienen obligación de presentar este impuesto los herederos, los legatarios y los beneficiarios de los seguros de vida que haya dejado el fallecido.

Aquí el plazo es muy importante: hay que presentarlo dentro de los seis meses siguientes a la fecha de fallecimiento.

Es un trámite obligatorio y necesario para realizar cualquier otro posterior. Sin que acreditemos el pago del impuesto, por ejemplo, no tendremos acceso a las cuentas bancarias de la persona fallecida.

Ahora bien, este impuesto no siempre implica el pago de cantidades importantes. Aunque hay comunidades autónomas con una regulación fiscalmente más ventajosa que otras, en todas existen exenciones para los familiares más directos.

El Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana o Plusvalía.

No se acaban nuestras obligaciones impositivas con el Impuesto de Sucesiones, aunque la comúnmente llamada plusvalía no se aplica a todas las personas que reciben cualquier bien por herencia. De hecho tan solo van a tener que abonarla aquellos que hayan heredado bienes inmuebles en suelo urbano que hayan experimentado un aumento de valor. Es un impuesto municipal que se tiene que tramitar, por tanto, ante el Ayuntamiento correspondiente.

No es un impuesto que el obligado tenga que autoliquidar. Tan solo se presenta la solicitud y el Ayuntamiento nos remite la liquidación en cuanto la tenga disponible con un periodo de pago. Para la solicitud hay un plazo que coincide con el del Impuesto de Sucesiones: seis meses desde el día siguiente al fallecimiento del que fuera propietario del bien.

diapo-6

El primer trámite que debemos realizar con la Seguridad Social es la comunicación del fallecimiento si la persona fallecida es un pensionista. Para ello debemos aportar un certificado de defunción.

A partir de aquí, el resto de los trámites van a depender de las circunstancias concretas de cada familia. Lo más habitual es que exista un derecho a una pensión de viudedad o de orfandad…

Además, existe un auxilio por defunción que se paga por la Seguridad Social a aquellas personas que han soportado los gastos de sepelio. La cantidad ronda los 50 euros, por lo que obviamente no supone una ayuda considerable, pero no hay que olvidarse de solicitarla. Hay que hacerlo en el plazo de cinco años desde la fecha de fallecimiento y encontrarse en alta o en situación asimilada al alta en la Seguridad Social o percibiendo subsidio de incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia, maternidad, paternidad o ser pensionista de incapacidad permanente o jubilación del nivel contributivo.

Un último inciso…

Un último inciso antes de cerrar capítulo, si el fallecido tenía contratado un seguro que cubría los gastos de sepelio, lo más habitual es que la compañía se encargue de algunos, o todos, de estos trámites. Hay que tenerlo en cuenta, porque si nos pueden ayudar en un momento tan complicado, unos cuantos pasos que tenemos adelantados con menor esfuerzo personal y económico.

Temas

Un espacio en el que puedes encontrar respuestas incluso aunque aun no te hayas planteado la pregunta...

Sobre el autor

Cuervo Alfageme Abogados es algo más que un despacho de abogados. Entendemos que la mejor forma de evitar los problemas legales es conocer las normas. Por ello, además de atender a nuestros clientes desde la primera consulta hasta el final del proceso judicial, dedicamos tiempo y esfuerzo a la difusión del derecho. Con este objetivo publicamos guías prácticas, realizamos secciones legales en medios de comunicación y ofrecemos contenido jurídico en nuestras redes sociales y en nuestro canal de youtube. También disponemos de un sistema de clases particulares para estudiantes de derecho. En el diario El Comercio y en este blog publicamos el Consultorio Legal, en el que damos una primera orientación a consultas de nuestros lectores de forma gratuita. AVISO LEGAL: En las consultas publicadas en el blog o en el diario El Comercio no incluimos datos personales o referencias que puedan conducir a la identificación de quien formula la consulta, utilizando un nombre ficticio. No obstante si al formular una consulta se facilitan datos, serán tratados exclusivamente a los efectos de poder proceder a dar respuesta, pudiendo solicitar autorización o información adicional si resultara necesario a través de la forma de contacto facilitada por el interesado. Cuervo Alfageme se reserva el derecho de seleccionar las consultas que vayan a ser publicadas, sin que podamos garantizar que todas las consultas recibidas sean contestadas, ni un plazo de tiempo estimado. Las respuestas constituyen tan solo una primera orientación que debe ser contrastada por consulta a un abogado que realice un estudio mas completo. La política de privacidad y protección de datos de Cuervo Alfageme Abogados puede consultarse en la sección aviso legal de nuestra web.


junio 2019
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930