Blogs

Juan Neira

LARGO DE CAFE

LAS FORMAS DEL DELEGADO

Gabino de Lorenzo anunció su abandono de la Delegación de Gobierno como si dejara el puesto de trabajo en una oficina de correos: «75 años es una buena edad para la jubilación y yo la he cumplido hace unos días». Quizás con la frase quiso hacerle un favor postrero a Rajoy al mandar un mensaje a los sesentones para que sigan trabajando hasta la mitad de la octava década. En efecto, el día de San Valentín cumplió años De Lorenzo, un santo al que siempre guardó un especial fervor.

El caso es que Gabino siempre se expresó de esa manera, con habla de la calle, de barra de chigre, de fiesta familiar, de chuletón entre amigos, de silla de ring de boxeo, de aficionado a peña flamenca, de criador de caballos, de ingeniero responsable de aprovisionamientos. Nunca se sumó al discurso estereotipado de los políticos, porque nunca fue un político al uso, aunque se subió al coche oficial en 1991 y no se bajó de él hasta ayer mismo: 27 años de gasoil subvencionado. Un recorrido envidiado por tantos cargos públicos del PP asturiano que vieron cómo las arrugas surcaban sus rostros y el tinte ocultaba las canas sin abandonar la oposición. Un modelo para Ovidio Sánchez que debutó cuatro años antes que De Lorenzo en el Ayuntamiento de Oviedo pero nunca ganó elecciones ni suscitó confianza para que el jefe del partido pusiera en sus manos funciones ejecutivas.

El abandono de Gabino de Lorenzo es anómalo. Lo lógico y previsible es que esperara al final de la legislatura para decir adiós. O, al menos, que se apeara del puesto tras la celebración de las elecciones autonómicas, municipales y europeas, con la cantidad de políticos del PP que van a quedar en el paro.

Al dejar el cargo coge a la organización del partido con el pie cambiado, ya que tocaba pensar en listas electorales no en el perfil adecuado para ocupar la Delegación del Gobierno. Como hay que buscar una causa de naturaleza política para justificar la retirada se bucea en las tensas relaciones con Mercedes Fernández. Para hacer verosímil esa versión cuenta la personalidad del sucesor. Mariano Marín encabezó la candidatura municipal del PP por decisión de Cherines, y ella fue la que filtró el nombre para convertirlo en delegado del Gobierno. Aun así, no creo que la lideresa pudiera apartar a Gabino si este no hubiera cumplido ya el objetivo: estar al frente de la Policía en el año 2012 era más sugestivo que ser alcalde de Oviedo. Le sucede Mariano Marín, contrapunto de Gabino: sencillo, deportista y todo bondad.

Temas

por JUAN NEIRA

Sobre el autor


marzo 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031