Blogs

Luis Arias Argüelles-Meres

Panorama Vetustense

VIGA AZUL: EMBURRIÓN

Obviamente, no todos los puntos que suben al casillero son iguales. Sin ir más lejos, el empate frente al Córdoba fue un mazazo para el oviedismo que trajo las consecuencias que todos conocemos y, sin embargo, que el partido frente al Granada terminase en tablas, teniendo en cuenta cómo se desarrolló el encuentro, resultó balsámico. Y resultó balsámico porque, a pesar de que el marcador se nos puso en contra y, a pesar de que el rival supo administrar muy bien el resultado cuando se le puso favorable, el Oviedo no se arrugó, prueba de ello fue el golazo de Ibra, cuando se hizo con el balón tras un fallo de la defensa visitante. Prueba de ello fue también que, desde que logramos la igualada, tuvimos dos claras oportunidades de remontar el resultado.

Si algo quedó claro frente al Granada, fue el tópico que dice que el fútbol es, ante todo, un estado de ánimo. Tras una primera parte en la que supimos ser ambiciosos, cierto es que nos venimos abajo tras el gol de Granada en el segundo tiempo, pero no lo es menos que en ningún momento se vio entreguismo alguno en el Oviedo; antes bien, se siguió intentando y, al menos, evitamos la derrota.

Del mismo modo que la victoria en Almería supuso un reencuentro con la esperanza, el empate ante el Granada, fue, sin duda, un emburrión anímico.

Hay dos cuestiones muy claras que debemos tener en cuenta. En primer término, que el Granada fue, a mi juicio, el equipo que jugó mejor en el Tartiere en todo lo que llevamos de temporada. Y, por otro lado, al contrario de lo que había venido sucediendo en los últimos partidos jugados en casa, en los últimos compases del encuentro, en vez de estar angustiados y agónicos, dispusimos de oportunidades para ganar el partido.

Lo cierto es que, desde la llegada de Egea, sin ánimo de lanzar las campanas al vuelo y de creer que habrá milagros, cambió claramente la actitud del equipo, y, sin duda, con la actitud no basta, hacen falta otras cosas, pero resulta innegable que tiene una enorme importancia, incluso decisiva.

Hemos vuelto a tener fallos en defensa, que, además, nos costaron un gol. Hemos pecado de imprecisos en muchas jugadas de ataque, pero en ningún momento decaímos, pero en ningún momento entramos en fases agónicas.

Y lo cierto es que seguimos vivos en lo que se refiere a nuestras aspiraciones de entrar en la promoción de ascenso. Se sabe que está difícil y que nos quedan partidos muy complicados.

Pero ya es mucho que estemos ahí y que hayamos dejado de agonizar.

Emburrión anímico ante el Granada. No es poco.

Temas

Blog de Luis Arias Argüelles-Meres

Sobre el autor

Luis Arias Argüelles-Meres es escritor y profesor de Lengua y Literatura en el IES "César Rodríguez", de Grao. Como columnista, publica sus artículos en EL COMERCIO sobre,actualidad, cultura, educación, Oviedo y Asturias. Es autor de los blogs: Desde el Bajo Narcea http://blogs.elcomercio.es/desde-el-bajo-narcea/ Desde la plaza del Carbayón http://blogs.elcomercio.es/panorama-vetustense/


mayo 2019
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031