Blogs

Juan Neira

LARGO DE CAFE

DURO, UN TROZO DE ASTURIAS

La crisis de Duro Felguera es la noticia más negativa del mundo empresarial asturiano del último año. Los problemas vienen de atrás, pero en los últimos meses se pusieron crudamente sobre la mesa. Las pérdidas históricas de 2017, dando paso a una minoración patrimonial que la coloca en causa objetiva de disolución, junto con la desconfianza abierta entre la banca acreedora y los dos principales paquetes accionariales que forman el núcleo duro del capital, sitúan a Duro al borde del abismo. La esperanza de salir del agujero a través de un plan de viabilidad descansa en un hecho incontestable: la empresa tiene un hueco en el mercado. En las circunstancias más negativas que quepa imaginar, el volumen de contratos firmados solo disminuyó en el 7,8% con respecto al anterior ejercicio. Se podrá argüir que hay muchos impagos, pero esa es otra cuestión que tiene que ver con la pérdida de músculo financiero y la forma de gestionar, pero la imagen de la compañía y la competencia dentro del mercado de empresas de ingeniería, especializadas en entregar proyectos llave en mano, se mantiene intacta. En Duro Felguera hay pericia laboral y capacidad empresarial, basta con quitarle parte de la pesada carga que tiene sobre sus espaldas y aportarle un mínimo de liquidez para que remonte el vuelo.

La presentación de un expediente de regulación de empleo es una mala noticia. Pero no conviene ponerse en hipótesis catastrofistas. La mayor reducción de mano de obra vendrá por la venta de divisiones de la compañía, con activos en Asturias y en Madrid. Especular con que la dirección de la empresa propondrá recortar el 25% de los efectivos de la plantilla es ponerse en la tesis de los que quieren organizar el entierro de Duro Felguera.

Es fundamental mantener un grado de consenso entre el consejo de administración, la dirección de la empresa, los acreedores y los trabajadores. Todos tienen que perder para que Duro Felguera pueda ganar. Los bancos, con una quita importante de la deuda a cobrar; los antiguos accionistas, con la ampliación de capital que reduce su peso en la sociedad; la dirección, con una rebaja del staff y de sus emolumentos, y los trabajadores, con algún ajuste que deben gestionar los sindicatos. Duro Felguera lleva 160 años incrustada en el paisaje asturiano y es propiedad de los asturianos. Ya vivió situaciones angustiosas, como en la crisis económica de 1993, pero siempre salió airosa. No sé interpretar el silencio de nuestros políticos.

Temas

por JUAN NEIRA

Sobre el autor


marzo 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031