Blogs

Juan Neira

LARGO DE CAFE

BARBÓN, POR ACLAMACIÓN

El ‘sanchismo’ ha entrado en ebullición desde que el nombre de Fernando Lastra suena como candidato del sector crítico para las elecciones primarias a la Presidencia del Principado. El consejero de Infraestructuras es un peso pesado del socialismo asturiano y con su presencia las primarias estarían muy lejos de convertirse en un partido entre solteros contra casados. Los dirigentes ‘sanchistas’ revisaron su lista de notables y hay consenso en que el mejor candidato sería el flamante secretario general de la FSA, Adrián Barbón. Tienen otras opciones, pero en una hipotética disputa con Fernado Lastra no se pueden permitir el lujo de dejar al principal activo de la organización en el banquillo. Al pretender minimizar los riesgos, todos los ojos se dirigen hacia el secretario general.

Tras el triunfo de Pedro Sánchez sobre Susana Díaz y Patxi López, los ‘sanchistas’ volvieron a hacerse con el control del aparato del partido a escala nacional. Al tratar de extender el poder sobre las comunidades autónomas se encontraron con muchas más dificultades de las que habían imaginado. Todos los barones autonómicos revalidaron su liderazgo interno, excepto en Asturias, al renunciar Javier Fernández a prolongar su mandato. Las primarias entre Adrián Barbón y José María Pérez (‘Josechu’) se saldaron con una holgada victoria del primero. En la campaña electoral se produjo un anuncio sorprendente, al renunciar Adrián Barbón a ser el candidato autonómico del PSOE. Una decisión inexplicable. El hecho de que Josechu hubiera renunciado a liderar la representación del PSOE en el Principado no justifica la renuncia de Adrián Barbón.

En el caso de Josechu se trataba de un brindis al sol, porque su derrota estaba cantada, mientras que la retirada de Barbón implicaba tener que fabricar otro líder para la disputa autonómica. La única razón de fondo para entender la decisión de Barbón estriba en el inexplicable predicamento del que goza la bicefalia entre los socialistas asturianos. Por esa misma razón, Iván Fernández Ardura ganó las primarias en la agrupación gijonesa, prometiendo que no será candidato a la Alcaldía de la ciudad. Un día vamos a comentar de dónde viene el culto a la bicefalia en el socialismo astur.

Adrián Barbón debe concurrir a las primarias y confrontar con Fernando Lastra, si es que al final también se presenta. Un duelo de verdad, tal como se merecen los militantes del partido que tiene un funcionamiento interno más democrático de España.

Temas

por JUAN NEIRA

Sobre el autor

enero 2018
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031