Blogs

Juan Neira

LARGO DE CAFE

EL PENSAMIENTO MÁGICO

Las tajantes declaraciones de Teresa Ribera –«el carbón no tiene futuro», «las centrales térmicas no tienen sentido»– han reabierto el debate sobre la defensa del carbón en Asturias. La Federación Socialista Asturias está convencida de que Pedro Sánchez impedirá el cierre exprés de las cinco térmicas asturianas. La mejor manera de no proyectar dudas sobre el futuro de las térmicas hubiera sido no sentar en el Consejo de Ministros a Teresa Ribera, una señora que estando al frente del comité de expertos del PSOE para la transición energética dio a conocer un informe donde se anticipaba el cierre de las centrales, así como la clausura de las nucleares al alcanzar las cuatro décadas de funcionamiento. Un proceso simultáneo porque los seis grupos nucleares españoles tienen una antigüedad entre los 30 y 36 años. Si sumamos las térmicas y las nucleares estamos hablando de casi el 40% de la generación eléctrica española que se quedará sin futuro por voluntad de Teresa Ribera, si alguien no lo remedia.

La ministra no quiere ese tipo de equipamientos energéticos, porque le han encargado la transición ecológica y solo quiere oír hablar de viento, agua y sol. ¡Qué bonito, parece un poema! A eso se llama progreso, no como los franceses, con casi sesenta grupos nucleares, o como los alemanes, quemando lignito, el carbón más sucio. No entiendo cómo Ángela Merkel, estos últimos años, abrió media docena de centrales térmicas de lignito y antracita. ¿Será que los alemanes no están a favor de la transición ecológica? A lo mejor les interesa comprar las centrales térmicas que nos sobran.

No conviene engañarse, Teresa Ribera no está sola. No me extrañaría nada que sus ideas en el Congreso de los Diputados contaran con un importante respaldo. La cúpula de los tres partidos de izquierda (PSOE, Podemos e IU) está en sintonía con ella. Y la dirección nacional de Ciudadanos, también.

En la política española se ha impuesto el pensamiento mágico. Hay una falta de rigor generalizada. Da igual ocho que ochenta. Si las pensiones están aseguradas, el gasto sanitario es sostenible y estamos en condiciones de plantearnos derechos sociales más ambiciosos, también podremos vivir de los saltos de agua, los aerogeneradores y los paneles solares. La demagogia galopa sola y el que piense lo contrario es un aguafiestas. Resulta que en unos pocos años vamos a poder prescindir de todo lo invertido en carbón, uranio y gas. Qué fortuna, la cueva nos aguarda.

Temas

por JUAN NEIRA

Sobre el autor

junio 2018
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930