Blogs

Luis Arias Argüelles-Meres

Panorama Vetustense

Orfebrería narrativa

Resultado de imagen de la prodigiosa fuga de cesia

Orfebrería narrativa en cuanto al manejo que el autor hace del marco temporal en el que se desarrolla la acción. Todas las historias que aquí se cuentan y se entrecruzan arrancan en 1960 y concluyen entre 2010 y 2011. La obra tiene dos partes que Pl Salvador estructura magistralmente.

Cesia es una psicóloga que sufre las consecuencias de esa gran recesión, o gran estafa, que nos tocó padecer a partir de 2008 y que, por mucho que se quiera negar, estamos aún lejos de superar. Sus trabajos y sus días dejaron de ser lo que eran y decide escribir una novela, algo que difícilmente aliviará su economía, pero que la atrapa de lleno no sólo por meter en vena las vicisitudes de los personajes que van desfilando por su historia, sino también porque, en un momento dado, la propia Cesia entra de lleno en su propia invención, se relaciona con los personajes, y ellos con la autora, hasta el extremo de que dialogan con ella, se le rebelan y le hacen reproches. En este sentido, puede considerarse que hay un cierto parecido con una de las grandes novelas de Unamuno, con “Niebla”, con aquella “nivola” unamuniana en el que el personaje Augusto Pérez se le aparecía en sueños al autor y se le quejaba por el trágico destino que le había dado. No es baladí esta coincidencia. De hecho, Julián Marías, en su libro sobre Unamuno, advirtió que don Miguel no tuvo seguidores en su manera de novelar, en la arquitectura de sus “nivolas” donde no había paisaje, donde el hondón de los pesares y de los sueños de los personajes ocupaba la trama.

Orfandades, bajos fondos, traiciones, ausencias. Y, sin embargo, el poso que nos deja la lectura de esta novela no es la sordidez de esos ambientes, sino que, antes bien, hay heroísmo, afán de superación, batallas ganadas a las injusticias, recuerdos que vencen a las heridas que deja la muerte, ausencias que también son presencias.

Drogas, prostitución, síndromes de abstinencia, endiosamientos, realidades que tardan en ser conocidas por los personajes y que, no obstante, asumen con valentía y rescatan lo mejor de aquellas personas que han perdido, como es el caso de Jairo.

Nos encontramos no sólo con un manejo de las técnicas narrativas realmente admirable, sino que además PL Salvador consigue que, aun tratándose de una novela más extensa de lo que viene siendo habitual, nos resistamos a abandonar la lectura, y ello no obedece a que la trama sea más o menos trepidante, sino a la orfebrería del narrador que logra que lleguemos a lo más lírico de sus personajes sin dramatismos exagerados, sin necesidad de almibarar con finales felices.

Cesia se fuga de su mundo, la crisis la empuja hacia otros horizontes y nos muestra no sólo las vidas y vicisitudes de sus personajes, sino también una realidad social magníficamente plasmada, sin que ello suponga –y aquí está otro de los muchos méritos de esta novela- incurrir en un realismo romo. También hay fantasía, también la realidad es deformada para Cesia tenga su protagonismo al principio y al final de la trama.

“La Fuga de Cesia” es una excelente novela, innovadora técnicamente y, al mismo tiempo, ofrece unas historias magníficamente contadas que podrían haber sido tomadas del “natural”. Cesia, como narradora omnisciente y, a la vez, como personaje, no sólo inventa la trama, también sabe inventarse y reinventarse a sí misma, con notable éxito narrativo.

Temas

Blog de Luis Arias Argüelles-Meres

Sobre el autor

Luis Arias Argüelles-Meres es escritor y profesor de Lengua y Literatura en el IES "César Rodríguez", de Grao. Como columnista, publica sus artículos en EL COMERCIO sobre,actualidad, cultura, educación, Oviedo y Asturias. Es autor de los blogs: Desde el Bajo Narcea http://blogs.elcomercio.es/desde-el-bajo-narcea/ Desde la plaza del Carbayón http://blogs.elcomercio.es/panorama-vetustense/


mayo 2019
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031