Blogs

Juan Neira

LARGO DE CAFE

LA HERIDA DE LA DERECHA

Carmen Moriyón declaró que pactará con las formaciones políticas cuyos objetivos coincidan con los de Foro. Preguntada por la posibilidad de dialogar con Vox, la candidata a la Presidencia del Principado señaló que no contempla vetos. Por su parte, Álvarez-Cascos se mostró dispuesto a pactos preelectorales o postelectorales con otros grupos, tomando el programa como referencia.

Poco a poco el panorama se va aclarando. Pablo Casado opta por Teresa Mallada en vista de que las encuestas señalan que es bien aceptada por los votantes de distintos partidos del centro-derecha, y los principales dirigentes de Foro allanan el camino para entenderse con otras formaciones políticas. El pacto preelectoral puede tomar la forma de lista conjunta, algo que ya hicieron PP y Foro en las dos últimas elecciones generales. Cualquiera que sepa leer la actualidad y no se quede en la materialidad de las decisiones tomadas (nominación de Teresa Mallada) podrá entrever que PP y Foro van a repetir, a escala autonómica, la fórmula utilizada en las listas al Congreso de los Diputados y al Senado.

Está en marcha la reorganización del centro-derecha, una operación que va mucho más allá de las vicisitudes que acompañan a unos comicios concretos. La operación llega en el momento justo, ya que no hay hueco para cuatro candidaturas en un mismo espacio político. La entente del PP y Foro les garantiza el liderazgo del centro-derecha y desde esa posición podrán articular una alianza de gobierno si logran sumar veintitrés escaños. No hace falta añadir que en Asturias, como en otras regiones, la derecha tratará de transitar por la senda abierta por sus colegas andaluces. De unos comicios convocados para revalidar el liderazgo socialista en Andalucía y romper el maleficio que acompaña a Pedro Sánchez en las elecciones, se ha pasado a descubrir la fórmula con la que la derecha puede hacerse con el poder en feudos socialistas emblemáticos como Andalucía o Asturias.

Los mismos que no se tomaron en serio las palabras de Pablo Casado cuando declaró que el PP no va a competir con Foro, ahora, tras la defenestración de Cherines y la apertura del partido de Cascos a los pactos preelectorales, ensayan un rictus de duda. La herida causada por Rajoy a la derecha asturiana solo sirvió para hacer presidente a Javier Fernández,  ocho años más tarde, está a punto de cauterizar convirtiendo las zancadillas en acuerdos. Tras años de restas la derecha aprende a sumar.

Temas

por JUAN NEIRA

Sobre el autor


enero 2019
MTWTFSS
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Contenido Patrocinado