Blogs

Antonio Ochoa

Entre montañas

Navelgas

Tiempo ha, en concejos extensos como éstos del suroccidente, los desplazamientos a pie (o pata) a la capital municipal desde los lugares más alejados suponían toda una larga y fatigosa jornada. Por ello, algunos pueblos en las confluencias de los valles fueron creciendo hasta alcanzar la categoría de pequeñas villas, subcapitales cercanas, donde los habitantes del mundo rural podían encontrar el comercio y servicios que demandaban cotidianamente. Allí, los ojos asombrados de un niño pueblerino, podían contemplar por primera vez calles pavimentadas y edificios de pisos en los que convivían varias familias (dos milenios después de que los romanos inventaran las insulae).

Estas villas alcanzaron su cénit a principios del siglo pasado y, después, la mejora de las comunicaciones y el despoblamiento del mundo rural las abocó a la decadencia. Comercios y bares fueron cerrando sus puertas y en aquel patio del colegio, antaño repleto de alumnos, ahora sólo juegan unos pocos, disfrutando de la feliz infancia rural antes de tener que hacer las maletas como las promociones anteriores. Sin embargo, el cambio de milenio que se temía traería el declive final, ha traído un cambio de tendencia. Los residentes (habituales, esporádicos y afectivos) de muchos de estos núcleos no han querido resignarse a su desaparición y han decidido presentar batalla al abandono.

Aquí y allá, alrededor de iniciativas de la más diversa índole, se han ido reuniendo las personas, aunando las voluntades y concitando los esfuerzos para poner un punto y aparte en la historia de un olvido anunciado e iniciar un nuevo capítulo más abierto a la ilusión. Navelgas es uno de estos sitios. Con su Festival del Esfoyón y el Amagüestu y su Campeonato Nacional de Bateo de Oro, que acaba de celebrar su decimoctava edición, han devuelto su pueblo a la actualidad; el orgullo, al corazón de sus habitantes y las ganas de luchar por su tierra, al ánimo de sus jóvenes. Mi enhorabuena a los que, en el camino de esa búsqueda de oro, han encontrado algo mucho más valioso: una nueva esperanza.

Temas


agosto 2018
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031