Blogs

Guillermo Díaz Bermejo

A las pruebas me remito

UN RUFIAN EN EL CONGRESO

Se suele calificar de rufián, a una persona vil, despreciable, infame, que carece de honor y que vive del engaño. Ahora, en los escaños de nuestro Congreso, se sienta un joven, apellidado Rufián que, por lo que venido escuchando y leyendo y por lo que ha quedado ratificado ayer, tras el escándalo provocado en nuestro Congreso (escándalo que ha obligado a la Presidenta, a expulsarlo de la Tribuna, por su bochornoso espectáculo), está en el camino de hacerse acreedor a ese calificativo, con todos los méritos. Está haciendo honor a su apellido.

La única opinión que tenía de él, es la que me había formado oyéndolo en la Tribuna del Congreso, donde con un tono retórico, medido y pausado, provoca, insulta, descalifica, apabulla y acosa al rival, llama gánster al contrincante, con unos estilos y con unos tonos propios de una discusión de taberna. En el escaño ha dicho frases como estas: “Buenos días a todos menos a los Corleones sin honor que conspiran desde los despachos” “Vale, cambio mamporrero que tanto le ofende, por lacayo”. “Yo no soy gallo, lo que no soy es gallina como Vd.” “Prefiero parecer bruto para que me entiendan, a pasar desapercibido”. “veo que no tiene vergüenza”. “usted es idiota”. Ha llegado a tal extremo de desmesura que, tras lo ocurrido ayer cuando acusó a Borrell de ser el “ministro más indigno de la historia de nuestra democracia y de ser un hooligan de la Sociedad Civil Catalana, que es una organización de extrema derecha”, tiene el honor de ser el primer Diputado, al que la Presidenta de la Cámara, Ana Pastor, tuvo que expulsar del hemiciclo, tras haberlo amonestado de modo reiterado , al igual que antes, en otras sesiones parlamentarias, ya le había retirado la palabra en un debate.

Me he documentado para saber algo más de este Diputado de 36 años y veo que ha nacido en Santa Coloma de Gramanet, hijo y nieto de trabajadores andaluces que emigraron a Cataluña, procedentes de Jaén y Granada. Obtuvo la diplomatura en relaciones laborales y posteriormente, en la Universidad privada Pompeu Fabra, hizo un master en Dirección de Recursos Humanos. Este master no oficial, tiene un coste que ronda los 7.000€ e incluye prácticas en empresas destacadas.

Dice que trabajó en una empresa de selección de personal, pero el diputado de ERC nunca ha querido desvelar el nombre de la misma, lo que hace que existan muchas sospechas sobre la veracidad de su trayectoria académica y profesional. Lo que sí es público, es que ha sido despedido por la empresa donde trabajaba y a partir de ahí pasó a formar parte de las listas del paro. Cuando Rufián llegó al Congreso, estaba percibiendo una prestación de desempleo de 613 euros mensuales. En 2014 inició su andadura política vinculándose al activismo independentista, como miembro de Sumate (plataforma que reivindica el independentismo expresado en castellano). En un momento determinado conoció a Oriol Junqueras y pasó a ser miembro de ERC donde resultó elegido para encabezar la lista de Esquerra Republicana por Barcelona. Resultó elegido en las elecciones del 20 de Diciembre y actualmente es Portavoz adjunto del grupo ERC en el Congreso.

En este momento, con tan poco tiempo como parlamentario, es probablemente el político catalán que ocupa más titulares. Sus provocadoras e insultantes intervenciones, se convierten en virales, e igualmente, sus declaraciones son “treending topic”. De lo que no hay duda es que su agresividad y su estilo barriobajero, le están dando una gran notoriedad.

En las redes sociales suelta cosas como estas: “banderas a media asta por la muerte de la aconfesionalidad”, Amancio Ortega es un explotador, aunque después en un plató televisivo porte una americana de Zara.

Como el mismo confesó, no quiere pasar desapercibido, pero ¡ a qué precio! . Por lo que veo, para el todo vale con tal de conseguir notoriedad. En todo lo que he oído y leído, aparte de exabruptos, insultos, tonos provocadores y jactancia, nunca he oído nada de cuáles son sus propuestas parlamentarias, porque si quiere cambiar las cosas, lo lógico que ponga encima de la mesa propuestas concretas para debatir, pero parece que eso ya es más complicado, o porque no tiene propuestas o porque no sabe.

Termino diciendo, Sr. Rufián, deje a un lado esas actitudes propias de los matones arrabaleros, compórtese conforme a las reglas parlamentarias, y hombre, a ver si algún día, se le ocurre poner encima de la mesa una propuesta concreta. Creo que el sueldo mensual que ahora percibe, de más de 7.000 euros, ha de servir para que aporte algo útil y no para que insulte a los contrincantes parlamentarios que no piensan como usted.

Temas

Blog de Guillermo Díaz Bermejo

Sobre el autor

El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.


noviembre 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Contenido Patrocinado