SEMBLANZAS CARBAYONAS: DOLORES MEDIO | Panorama Vetustense - Blogs elcomercio.es

Blogs

Luis Arias Argüelles-Meres

Panorama Vetustense

SEMBLANZAS CARBAYONAS: DOLORES MEDIO

La imagen puede contener: 1 persona

CORAJE LITERARIO

En la obra narrativa de Dolores Medio, Oviedo alcanza un protagonismo mayúsculo
En 2017 se recuperaron los textos censurados en su obra clave.

 

 

Una vida que arrancó en la calle Ramón y Cajal de Oviedo el 16 de diciembre de 1911 y que concluyó el día de su 85 cumpleaños en su ciudad natal. Un periplo vital y literario en el que Oviedo fue punto de partida y final de trayecto. Una obra narrativa en la que nuestra capital alcanza un protagonismo mayúsculo. Dolores Medio estudió Magisterio en una época en la que la Institución Libre de Enseñanza dejó una huella indeleble en la profesión docente. Por otro lado, su vocación literaria la llevó a contar los trabajos y los días de una maestra en una época que empezó siendo apasionante y que, más tarde, estaría marcada por la frustración, la ausencia de libertades y la pobreza.

Alguien escribió que su etapa fuera de Oviedo fue de ida y vuelta, como, en efecto, así sucedió. Nuestra capital es el gran referente de su obra literaria, de su novela más conocida, ‘Nosotros, los Rivero’, con la que obtuvo el Premio Nadal en 1952, con la que se sumó a esa larga serie de grandes novelas en las que el escenario es nuestra ciudad y se sienten deudoras de ‘La Regenta’.

‘Nosotros, los Rivero’ arranca con la ciudad que sestea. Oviedo dormía. Pero, además de ese guiño a la narración clariniana, se trata de una novela en la que el siglo XX es el principal marco temporal.

Dolores Medio fue la segunda mujer que obtuvo el Premio Nadal, después de que Carmen Laforet lo consiguiese con su novela ‘Nada’. No sería del caso comparar ambas novelas, muy diferentes entre sí, pero que, al mismo tiempo, comparten un marco temporal marcado por el sufrimiento como es la posguerra. Tuvo un enorme mérito poder contar en plena posguerra los años de aprendizaje de Lena, trasunto de la autora. Como sabemos, la censura hizo de las suyas, pero, aun así, ‘Nosotros, los Rivero’, salió adelante. Y, por cierto, a últimos de 2017, se recuperaron los textos eliminados por la censura en una edición al cuidado de Ángeles Caso.

Vale la pena, como hizo la profesora Rosa Moriano en un estudio reciente, confrontar ambos textos y detenerse en lo que se eliminó, no sólo cuestiones políticas y morales, sino también los afanes de la protagonista que confesaba sus aspiraciones a poder vivir de la literatura.

Por otra parte, Oviedo no sólo es el escenario de ‘Nosotros, los Rivero’, sino que también tiene su plasmación literaria en otras obras suyas, entre ellas, en su ‘Diario’, libro publicado a principios de los sesenta, que, según parece, parte de otra novela que no llegó a concluir. En esta obra, cuyos escenarios principales son la Asturias rural, Madrid y Oviedo, nuestra ciudad será el enclave de sus años de aprendizaje, en los que el amor alcanza una importancia extraordinaria, amor y desamor, también represión política en la medida en que esto podía contarse burlando a la censura. Amor y represión política que tienen lugar en este libro. El novio de la narradora es encarcelado y ella misma fue depurada como maestra.

Desde luego, aquí no es Oviedo la ciudad durmiente, sino el escenario de una de las épocas más duras y dolorosas del siglo XX.

Desamor que no sólo viene motivado por la represión política, sino también porque el personaje del que se enamoró, que le inculcó los ideales por los que Irene lucha, en un momento dado no sólo la abandonaría a ella, sino que además traicionaría sus propios sueños.

Y este ‘Diario’, en fin, plasma también los afanes y desvelos de aquella República que tuvo en la profesión del Magisterio uno de sus principales baluartes.

Dolores Medio y Oviedo. Bautizada en la iglesia de San Tirso en un día que nevaba, fallecida a sus 85 años. En todo ese periplo, pasaría de la calle Ramón y Cajal a la calle Jovellanos. La cercanía y el cogollo del Oviedo de siempre.

Sin embargo, si en lo espacial el recorrido no fue muy largo, en lo temporal estamos hablando de casi un siglo que asombró al mundo con sus sueños y que desoló al mundo con sus sufrimientos.

Desde luego, el siglo XX, literariamente hablando, novelísticamente hablando, pasó por Oviedo, gracias, en gran medida, a la obra literaria de Dolores Medio.

Y, a poco que se conozca su obra, resulta muy gratificante en lo anímico recorrer sus escenarios carbayones. Desde luego, en la mayor parte de los casos, no se puede pensar en episodios amables y ñoños, pero sí en un modo de narrarlos en el que no colisionan la sencillez y la claridad en la expresión con un no sé qué de lirismo que confiere a la mayor parte de sus escritos una calidad y un interés que transcienden lo meramente temporal.

Los años más duros del siglo XX, los ayes de esperanzas desvanecidas, los sueños que acabaron en pesadillas, la censura siempre al acecho. Pero nada de eso pudo con una doble vocación, docente y literaria, que se plasma en una obra narrativa de referencia en el siglo XX.

Dolores Medio, el coraje literario de una maestra ejemplar y de una escritora comprometida con su tiempo y con la obra bien hecha.

Temas

Blog de Luis Arias Argüelles-Meres

Sobre el autor

Luis Arias Argüelles-Meres es escritor y profesor de Lengua y Literatura en el IES "César Rodríguez", de Grao. Como columnista, publica sus artículos en EL COMERCIO sobre,actualidad, cultura, educación, Oviedo y Asturias. Es autor de los blogs: Desde el Bajo Narcea http://blogs.elcomercio.es/desde-el-bajo-narcea/ Desde la plaza del Carbayón http://blogs.elcomercio.es/panorama-vetustense/


marzo 2019
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031