Blogs

José María Urbano

Dame buenas noticias

COPIAR LA EXCELENCIA

Guillermo Ulacia, presidente de Femetal, dio en Avilés las claves del futuro para reafirmar que «con industria hay futuro», mientras Sorolla devuelve al Niemeyer su vocación internacional

El martes fui al peluquero. Miranda, en la calle José Cueto, un profesional que atiende a una clientela variopinta. Mientras su empleado acababa con mis rizos, Miranda sentaba en su sillón de barbero a un crío de unos diez años, que había llegado acompañado de su hermano, tres o cuatro años mayor que él. «¿Cómo quieres que te lo corte?» «Lo quiero igual que De Gea». Se hizo el silencio en la peluquería, en donde los profesionales están acostumbrados a peinar lo mismo a un hipster que a un maduro clásico o están dispuestos a enfrentarse a un estilo quiff, texturizado, spkie o erizado, casual, boheme chic, caída lateral, con colita, mohicano… El crío lo tenía claro: «Lo quiero como De Gea».

El Mundial de fútbol de Rusia nos ha ofrecido, a día de hoy, dos imágenes alucinantes. Por un lado, el vestuario inmaculado del estadio Rostov Arena dejado por los jugadores de Japón, que tras perder en el último minuto ante Bélgica –hay que imaginarse el estado de cabreo de cualquier selección latina– se fueron dejando un mensaje de ‘gracias’ en ruso, mientras el vestuario ofrecía una imagen de orden y limpieza que difícilmente se ofrece antes de cualquier partido. La segunda imagen la ofrecían los aficionados del mismo equipo japonés, recogiendo en bolsas de plástico la basura que podría haber quedado en las gradas del mismo estadio, la de ellos (seguramente mínima) y la de los demás.

ulacia-blog

Juan Carlos Paramá –no digas tenis de mesa, di Paramá– fue al Mundial de Osaka 2001 como colaborador de LA VOZ DE AVILÉS y llegó de vuelta alucinado. Contó dos anécdotas para intentar resumir lo que había vivido. En avenidas de cuatro carriles por cada dirección en pleno centro de la ciudad japonesa, a nadie se le ocurría cruzar si no era por el paso de cebra. Pero si alguien optaba por hacerlo, todos los vehículos se detendrían de inmediato: los conductores entenderían que si un peatón se había visto obligado a cruzar la calle fuera del paso de cebra es porque tenía una emergencia. Y entonces había que parar en seco. El atasco podía esperar.

Segunda ‘anécdota’. En las cabinas de teléfono –se supone que hoy ya no existirán– todos los usuarios dejaban en el cajetín las monedas sueltas que les eran devueltas tras hacer las llamadas, porque entendían (los japoneses) que si alguien necesitaba utilizar la cabina del teléfono para hacer una llamada de emergencia, siempre iba a tener dinero disponible para hacerla aunque no llevara monedas en ese momento en el bolsillo o en la cartera.

Hace pocos años, como responsable de LA VOZ DE AVILÉS, me pareció conveniente iniciar una especie de cruzada para oponernos al «desaguisado» de la celebración de la comida en la calle del Lunes de Pascua en el Parque de Ferrera, que obliga a cerrarlo durante tres o cuatro días para proceder a su limpieza y recoger, de rodillas, los cristales dejados entre el césped. (El Ferrera es hoy un parque en buena parte inutilizado como parque inglés como consecuencia de las cagadas de los perros que impiden tumbarse a las personas, como es habitual observar en espacios similares, de Londres a Washington, pasando por Buenos Aires o por cualquier ciudad moderna que se precie. Las cagadas de los perros son el problema, pero sólo la cobardía política es la responsable de que los derechos de los ciudadanos pasen por detrás de los de los perros y de que el parque siga abierto los lunes de Pascua para su destrozo).

Pues bien, un redactor del periódico, José Fernando Galán Wes, nos relató en aquel momento su propia experiencia en Japón por lo que le invité a que la reflejase en estas páginas a modo de comentario. Y él nos relató que había asistido a un concierto de música al aire libre al que habían accedido miles de personas, decenas de miles de personas, y que al salir se quedó para comprobar, estupefacto, que todo el mundo había acudido al concierto con su bolsa de plástico y que en aquel césped era imposible encontrar la colilla de un cigarrillo o un mínimo resto de papel.

Llegados a este punto del comentario, uno concluye que vivimos en una sociedad en la que esa experiencia de copiar –que es una opción excelente cuando se trata de reproducir la excelencia mientras no seamos capaces de desarrollar nuestras propias ideas o nuestros modelos– es sencilla para el niño que quiere lucir el corte de pelo de De Gea, su ídolo, pero encuentra todas las dificultades del mundo cuando se trata de imitar modelos que deberían hacernos más responsables y desde luego gente más avanzada social y medioambientalmente hablando.

El jueves estuve en la Asamblea de Femetal de 2018, que se celebró en la caja escénica del auditorio del Centro Niemeyer –¡qué hallazgo, tan desconocido como escasamente promocionado!– y allí volví a reencontrarme con Guillermo Ulacia, presidente de la patronal asturiana del Metal y uno de los sabios de este país cuando hablamos de industria, I+D+I, clusters, formación, empresa, siderurgia, metal, energías renovables…

En la Navidad de 2015 creo recordar , en la sobremesa de la comida que anualmente organiza la Cámara de Comercio de Avilés con los profesionales de los medios de comunicación, le aconsejé al entonces presidente, Francisco Menéndez, con Luis Noguera como testigo, entonces vicepresidente y hoy su sustituto en el cargo, que llamaran a Guillermo Ulacia y que le acogieran como asesor para profundizar en ese ‘Modelo Avilés’ que el propio Ulacia bendijo en su día cuando este periódico dio las claves de ese modelo que ya se estudia en Europa y que a veces con tan escasa convicción se defiende en Avilés, y nada digamos en Asturias, en donde una vez más la minería –sin avances, sin el descubrimiento de nuevos nichos de actividad– vuelve a llevarnos al siglo XX. Por cierto, con todos los partidos políticos de la mano.

Guillermo Ulacia nos invita a copiar modelos que ya están testados, como él mismo ha tenido la oportunidad de comprobar, incluso como ponente experto, en medio mundo. A Ulacia hay que hacerle caso cuando pide un pacto de estado en la Ley del Cambio Climático porque sino será difícil conseguir una industria competitiva, lo mismo que cuando reclama que las decisiones que se tomen sean consensuadas con los empresarios, que son los que pueden explicar su situación y sus necesidades. A Ulacia habría que traerlo a Avilés y adoptarlo aunque solo fuera para que nos guiara en trasladar a esta ciudad el modelo que él impulsó como presidente de Innobasque, todo un referente en Europa.

Copiemos. Sin complejos. Copiemos la excelencia para retener y atraer talento, para hacer más competitivas las empresas y atraer a otras. En definitiva, para mejorar en todos los órdenes y para seguir creando una sociedad más justa en la que el bienestar de los ciudadanos siga siendo el gran objetivo.

Éxito

La exposición de Sorolla en el Centro Niemeyer es, por fin, la extraordinaria realidad de un centro cultural internacional. A pesar de algunos defectos en la iluminación, la muestra es espectacular en todos los sentidos. Hace falta ahora seguir promocionándola, aunque la atracción de visitantes, por lo que uno pudo observar el viernes, es ya imparable. Enhorabuena a los responsables.

Publicado en La Voz de Avilés-El Comercio el día 8 de julio de 2018

Temas

Sobre el autor

José María Urbano. Periodista. Jefe de Redacción de La Voz de Avilés-El Comercio. El relato de los hechos y los fundamentos de la opinión sólo pueden tener su base en el poder de los datos. En un mundo en el que imperan los clics, los shares, las notas teledirigidas, las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones huecas en busca de un titular, hay que reivindicar el periodismo hecho por profesionales. Política, economía, cultura, deportes... la vida en general, tienen cabida en este espacio que pretende ir más allá de la inmediatez, la ficción y el ruido que impera apoyado en las redes sociales. El periodismo es otra cosa.

julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031