Blogs

Antonio Ochoa

Entre montañas

Videojuegos

Desde luego, no apruebo que niños y jóvenes se pasen la vida enchufados a la pantallita, ni que ésta se use como recurso para tenerlos controlados. No hay sucedáneos para el cariño, la atención y la educación que los padres deben a sus hijos. Sin embargo, demonizar las maquinitas tampoco es correcto. Los videojuegos, al igual que otros juegos, son una buena manera de que aprendan cosas y desarrollen habilidades útiles para la vida. Yo disfruto, de cuando en cuando, matando monstruos y son muchas las lecciones que me ayuda a recordar, con la ventaja de que, si meto la pata demasiado, recargo la partida y listo; función que, en la vida real, no hemos conseguido implementar.

Para empezar, aunque hay muchas formas válidas de enfrentarse a los peligros virtuales, pronto encuentras que, si te lanzas al tuntún, te liquidan a las primeras de cambio y, si eres demasiado precavido, te aburres como una ostra y no llegas a ningún sitio. Calcular la cantidad de riesgo que a ti personalmente te permite avanzar sintiéndote cómodo, será tu primera lección. Además, a lo largo de tus aventuras vas encontrando multitud de objetos valiosos, pero no puedes acarearlos todos, tienes que elegir qué conservar y no acumular cosas innecesarias y ésa será tu segunda lección. Al final del juego, todos los objetos y el oro que has juntado y no has usado desaparecerán sin haberte servido para nada más que perder el tiempo. Ésa será tu tercera lección.

También descubres que, tras derrotar a temibles dragones, sortear astutas trampas y resistir poderosos conjuros, el enemigo que te acaba derrotando siempre eres tú mismo. Tu descuido, tu arrogancia, tu tacañería o tu pereza mental son los que más veces te “matan”. Eso suele causarte bastante frustración, pero te ayuda a reconocer y corregir tus defectos y esa será tu lección más importante. Lo otro, que un juego es un juego y que no debe sustituir a la vida real, es justamente lo que los padres y educadores debemos ayudarles a comprender.

Temas

octubre 2018
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031