Blogs

Juan Neira

LARGO DE CAFE

TIEMPO MUERTO

El juicio sobre el ‘caso Villa’ ha quedado suspendido parcialmente por el ingreso hospitalario del principal acusado, el ex secretario general del SOMA, que está internado en el servicio de Cardiología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). La sección tercera de la Audiencia Provincial ha pedido a los cardiólogos un informe detallado de la salud de José Ángel Fernández Villa. Tanto la Fiscalía como la acusación particular desean reanudar lo antes posible la vista oral, porque temen los efectos perniciosos que acarrearía una prolongación de la suspensión que podría llevar al juicio al punto de partida, al quedar anuladas las sesiones celebradas hasta ahora, obligando a volver a empezar, como si los dos acusados no hubieran respondido a los interrogatorios.

Desde que el SOMA procedió a querellarse contra su exlíder y contra Pedro Castillejo, secretario de la Fundación del SOMA (Infide), la instrucción del sumario y el juicio han estado marcados por los avatares de la salud de Villa. Su defensa intentó retrasar el avance del sumario argumentando que no estaba en condiciones de someterse a un interrogatorio sobre la gestión que había realizado en el SOMA.

Los internamientos hospitalarios del dirigente sindical en el HUCA pautaron el curso del proceso judicial. La propia salud de Villa fue motivo de controversia con aquel famoso diagnóstico de «síndrome confusional» que dejó a toda la opinión pública patidifusa. También causaron impacto aquellas fotos dramáticas del sindicalista saliendo del HUCA en camilla con los ojos entornados.

Digamos que desde una perspectiva social o pública, el proceso y el juicio de Villa se redujeron hasta ahora a la salud de Villa. Se habló mucho más sobre si estaba o no capacitado para hacer frente a las obligaciones derivadas de una querella, como la presentada por el SOMA, que sobre la sustancia en sí de la querella, con los más de 400.000 euros que exigen las acusaciones que devuelva a la caja del sindicato.

Por ello, la figura tambaleante de Villa se mueve entre la compasión y el descreimiento del público. No se discute tanto sobre la verosimilitud del relato de la Fiscalía y de la acusación particular, o sobre las explicaciones que dio Villa sobre los gastos cargados en la cuenta del SOMA o sobre los ingresos de los cheques de Hunosa destinados a pagar las dietas de los cuadros sindicales, como si Villa, con su quebrantada salud, debe someterse a un juicio y una hipotética condena.

Temas

por JUAN NEIRA

Sobre el autor

julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031