Blogs

Luis Arias Argüelles-Meres

Panorama Vetustense

VIGA AZUL: NI POR ÉSAS

Entre los seudónimos que utilizó Larra en sus artículos costumbristas está el de Andrés Niporesas, cuyo apellido da buena cuenta de la amarga lucidez del padre del periodismo español. Pues bien, se diría que el partido frente al Mallorca de ayer nos hizo recordar el referido seudónimo.

Grandes cambios no sólo en la alineación, sino también en el sistema de juego, empezando por el debut de Champagne, continuando por jugar con des delanteros arriba y concluyendo con la ausencia de Diegui.

Lo del cambio en la portería, aunque el entrenador no quiso ser explícito en la rueda de prensa, parece claro que obedeció sobre todo a intentar poner freno a la sangría de goles que veníamos sufriendo a balón parado.

La presencia de Ibra en el once inicial respondió -imaginamos- no sólo al buen momento  del delantero nigeriano, sino también a la necesidad de contar con más efectivos en el juego de ataque, evitando, así, que Joselu esté solo, peleando con la defensa contraria y que apenas le lleguen balones.

En cuanto a Diegui, a decir verdad, demostró en los últimos partidos que dista mucho de estar en su mejor momento. Y Bárcenas es polivalente tanto a la hora de defender como de atacar por la banda.

En todo caso, ante el Mallorca, salió un equipo más ambicioso que presentó un sistema mucho más ofensivo de lo que viene siendo habitual y eso se notó desde los inicios del encuentro. Primero, con una ocasión fallida de Bárcenas y después con el golazo de Ibra cambiando la trayectoria de un disparo de Tejera que iba muy desviado.

Tras el gol a favor, el Oviedo no perdió intensidad y dispuso de claras ocasiones en la primera parte, que hubiesen supuesto sentenciar el partido. El pequeño detalle es que no se aprovecharon las susodichas ocasiones y que, tras el descanso, el Mallorca empujó más y consiguió el gol del empate.

No le faltó al once carbayón voluntad de ganar el encuentro, pero estuvimos ayunos de acierto.

Es más, si Champagne no hubiese desbaratado un contraataque del Mallorca, ya en el descuento, estaríamos ahora mismo hablando de otra derrota.

Ni por ésas. Íbamos ganando cuando la peña Symmachiari se incorporó a las gradas, con su alegría, con su oviedismo, con esa carga sentimental que les hace representar la épica de un oviedismo que no desfalleció nunca, a pesar de que todo parecía indicar que no podíamos salir del pozo. Fue una pena que no pudieran llevarse la alegría del triunfo azul.

Ni por ésas. Habrá que esperar que de una vez arranquemos una buena racha de resultados.

Temas

Blog de Luis Arias Argüelles-Meres

Sobre el autor

Luis Arias Argüelles-Meres es escritor y profesor de Lengua y Literatura en el IES "César Rodríguez", de Grao. Como columnista, publica sus artículos en EL COMERCIO sobre,actualidad, cultura, educación, Oviedo y Asturias. Es autor de los blogs: Desde el Bajo Narcea http://blogs.elcomercio.es/desde-el-bajo-narcea/ Desde la plaza del Carbayón http://blogs.elcomercio.es/panorama-vetustense/


noviembre 2018
MTWTFSS
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930