Blogs

Juan Neira

LARGO DE CAFE

UN CAMINO SIN ATAJOS

El atentado de ETA en Legutiano (Álava) que costó la vida del guardia civil, Juan Manuel Piñuel, y causó heridas a otros cuatro agentes, devuelve, definitivamente, la reflexión sobre el terrorismo etarra a las coordenadas en que estuvo situada durante décadas. Es el cuarto atentado mortal que ejecuta ETA desde que declaró la última tregua, con el balance global de seis asesinatos. La especulación sobre el fin próximo de ETA y el debate que podría haber en el seno de la organización terrorista acerca del abandono de las armas ha dejado de tener sentido. El discurso sobre la imposibilidad de seguir asesinando ciudadanos, al producirse un gran rechazo hacia el terrorismo en la sociedad española después del 11-M, no se ha sido validado en la práctica, porque los etarras han encontrado argumentos para seguir matando, y el sector de la sociedad vasca que secunda a ETA ha pretendido darle amparo desde las candidaturas de ANV. ETA había abierto una expectativa en la que nunca creyó, y ahora todo vuelve a su sito.

Las principales formaciones políticas han condenado de forma unánime el atentado, sin que se intercambiaran reproches entre el Gobierno y la oposición; la única declaración desnortada fue la del lendakari Ibarretxe, al comentar apesadumbrado el daño que causaba ETA a la causa del nacionalismo, como si pesase más en su ánimo la contrariedad que supone el asesinato ante la próxima entrevista con Zapatero, que el espontáneo rechazo ante la barbarie. Es la típica reacción del PNV que considera a los etarras unos tipos que se han equivocado de camino, en vez de contemplarlos como unos terroristas sin más.

ETA había renovado en recientes comunicados su voluntad de atentar, y el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, también había alertado de esa posibilidad. No será la última vez, por desgracia. Estamos dónde siempre habíamos estado, con los partidos democráticos respaldando la actuación de Policía y jueces, sin que haya en el horizonte ninguna estrategia de negociación. Se terminó la discusión entre los demócratas sobre las vías para acabar con el terrorismo, mientras el nacionalismo moderado sigue jugando con doble baraja. Es mejor saber que el camino será largo que seguir falsos atajos.

Temas

por JUAN NEIRA

Sobre el autor