Abogadas Al Rescate - Derechos hereditarios de los hijos | TUS DERECHOS CON LUPA - Blogs elcomercio.es

Blogs

Cuervo y Alfageme

TUS DERECHOS CON LUPA

Abogadas Al Rescate – Derechos hereditarios de los hijos

En este episodio de Abogadas al rescate os hablamos de los derechos hereditarios que tienen los hijos y descendientes en relación con la herencia de sus padres y ascendientes.

Tan solo son dos minutos de información, pero merece la pena hacer un pequeño esfuerzo cada semana y prestar atención, porque poco a poco iremos comprendiendo mejor nuestros derechos y empezaremos a pensar de una forma más práctica, lo que sin apenas darnos cuenta nos ayudará a evitar problemas en nuestro día a día.

Puedes ver el vídeo aquí.

Este vídeo es un primer nivel de información, muy genérico, que es suficiente para tener una idea superficial de la cuestión. Si estás pensando hacer testamento o tienes dudas respecto a tus derechos hereditarios es el momento de dar un paso más y seguir leyendo. Te daremos algunos consejos prácticos que podrán ayudarte a conocer mejor la cuestión.

Los descendientes en general y los hijos en particular son los herederos por excelencia. Si pensamos en nuestra sucesión casi siempre, salvo que se den circunstancias especiales en una familia, pensamos en aquello que podemos dejar a nuestros hijos, nietos… Nuestro Código Civil refleja igualmente esa sensibilidad cuando regula sus derechos hereditarios tanto cuando se decide hacer testamento por el causante como cuando este no existe.

Empecemos por este segundo supuesto.

¿Qué puesto ocupan hijos y descendientes cuando no hay testamento?

Si la persona fallecida, el causante, no ha hecho testamento y tiene hijos o descendientes, son estos los primeros llamados por la ley para recibir la herencia. Por tanto, si existen, la herencia ya no va transmitirse a cualquier otro pariente: ascendientes, colaterales o cónyuge, aunque este siempre va a contar con un derecho de usufructo sobre una parte, que comentaremos más adelante.

¿Qué parte de la herencia reciben?

Reciben la totalidad de la herencia, salvo una parte que, como ya hemos indicado, debe entregarse en usufructo al cónyuge viudo.

¿Cómo se reparten entre ellos la herencia?

En primer lugar, nuestra ley deja claro que los hijos y descendientes heredan sin que exista entre ellos ninguna distinción por razón de sexo, edad o filiación (matrimonial, extramatrimonial, adoptiva), como no podía ser de otra manera.

Si la persona fallecida deja hijos, la herencia se divide entre estos a partes iguales.

Sin embargo, si alguno de los hijos hubiera muerto con anterioridad al causante, resultara incapaz para heredar o fuera desheredado por el causante, los hijos de este, es decir, los nietos del causante ocupan su lugar. Es lo que se conoce como derecho de representación.

Pongamos un ejemplo de cada situación.

Fallece una persona sin testamento y deja tres hijos: la herencia se dividirá en tres partes iguales entre ellos.

Fallece una persona sin testamento. Tenía tres hijos pero en la fecha de su fallecimiento, uno de ellos ya había muerto un año antes dejando a su vez dos hijos, es decir, esta persona cuya herencia estamos considerando tiene a su muerte dos hijos vivos y un hijo ya muerto que le ha dado dos nietos. En este caso, la herencia se divide igualmente en tres partes: una para cada uno de los hijos vivos y la tercera, la que correspondería al hijo premuerto, para sus dos nietos, que en su herencia representan a su padre.

¿Y si se hace testamento?

La ley en este caso determina que los hijos y descendientes son herederos forzosos, es decir, que necesariamente debemos considerarlos en nuestro testamento salvo que concurra una causa de desheredación deseemos hacerla valer.

Son herederos forzosos en todo caso y, si existen, no lo serán los padres y ascendientes, aunque sí el cónyuge viudo de la persona fallecida que recibirá una parte en usufructo.

Al ser herederos forzosos tiene derecho a una parte de la herencia específica, la que denominamos legítima y que es la porción de bienes de la que el testador no puede disponer libremente porque la ley la ha reservado para los herederos forzosos.

Por tanto, si existen hijos o descendientes, la persona que decide hacer testamento debe conocer su legítima y considerarla y respetarla para que todas las disposiciones de este testamento sean válidas y eficaces.

¿Se puede desheredar a un hijo?

Sí se puede desheredar a un hijo. Ahora bien, no puede hacerse por cualquier motivo. Las causas vienen indicadas en nuestro Código Civil. Son las siguientes:

  • Haber negado alimentos al padre o ascendiente que deshereda, sin motivo legítimo.

  • Haber maltratado o injuriado gravemente de obra al causante. En este punto, se incluye ahora, por doctrina jurisprudencial, el maltrato psicólogico y la desatención absoluta a los padres, con una ausencia continuada y absoluta de relación familiar.

  • Además de estas causas, también es posible la desheredación si se dan algunas de las que determinan la incapacidad para suceder. Todas ellas guardan relación con la comisión de delitos contra el causante o sus familiares más directos o con el hecho de hacer testamento con amenaza, fraude o violencia.

La desheredación tiene que hacerse por testamento y tiene que expresarse claramente la causa. Para facilitar al resto de los herederos la defensa de esta causa, si posteriormente pudiera existir algún problema con el desheredado, es importante incluir los datos o pruebas que puedan utilizar para justificarla pues es a ellos a quienes les va a corresponder mantenerla frente a una posible reclamación.

Los hijos o descendientes de la persona desheredada ocupan su lugar en la herencia respecto al derecho de legítima que este tuviera en la misma. Dicho de otro modo, la parte de legítima que corresponde al desheredado pasa a su vez a sus hijos.

¿En qué consiste la legítima de los hijos y descendientes? ¿Qué parte ha de reservarse para ellos?

Cuando existen hijos o descendientes, la herencia se distribuye en tres partes o tercios.

Un tercio, es decir, una tercera parte de toda la herencia, constituye la legítima estricta. El segundo tercio es el que denominamos de mejora. Junto con el tercio anterior conforman la legítima de los hijos.

Por último, el tercio restante es de libre disposición.

¿Cómo se reparte la legítima estricta?

La legítima estricta se distribuye entre todos los hijos existentes a partes iguales entre ellos. Si alguno de ellos no pudiera heredar por haber fallecido con anterioridad, haber sido desheredado o contar con una causa de incapacidad para suceder, serán sus hijos los que ocupen su lugar, en la parte o porción que a él le correspondiera.

¿Qué es la mejora y a quién puede ir?

Así como la legítima estricta necesariamente tiene que distribuirse entre todos los hijos por igual, la mejora, tal y como su propio nombre indica, sirve para mejorar, es decir, se puede dejar tan solo a uno de los hijos o incluso otros descendientes, o bien distribuir este tercio entre ellos como se desee.

Por ejemplo, se puede dejar el tercio de mejora a un nieto, o a uno solo de los hijos porque es quien ha estado más pendiente de los cuidados personales del testador…

Si no se especifica nada al respecto, el tercio de mejora se distribuirá, al igual que la legítima estricta, entre todos los hijos por igual.

¿Qué significa que un tercio es de libre disposición?

El tercio de libre disposición es la parte de la herencia que el testador puede dejar libremente a quien quiera.

Es muy importante tener en cuenta esta consideración y, en general, las que hemos comentado respecto a la legítima por lo siguiente. Podemos encontrarnos, por ejemplo, en la situación de que una persona ajena a la familia tiene nuestra consideración y queremos que tal hecho se vea recompensado tomándola en cuenta en nuestro testamento. Pues para este aspecto podemos utilizar ese tercio de libre disposición. También puede interesarnos, por ejemplo, hacer un testamento solidario, es decir, dejar una parte de nuestros bienes a una organización sin ánimo de lucro, una protectora de animales, una fundación o cualquier otra obra social.

Y también podemos jugar con estos tres tercios para premiar a aquel de nuestros descendientes que más nos cuida o se preocupa por nosotros. Son muchas las ocasiones en que alguna persona nos consulta este punto en nuestro despacho y ciertamente es posible, sin desheredar a ningún hijo si no contamos con ninguna causa o no se desea una medida tan drástica, hacer un reparto que considere esta situación. Por ejemplo, podemos dejar al “buen hijo” su parte en la legítima estricta, el tercio de mejora y el de libre disposición. O a un nieto el tercio de mejora y el de libre dispoción, si es uno de ellos el familiar que tenemos en más estima.

¿Qué derechos tiene el cónyuge?

El cónyuge, que también es heredero forzoso y del que hablaremos en otro capítulo, tiene en todo caso, cuando concurre con los hijos y descendientes, derecho a una parte de la herencia como legítima.

Dos peculiaridades se dan en este caso:

  • La legítima del cónyuge se establece como un derecho de usufructo sobre una parte de los bienes que, en el caso de concurrir con hijos y descendientes, es de un tercio de los bienes de la herencia.

  • Esta legítima existe, es decir, ese derecho al usufructo de un tercio de los bienes de la herencia se da tanto en la sucesión testada como en la intestada. En la testada se hace recaer sobre el tercio de mejora, dejando libre por tanto el tercio de legítima estricta y el de libre disposición.

¿Qué sucede cuando un hijo premuere o no puede heredar?

Cuando un hijo premuere, se le deshereda o concurre en él una causa de incapacidad para heredar, tanto en la sucesión testada como en la intestada funciona el derecho de representación tal y como ya lo hemos explicado, es decir, sus descendientes se colocan en su lugar en la herencia..

Ahora bien el testador también tiene el mecanismo de la sustitución para alguno de los herederos. Pongamos un ejemplo: nombra a un nieto para percibir el tercio de mejora y deja otra persona para sustituirle si este muriese antes o no pudiese heredar.

Las complicaciones que puede ofrecer la vida sin duda son infinitas y, sobre estas bases que son las más habituales, pueden darse diferentes opciones que es preciso estudiar caso a caso. No obstante, lo que sí es claro, como ya hemos explicado en otras ocasiones, es que hacer testamento abre posibilidades y nos permite, respetando las normas legales y las legítimas, organizar el futuro de nuestra herencia conforme a nuestros deseos.

Temas

Un espacio en el que puedes encontrar respuestas incluso aunque aun no te hayas planteado la pregunta...

Sobre el autor

Cuervo Alfageme Abogados es algo más que un despacho de abogados. Entendemos que la mejor forma de evitar los problemas legales es conocer las normas. Por ello, además de atender a nuestros clientes desde la primera consulta hasta el final del proceso judicial, dedicamos tiempo y esfuerzo a la difusión del derecho. Con este objetivo publicamos guías prácticas, realizamos secciones legales en medios de comunicación y ofrecemos contenido jurídico en nuestras redes sociales y en nuestro canal de youtube. También disponemos de un sistema de clases particulares para estudiantes de derecho. En el diario El Comercio y en este blog publicamos el Consultorio Legal, en el que damos una primera orientación a consultas de nuestros lectores de forma gratuita. AVISO LEGAL: En las consultas publicadas en el blog o en el diario El Comercio no incluimos datos personales o referencias que puedan conducir a la identificación de quien formula la consulta, utilizando un nombre ficticio. No obstante si al formular una consulta se facilitan datos, serán tratados exclusivamente a los efectos de poder proceder a dar respuesta, pudiendo solicitar autorización o información adicional si resultara necesario a través de la forma de contacto facilitada por el interesado. Cuervo Alfageme se reserva el derecho de seleccionar las consultas que vayan a ser publicadas, sin que podamos garantizar que todas las consultas recibidas sean contestadas, ni un plazo de tiempo estimado. Las respuestas constituyen tan solo una primera orientación que debe ser contrastada por consulta a un abogado que realice un estudio mas completo. La política de privacidad y protección de datos de Cuervo Alfageme Abogados puede consultarse en la sección aviso legal de nuestra web.


octubre 2019
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031