Blogs

Antonio Ochoa

Entre montañas

Tinta

El uso de algunas expresiones persiste más allá del de las palabras que las componen. Al empezar este artículo continuando el anterior, pensé en “cosas que se me habían quedado en el tintero”, aunque yo pertenezco ya a la generación del “boli” y pocas veces en mi vida usé una pluma. Es curioso, cómo los medios materiales que usamos para escribir influyen en el contenido y la valoración de nuestros escritos. Usar pluma y tintero requería pulcritud, paciencia e ideas claras; pensar meticulosamente con antelación lo que se quería decir y luego trasladarlo cuidadosamente al papel. No se podía borrar o corregir. En aquellos tiempos, cuando el valor de una persona se medía por el valor de su palabra, los documentos tenían carácter casi sagrado.

El bolígrafo y la máquina de escribir, en cambio, no necesitaban de tanto cuidado y previsión. Permitían pasar fácilmente de las ideas al papel. Seguía siendo complicado corregir, pero era relativamente sencillo rehacer una o varias páginas. Eso sí, aunque escribir estaba ya al alcance de cualquiera; publicar, no.  La palabra impresa conservaba cierta credibilidad. Y entonces llegaron los medios electrónicos y toda aquella sensación de inevitabilidad y permanencia se perdió. Todo se podía corregir y deshacer, copiar y pegar, escribir y pensar al mismo tiempo, escribir primero y pensar después, escribir primero y no pensar nunca. La sintaxis y la gramática quedaron gravemente dañadas; la honestidad resultó herida de muerte.

Los embusteros, estafadores y manipuladores empezaron a proliferar y la mentira, como un virus, se contagió a todos los demás. Cada día recibo avisos falsos, vídeos trucados y noticias inverosímiles reenviadas por personas que ni siquiera se tomaron un minuto para verificar la información. Amigos míos que se pondrían colorados hasta las orejas si tuvieran que mentirme a la cara, no tienen ningún reparo en hacerlo por Whatsapp o Facebook. Ni siquiera son conscientes de que ayudar a difundir un engaño te convierte a ti mismo en un embustero. Difícilmente podemos exigir honestidad a los políticos cuando la nuestra está tan comprometida.

Temas


noviembre 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Contenido Patrocinado