¡SÁLVESE QUIEN PUEDA! | Dame buenas noticias - Blogs elcomercio.es

Blogs

José María Urbano

Dame buenas noticias

¡SÁLVESE QUIEN PUEDA!

Avilés, gracias a ArcelorMittal e Idonial, está en una posición privilegiada para afrontar la era de la automatización. La alternativa es la condena a la irrelevancia.

‘¡Sálvese quien pueda! El futuro del trabajo en la era de la automatización’ es el título del último libro publicado por el periodista y escritor argentino Andrés Oppenheimer, considerado como uno de los cincuenta intelectuales latinoamericanos más influyentes. Las páginas de su obra son una reflexión constante sobre todo lo que tiene que ver con la robotización, los algoritmos y la inteligencia artificial (AI). Si usted es capaz de sobrevivir a una depresión en los primeros capítulos, convertido en ‘tecno-negativista’ casi desde el inicio, es probable que al final se reconvierta en un ‘tecno-optimista’ y sea de los que se abracen a los logros que se alcanzarán con esa automatización para descubrir un mundo mejor para todos.

Pero mientras tanto –y hablamos de los diez-veinte próximos años como mucho– nos va a tocar sufrir las consecuencias de ese avance: el 47 por ciento de los trabajos existentes en la actualidad corren el riesgo de automatizarse o volverse obsoletos debido a los avances tecnológicos y el crecimiento de los productos y servicios en línea que están por venir en los próximos años. Éste podría ser el resumen de la obra de Oppenheimer, que recorrió medio mundo para entrevistarse con técnicos y científicos que le «abrieron los ojos» sobre una realidad que incluso ya podemos constatar en profesiones y sectores como los del periodismo, la enseñanza, la medicina, la banca, los seguros, el comercio, la industria… Todo el mundo se verá afectado por la automatización y los algoritmos.

A usted le han regalado una pulsera de esas que tiene conectada las veinticuatro horas y que mide los pasos, las horas de sueño y hasta el ritmo cardiaco. Para programarla y mantenerla actualizada está conectado a un programa informático en donde recogen todas sus variables. Por otro lado, usted es bastante aficionado a los deportes de riesgo, parapente en montaña, barranquismo en condiciones extremas y le encanta subir esas fotos y contar esas aventuras en las redes sociales. Quizás en el primer caso haya dejado escrito que tiene un poco de sobrepeso y que las rodillas le ‘flojean’. En el segundo, que tuvo un pequeño percance. Pues bien, los algoritmos utilizados en las casas aseguradoras aconsejarán, en base a esos datos, que en la próxima renovación de su seguro habrá que subirle la prima que paga ahora.

Son solo dos ejemplos sencillos recogidos en este ‘¡Sálvese quien pueda!’ (Penguin Random House Grupo Editorial, México). Oppenheimer invita a tomar decisiones y prepararse a fondo para tratar de evitar la crisis que inicialmente va a provocar esta automatización en el empleo a nivel global.

En el ‘Modelo Avilés’, reconocible y reconocido fuera incluso de nuestro ámbito territorial, figuran una serie de fortalezas que son las que deberían ocupar todos nuestros esfuerzos y el de nuestros responsables políticos, precisamente porque suponen una ventaja adicional para prepararnos ante esa nueva era que ya nos empieza a invadir.

Industria e innovación son dos pilares de ese ‘Modelo Avilés’ en el que se debería profundizar sin ningún tipo de duda. Dos cualificadas personalidades de esos dos sectores, como son Luis Ángel Colunga, vicesecretario general de IndustriAll, organismo con sede en Bruselas y que agrupa a los sindicatos de la industria de 38 países, e Íñigo Felgueroso, director general de Idonial (Prodintec+Itma) ofrecieron hace unos días en el palacio de Valdecarzana, en un acto organizado por el PSOE de Avilés, las claves del presente y el futuro de la industria y la innovación.

 

amittal-para-blog

 

Colunga expuso los datos y las conclusiones contenidas en el estudio de la Comisión Europea sobre ‘El futuro de la industria’, en el que se señalan varios aspectos dignos de ser tenidos en cuenta: el 80 por ciento de la inversión en I+D+i tiene que ver con la industria, sector que emplea a 32 millones de trabajadores en Europa; o que el problema más grave detectado es el del envejecimiento de la mano de obra y su cualificación. En el capítulo de propuestas, el avilesino se refirió a la necesidad que remarca ese estudio de que la Unión Europea recupere las inversiones públicas en los Estados al nivel de antes de la crisis de 2008, tras constatar el fracaso de las políticas de austeridad; profundizar en la digitalización industrial, inteligencia artificial e internet de las cosas y evaluar las consecuencias que va a tener en el empleo a corto y medio plazo; la falta de conocimiento general de las plantillas y las consecuencias sociales; el rescate de la figura del aprendiz en las empresas y la formación como elemento clave. Y finalmente, la necesidad de anticiparse a los cambios.

«No hay más opción que la innovación y la tecnología. Y necesitamos reaccionar a tiempo». Íñigo Felgueroso fue directamente al núcleo de la cuestión. España lleva desde hace ocho-nueve años separándose de Europa en cuanto a inversión en I+D+i (2,03% de inversión frente al 1,19, menos en Asturias todavía, el 0,76%), debido en parte a una cuestión cultural: no se ve la I+D+i como una inversión, sino como un gasto, aunque sea un elemento clave para la mejora de procesos y de productos.

Para Felgueroso, Asturias, y en concreto Avilés está bien posicionada, lo que se necesita es tener una visión global, mantener un ecosistema innovador estable y un liderazgo, que en el caso de esta ciudad está asumido por los centros de ArcelorMittal e Idonial, dentro del Parque Tecnológico Isla de la Innovación. «Silicon Valley se montó sobre un desierto. Aquí no partimos de cero, pero todo va a venir muy rápido y no estamos solos: Galicia y País Vasco nos hacen competencia», señaló gráficamente Felgueroso.

El pasado día tres tuve la oportunidad de visitar uno de los centros de I+D+i de ArcelorMittal en Avilés, con Nicolás de Abajo y parte de su equipo como anfitriones. La mañana concluyó en el centro de 3D situado en la nave que ocupa en la zona logística del PEPA –enfrente se está a punto de abrir otra de dimensiones extraordinarias– y al final uno concluye que algunas de las cosas que se están haciendo por parte de estos centros de Avilés están dando ya la vuelta al planeta. Y por otra parte, ese mundo hoy en parte desconocido de las nuevas tecnologías nos abre definitivamente el camino, posiblemente el único, para asegurar nuestro futuro.

Íñigo Felgueroso lo resumió así: «Innovar es arriesgado, pero más arriesgado es no innovar». Y en una de sus páginas de ¡Sálvese quien pueda!, Oppenheimer pone en boca de uno de sus ilustres entrevistados, el gurú de la medicina alternativa Deepak Chopra: «La tecnología es la próxima fase de la evolución humana y no se puede detener. Los principios darwinianos establecen que te adaptas –y no solamente te adaptas, sino que te adaptas rápido y eres un pionero en el movimiento– o te conviertes en algo irrelevante. Por lo tanto, cualquier persona que piense que puede detener la revolución de la tecnología, la realidad aumentada, la realidad virtual o la inteligencia artificial está condenado a la senilidad y a la irrelevancia. Es el principio número uno».

El camino en Avilés cada día está marcado con mayor claridad.

 

Publicado en La Voz de Avilés-El Comercio el 19 de mayo de 2019

Temas

Sobre el autor

José María Urbano. Periodista. Jefe de Redacción de La Voz de Avilés-El Comercio. El relato de los hechos y los fundamentos de la opinión sólo pueden tener su base en el poder de los datos. En un mundo en el que imperan los clics, los shares, las notas teledirigidas, las ruedas de prensa sin preguntas y las declaraciones huecas en busca de un titular, hay que reivindicar el periodismo hecho por profesionales. Política, economía, cultura, deportes... la vida en general, tienen cabida en este espacio que pretende ir más allá de la inmediatez, la ficción y el ruido que impera apoyado en las redes sociales. El periodismo es otra cosa.


mayo 2019
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031