LA LIQUIDACIÓN DE IZQUIERDA UNIDA | LARGO DE CAFE - Blogs elcomercio.es

Blogs

Juan Neira

LARGO DE CAFE

LA LIQUIDACIÓN DE IZQUIERDA UNIDA

Alberto Garzón planea un golpe de mano en IU liquidando la tradicional estructura de federaciones y sustituyéndola por una nueva organización centralizada en Madrid. Durante treinta años, desde 1986 hasta hoy, IU se articuló sobre territorios federados. Cada uno de ellos tiene personalidad jurídica propia y gestión económica autónoma. Ahora, de la noche a la mañana, Alberto Garzón quiere borrar esa estructura y hacer una nueva organización unitaria, con todos los recursos centralizados. Un modelo que no tiene ninguna otra fuerza política en España. El Estado de las autonomías lo han interiorizado los propios partidos, adaptando su organización a la estructura estatal. ¿Qué hay detrás del giro jacobino de Garzón?

El coordinador general de IU tiene dos motivos para liquidar las federaciones. Le urge sanear la economía de Izquierda Unida, lastrada por las deudas. Le interesa contar con los recursos de las federaciones para hacer frente a los compromisos de pago. Hasta 2015, IU contaba con cerca de cuarenta diputados regionales, que tras las últimas elecciones autonómicas se quedaron en nueve, cinco de ellos toman asiento en la Junta General del Principado. Si exceptuamos a Asturias, IU solo tiene cuatro diputados autonómicos en toda España. Por esa vía dejó de ingresar mucho dinero la organización. El otro motivo es la preparación de la fuerza política para ingresar en Podemos o ser absorbida por Podemos. Sin federaciones, sin órganos territoriales, todas las decisiones se tomarán en Madrid. A las órdenes de Garzón, habrá un trasvase en masa de la militancia de IU a los círculos de Podemos. Garzón no engaña a nadie, hace ya mucho tiempo que sólo ve al partido morado como alternativa desde la izquierda al PSOE, PP y Ciudadanos. En realidad, Garzón sigue la hoja de ruta de Anguita, obsesionado con crear un amplio movimiento político y social, cuyo eje sería el partido de Pablo Iglesias. El propio Garzón ya dio ejemplo de sumisión y vasallaje, aceptando ir el quinto de la lista por Madrid en las últimas elecciones nacionales, dentro de la candidatura de Unidos Podemos.

La IU asturiana, la de Ramón Argüelles y Gaspar Llamazares, no puede aceptar el plan de cierre por derribo de Garzón. La historia de IU, el peso en la sociedad asturiana (nunca tuvo tantos alcaldes como ahora) y las expectativas electorales piden que se mantenga como fuerza autónoma. Arriar la bandera de IU sería decepcionar a 65.000 electores que recelan de los inventos.

Temas

por JUAN NEIRA

Sobre el autor


abril 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30