Blogs

José María Urbano

Dame buenas noticias

LAS LECTURAS DE LOS VOTOS

Unidas Podemos dice que sale «reforzada» de las elecciones en Avilés y esconde que es, junto al PP, la única formación derrotada en las urnas al perder 2.764 apoyos.

Pablo Iglesias, el líder de Podemos, el hombre que lo mismo pide asaltar los cielos que se engancha a un librito con la Constitución para proclamar que esas son las tablas de la ley –da lo mismo que durante cuatro años dijera que ese era el catecismo del Régimen del 78–; el mismo que ha demostrado tener unas ganas enormes de ser ministro como sea, se ha hecho un experto en evasiones. En cada una de las elecciones en las que su partido ha ido perdiendo votos a chorros, se las ha ingeniado para no tener que dar explicaciones ni profundizar en el motivo por el que su partido inició hace tiempo una cuesta abajo cada vez más pronunciada.

En las elecciones andaluzas del año pasado, Podemos más IU fueron a las urnas bajo la marca Adelante Andalucía por imposición de la lideresa y candidata Teresa Rodríguez. Fue el partido que más votos perdió respecto a las de 2015: un 32% de caída, 300.000 votos, cinco puntos y tres escaños menos. Sobre las diez y media de la noche de aquel dos de diciembre, Pablo Iglesias compareció ante los medios de comunicación y nos anunció a todo el país la gravedad del momento: «En nombre de Unidos Podemos, alerta antifascista. Está en juego el futuro y la democracia en España». La extrema derecha había entrado en el Parlamento. El resumen de la candidata, Teresa Rodríguez, fue más prosaico: «Palante, que nos queda mucho curro». La proclama de Iglesias encontró eco en la expresidenta socialista de Andalucía, Susana Díaz, que llamó a su militancia a rodear el Parlamento andaluz el día en que echó a andar la nueva legislatura, aunque para ello tuviera que asegurar autobuses y bocadillo para animar al personal. Curioso recurso el de esta herencia franquista.

blog-pablo-iglesias

 

En las elecciones del pasado domingo día 28, Unidas Podemos (Podemos+IU+Equo) se dejó 1.354.609 votos y 29 escaños respecto a las anteriores generales de 2016. Pablo Iglesias volvió a comparecer ante los medios para decir que los resultados «no son buenos, pero suficientes para ayudar a formar gobierno». Y en menos de 48 horas ya se hicieron circular algunos nombres de posibles ministros aportados por su formación, hasta el punto de que Ada Colau tuvo que «desmentir» que ella fuera a ser la futura ministra de Vivienda.

Creo que es importante tener en cuenta los antecedentes que se han descrito para tratar de entender la lectura –sería mejor decir la no lectura– del resultado de las elecciones generales en Avilés. Este es, textual, el comunicado de Izquierda Unida:

«En nuestra ciudad, los avilesinos y avilesinas han hablado alto y claro; en Avilés existe una amplia mayoría progresista y de izquierdas que ha vuelto a salir reforzada. (…) En Avilés, Unidas Podemos, ha obtenido un resultado satisfactorio, 9.500 sufragios, el 20% de los votos emitidos. (…) Unidas Podemos ha salido reforzada tras haberse visto revalidada como segunda fuerza política avilesina (…) Los resultados electorales han vuelto a poner de relieve que la derecha fragmentada no es una alternativa de gobierno para Avilés por lo que, tras 40 años de gobiernos socialistas, Cambia Avilés es la única candidatura que ofrece una alternativa real frente al más de lo mismo de un gobierno socialista agotado y sin rumbo. Desde Izquierda Unida, nos comprometemos a continuar trabajando para fortalecer la unidad necesaria para abrir el camino del cambio, por la izquierda, que Avilés necesita para recuperar la esperanza en su futuro».

Esto lo dice quien en Avilés ha sido, junto con el PP, el único partido derrotado de las elecciones del pasado domingo. Respecto a las anteriores generales de 2016, los populares pasan de ser la primera fuerza política a la cuarta, perdiendo nada menos que 7.270 votos. Y a continuación Unidas Podemos se deja por el camino 2.764 votos, siete puntos menos. Las dos formaciones políticas son las únicas perdedoras en Avilés, mientras que el resto obtiene unos resultados positivos.

Al hilo del comunicado de IU-Podemos, vemos que ese PSOE que califican de «agotado y sin rumbo» gana de calle estas elecciones, haciéndolo en todas y cada una de las mesas electorales, es decir, se impone en el centro y en los barrios, obtiene 4.514 votos más que en 2016, se sitúa como primera fuerza política, con un 32,89% y saca más de trece puntos al segundo, que es IU-Podemos precisamente.

Con diez puntos más de índice de participación es curioso que sólo IU-Podemos sea el único que pierde votos junto a la sangría del PP. Los populares se dejan 7.270 votos, que seguramente se han ido a engrosar los 2.429 ganados por Ciudadanos y sobre todo explican en buena parte los 5.156 obtenidos por Vox.

Por lo tanto, ¿de dónde saca el PSOE los 4.513 votos más en estas elecciones? Pues parece sencillo: de una mayor participación en las urnas y de llevarse una buena parte de los 2.764 votos perdidos por IU-Podemos, que de todas formas afirma haber salido «reforzada» de esta última cita electoral. Por eso digo si lo de Pablo Iglesias no será contagioso o simplemente se trata de una estratagema para no enfrentarse a lo obvio. Y lo obvio son los números. No son opiniones, son números, es decir, datos objetivos que no van a cambiar por mucho adorno que se quiera utilizar y por mucha retórica que se quiera emplear.

Mientras Pablo Iglesias ofrece ya un gobierno de coalición y hasta se enfada porque Pedro Sánchez vaya a recibir en La Moncloa a Casado, Rivera y a él mismo, por este orden –por orden de representación parlamentaria, que parece una fórmula bastante lógica y respetuosa–, aquí en Avilés Unidas Podemos, Cambia Avilés, se marca como claro objetivo el «desalojar» como sea al PSOE, que siempre ha sido para ellos el enemigo a batir y el causante de todos los males, independientemente de quién esté en el Gobierno central, del que dependen en buena parte todas aquellas cuestiones importantes que jamás va a poder afrontar en solitario ni éste ni ningún ayuntamiento con un exiguo presupuesto.

En una ciudad que ha demostrado en los últimos años su capacidad para salir adelante y para tener una propuesta de futuro que posiblemente la sitúe como la ciudad asturiana mejor preparada para ello, no es bueno que una formación política como IU haya decidido hacerse el haraquiri –camuflada en unas siglas en las que no hay ni rastro de ella– tras haber coprotagonizado una serie de políticas avanzadas, sobre todo en lo social, y haber participado activamente en proyectos de interés para esta ciudad. IU no se ríe como hacen otros de la Isla de la Innovación porque supo desde el primer momento de qué iba esta propuesta de futuro. IU tampoco se ríe ni confronta, a estas alturas, con el Centro Niemeyer, primero porque participó activamente en su desarrollo y formó parte del Patronato, y segundo porque en estos años ha tenido las ideas bastante claras sobre lo que es un centro cultural internacional, algo que no casa con los de la boina y la subvención pública.

El problema se agudiza si, como hace Pablo Iglesias, ignora el mensaje que los ciudadanos van dejando en las urnas en cada cita electoral o se conforma con proclamar que los medios de comunicación, ya se sabe, juegan a la contra de sus intereses. Todo, menos analizar los motivos de sus propios fracasos.

Publicado en La Voz de Avilés-El Comercio el 5 de mayo de 2019

Temas

Sobre el autor

José María Urbano. Periodista. Jefe de Redacción de La Voz de Avilés-El Comercio. El relato de los hechos y los fundamentos de la opinión sólo pueden tener su base en el poder de los datos. En un mundo en el que imperan los clics, los shares, las notas teledirigidas, las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones huecas en busca de un titular, hay que reivindicar el periodismo hecho por profesionales. Política, economía, cultura, deportes... la vida en general, tienen cabida en este espacio que pretende ir más allá de la inmediatez, la ficción y el ruido que impera apoyado en las redes sociales. El periodismo es otra cosa.


mayo 2019
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031