Blogs

José María Urbano

Dame buenas noticias

ESPECTÁCULO

La política nacional se ha convertido en un show a la hora de confeccionar las listas, mientras el PP repite en Asturias lo que hizo en Avilés primero

A la hora de escribir estas líneas, las últimas declaraciones de Mercedes Fernández iban encaminadas a avisar a Génova «del coste electoral de imponer una gestora en el PP de Asturias».

En ‘La marcha de la locura’, Bárbara W. Tuchman, historiadora estadounidense, periodista y escritora, incluye cuatro ensayos para presentar la insensatez de los gobernantes y concluir que en cuestiones políticas la humanidad ha mostrado peor desempeño que casi en cualquiera otra actividad humana. Dice Tuchman que en esta esfera, «la sabiduría –que podríamos definir como el ejercicio del juicio actuando a base de experiencia, sentido común e información disponible– ha resultado menos activa y más frustrada de lo que debiera ser. ¿Por qué quienes ocupan altos puestos actúan, tan a menudo, en contra de los dictados de la razón y del autointerés ilustrado? ¿Por qué tan a menudo parece no funcionar el proceso mental inteligente?».

¿Qué diría la pensadora norteamericana hoy si se asomara por unos momentos a la escena política española y se sintiera espectadora de este disparate diario que tiene a los ciudadanos tan asombrados como enojados? Seguramente no daría crédito a este espectáculo en el que no hay un solo partido político que se salve, de izquierda a derecha, en esa carrera absolutamente descontrolada en la que lo único que preocupa es la confección de unas listas para las próximas elecciones. Es decir, la colocación idónea de los afines, que a su vez guardarán siempre fidelidad al líder por permitirles asegurarse los próximos cuatro años a cobijo de un sueldo espléndido y con un poco de suerte hacer méritos para reeditarlo dentro de otros cuatro años.

mercedes-blog

 

En este proceso-show de los últimos días han saltado por los aires mucho más que las cremalleras de las listas –¿alguien se acuerda para qué sirven las primarias?–, mientras han aflorado dos cuestiones que pensábamos que eran de tiempos muy, muy pasados: un nivel de caudillismo que asusta (Santiago Abascal, Pablo Casado, Albert Rivera, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias) y la vuelta de las purgas internas: el listado de despeñados crece de forma exponencial. Menos mal que son ‘compañeros’ de militancia en cada caso. Aunque a lo mejor es que de esto va la nueva política y no nos habíamos enterado: se nos llena la boca de la importancia de la militancia en la toma de decisiones, pero luego los aparatos de los partidos y sus líderes ya hacen lo que les venga bien en cada momento. Ordeno y mando. Despotismo ilustrado.

A nivel local los procesos de la confección de las listas electorales también tienen sus intrahistorias, aunque aquí no se han dado, al menos de momento, el nivel de los dislates nacional y regional.

En todo caso, lo que ha sucedido en el PP de Asturias en los últimos días tiene a la fuerza un reflejo en Avilés porque los protagonistas regionales que ahora están en la cuerda floja al frente del partido son los mismos que destrozaron el Partido Popular de esta ciudad por enésima vez aplicando precisamente lo que ellos censuran ahora. Escuchar a Mercedes Fernández avisando a la dirección nacional del PP de Casado de que, cuidado, que una gestora podría traer nefastas consecuencias de cara a las próximas elecciones, invita simplemente a la sonrisa floja. Leer lo que supuestamente ha hecho Luis Venta –hay que apelar a la presunción de inocencia, por supuesto– con el anónimo enviado por correo a un compañero de partido de Gijón es volver a recordar lo que hizo en Avilés cuando en compañía del gerente del partido decidió desde Oviedo vaciar una cuenta a plazo fijo de 15.000 euros que mantenía el partido en Avilés desde 2008. Se valió entonces de todo tipo de argucias para esconder la única verdad, que fue desvelada por este periódico gracias a una información de Yolanda de Luis.

Operación derribo en Avilés

En 27 de junio de 2016 vaciaron la cuenta del plazo fijo sin avisar a la dirección de Avilés, que descubrió los hechos en el mes de octubre de aquel año. Solo tras anunciar la presidenta local, Carmen Maniega, que pediría amparo a la dirección nacional de Génova y de que se disponía a presentar la correspondiente denuncia en la Comisaría de Policía, es cuando aparece Venta (15 de octubre) para anunciar que el dinero está en la cuenta del partido en Oviedo. «No la hemos intervenido, hemos ido al rescate de la junta local», dijo. No se puso colorado.

No merece la pena volver a recordar la historia, perfectamente planificada por Mercedes Fernández y Luis Venta, su brazo ejecutor: hacer la vida imposible a Carmen Maniega (presidenta por el mismo sistema por el que fue elegida Mercedes Fernández el 14 de febrero de 2012 para sustituir a Ovidio Sánchez, es decir, por decisión de la junta directiva regional y en el caso de la avilesina por la local), intervención económica total –más tarde vaciaron la cuenta corriente con la colaboración irregular de dos de sus tres concejales afines–, nombramiento de una gestora presidida por un vecino y afiliado de Gijón, voladura del grupo municipal, con tres concejales que se fueron al grupo de los No Adscritos, legión de bajas de militantes, cansancio del ‘candidato’ impuesto por Fernández, Carlos Rodríguez de la Torre, que renuncia a ser el cabeza de lista en las próximas elecciones de mayo, y la constatación de que los tres concejales que se fueron –los más conocidos, los que mejor dominaban las claves de la administración local y los que llevaban el peso del trabajo municipal– pueden presentarse a las próximas elecciones y hacer un nuevo roto al PP, que además va a tener que competir por su voto natural con un Ciudadanos al alza, la irrupción de Vox, que es una incógnita, y Foro Asturias.

Por eso, ver ahora el lamento de Mercedes Fernández, que no ha asumido que la actual dirección del PP la da ya por amortizada, o el lío de Luis Venta con ese anónimo a un compañero nos lleva a recordar el daño que los dos infligieron a las personas que dirigían el PP en Avilés y al propio partido, que llega a la cita electoral de mayo con las heridas abiertas.

Mientras tanto, el ciudadano observa atónito lo que está sucediendo y se hace cruces, no se sabe bien si por la perplejidad que le causa este disparate diario o porque no quiere ni imaginarse lo que va a ser de este país hasta las próximas elecciones europeas, regionales y locales del 26 de mayo.

Siempre queda el recurso de sonreír con Groucho Marx: «La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, realizar un diagnóstico falso y aplicar después remedios equivocados».

Sí, siempre nos quedará el humor.

 

Publicado en La Voz ee Avilés-El Comercio el día 17 de marzo de 2019

Temas

Sobre el autor

José María Urbano. Periodista. Jefe de Redacción de La Voz de Avilés-El Comercio. El relato de los hechos y los fundamentos de la opinión sólo pueden tener su base en el poder de los datos. En un mundo en el que imperan los clics, los shares, las notas teledirigidas, las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones huecas en busca de un titular, hay que reivindicar el periodismo hecho por profesionales. Política, economía, cultura, deportes... la vida en general, tienen cabida en este espacio que pretende ir más allá de la inmediatez, la ficción y el ruido que impera apoyado en las redes sociales. El periodismo es otra cosa.


marzo 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031