Abogadas al rescate - La sucesión intestada | TUS DERECHOS CON LUPA - Blogs elcomercio.es

Blogs

Cuervo y Alfageme

TUS DERECHOS CON LUPA

Abogadas al rescate – La sucesión intestada

En este episodio de Abogadas al rescate explicamos cómo se reparte la herencia cuando el causante no deja testamento válido.

Tan solo son dos minutos de información, pero merece la pena hacer un pequeño esfuerzo cada semana y prestar atención, porque poco a poco iremos comprendiendo mejor nuestros derechos y empezaremos a pensar de una forma más práctica, lo que sin apenas darnos cuenta nos ayudará a evitar problemas en nuestro día a día.

Puedes ver el vídeo aquí.

Este vídeo es un primer nivel de información, muy genérico, que es suficiente para tener una idea superficial de la cuestión. Si tienes dudas sobre si hacer testamento o cómo puede quedar tu situación en una herencia es el momento de dar un paso más y seguir leyendo. Te daremos algunos consejos prácticos que podrán ayudarte para saber cuáles son tus derechos y obligaciones.

¿Cuándo existe una sucesión intestada?

Cuando hablamos de sucesión intestada el supuesto más habitual es aquel en el que el causante ha fallecido sin haber hecho testamento. También recibe el nombre de sucesión legítima pues los herederos vienen determinados por la ley.

Como ya hemos indicado en otros capítulos, uno de los primeros pasos es comprobar la existencia o no de testamento. Para ello, solicitamos el certificado de actos de última voluntad. En este certificado van a venir especificados los testamentos que haya realizado el causante, su fecha y la notaría en la que fueron otorgados. El testamento que debemos considerar siempre es el último. Si el causante ha fallecido sin haber otorgado testamento también vendrá especificado.

Ahora bien, aún cuando en el certificado de actos de última voluntad no se acredite la existencia de testamento, este dato se refiere únicamente a los testamentos realizados ante notario. Si el causante ha hecho un testamento ológrafo (los realizados de su puño y letra), este no figurará en el certificado y deberá ser presentado y protocolizado por aquella persona que lo tenga en su poder. En otro caso, este testamento nunca llegará a conocerse y se considerará la sucesión como intestada. Por este motivo, es muy importante, si optamos por este tipo de testamento, conocer todos sus requisitos para hacerlo correctamente y dejar como depositaria del mismo a una persona de nuestra confianza que vaya a hacerlo valer a nuestro fallecimiento.

¿Puede existir testamento y, aún así, abrirse una sucesión intestada?

Sí, el causante puede haber fallecido habiendo dejado testamento y, a pesar de ello, abrirse una sucesión intestada. Estos son los casos que recoge nuestro Código Civil:

  • Cuando el testamento es nulo desde el principio o pierde posteriormente su validez, por ejemplo, cuando no se realiza con todos los requisitos formales según el tipo de testamento.

  • Cuando el testamento no contiene institución de herederos en todo o en parte de los bienes de la herencia o no dispone de todos los que corresponden al testador. En estos casos, el testamento es válido respecto a la parte que el testador dispone y la sucesión legítima o intestada, solo tiene lugar en relación con aquellos bienes que no se han considerado en el testamento.

  • Cuando existe institución de heredero pero se le ha puesto una condición y esta no se ha cumplido.

  • Cuando el heredero fallece antes que el testador y no funciona el derecho de representación o renuncia a la herencia sin tener un sustituto y sin que funcione el derecho de acrecer.

  • Cuando el heredero instituido en el testamento tiene una de las causas de incapacidad del Código para suceder.

¿Quién determina quiénes son los herederos en una sucesión intestada?

Al no existir testamento o este no poder utilizarse, tal y como hemos comentado, los herederos vienen determinados por ley. Nuestro Código Civil incorpora un listado de parientes, cónyuge y Estado y establece un orden de nombramiento, de tal manera que se prefiere los más próximos a los más lejanos. En aquellas comunidades autónomas que cuentan con derecho foral propio habrá que atender a sus normas específicas para conocer quiénes van a ser finalmente los herederos.

¿Quiénes son los parientes llamados a una sucesión intestada?

Tal y como hemos indicado y centrándonos en el derecho común, es decir, en el que se aplica en toda España excepto en esas autonomías con derecho foral propio, nuestro Código Civil regula una lista de familiares a los que va llamando de forma sucesiva en estos casos de sucesiones intestadas. Estos familiares son los que explicamos a continuación.

1.- Los descendientes:

Estos son los primeros llamados a ser herederos. Son los hijos, nietos, bisnietos… la llamada línea recta descendente. Si la persona fallecida deja solo hijos, estos se reparten la herencia a partes iguales. Si alguno hubiera fallecido y hubiera dejado a su vez hijos, es decir, nietos de la persona fallecida, se hereda por derecho de representación.

Nuestro Código añade que los descendientes heredan sin atender a ninguna distinción por razón de edad, sexo o filiación…

2.- Ascendientes:

Si no hay hijos ni otros descendientes, entonces la herencia pasa a los ascendientes, es decir, a padres, abuelos… La llamada línea recta ascendente. Si la persona fallecida no cuenta con hijos y descendientes, entonces heredan, en primer lugar, su padre y madre a partes iguales. Si tan solo queda uno de ellos con vida, hereda este todo. Y si no queda ninguno de los dos hereda el ascendiente más próximo, por ejemplo, los abuelos. Aquí la ley ya regula una distinción entre las líneas materna y paterna.

3.- Cónyuge:

El cónyuge, no separado judicialmente o de hecho, ocupa un lugar especial en las sucesiones intestadas porque es heredero de dos maneras diferentes. Por un lado, si no hay descendientes ni ascendientes, entonces hereda el cónyuge todos los bienes de la herencia.

Pero, por otro lado, aun habiendo ascendientes o descendientes, va a mantener un derecho hereditario consistente en una parte de la herencia en usufructo cuyo importe es diferente en función de los herederos con los que concurra.

4.- Colaterales:

Si el causante al morir no tiene descendientes ni ascendientes ni cónyuge, la ley establece que entonces, en ese caso, los herederos van a ser determinados parientes colaterales. ¿Quiénes son estos? Los hermanos y los sobrinos. Si la persona fallecida cuenta con hermanos, heredan estos. Si alguno de los hermanos, o todos, han fallecido, entonces heredan sus hijos, es decir, los sobrinos del difunto. La ley hace una distinción en los hermanos en atención a si son de doble vínculo, es decir, hermanos de padre y madre, o medio hermanos, es decir, hermanos solo de madre o de padre. El problema se plantea fundamentalmente cuando el fallecido tiene hermanos de doble vínculo y medio hermanos. Si se da esta circunstancia, no todos heredan igual. Los de doble vínculo tienen derecho a doble porción frente a los que no lo son.

Cuando la persona que fallece tampoco tiene hermanos ni sobrinos, lo ocupan los parientes colaterales de cuarto grado, es decir, los primos. Y hasta aquí llegan las previsiones legales. Si tampoco existen este tipo de parientes, se entiende que ya nadie más en la familia tiene derecho a heredar.

5.- El Estado.

En estos casos la ley establece que será el Estado quien herede y establece también qué debe hacer el Estado en estos casos con los bienes de herencia.

¿Cómo se determina quiénes son los herederos de entre los que cita la ley?

Es preciso realizar un trámite de manera previa a la partición de la herencia. Es lo que se denomina declaración de herederos. A través de la misma, se va determinar qué parientes de los que ha dejado el causante tras su fallecimiento van a ser nombrados herederos de acuerdo a la lista y con el orden que antes hemos comentado.

¿Quién puede solicitar que se haga la declaración de herederos?

Van a poder iniciar los trámites de la declaración de herederos aquellas personas que se consideren con derecho a suceder a la persona fallecida: sus descendientes, ascendientes, cónyuge o persona única por análoga relación de afectividad a la conyugal, parientes colaterales o, dicho de otro modo, cualquier persona que se considere con interés legítimo, a juicio del notario.

¿Ante quién se realizar la declaración de herederos?

La declaración de herederos se tramita en un acta de notoriedad que autoriza el notario competente para actuar en el lugar del último domicilio o residencia habitual del causante, o donde se encuentre la mayor parte de su patrimonio, o en el lugar en que hubiera fallecido, siempre que cualquiera de estos lugares esté en España. El solicitante puede elegir el que desee. También puede elegir a un notario de un distrito colindante a los citados.

En defecto de todos ellos, es competente el notario del lugar del domicilio de la persona que lo solicita.

¿Cómo se realiza el trámite?

La persona que solicita la iniciación del acta de declaración de herederos tiene que indicar al notario los datos identificativos del causante y de las personas que considere que deben ser llamadas a la herencia y tiene que acompañar los documentos que acrediten el parentesco con el fallecido de esas personas que designa como herederos.

También hay que acompañar el certificado de defunción del causante y la certificación de actos de última voluntad, que sirve para probar que falleció sin testamento. Si existe testamento pero aún así procede la sucesión intestada por alguno de los motivos que hemos mencionado, hay que aportar algún documento que acredite, a juicio del notario, que a pesar de la existencia de testamento, procede abrir la sucesión intestada. Todos estos documentos se incorporan al acta.

También es preciso que intervengan dos testigos que aseguren conocer los hechos y las personas que se solicita que sean declaradas herederas. Estos testigos tienen que ser parientes del fallecido, por consanguinidad o por afinidad y no deben tener interés directo en la sucesión.

El notario tiene que procurar que todos los posibles interesados conozcan la realización y datos del acta de declaración de herederos por lo que tiene la opción de practicar las pruebas que considere oportuno para ello y realizar las publicaciones en diarios oficiales y a través de edictos en los Ayuntamientos necesarias.

¿Y si no se incluye a algún heredero o alguna persona se siente perjudicada por esa declaración de herederos?

Si, a pesar de todas las precauciones anteriores, hemos descuidado la inclusión de un heredero o alguna persona se siente perjudicada por la declaración de herederos llevada a cabo, siempre cuenta con la opción de iniciar una reclamación judicial para que se consideren sus argumentos.

El propio notario recoge en el acta de declaración de herederos esta indicación.

¿Cómo se realiza la partición de una sucesión intestada?

Una vez hechos todos los trámites anteriores y, en su caso liquidados los impuestos correspondientes, la partición de la herencia se puede realizar o bien por acuerdo entre todos los nombrados herederos o, si dicho acuerdo resulta imposible, a través del correspondiente procedimiento judicial.

Un consejo…

A la vista de todo lo analizado en este capítulo, el consejo que podemos añadir es muy claro. Resulta siempre mucho más interesante hacer testamento y elegir una de las formas que se efectúan ante notario, por varias razones: queda constancia de la existencia del mismo, evitamos trámites a los herederos (el de declaración de herederos que hemos explicado) y, finalmente, resulta más económico pues hacer un testamento ante notario siempre resulta menos costoso que el acta de notoriedad de declaración de herederos que conlleva mucha más tramitación.

Un espacio en el que puedes encontrar respuestas incluso aunque aun no te hayas planteado la pregunta...

Sobre el autor

Cuervo Alfageme Abogados es algo más que un despacho de abogados. Entendemos que la mejor forma de evitar los problemas legales es conocer las normas. Por ello, además de atender a nuestros clientes desde la primera consulta hasta el final del proceso judicial, dedicamos tiempo y esfuerzo a la difusión del derecho. Con este objetivo publicamos guías prácticas, realizamos secciones legales en medios de comunicación y ofrecemos contenido jurídico en nuestras redes sociales y en nuestro canal de youtube. También disponemos de un sistema de clases particulares para estudiantes de derecho. En el diario El Comercio y en este blog publicamos el Consultorio Legal, en el que damos una primera orientación a consultas de nuestros lectores de forma gratuita. AVISO LEGAL: En las consultas publicadas en el blog o en el diario El Comercio no incluimos datos personales o referencias que puedan conducir a la identificación de quien formula la consulta, utilizando un nombre ficticio. No obstante si al formular una consulta se facilitan datos, serán tratados exclusivamente a los efectos de poder proceder a dar respuesta, pudiendo solicitar autorización o información adicional si resultara necesario a través de la forma de contacto facilitada por el interesado. Cuervo Alfageme se reserva el derecho de seleccionar las consultas que vayan a ser publicadas, sin que podamos garantizar que todas las consultas recibidas sean contestadas, ni un plazo de tiempo estimado. Las respuestas constituyen tan solo una primera orientación que debe ser contrastada por consulta a un abogado que realice un estudio mas completo. La política de privacidad y protección de datos de Cuervo Alfageme Abogados puede consultarse en la sección aviso legal de nuestra web.


enero 2020
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031