TRAS LAS ELECCIONES | A las pruebas me remito - Blogs elcomercio.es

Blogs

Guillermo Díaz Bermejo

A las pruebas me remito

TRAS LAS ELECCIONES

Ya han pasado las elecciones y tras ellas, si algo ha quedado más que claro, es que el bipartidismo imperante hasta ahora en nuestra moderna democracia, ha llegado a su fin. De los resultados registrados en las urnas, se deduce que España es un país de centro, además de plural. El PSOE de Pedro Sánchez ha triunfado de modo indudable, así como también resulta indudable la fuerte presencia de CS. Por el contrario, el cataclismo del PP ha sido monumental y la irrupción de la extrema derecha de VOX no ha sido tan importante como se esperaba. Lo mismo ocurre con Unidas Podemos que ha llevado un buen descalabro.

Se ha registrado una participación histórica y esto, unido al número de partidos que han concurrido, con una amplia y variada oferta, hace que los resultados electorales respondan de modo claro a las preferencias que los ciudadanos han dejado registradas en las urnas. Previamente al día electoral, los diferentes partidos habían desarrollado una crispada campaña política, llena de acusaciones mutuas de todo tipo y vacía de programas. Pese a esta campaña, los ciudadanos debemos de felicitarnos porque la jornada electoral discurrió con total normalidad, sin ningún incidente digno de mención y con un rápido recuento de votos.

Ahora toca negociar mucho para llegar a acuerdos y pactos, que permitan formar el próximo gobierno y empezar la XIII legislatura. El escenario que hemos tenido hasta el día de las elecciones era el de ver cómo nuestros políticos, sin altura de miras y sin ningún sentido de estado, se dedicaban a despellejarse y a descalificarse unos a otros, dando una imagen deplorable. Nadie debatía sobre programas políticos concretos y nadie pensaba o hablaba de lo que necesita España y los españoles.

Los ciudadanos hemos cumplido con nuestro deber yendo a votar y ahora lo que toca es que los políticos, con auténtico sentido de estado, dejen a un lado los insultos y las descalificaciones y empiecen a gestionar los resultados de las urnas con rigor y con responsabilidad, que para eso les pagamos. Los políticos tienen que pensar de una vez por todas, que están al servicio de los ciudadanos y no al servicio de sus intereses personales y de partido. Nosotros somos los que pagamos los impuestos y con un gran esfuerzo fiscal de las clases medias, estamos sosteniendo una desmesurada estructura de estado llena de chiringuitos políticos de todo tipo, que sirven de puertas giratorias para pagar favores, así como para colocar familiares y amigos, aviones y helicópteros, coches oficiales, buenos sueldos e ingentes cifras de dietas por las que no cotizan.

En este momento, lo que necesitamos es que, con sentido de estado, el PSOE que ha ganado las elecciones, no negocie a cualquier precio para saciar la ambición de poder de Pedro Sánchez. Debe de negociar con un partido de centro como es CS, ya que, de ese modo, alcanzaría la mayoría que necesita para gobernar y no tendría necesidad de ponerse en manos de partidos nacionalistas, independentistas y radicales de izquierdas, a los que, como compensación a su apoyo, quedaría obligado a darles una serie de concesiones, prerrogativas y ventajas, de las que no podrían gozar otras comunidades autónomas. Ya es más que evidente que los nacionalismos son insaciables y que siempre piden más y más.

La lógica y el sentido común dice que nuestra democracia ha de evitar los extremismos de un lado u otro, que tratan de imponer ideas como las de los nacionalismos periféricos

Pedro Sánchez puede superar la investidura con el apoyo de CS ya que de este modo superaría la mayoría absoluta de 176 votos que necesita. Entiendo que es el pacto más razonable, ya que podría formar un gobierno centrado. En otro caso, si deseara pactar con partidos nacionalistas y Unidas Podemos, es evidente que también podría alcanzar esta mayoría, pero seguro que con un alto precio de concesiones de todo tipo que, probablemente, no facilitarían la gobernabilidad y la estabilidad que, en este momento de difícil coyuntura económica, necesita España.

Nosotros, los ciudadanos españoles en estas elecciones hemos sido un ejemplo de comportamiento positivo y moderación. Creo por tanto que ahora toca que, quienes se postulan para gobernarnos, tengan esa misma positividad y moderación. Por primera vez en nuestra moderna democracia, ya no vamos a tener bipartidismo y es necesario que, también por primera vez, se llegue a un gobierno de coalición.

Ya no es razonable ni tan siquiera sensato que, quien vaya a gobernar, utilice un bloque en permanente confrontación con otro bloque. No es asumible que a lo que se aspire es a confrontar unas fuerzas políticas con otras. Ya es hora de que esas confrontaciones finalicen y que, con auténtico sentido de estado, los políticos aprendan a dirigir este país con un gobierno de coalición. El anterior bipartidismo que se iba alternando en el gobierno, tenía poco interés en cambiar las cosas.

Ahora, hay que evitar la inestabilidad política y por tanto, ese gobierno de coalición, con altura de miras, podría provocar de una vez por todas la aplicación de medidas consensuadas, que facilitaran la regeneración democrática, la auténtica independencia del poder judicial, la reforma del sistema electoral, la finalización de la crisis territorial, la reforma de las administraciones públicas y del sistema educativo, la reforma del mercado laboral y otras muchas más, de índole económica y social.

España ya no se puede permitir mas frenos, mas gobiernos provisionales y mas parálisis institucional. Quienes vayan a gobernar deben de ponerse manos a la obra y desde una posición central, alejada de los extremismos de un lado u otro, empezar a gobernar con firmeza pactando transversalmente con todos los representantes políticos, sin excepción. España no puede permitirse tener a los ciudadanos divididos en dos bloques que se enfrentarán sistemáticamente. No nos lo merecemos. Necesitamos un gobierno de centro capaz de emprender un programa de reformas que coloque a España en el lugar que se merece. ¿Será mucho pedir?

Temas

Blog de Guillermo Díaz Bermejo

Sobre el autor

El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.


mayo 2019
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031