Blogs

Luis Arias Argüelles-Meres

Desde el Bajo Narcea

CASADO Y EL REARME IDEOLÓGICO DEL PP

Resultado de imagen de Pablo Casado, el comercio

Una de las principales bazas que que favorecieron a Pedro Sánchez en las primarias del PSOE consistió en dejar claro que el partido fundado en su día por Pablo Iglesias Posse tenía que ser fiel a su legado moral, diferenciarse claramente de la derecha no sólo en las siglas, sino también en los proyectos y en las políticas. Pues bien, el señor Casado, a lo largo de su campaña, insistió en la necesidad de recuperar las señas de identidad del PP: la familia, la unidad de España, el liberalismo económico. O sea, una derecha sin complejos de la que durante su segundo mandato tanto se vanaglorió Aznar.

Tengo para mí que es más probable que el señor Casado no defraude a quienes esperan de él ese discurso de una derecha sin complejos a que Pedro Sánchez, en los hechos, sea consecuentemente con el legado moral del PSOE: una sociedad menos desigual, unas políticas que tengan como principal objetivo a los más desfavorecidos y una decidida apuesta por lo público.

En este momento en el que el bipartidismo es historia, las dos principales fuerzas políticas desde la transición a esta parte, cuentan con sendos líderes que representan, por un lado, un cambio generacional y, por otra parte, esgrimen discursos que pretenden recuperar unas señas de identidad perdidas, o, en todo caso, orilladas. O sea, a los partidos turnantes de esta segunda Restauración borbónica también les llegó el cambio, si bien está por ver cómo lo plasmarán en sus políticas.

Se está escribiendo mucho acerca de la ideología del señor Casado como una posible vuelta al aznarismo y como una ruptura con Rajoy. Si se derechiza, como promete hacer, el PSOE no tendrá que esforzarse mucho en argumentar que no se parece al PP, mientras que el partido del señor Rivera podrá seguir esgrimiendo su centrismo.

Solo le falta al señor Casado dar un paso más, y consistiría en que él y su partido se declarasen abiertamente de derechas, y no de centro derecha, un eufemismo el de la palabra centro, que hasta el propio Fraga utilizó en su momento.

El problema de la derecha española está, entre otras cosas, en sus orígenes fundacionales por parte de ministros de Franco, así como en su cercanía al nacional-catolicismo. Sería muy saludable democráticamente contar con una derecha más abierta y más europea, al tiempo que no hay que perder de vista que no siempre coinciden la militancia y los votantes en elecciones. Si el PP se radicaliza, puede haber fuga de votos hacia otras formaciones.

Pero todo se verá y todo se andará. De momento, ahí está el señor Casado con su rearme ideológico, así como una ausencia casi total de autocrítica en torno a los grandes lunares de su partido en materia de corrupción. Y, desde luego, a diferencia de lo que hizo Aznar, cuando el felipismo se hundió por la corrupción, el político palentino no plantea como principal objetivo la lucha en contra de esa lacra, sino la recuperación de unas señas de identidad que estuvieron aparcadas, tal y como plantea don Pablo Casado en las últimas entrevistas concedidas a la prensa.

¿Estará de acuerdo la sociedad española en que la derecha se derechice aún más? ¿No fue Mariano Rajoy lo suficientemente de derechas?

¡Ay! Que el republicanismo nos coja confesados.

Temas

Blog de Luis Arias Argüelles-Meres

Sobre el autor

Luis Arias Argüelles-Meres es escritor y profesor de Lengua y Literatura en el IES "César Rodríguez", de Grao. Como columnista, publica sus artículos en EL COMERCIO sobre,actualidad, cultura, educación, Oviedo y Asturias. Es autor de los blogs: Desde el Bajo Narcea http://blogs.elcomercio.es/desde-el-bajo-narcea/ Desde la plaza del Carbayón http://blogs.elcomercio.es/panorama-vetustense/


agosto 2018
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Contenido Patrocinado